Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: guerra
Los culpables de los proletarios muertos el 11-M en Madrid...
16 mar 2004
Los culpables de los proletarios muertos el 11 de marzo en Madrid...
EL ESTADO CAPITALISTA ESPAÑOL,
LAS GRANDES POTENCIAS IMPERIALISTAS
Nadie podrá ahorrar a las familias trabajadoras afectadas por los recientes atentados de Madrid el inenarrable dolor de tener que llorar a sus muertos. Pero si de algo pueden valer, y valdrán, esas vidas proletarias truncadas es para señalar, con más claridad, a los ojos del sector avanzado y de la joven generación de la clase explotada de España y del mundo entero, quienes son, en realidad, sus auténticos enemigos...
No lo son, ni lo serán, desde luego, quienes defienden, con la única ideología (islámica, reaccionaria) y los únicos medios (bárbaros) que el capitalismo les permite, la causa de los pueblos que han sido sumidos en el más indecible de los atrasos, en la más espantosa de las miserias, a causa del saqueo y la opresión seculares, cuando no de las guerras colonialistas y fratricidas a los que han sido y son sometidos, y empujados, por las grandes y democráticas potencias imperialistas. No; las guerrillas palestinas que combaten heroicamente, incluso autoinmolándose, por la destrucción del criminal Estado de Israel âreconocido y sostenido por el conjunto de los Estados capitalistas de la Tierra, incluido, por supuesto, Españaâ, en defensa legítima de la existencia del pueblo palestino, masacrado cotidianamente por el Estado sionista contando con la asistencia directa de EE UU y el silencio cómplice del resto de los Estados, no son, desde luego, los enemigos de los proletarios de España, de los explotados de todo el planeta. Como tampoco lo son âel discurrir del tiempo lo dejará cada día más claroâ, pese a que su guerra sin cuartel contra la insoportable opresión imperialista impuesta a las naciones árabes se cobre cruelmente vidas de proletarios españoles y del resto de las grandes potencias capitalistas, quienes, en su momento, tuvieron la osadía revolucionaria de derribar las Torres Gemelas de Nueva York, esto es, de desafiar abiertamente al mayor asesino y criminal de toda la historia, el más poderoso Estado capitalista del mundo, EE UU, el único, hasta el momento, que ha utilizado las «armas de destrucción masiva» por excelencia, las bombas atómicas, contra la humanidad y que, hoy mismo âa través de las instituciones económicas (FMI, BM...) y políticas y militares (ONU, OTAN) bajo su dictado, cuando no actuando, si le es conveniente, al margen de ellasâ lidera la expoliación imperialista de la mayor parte del globo.
«Masacre terrorista en Madrid», así han titulado unánimente los medios de prensa capitalistas lo ocurrido. «Masacre trabajadora en Madrid», así han iniciado sus «condenas» y «repulsas» de los atentados todas las fuerzas políticas que, presentándose como defensoras de los intereses de los explotados no tienen problema, sin embargo, en ser reconocidas como legales por el Estado capitalista. Desde el PSOE socialdemócrata, hasta la "radical" CNT, pasando, cómo no, por el estalinismo, en todas sus variantes, y por toda la multitud de partidos trotsquistas y maoístas que hacen el juego al anterior; todos, absolutamente todos, sin excepción alguna âcomponiendo un exacto panorama de la izquierda y la extrema izquierda del capitalismoâ, se han alineado, como un solo hombre, junto a la derecha y a los fascistas, con su «condena del terrorismo», en defensa común de los intereses patrios del Estado capitalista, imperialista, español.
Particular relieve adquieren, para los anticapitalistas, entre estas tomas de posición, las adoptadas por quienes van de antisistema. Por ejemplo, la de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) âorquestada por la organización estalinista catalana, pseudoindependentista, Endavantâ que, adecuando a Catalunya la rabiosa línea imperialista española del PCE de Paco Frutos, dirigente, apenas en la sombra, de la Izquierda Unida (IU) del tonto útil Llamazares, no contenta con «condenar enérgicamente el atentado», «como muestra de duelo y respeto», decidió «suspender la concentración para reivindicar el derecho de autodeterminación que habíamos convocado» ... Por ejemplo, la de la CGT âanimadora, en su momento, de la «Plataforma contra la Europa del Capital» y miembro destacado hoy del Foro Social reformista de Porto Alegreâ, alineada, asimismo, como todos los falsos anticapitalistas, con el propio Estado imperialista, mediante la «condena de este brutal atentado» en tanto que «una acción miserable y desprovista de cualquier significado» ⦠Por ejemplo, la de la CNT, que, renegando de sus orígenes, ya muy lejanos, como sindicato revolucionario, corrió, junto con el resto de la izquierda capitalista, a expresar «su más enérgica repulsa y condena ante cualquier hecho de este tipo» y a «apelar» abyectamente al Estado capitalista, esto es, «a las instituciones, partidos políticos, sindicatos, medios de comunicación y demás actores sociales a no buscar ningún tipo de rédito o beneficio propio, sea con fines fundacionales o electoralistas, en el sufrimiento de las víctimas y sus familias».
¡Hipócritas! ¡Lacayos del capitalismo!
Sí, claro que sí, claro que se cuentan lamentablemente por centenares las familias trabajadoras diezmadas por estos atentados de Madrid... ¿Pero es que, acaso, no se cuentan por decenas y centenares de miles, los explotados y oprimidos, de toda condición y edad, que las grandes democracias capitalistas, con la participación directa âeconómica, política y militarâ del Estado español, han masacrado y están masacrando, un día sí y otro también, ante nuestros ojos, en Palestina, en Afganistán, en Irak?... ¿Es que, acaso, España, participando en la invasión imperialista de Afganistán, y, destacadamente, bajo la descarada batuta de Washington, en la ocupación de Irak, no tiene declarada, en los hechos, la guerra a muerte, a estos pueblos?... ¿Es que, quizás, el más de medio millón de niños iraquíes muertos, de malnutrición y enfermedad, a causa del bloqueo económico contra Irak, llevado a cabo, durante la última década, por la ONU, no es un crimen que deja pequeño el infierno de Madrid?... ¿Es que los cobardes y asesinos bombardeos, aún recientes en nuestros ojos, realizados por la alianza angloestadounidense (tan abiertamente sostenida por el Gobierno de España) contra la indefensa Bagdad, contra las inermes Basora y el resto de la ciudades iraquíes, al igual que los de ayer, contra Kabul y las ciudades afganas, no se han cobrado cien, mil veces más de vidas inocentes que las ahora quebradas en Madrid?
¡Farsantes! ¿Se quejan, ustedes âel Estado capitalista y sus servidores reformistasâ de los «métodos terroristas» empleados en Madrid?... ¡Presten, entonces, para su lucha, a esos mismos pueblos que sus democracias imperialistas esquilman, desangran y pisotean con su bota militar, siquiera una pequeña parte de las sofisticadas máquinas de matar que ustedes utilizan contra ellos! ¡Préstenles tan sólo una pequeña parte de los tanques, helicópteros y aviones, siquiera unos cuantos de los misiles, bombas de racimo y portaaviones, con los que los masacran y comprobarán, sin duda alguna, cómo los oprimidos de todas esas naciones vejadas hacen frente a sus mercenarios âa sus ultrapertrechados marines norteamericanos, a sus célebres asesinos gurkas británicos y a sus entrenados profesionales a sueldo del Ejército Españolâ en campo abierto, en su propio país!

