Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Accions per a Avui
Tot el dia

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: globalització neoliberal : guerra
Comentarios sobre la integración de las movilizaciones contra la guerra
19 feb 2004
La última manisfestación contra la guerra en Barcelona, ha vuelto a activar el discurso de la recuperación, lo que ha cuajado como la pinza integración-represión. Este es un texto de respuesta ante algunos comentarios que tratan de desprestigiar las movilizaciones contra la guerra.
Descolgarse de la âpinza!!
Algunos comentarios sobre la recuperación del discurso de los movimientos sociales


âLa obsesión por la recuperación es una de las fijaciones características del pensamiento radical, que lo ha llevado sistemáticamente a la impotencia o a la desesperación. En ocasiones el discurso de los antirrecuperadores adquiere características sacrificiales y autolesivas. Estarían dispuestos a hacerse daño a sí mismos por fastidiar al capital y temen como el mayor de los peligros la propia felicidad si ésta corre el riesgo de dar energía al odiado enemigo.â
                    Franco Berardi, Bifo
                    La fábrica de la infelicidad
                    ed Traficantes de Sueños

El aparente reflujo de los movimientos sociales más que deberse a la revitalización de la izquierda institucional se debe a los límites inherentes a nuestros propios planteamientos, cierta sensación de que después del agotamiento del modelo de movilización masiva de las contracumbres y aunque el movimiento se está focalizando ahora en nuevos objetivos, no hemos sabido encontrar líneas generales potentes que unifiquen y visibilicen las alternativas al sistema y las demandas concretas que surgieron o se reforzaron con el ciclo de luchas de los 90.

Que el poder institucional pretenda gestionar el imaginario de la movilización es algo así como estar a punto de morir de éxito y que otros pretendan hacer propio ese éxito. Si algo precisamente ha conseguido el movimiento global, es dejar su impronta en la representación del conflicto político-social, creando nuevas y potentes imágenes que han dibujado un mapa en el imaginario colectivo de algunas de las formas contemporáneas de explotación y de injusticia. El problema es que si ahora muchas personas consiguen hacer una lectura más o menos compleja de una manifestación en contra de alguno de los organismos económicos internacionales (mi abuela ya sabe lo que es el FMI), el movimiento se encuentra en un impasse para trasladar la potencia de las imágenes en potencia de acción cotidiana y localizada. Es quizás en esa espera, en ese vacío, en el que está emergiendo un discurso institucional que trata de apropiarse de los réditos simbólicos de la movilización social.

Creo que aún nos hace falta mucha reflexión para descubrir cómo pretenden funcionar estos mecanismos, por ahora parece que mientras nosotros nos preguntamos si hacer algo o no, por miedo a ser absorbidos, la complejidad de los nuevos discursos integradores y de las nuevas formas en las que el poder se legitima nos dejan atrás con nuestras dudas.

Pienso que la estrategia que parece ejemplificar a la perfección el Forum 2004, es la de convertir el conflicto en cultura espectacularizada, un producto aligerado de antagonismo real que al final podamos acabar comprando... en realidad es lo que llevan haciendo desde hace bastante tiempo las marcas, y la política y el marqueting van de la mano también esta vez. No hay que hacer nada especial para que se evidencien las diferencias, simplemente seguir currando y hacerlo bien. El conflicto real, las demandas que afectan a nuestras vidas, los espacios autónomos autogestionados, las reapropiaciones, nada de eso va estar en el fórum ni el fórum tiene fuerza para desactivarlo. Pueden intentar ponerse a la cabeza de las manis por la paz, pero ¿verdad que no estarán en la mani por la Hamsa, un CSO apunto de ser desalojado? ¿De verdad creemos que nuestras propuestas tienen tan poca fuerza que la "integración" puede convertirse en una apisonadora que iguale los discursos? En cualquier caso, la inactividad es el discurso más fácil de integrar.

En absoluto pienso que los viejos mediadores nos impriman el ritmo y el imaginario, sino que lo que tratan de hacer es recoger una tendencia social que funciona e intentar canalizarla según sus propios intereses, y precisamente porque FUNCIONA, independientemente de sus acciones por rentabilizar políticamente las movilizaciones sociales. Al fin y al cabo, las movilizaciones contra la guerra no nacen de la guerra, vienen de un caldo de cultivo determinado: 200 mil personas en la mani del BM en Barcelona en el 2001, medio millón contra la UE en el 2002... Quizás las movilizaciones "antiglobis" de los 90 no han pasado como una moda más, quizás nos han dejado una herencia política que a veces no sabemos ni queremos valorar.

Además, como en el caso de la guerra, el hecho de que pretendan gestionar el imaginario de la movilización social no significa que lo consigan. A menos, claro, que nosotros mismos nos empeñemos en afirmarlo y proclamarlo a los cuatro vientos. ¿Gestionó el poder las okupaciones de lugares públicos que en Barcelona se produjeron durante las movilizaciones contra la guerra? (Espais Alliberats, con el desalojo bestial de una de las okupaciones en pleno centro de la ciudad, acampadas de estudiantes incluso en la plaça Sant Jaume donde está el ayuntamiento y el gobierno catalán, cacerolazos con el "que se vayan todos" en la misma plaza, los cierres de Mc Donals y Kentucky de Las Ramblas todas las noches durante dos semanas seguidas, el encadenamiento y posterior asalto al Corte Inglés, el cierre de todos los comercios en Pelayo y Portal del �ngel al paso de una mani con todas las fachadas y escaparates del centro con pintadas...) Y más allá de los aspectos evidentes, ¿Realmente estaban los partidos y los sindicatos detrás de mi vecina de al lado y de los inmigrantes de enfrente de mi casa cuando golpeaban con furia liberadora las cacerolas todas las noches?

