Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Abril»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: immigració
LOS SONIDOS DE LOS EMIGRANTES Y EL RACISMO DE ESTADO
11 jun 2004
El sonido de los rechazos, el sonido del dolor, el sonido del racismo, el sonido de la insolidaridad, el sonido de la lucha por la dignidad, el sonido de las miradas, el sonido de derechos pisoteados, el sonido de burócratas con papeles, el sonido del coraje, el sonido de l’Esglèsia del Pi.
Los sonidos del bosque

Cerca del final del tercer siglo Antes de Cristo, el rey Ts'ao envió a su hijo, el príncipe T'ai, al templo a estudiar con el gran maestro Pan
Ku. Porque el príncipe T'ai sería el que sucedería a su padre como rey.

Pan Ku sería quien le enseñaría las bases para ser un buen gobernante.
Cuando el príncipe llegó al templo, el maestro lo envió solo al bosque Ming-Li. Después de un año el príncipe tenía que regresar al templo para describir los sonidos del bosque. Cuando el príncipe T'ai regresó, Pan Ku pidió al niño que describiera todo lo que el había podido escuchar. "Maestro", replicó el príncipe, "yo he podido escuchar el canto de los búhos, el susurro de las hojas, el vuelo de los insectos, el canto de los grillos, el toque del pasto, el zumbido de las abejas y el murmullo del viento".

Al concluir el príncipe su relato, el maestro le pidió que regresara al bosque a escuchar más allá de lo que ya había escuchado. El príncipe
estaba desconcertado por lo que le pidió el maestro. ¿No habría escuchado cada sonido realmente? Día y noche, el joven príncipe permaneció sentado solo en el bosque, escuchando. Pero no percibió otros sonidos que los que antes había oído. Entonces, una mañana, cuando el príncipe estaba sentado en silencio bajo los árboles, empezó a discernir ligeros sonidos
diferentes de aquellos ya escuchados. El agudizó su oído y los sonidos comenzaron a ser más claros. En ese momento tuvo una sensación de lucidez que lo envolvía. "Estos deben ser los sonidos que el maestro quería que yo escuchara", reflexionó.

Cuando el príncipe T'ai regresó al templo, el maestro le preguntó qué más había escuchado. "Maestro", respondió el príncipe reverentemente, "cuando yo escuche más de cerca, escuché lo no escuchado: el sonido de las flores cuando abren, el sonido del sol calentando la tierra y el sonido del pasto cuando prueba el rocío de la mañana".

El maestro aprobó con la cabeza. "Escuchar lo no escuchado", remarcó Pan Ku, "es una disciplina necesaria para ser un buen gobernante. Solo
cuando un gobernante ha aprendido a escuchar con atención el corazón de las personas, a escuchar sus sentimientos no comunicados, el dolor no
expresado, y demandas no habladas, puede él esperar inspirar confianza en su gente. Entender cuando algo está mal, y encontrar las verdaderas
necesidades de sus ciudadanos. La caída de los gobiernos sobreviene cuando los líderes solo escuchan palabras superficiales y no penetran
profundamente en el alma de las personas para escuchar sus verdaderas opiniones, sentimientos y deseos".

Pásala y compártela con otros....

... con los que van a los mítines electorales, con los que van al Forum de las culturas, decidles que escuchen la otra cara, los sonidos de los derechos pisoteados, los sonidos de la dignidad, que vengan a l’Església del Pi, a ver gratis el Forum de las culturas vivas e ignoradas, el choque de culturas, el desencuentro de culturas, el encontronazo de la cultura del bienestar contra la cultura del hambre. Vengan a escuchar a los hombres y culturas no reconocidas por nuestra sociedad, mientras Barcelona se presenta ante el mundo como abierto, dialogante y solidario con las culturas del mundo.

Si a los políticos les da vergüenza venir por perder amigos y votos, vengan ustedes los artistas, los filósofos, los intelectuales independientes, vengan los estudiantes, vengan los que fuimos inmigrantes en otros países, vengan a escuchar los sonidos de los inmigrantes que luchan por su dignidad.

Gracias a los inmigrantes, ahora podemos oír más nítidamente el sonido del racismo, racismo encubierto y escondido, racismo de Estado. La caja de Pandora que no se debe abrir, dicen los políticos, al menos de momento, mientras haya el Forum...

Txema Bofill

This work is in the public domain

Comentaris

Re: LOS SONIDOS DE LOS EMIGRANTES Y EL RACISMO DE ESTADO
12 jun 2004
con aires de profundidad.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more