¿Es legítimo que ellos maten a nuestros niños, mujeres, ancianos, jóvenes en Afganistán, Irak, Palestina y Cachemira, mientras que es pecado que nosotros los matemos a ellos? Dios Todopoderoso dice que «a aquellos que te agreden, debes agredirlos».
Sacadnos las manos de encima, liberad nuestros presos y salid de nuestra tierra, os dejaremos en paz.

¿No debiera reflexionar todo trabajador consciente, todo anticapitalista âantes de seguir saliendo a la calle de la mano de sus propios explotadores capitalistas, de la mano de los lacayos reformistas de éstosâ, acerca de estas palabras escritas indeleblemente con sangre proletaria por los atentados de Madrid?... Más allá del sufrimiento por las muertes de trabajadores, más allá de la demagogia que, con esa sangre, despliegan y desplegarán todas las fuerzas, de derecha y de izquierda, del capitalismo, ésta es la realidad revolucionaria con la que los atentados de Madrid golpean brutalmente al proletariado de España, al proletariado de todas las grandes potencias capitalistas: en la guerra como en la guerra, no habrá ya paz, en el seno de los países avanzados, que no pase por la retirada de sus tropas de ocupación de las naciones oprimidas, que no signifique el fin del sojuzgamiento imperialista de los pueblos atrasados. Ninguna marea ciudadana «antiterrorista», por amplia que sea âunida en su utópico deseo pequeñoburgués de mantener las cosas como están, o sea, en la actual paz (en las metrópolis imperialistas) explotadora con capitalismoâ, podrá alterar, en lo más mínimo, esos términos revolucionarios en los que, de nuevo, está ya planteado el envite: a vida o a muerte entre los pueblos oprimidos y las potencias capitalistas, imperialistas, opresoras.
Por su parte, la clase explotada y su joven generación anticapitalista de los países desarrollados ¿podrían tener otro interés, al respecto, con vistas a la consecución efectiva de su propio objetivo (la destrucción del capitalismo, de todos sus Estados, el alumbramiento de una nueva sociedad sin explotación ni clases sociales), que el de promover su alianza revolucionaria con todos aquellos movimientos antiimperialistas que demuestran, con sus actos, que no se someten al orden capitalista mundial imperante?... A estas alturas de los acontecimientos, sólo los doctrinarios más pedantes e inservibles, en el mejor de los casos, para la causa proletaria, pueden pretender seguir ignorando esta realidad, insoslayable, para la suerte de la próxima revolución, a saber, el ascenso imparable, en curso, ante nuestra mirada, peldaño a peldaño (al 11 de septiembre de 2001 le ha sucedido el 11 de marzo de 2004, al mantenimiento y recrudecimiento de la resistencia talibán en Afganistán, la extensión de la resistencia contra los ocupantes en Irak...), del antiimperialismo revolucionario, de imponentes movimientos de los pueblos oprimidos contra las grandes potencias opresoras que no podrán por menos que constituir una ayuda imprescindible en la propia tarea revolucionaria que históricamente está destinada a acometer, movida por sus propios intereses, la clase explotada; ésta es la novedad de nuestros días de la que dan constancia imperecedera los atentados de Madrid: la puesta en movimiento contra el orden imperialista mundial de amplísimas masas trabajadoras de los países atrasados, que, en definitiva, sólo podrán hallar satisfacción a sus necesidades de supervivencia en el cuadro del triunfo de la revolución anticapitalista.

Proletarios y proletarias, compañeros y compañeras anticapitalistas:
No nos dejemos cegar por la demagogia "humanitaria" del capitalismo y de sus servidores reformistas.
