Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Viable, un acuerdo final Israel-Palestina
13 mai 2004
Noam Chomsky:

El conflicto palestino-israelí continúa siendo una de las principales razones del caos y del sufrimiento en Medio Oriente. Pero una forma de romper el impasse podría estar al alcance de los negociadores.

A corto plazo, la única solución posible y mínimamente decente del conflicto es acatar las propuestas de un consenso internacional de larga data: crear dos estados separados por una frontera (la llamada línea verde) con ajustes menores y mutuos.
Por ahora, el proyecto israelí de asentamientos e infraestructura, respaldado por Estados Unidos, cambia la magnitud de lo "menor". Sin embargo, hay en la mesa varios planes de dos estados. El más destacado es el acuerdo de Ginebra, presentado en diciembre por un grupo de prominentes negociadores israelíes y palestinos, que trabajaron al margen de los canales oficiales.

El acuerdo de Ginebra ofrece un detallado programa para el canje de tierras y otros aspectos destinados a zanjar la cuestión. Y puede ser concretado si el gobierno de Estados Unidos lo respalda. La realpolitik indica que Israel debe aceptar lo que la gran potencia ordena.

El "plan de separación" de Bush-Sharon es de hecho un proyecto de expansión y de integración. Aun cuando Sharon propone alguna retirada de la franja de Gaza, "Israel invertirá decenas de millones de dólares en asentamientos en Cisjordania", dijo James Bennet, citando declaraciones del ministro de Finanzas de Israel, Benjamin Netanyahu, publicadas en The New York Times. Otros informes indican que el desarrollo tendrá lugar en el lado palestino de la "valla de separación".

Tales asentamientos contradicen el mapa de ruta, respaldado por Bush, que exige el cese de "toda actividad en los asentamientos".

Aunque sería "un hito importante, el fin de la ocupación de la franja de Gaza por Israel requiere de un cambio análogo de política en Cisjordania para que esas ventajas se concreten", escribió Geoffrey Aronson en una publicación de la Fundación para la Paz del Medio Oriente, con sede en Washington.

La fundación acaba de difundir un mapa de los planes israelíes para Cisjordania, mostrando mosaicos de enclaves palestinos rodeados por muros, que reproducen los peores aspectos de los bantustanes, las poblaciones creadas durante el régimen de minoría blanca de Sudáfrica, tal como Meron Benvenisti ha denunciado en el diario Haaretz de Jerusalén.

La cuestión planteada ahora es si las comunidades israelíes y palestinas están tan entrelazadas en los territorios ocupados que es imposible toda división.

Sin embargo, en noviembre pasado, ex dirigentes de Shin Bet, el servicio de seguridad israelí, señalaron que esa nación puede y debe retirarse completamente de la Franja de Gaza. En cuanto a la Margen Occidental, entre 85 y 95 por ciento de los colonos podrían abandonar la zona "con un simple plan económico", en tanto la fuerza pública tal vez deba enfrentarse con un 10 por ciento que no desean ser desalojados. Para los ex dirigentes de Shin Bet, ese no es un problema muy serio. El acuerdo de Ginebra se basa en conjeturas similares, que parecen bastante realistas.

Por cierto, ninguna de esas propuestas encara el abrumador desequilibrio en el poderío militar y económico entre Israel y un eventual Estado palestino, u otros asuntos cruciales.

A largo plazo, otros arreglos podrían surgir a medida que se desarrollen interacciones más saludables entre ambos países. Una posibilidad, que ya tiene arraigo, es una federación binacional.

Entre 1967 y 1973, ese Estado binacional era bastante viable en Israel-Palestina. Durante esos años, también era posible un total acuerdo de paz entre Israel y los estados árabes, y por cierto hubo ofertas en ese sentido de Egipto y de Jordania. Para 1973, esa oportunidad se había perdido.

Lo que alteró la situación fue la guerra de 1973 y el cambio de opinión entre los palestinos, en el mundo árabe y en el campo internacional en favor de los derechos nacionales de los palestinos, de forma que quedó incorporada la resolución 242 de Naciones Unidas, la cual añadió disposiciones para la creación de un Estado palestino en los territorios ocupados, que Israel debería evacuar. Sin embargo, Estados Unidos ha bloqueado de manera unilateral la resolución durante los anteriores 30 años.

El resultado ha sido la guerra y la destrucción, una cruel ocupación militar, la absorción de tierras y de recursos, la resistencia y, finalmente, un creciente ciclo de violencia, odio mutuo y recelo.

El progreso requiere consesiones de todas partes. ¿Cuál es un acuerdo justo? Lo más cerca que podemos llegar a una fórmula general es que el acuerdo debe ser aceptado si es el mejor posible y puede conducir a algo mejor.

La propuesta de Sharon de "dos estados" que dejen a los palestinos encerrados en la franja de Gaza y en cantones en la mitad de la Cisjordania no cumple con ese criterio. El acuerdo de Ginebra se aproxima al criterio, y por lo tanto debe ser aceptado, al menos como base para negociaciones entre israelíes y palestinos. Esa es mi opinión.

Una de las cuestiones más espinosas es el derecho de los palestinos a retornar a sus tierras. Cierto, los refugiados palestinos no están dispuestos a renunciar a ese derecho, pero en este mundo, no en un mundo imaginario que podemos discutir en seminarios, ese derecho no podrá ser ejercido, más que en forma limitada, dentro de Israel.

En todo caso es erróneo ofrecer esperanzas que no se concretarán a personas que sufren en la miseria y en la opresión. En cambio, deben realizarse esfuerzos constructivos para mitigar su sufrimiento y encarar los problemas que tienen en el mundo real.

Un acuerdo para instituir dos estados con el consenso internacional es aceptable para una amplia gama de la opinión pública israelí. Eso inclusive engloba a halcones tan preocupados por el "problema demográfico" de demasiados no judíos en un "Estado judío" que han formulado la absurda propuesta de transferir áreas de densas poblaciones árabes ubicadas en Israel a un nuevo Estado palestino.

La mayoría del pueblo estadunidense también respalda la idea de los dos estados. Por lo tanto, no es inconcebible que esfuerzos organizados de activistas en Estados Unidos puedan conseguir que Washington acepte el consenso internacional, en cuyo caso también Israel accedería al plan.

Aun sin la presión de Estados Unidos, gran cantidad de israelíes favorecen algo así, dependiendo exactamente de cómo se formulen las preguntas en las encuestas. Un cambio en la posición de Washington significará enorme diferencia.

Los ex líderes de Shin Bet, así como los dirigentes del movimiento de paz israelí (Gush Shalom y otros), creen que el público israelí aceptará tal resultado.

Pero nuestra preocupación real no es especular, sino conseguir que la política de Estados Unidos se alinee con la del resto del mundo y, aparentemente, con la mayoría del público estadunidense.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/may04/040513/030a1mun.php?origen=index.html&fly=1

This work is in the public domain
Sindicat