Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Referencias a Mecca cola
28 set 2003
Entrevistas a cerca de Mecca cola; distribucion, ideologia,proyecto cooperativo, fundacion........El diezmo como forma de protesta.....
marcha1mayo-3.jpg
Septiembre 28 de 2003
EL TIEMPO
Surge la Mecca-Cola, gaseosa de izquierda, contra la 'hegemonía de EE.UU.â

El 10 por ciento de las utilidades irán a programas de ayuda humanitaria al pueblo palestino y otro 10 por ciento, a ONG que trabajen por la paz.

Con la idea de luchar contra 'la hegemonía de EE.UU.' y 'su política imperialista', Tawfik Mathlouthi ya ha llevado su producto a 34 países del mundo.

"No beba más tontamente, beba comprometido". Con este eslogan, la gaseosa Mecca-Cola está consolidando en Europa y el mundo árabe un particular modelo de negocio que le apuesta a una decisión de compra y consumo por razones estrictamente ideológicas.

La Mecca-Cola se ofrece como alternativa a "la bebida del imperio" y su estrategia de marketing no tiene nada que ver ni con el artista de moda ni con osos polares, sino con una promesa muy distinta: "El 10 por ciento de las utilidades serán destinadas a programas de ayuda humanitaria al pueblo palestino, y otro 10 por ciento, a Ong que trabajen por la paz".

La idea fue puesta en marcha el año pasado en Francia por Tawfik Mathlouthi, un francés de origen tunecino que intenta luchar contra "la hegemonía estadounidense" y "su política imperialista" a punta de gaseosas. Y la Mecca-Cola ya se vende en 34 países.

Mathlouthi explicó a EL TIEMPO que la idea de crear esta bebida se inspiró en la Zam Zam Cola iraní, pero subrayó que la gran diferencia está en que él no pretende llenar un vacío existente en un mercado específico, sino "reemplazar a un producto existente en el mercado global, ofreciendo una alternativa a los consumidores".

âNo hacemos esto por dinero. Lo hacemos razones ideológicas. Pero si este producto alternativo crea una dinámica económica, no me sentiré mal en lo más mínimo. Todo lo contrarioâ?, puntualizó Mathlouthi, quien considera extremadamente grave que: âhayan logrado convertirnos en máquinas de consumo: consumimos sin ninguna concienciaâ?.

Consultado sobre las ventas de Mecca-Cola, su creador reveló que la gaseosa, âsólo a nivel de Europa, ha sobrepasado los 24 millones de botellas vendidas en los últimos 10 mesesâ?. Agregando que: âa nivel mundial nos acercamos a los 1.500 millones de botellasâ? (de litro y medio).

La Mecca-Cola -que debe su nombre al lugar más sagrado para los musulmanes- ya tiene una planta en Marruecos, pronto tendrá una en los Emiratos �rabes Unidos y hace poco desembarcó en Sao Paulo (Brasil), donde comenzó a ser embotellada.

En España, la gaseosa lleva seis meses y su representante en este país, Manuel Tapial, aseguró a EL TIEMPO que sólo en los primeros dos meses se vendieron 250 mil unidades, cerca de un millón de litros.

Tapial explicó que la venta se realiza âfundamentalmente en zonas de inmigrantesâ?, pero que âya se está empezando a comercializar en bares y restaurantesâ?. Y explica: âen este país, el 90 por ciento de la gente se opuso a la guerra de Irak, y la Mecca-Cola se ha venido convirtiendo en un producto emblema para las personas que creemos que otro mundo es posibleâ?.

âLa batalla es de fondo. La Coca-Cola y la Pepsi le meten millones de dólares a la campaña de (George) Bush. Y nosotros a causas muchísimo más justas. La elección para el consumidor es muy claraâ?, puntualiza Tapial.

Y según un reporte del Periódico de Cataluña, la Mecca-Cola tiene mucha más acogida entre los militantes de izquierda y los âantiglobalizaciónâ, que entre los inmigrantes de origen árabe, muchos de los cuales son disuadidos del âconsumo con concienciaâ por los 30 céntimos de euro que hay de diferencia entre la Mecca-Cola y otras bebidas similares.

En todo caso, el fenómeno de la Mecca-Cola es tan fuerte que ya le han salido competidores. Gérard Leblanc, un francés nacido en Casablanca, ya empezó a comercializar la Arab-Cola; en el Reino Unido, una mujer de negocios de origen paquistaní comercializa la Qibla Cola y en Francia apareció la Muslim Up, que se ofrece como âalternativa a los productos estadounidenses que apoyan al Estado de Israelâ?.