Lo que de verdad le importan los muertos trabajadores de Madrid al Estado capitalista español queda corroborado por la burda maniobra, sostenida hasta las elecciones, por la que, en provecho propio, la derecha ha atribuido tramposamente los atentados a ETA, contando, para ello, con el silencio cómplice de los partidos de izquierda, que han preferido incluso, por razones de Estado, dar la posibilidad al PP de ganar las elecciones que arriesgarse a reventar éstas sacando a la luz, a su debido tiempo, la verdad sobre la autoría de la masacreâ¦
Lo que de verdad entiende el Estado capitalista en su conjunto por el «respeto a la vida» con el que tanto se llenan la boca todos los defensores de la democracia capitalista queda puesto en evidencia por la completa impunidad, hasta el día de la fecha, del vil asesinato, a sangre fría, cometido, el reciente día 13 de marzo, en Iruñea (Pamplona), por un policía, del que, hasta el momento, el Estado ha tapado su identidad, contra el militante abertzale Ã?ngel Berrueta, al negarse éste al colocar un cartel, en su panadería del barrio de Donibane, secundando la mentirosa atribución de los atentados de Madrid a ETAâ¦
Lo que de verdad son capaces de hacer "contra el sistema", por "otro mundo más humano", las fuerzas políticas conocidas de izquierda y extrema izquierda âno en vano permitidas legalmente por esa máquina de opresión de la clase dominada por la dominante que es el Estado capitalista, por muy democrático que éste seaâ queda, en fin, puesto de manifiesto, con claridad meridiana, tanto en su contemporización, a diferentes niveles, con esa sucia maniobra del Gobierno español que ha acusado a ETA de los atentados como en su patriótica condena de éstos.
¡Que nadie se llame, pues, a engaño!...
Si el Gobierno de Aznar es el responsable evidente, al meter a España en la guerra contra Irak, de los muertos trabajadores de Madrid â¿no avisó, acaso, públicamente, el pasado mes de octubre, Bin Laden de las consecuencias que el mantenimiento de las tropas españolas en Irak comportaría?â no son menos responsables de ese sufrimiento y del que, con toda seguridad, está por llegar para los proletarios de las grandes potencias imperialistas, esas fuerzas de izquierda y extrema izquierda del capitalismo que, con su ciudadana campaña pacifista «No a la guerra» y con su consentimiento, en los hechos, de los crímenes del Estado sionista de Israel âbastión del orden imperialista en todo Oriente Medio, que sólo puede subsistir mediante la ocupación, por la fuerza militar, del territorio de la nación palestinaâ o/y con su tradicional desprecio indiferentista ante la lucha que libran las naciones oprimidas por su emancipación del yugo imperialista, venden a los explotados de los países capitalistas avanzados la ilusión de que la paz entre los pueblos puede hacerse compatible con el capitalismo, de que otros gobiernos capitalistas, diferentes a los que hoy rigen en las grandes potencias democráticas, podrían prescindir del imperialismo con el que el capitalismo ahoga y masacra, bajo el amparo de la legalidad de la ONU o sin ella, a los pueblos oprimidos que constituyen la mayor parte de la población del planeta.
Los explotados de los países capitalistas avanzados no podrán liberarse de sus propias cadenas mientras permitan que sus propias burguesías, que sus propios Estados âcontando con la participación directa (Reino Unido) o con la respetuosa complicidad crítica (España) de la izquierda capitalistaâ sigan encadenando, mediante su imperialismo, a los pueblos oprimidos. A esta primera lección a extraer de los atentados de Madrid, por todo proletario, por todo anticapitalista conscientes de la irreconciliable lucha de clases que subyace a la engañosa democracia capitalista vigente en las grandes potencias burguesas, corresponde la consecuencia de hacer culpables, en exclusiva, del sufrimiento que atentados de dicho tipo han comportado y comportarán para los explotados, a nuestra propia burguesía, a nuestro propio Estado capitalista, al imperialismo desplegado por el conjunto de las grandes potencias capitalistas mundiales.