Mi miedo es que de alguna manera estaremos cerrando los ojos ante la posibilidad de que se esté gestando una cultura democrática real y con potencial transformador sólo porque no estaba en nuestras previsiones, porque nos desborda, al igual que desborda al poder, desborda a los movimientos sociales de base con demasiados años de "siempre perdiendo" a sus espaldas como para admitir una movilización en la que compartamos espacio político con gente que no consideramos afín. Nos desborda y no sabemos cómo impulsarlo o al menos, pensarlo, porque estamos acostumbrados a lecturas pesimistas sobre nuestras acciones y sobre todo, porque aunque inventamos formas políticas nuevas, todavía no hemos inventado categorías conceptuales a su altura para juzgar sus resultados. Mientras sigamos evaluando la situación bajo los términos de la política tradicional (en tantos por cientos electorales, en atención de los medios de comunicación, en toma de decisiones de las instituciones, en cambios sociales "evidentes"...) vamos a seguir perdiendo simplemente porque no somos capaces de ver más allá de lo establecido como "victorias oficiales" por la tradición política sea esta movimentista u oficial. Algo así dicen los del Colectivo Situaciones para explicar la "derrota" en las urnas de la revuelta popular argentina. (Una revuelta que, evidentemente, nadie puede acusar de estar impulsada desde el poder.)

Está claro que descubrir lo que queda después de un momento de visibilización, de movilización muy fuerte, es difícil, porque siempre va a ser aparentemente más débil o más invisible que el acontecimiento que le dio lugar. Desde el punto de vista de mi experiencia (y por tanto, limitada) cómo voy a comparar por ejemplo, el proyecto de Miles de Viviendas: la okupación de un edificio para habitar pero también con la intención de dinamizar un proyecto político cerca del centro, con la situación política de una Barcelona agitada por la oposición a la guerra, con un millón de personas en la calle, cazerolazos y cortes de calles diarios, manifestaciones, okupaciones, pintadas, alguna que otra reapropiación espontánea, acampadas y todo lo demás que vivimos durante esos días.

Esto, que con el caso de la guerra es más evidente, creo que nos pasa en general con lo demás, ¿cómo juzgar después del ciclo de contracumbres los cambios en las percepciones de la disidencia, el imaginario que hemos generado, los avances en la creación de redes alternativas de comunicación, las propuestas de producción y consumo alternativo, las nuevas demandas políticas, la creación de mecanismos para la colectivización del saber?

Por otra parte, algo que nos sorprende bastante de movidas políticas como la guerra es compartir espacios con gente con la que hasta ahora no nos encontrábamos en la calle. Esto muchas veces nos conduce a posiciones defensivas: "si estos burgueses están aquí, seguro que es el sitio equivocado". Las preguntas entonces, irían por el cómo articular herramientas políticas que nos sirvan en esos momentos de desbordamiento que a veces nos paralizan, no para profundizar en la frontera entre el "ellos y nosotros" (los auténticos revolucionarios)... sino para crear formas de acción con la efectividad política que queremos yendo un poco más allá del tono general de la protesta, pero sin intentar desmarcarnos constantemente de ella. Utilizando incluso la movilización para arroparnos, sabiendo además conectar con otras propuestas e impulsarlas, generar complicidades, procesos de contaminación de espacios espontáneos sin tradición política...

En definitiva, estar atentos a lo que pasa a nuestro alrededor, enseñar, pero también aprender, y entender estos procesos en términos de oportunidad política, tácticamente y no a la defensiva porque no los comprendamos o no hayamos estado directamente implicados

Comentaris

Re: Comentarios sobre la integración de las movilizaciones contra la guerra
19 feb 2004
Absolutament d'acord. Gràcies per la reflexió que ens fa falta a tots i totes.
Re: Comentarios sobre la integración de las movilizaciones contra la guerra
19 feb 2004
Molt bo, m´has tret les paraules de la boca (de la mà ;-)) Jo també et dono les gràcies. Sovint l´estar "a la defensiva" ens perjudica, i he viscut directament aquest procés de pensar "si la meva veïna és aquí, què hi faig jo?" que fa que el nostre missatge segueixi sent silenciat. Seguim lluitant contra la integració social però sense deixar de banda l´autocrítica, perquè, com deia un amic meu quan algú se li queixava de que hi havia "massa gent" a les protestes contra la guerra, va contestar "i què prefereixes, ser només tu i els teus col.legues i que tothom hi estigui a favor"?
D´altra banda, no oblidem tampoc que les mobilitzacions contra la guerra van ser això, mobilitzacions CONTRA LA GUERRA, no contra el capitalisme, el forum 2004,la llei antiterrorista, etc. Molts dels que protestàvem estem també amb aquestes lluites, i altres no. No crec que haguem d´esperar que cap plataforma ens digui que hem d´estar en contra del fòrum, som nosaltres mateix@s que seguirem treballant dia a dia i no només en una mani. Crec que no hem d´oblidar que una bona part de la gent que es va manifestar contra la guerra no té ni idea de que va el fòrum, es feina nostra explicar-l´hi, no? I així amb moltes altres reivindicacions.
Penso que sovint no valorem el que ha quedat d´aquells dies perquè no és gaire visible, però potser és un error considerar positiu només allò que ens dóna visibilitat. Un mani de mig milió de persones serveix de poc si totes es queden a casa després, i un petit col.lectiu o un espai alliberat van canviant el seu entorn dia a dia sense que se n´enteri tothom.
En fi, gràcies un altre cop per la reflexió i salut!

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more