Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center

Warning: error_log(/srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/private/log/dadaphp.log): failed to open stream: S’ha denegat el permís in /srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/public/imc_classes/imc_FunctionLibrary.inc on line 494

Warning: error_log(/srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/private/log/dadaphp.log): failed to open stream: S’ha denegat el permís in /srv/www/indymedia.org/barcelona/site.tree/public/imc_classes/imc_FunctionLibrary.inc on line 494
Notícies :: educació i societat
La hidra psicótica y el deseo de transversalidad
24 feb 2024
La hidra psicótica y el deseo de transversalidad
por Massimo De Angelis
https://thecommoner.org
_____convergencias.jpeg
La hidra psicótica y el deseo de transversalidad

por Massimo De Angelis (*)

https://thecommoner.org
16 de febrero de 2024

Tendencias de la hidra psicótica

La situación es confusa. El panorama sombrío. Y grande es el deseo de aire fresco. Así es como me siento a menudo cuando, perturbado por la superposición de noticias horribles, observo las tendencias en el trabajo que me envían la imagen de un mundo sin esperanza. La tendencia hacia la destrucción del medio ambiente y el calentamiento global. La tendencia hacia la guerra y la recurrencia de los horrores más crueles, el continuo migranticidio en el Mediterráneo, la matanza de los palestinos, la amenaza existencial que se asoma con sus 13,000 ojivas nucleares.

Y luego la tendencia a un mundo cada vez más desigual, la tendencia de los nuevos fascismos a hacerse cargo del imaginario y el sentido de las cosas de las personas, la tendencia a la explosión de identidades mutuamente hostiles y rivales en lugar de la articulación de diferencias que en su interacción virtual pueden dar lugar a una brecha cualitativa en nuestra vida en común. En resumen, la situación actual me devuelve una imagen de un mundo que no parece muy prometedor.

En estos días, la guerra parece ser el problema que atrae la mayor parte de nuestra preocupación, a pesar de que está íntimamente vinculada a otras urgencias sociales y ambientales. Pero las guerras de hoy, incluso si tienen raíces históricas, nacen y se reproducen dentro de un gobierno mundial. Ya no vivimos en el mundo bipolar de mi infancia y juventud, donde dos imágenes opuestas de progreso con más en común de lo que parece gobernaron el mundo bajo el control de la amenaza de destrucción mutua.

Ya no es ni siquiera el mundo unipolar, donde la paz es traída por el poder imperial del vencedor dejado en pie, y que promete dividendos para todo lo que se ha realizado solo para unos pocos habituales. No, ahora vivimos dentro de un mundo de multipolaridad conflictiva, donde a pesar de las asimetrías entre poderes, todavía no pueden ( ) permitirse encerrarse en esferas económicas separadas.

Todas las funciones de nuestro metabolismo social con naturaleza no humana — los circuitos de extracción, circulación, transformación, el consumo y la excreción de residuos con sus toxicidades — están dominados por redes materiales y simbólicas que son globales. Es una dominación que, a pesar de sus formas contemporáneas distintivas, todavía llamamos capitalismo. Pero aquellos que deben gobernar estas redes, aquellos que deciden que su viabilidad, perspectivas e intereses sean recompensados, están en conflicto entre sí.

La gobernanza del mundo está en manos de una hidra psicótica, un monstruo cuyo cuerpo se reproduce con la reproducción expandida del capital, y cuyas innumerables cabezas chocan entre sí liderando “ nosotros, ” que habitan este mundo y quieren vivir en él pacíficamente, cada vez más a la deriva, y experimentar un trágico sentimiento de impotencia.

Reproducción social y guerra

En la multipolaridad conflictiva dentro de la cual nos vemos obligados a operar, la guerra real o premonitoria que trae ahora es nuestro primer enemigo, no solo por el dolor y la desesperación creados por sus horrores y las injusticias perpetradas, sino también porque a través de él la reproducción social en general se ve afectada y reconfigurada. La guerra ( y el creciente presentimiento de la guerra ) opera en la reproducción social de tres maneras.

Primero, obviamente es un instrumento directo de destruir la vida y empeorar sus condiciones generales de reproducción. Esto no es solo para aquellos en primera línea en la guerra, o para las poblaciones civiles directamente afectadas por el bombardeo, el procesamiento del dolor y el aumento acelerado en el trabajo de atención.
También para la destrucción del medio ambiente y de diversas formas de vida, para la toxicidad ecológica que la guerra se suma a la ya acumulada y reproducida a lo largo de los siglos por los circuitos de capital.

La guerra da un nuevo impulso a las fuerzas caóticas del mundo, refuerza los horizontes distópicos, e intensifica el trabajo de atención que necesita una sociedad ( y sabemos que el trabajo de atención es predominantemente no remunerado o mal pagado, y que las mujeres ) brindan de manera desproporcionada.