¡Sí, los pueblos oprimidos tienen derecho a rebelarse, con todos los medios a su alcance, contra el imperialismo que les sume en la miseria, que les ahoga y asesina!
¡Sí, proletarios y proletarias, anticapitalistas, los muertos proletarios de Madrid son nuestros muertos, pero quienes deben pagar por esos y muchos otros crímenes no son quienes se alzan contra el imperialismo, sino los propios imperialistas: nuestro propio Estado capitalista, las grandes potencias que estrangulan y masacran a los pueblos oprimidos!
¡El primer enemigo a derrotar está en nuestro propio país, es nuestra propia burguesía, es nuestro propio Estado capitalista, es nuestra propia clase explotadora, son nuestros propios servidores reformistas del sistema!

CONTRA LAS MENTIRAS REFORMISTAS DE LOS SERVIDORES DE IZQUIERDA DEL CAPITALISMO:
¡No habrá capitalismo sin imperialismo! ¡No habrá paz entre los pueblos con capitalismo!
¡Un mundo sin explotación sólo es posible empezando por destruir el capitalismo y todos sus Estados!
Para hacer realidad este objetivo: ¡alianza revolucionaria del proletariado de los países avanzados con los movimientos antiimperialistas revolucionarios de los pueblos oprimidos de todo el globo!

Llamamos, por la presente, a todos los anticapitalistas que comparten nuestro rechazo a todos los partidos y sindicatos, a todas las fuerzas políticas que, con su servil condena de los atentados, han hecho patente su alineamiento en el bando del Estado imperialista español; llamamos a todos los anticapitalistas dispuestos ya a organizarse fuera y contra del pacifista y democrático-burgués Foro Social reformista de Porto Alegre; les llamamos a entablar contacto entre nosotros, a abrir, sin condición previa de ningún tipo, un MESA DE DI�LOGO ANTICAPITALISTA en torno a la cual, todos los compañeros y compañeras antisistema que actuamos al margen del Estado capitalista y sus lacayos reformistas podamos empezar a preparar, sin exigencias de renuncias ideológicas de ningún tipo, nuestra acción común, unitaria, para destruir el capitalismo, para hacer frente a sus aventuras imperialistas, empezando por imponer, mediante la propia e independiente movilización de la clase explotada de las grandes metrópolis capitalistas, sin petición ni concesión algunas a los Gobiernos burgueses, la retirada de las tropas imperialistas de todos los países, sin excepción, que ahora ocupan.

¡UNA MESA DE DI�LOGO ANTICAPITALISTA PARA QUE EL ANTICAPITALISMO PUEDA LLEGAR A INTERVENIR COMO BLOQUE EN LOS GRANDES ACONTECIMIENTOS QUE SE AVECINAN!

MAR
Barcelona, a 14 de marzo de 2004

(Extraído de AyR nº22/Versión íntegra con notas en
http://groups.msn.com/Anticapitalistasrevolucionarios/general.msnw?actio

Comentaris

Re: Los culpables de los proletarios muertos el 11-M en Madrid...
16 mar 2004
os autoproclamais anticapitalistas revolucionarios y teneis albergada vuestra página web msn.com que perteneces a Microsoft, un claro exponente del capitalismo americano..
Re: Los culpables de los proletarios muertos el 11-M en Madrid...
17 mar 2004
esteu sonats, endavant estalinista pseudoindependentista impulsora de les CUP i no sé que d'en Paco Frutos???

vosaltres quatre si que cabeu en una mesa!
Re: Los culpables de los proletarios muertos el 11-M en Madrid...
17 mar 2004
pensaba que esto ya no existía...

"Acaso la mejor subversión no es la de alterar los códigos en vez de destruirlos? Roland BArthes

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more