Las directivas de Mecca-Cola los consideran competidores menores y los acusan de ser gente que sólo intenta sacar partido económico del rechazo que existe hoy hacia Estados Unidos, y que la suya es una propuesta ideológica mucho más seria.

La firma Coca Cola, entretanto, no se considera amenazada, pues su hegemonía de más 40 millones de botellas vendidas cada hora es una cifra por ahora sin discusión.

Aunque Martin Norris, director de comunicaciones de Coca Cola en el Reino Unido envió hace poco un dardo de respuesta a las campaña de las colas alternativas que indica algo de inquietud: âNosotros tenemos una planta en Ramala (Palestina) que da empleo a 200 personas y soporta la economía local. Sinceramente creemos que esa es una mejor manera de servir a la comunidadâ?.

En todo caso, lo que si está claro es que el consumo ideológico se ha instalado, y con fuerza, en el seno de este mundo consumista y capitalista. Y que la izquierda también tiene 'su chispa de la vida', aunque con lemas un poco más serios, como: "Agita tu conciencia".


VÃ?CTOR MANUEL VARGAS
Corresponsal de EL TIEMPO
MADRID





Distribución de Mecca-Cola en Madrid: "La cuadrilla" de Ken Loach
Extracto del artículo aparecido en la revista Madrid Mestizo Nº 3 - Julio y Agosto redactado por Carmen Lopez


En estos momentos iniciales de distribución en Madrid, el producto llega a las tiendas a través de asociaciones o plataformas. La asociación Haydee Santamaría tiene el almacén de Mecca-Cola en un almacén que tanto sirve de depósito como lugar de encuentro a diferentes organizaciones. No faltan las banderas de apoyo a Palestina, a las brigadas internacionales que fueron a Irak en contra de la guerra, o de solidaridad con los trabajadores de Sintel. Esta organización, ubicada en Leganés, lleva años trabajando por la paz, por la cultura alternativa, tiene experiencia en comercio justo y ya han traído a niños heridos del conflicto palestino para que fueran atendidos en hospitales españoles.

Manuel Tapial, miembro de la asociación, recuerda que con la guerra de Irak empezaron a seguir las campañas de boicot a los productos estadounidenses y así descubrieron la Mecca. En la "Haydée", como se llama a la asociación en los circuitos de la solidaridad, todos estaban de acuerdo de que era necesario procurar ingresos y beneficios para otras causas. "Antes de embarcarnos con la Mecca -explica Tapial- organizamos una fiesta para probarla. Sola o en combinado. la verdad es que el sabor es muy bueno". Así fue como Tapial y otros cuatro compañeros de la Haydée pusieron en marcha la cooperativa Magerit Dis s.coop.mad, que se encarga de la distribución en Madrid y provincias limítrofes.

Andrés Meléndez, contable de la cooperativa, se muestra cauteloso. "Todavía estamos en fase de organización y lo basamos todo en trabajo voluntario. Nosotros cargamos las cajas, nosotros llevamos la furgoneta y nosotros les explicamos a los clientes la filosofía de Mecca-cola. Vamos que parece "la cuadrilla" de Ken Loach el contestario director inglés), que incluso esta poniendo dinero".

Manuel Espinar, otro miembro de la cooperativa, recuerda que al principio regalaban el producto para que se conociera. Todos los días dedican 6 horas al reparto, "y ahora" - añade Espinar "tenemos una relación muy estrecha con los clientes para ir concienciándolos de los productos alternativos". Tapial cuenta que también se han vivido momentos muy emocionantes, "como aquella vez que llegamos al café Barbieri y la camarera dijo en voz alta: "se acabo el monopolio de la coca cola , llega la Mecca", y todo el mundo aplaudió."

Reparten por el centro de Madrid, Alcorcón, Coslada, Getafe , Leganés, Humanes, Móstoles, Parla o Alcalá; tienen ya un total de 60 clientes estables entre comercios árabes o bares. Por repartir que no quede.
También llevaron la Mecca a fiestas populares, a las casetas de los partidos políticos, a las convocatorias del MPDL o de Ecologistas en Acción. Melendez aclara: "estamos hablando de un producto cuyo 80% es ideológico, no tiene estudios de mercado. Todavía tiene que funcionar mucho el boca a boca y la voluntad del consumidor para optar por un refresco que tiene fines solidarios, aunque sea mas caro".
plantamilitarizada.jpg
Mira també:
http://www.nodo50.org/haydeesantamaria

Comentaris

Re: Referencias a Mecca cola
29 set 2003
Mira que sois gilipollas, joder!
Mecca Cola, ja, ja...
Sindicat Terrassa