En segundo lugar, según lo que puedo observar en Europa, porque la guerra es una herramienta para reconfigurar la reproducción social, para empeorar las condiciones generales de vida a través de circuitos económicos y financieros (, por ejemplo., a través de ciclos inflacionarios que enriquecen a las corporaciones multinacionales y empobrecen más ) y mediante políticas que eliminan los recursos ya insuficientes para financiar la reproducción social ( por ejemplo, bienestar, salud, educación ) para dedicarlos a la producción de más armas. “ ¡Como si nos alimentáramos de armas! ” uno hubiera dicho en mi tiempo de abuelos ’.

Se deduce, en tercer lugar, que la guerra agrega su fuerza a las fuerzas divisivas ya existentes en el mundo, explota las divisiones de identidad, reforzando a los más excluyentes, conservadores y neofascistas basados en distinciones agudas de divisiones de roles de género, nacionalismos groseros, la identificación de un “ us ” basado en la rivalidad con el otro “ us,” para que los recursos cada vez menores de la reproducción social puedan circunscribirse en algunas áreas y para algunas personas, dejando a todos con la libertad condicional de recurrir a los servicios privados.

La guerra, la verdadera pero también la guerra presagiada, es una fuerza para la deconstrucción social, la división profunda, y la creación de condiciones que permitan la reproducción de capital aprovechar aún más los costos de reproducción social para perseguir su misión “civilizadora” en nombre de la acumulación. La guerra es funcional para la reproducción del capital.

Bajar los costos de reproducción significa aumentar la desigualdad ( pronto el nivel de desigualdad en Europa será como los de América Latina, predijo un artículo en Asuntos Exteriores el verano pasado ), y aumentando la destrucción ambiental. Y esta es precisamente la misión que los derechistas en Europa parecen tener la intención de perseguir y gobernar con gran tenacidad:para reducir aún más los costos de la reproducción social con el fin de aumentar el capital.

El “nosotros”

Las tendencias son el resultado de nuestras proyecciones en el futuro de lo que extrapolamos del pasado y el presente. Sin embargo, las tendencias no tienen en cuenta lo nuevo que puede surgir y que puede ser una contratendencia. Entonces es necesario comenzar de nuevo con la pregunta “nosotros”, este pronombre personal que es indescriptible sin referencia a la especificidad de un contexto, de una elección de campo, de una identidad que lo afirma como una distinción de un “ellos”.

¿Quién será este “nosotros”? “¿Nosotros” los trabajadores? ¿Las mujeres? Los migrantes? Los campesinos? Los trabajadores precarios? ¿Los estudiantes? ¿Los profesores? ¿Las comunidades lgbtqia +? ¿La gente cisgénero? Los blancos? ¿Los negros? Los pueblos indígenas? Los ambientalistas? Las mayorías silenciosas? ¿Los trabajadores independientes? Los trabajadores de la plataforma? ¿Los cristianos? ¿Los musulmanes? Los budistas? ¿Los judíos? Los paganos? Los ateos?

Me parece que en el mundo aspiracional de los movimientos transversales, la elección del campamento no es ninguno de estos en particular, y potencialmente todos al mismo tiempo, una elección que solo tiene sentido desde el reconocimiento de una condición común que también es transversal a todos, aunque en diferentes grados y de diferentes maneras. Hablar de una condición común no es una forma de evocar la esencia humana, porque el humano es rechazado precisamente en su diversidad de condiciones, deseos e intencionalidad.

La condición común es que todos ( o al menos la abrumadora mayoría ) en este mundo operemos para reproducir nuestras capacidades humanas vivas en condiciones que no elegimos, y que todos amamos la libertad, y que todos somos seres sensibles y deseantes, y que todos vivimos y operamos articulados entre nosotros a través de numerosos juegos relacionales que crean, reproducir o deconstruir relaciones de poder y circuitos productivos que distribuyen costos y beneficios, y que todos vivimos y operamos siempre y también necesariamente en relación con la naturaleza no humana de la que extraemos — al final del día — las condiciones finales de nuestro existencia. Esta condición común y la configuración del trabajo vivo correspondiente a ella en mi opinión es el significado que debe darse a la idea de “cooperación social”.

Cooperación, una palabra extraña, que en lenguaje común generalmente entendemos con matices éticos loables: vamos, cooperemos en lugar de socavarse mutuamente a través de la competencia económica o matarse unos a otros en la guerra.

No, en su sentido general, la cooperación social debe entenderse con Marx como esa fuerza que surge de la articulación de múltiples fuerzas, cuyo potencial social es mayor que la suma de las fuerzas individuales. La tragedia es que gran parte de esta cooperación social se basa en la rivalidad competitiva, en la segmentación de clase, género, etnia, nación, en la creación y recreación de temas subalternos.

Esta cooperación social que teje nuestras vidas, no solo produce ( cosas, miradas, ideas, proyectos, eventos, conocimiento, fantasías, imágenes, instituciones, afecta ), también se reproduce, es decir, crea las condiciones para la producción, para la cooperación social.
¿Qué condiciones reproduce? Dos esencialmente, pero el primero, en el orden existente de las cosas, siempre es más importante que el segundo. Primero, reproduce el cuerpo de la hidra psicótica, reproduce capital a través de la acumulación, el beneficio y la renta y la propensión al crecimiento por encima de todo.
En segundo lugar, reproduce nuestras vidas, nuestras capacidades humanas vivas, lo que llamamos reproducción social en un sentido amplio.
La reproducción del capital dicta sus medidas sobre el cuerpo de cooperación social, sus selecciones, sus ritmos, sus distinciones, siempre destinadas a llevar agua a su molino. ¿Podremos “ nosotros ” crear una fuerza que establezca sus medidas de las cosas, es qué, cuánto y cómo producir, es por qué producir, cómo distribuir y redistribuir, es cuánto trabajar, y así sucesivamente?

Desde este punto de vista, “ nosotros ” somos todos aquellos que tienen la intención de reimaginar, refundar, rediseñar, y reconfigurar la red de relaciones y prácticas que subyacen a la cooperación social para promover condiciones de existencia que sean dignas para todos, condiciones que amplifiquen la libertad de crear y relacionarse, que encuentran formas organizadas de articular diferentes deseos. En este sentido, la reproducción social es el terreno transversal dentro del cual uno puede trabajar para la recomposición política de un “ nosotros” transversal, porque su problemática es transversal no solo a diferentes temas, sino también a sectores y esferas de producción social.

Los problemas de ingresos, bienestar, condiciones de trabajo, nocividad, cuidado, vivienda, violencia contra las mujeres, movilidad, devastación ecológica y cambio climático, quién decide qué, quién está subordinado a quién, la producción de conocimiento y su transmisión, qué parejas pueden adoptar niños y cuáles no, qué jóvenes criados en un país pueden considerarse ciudadanos, etc, son todos los temas de reproducción social que encontramos en los lugares más diversos de cooperación social.

La guerra ( y el presentimiento de la guerra ) impulsan un empeoramiento general de las condiciones de reproducción social. Pero debido a su transversalidad, la reproducción social es un terreno potencialmente enorme para la recomposición social de lo imaginario, las luchas y las prácticas que tienen la intención de construir un mundo mejor.

Cada nodo de conflicto entre la reproducción del capital y la reproducción social, tiene el potencial de convertirse en un punto de articulación con otros nodos en este terreno transversal, si trabajamos para una convergencia entre ellos. Cada nodo de conflicto puede convertirse en una oportunidad para lanzar un proyecto de refundación de la cooperación social que subvierte la subalternidad de la reproducción social a la del capital. Estar en contra de la guerra significa organizarse contra y más allá de esta subalternidad.

fuente: https://thecommoner.org/the-psychotic-hydra-and-the-desire-for-transvers/
(*) Massimo De Angelis es profesor de economía política en la Universidad de East London y editor de la revista web The Commoner ( www.thecommoner.org ).

Es autor del trabajo sobre teoría del valor, capitalismo global, movimientos sociales y lectura política de la narrativa económica. Su libro más reciente, El Comienzo de la historia: Value Struggle y Global Capital, editado en 2007 con Plutón Press.” (http://www.taller-commons.com/?page_id=32) En este libro analiza las relaciones y dinámicas capitalistas constituidas por las luchas entre la formación de bienes comunes y sus recintos por parte del capital. Actualmente está escribiendo un libro sobre Commons, en el que discute y analiza cuestiones de poder e intervención estratégica del movimiento de bienes comunes en esta fase de crisis y estancamiento del neoliberalismo. Es el editor fundador de la revista The Commoner .

Recientemente ha realizado investigaciones en Ecuador, Perú y Bolivia, principalmente estudiando bienes comunes de subsistencia. Varios de sus comentarios sobre bienes comunes y temas relacionados están disponibles en su blog www.thecommoner.org/blog.


Bienvenidos a thecommoner.org/

Al principio está el hacer, el flujo social de la interacción humana y la creatividad, y el hacer está aprisionado por el hecho, y el hecho quiere dominar el hacer y la vida, y el hacer se convierte en trabajo, y las personas en cosas. En este mundo loco las revueltas son prácticas de esperanza.

Esta revista trata sobre vivir en un mundo en el que el hacer está separado de lo hecho, en el que esta separación se extiende a un número cada vez mayor de esferas de la vida, y un mundo en el que las rebeliones contra esta separación son omnipresentes.

Este espacio editorial trata acerca del vivir en un mundo en donde el hacer está separado de lo hecho, en el que esta separación se extiende a un número cada vez mayor de esferas de la vida, y un mundo en el que las rebeliones contra esta separación son omnipresentes.
Los comunes por otros valores


también editado en https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2024/02/24/la-hidra-psicotic/

reenviado por enred_sinfronteras ARROBA riseup.net
https://twitter.com/RedLatinaSinFro/
https://mastodon.bida.im/@RedLatinasinfronteras
______The-Commoner-for-other-values.jpg
Mira també:
https://www.academia.edu/101282945/Social_Revolution_and_the_Commons?email_work_card=view-paper
https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2024/02/24/la-hidra-psicotica-y-el-deseo-de-transversalidad/

This work is in the public domain
Sindicato Sindicat