Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
Declaración de Juan Sorroche, 17 abril 2021
12 jun 2021
Juan fué detenido cerca de Brescia el 22 de mayo 2019 tras tres años de clandestinidad.
El proceso, en el que se le acusa del ataque explosivo a una sede de la Lega Nord de Treviso en 2018, se está desarrollando con un tribunal popular, en los juzgados de Treviso, ciudad donde el partido xenófobo y razista tiene gran fuerza. Las acusaciones son de masacre y atentado con finalidad de terrorismo.
El juicio comenzó el 28 de noviembre de 2020 y la sentencia se emitirá en los próximos meses.
Las audiencias se realizan mediante videoconferencia desde la cárcel de Terni, donde está encerrado bajo Alta Seguridad.
juan_dichiar-def.pdf
juan_dichiar-def.pdf (869,29 KiB)
Juan fué detenido cerca de Brescia el 22 de mayo 2019 tras tres años de clandestinidad.
El proceso, en el que se le acusa del ataque explosivo a una sede de la Lega Nord de Treviso en 2018, se está desarrollando con un tribunal popular, en los juzgados de Treviso, ciudad donde el partido xenófobo y razista tiene gran fuerza. Las acusaciones son de masacre y atentado con finalidad de terrorismo.
El juicio comenzó el 28 de noviembre de 2020 y la sentencia se emitirá en los próximos meses.
Las audiencias se realizan mediante videoconferencia desde la cárcel de Terni, donde está encerrado bajo Alta Seguridad.

Para escribirle:
Juan Antonio Sorroche Fernandez
C. C. de Terni
Strada delle Campore 32
05100 Terni


Transcripción de la declaración de Juan en la audiencia del 17 Abril 2021

En esta vista en mi contra quiero rebatir las acusaciones que se me imputan, con una investigación cuanto menos fantasiosa que ha llevado a conclusiones manipuladas por prejuicios, generando una cantidad impresionante de papelajos. Forzando y encasillando roles, jeraquías e ideologías nunca asumidas por las personas individuales, construidas e impuestas desde la cúpula de las oficinas de antiterrorismo. Con una serie de perfiles falsos sobre personas totalmente inventados tanto a nivel político y psicológico como personal, los cuales quiero desmentir vistas las injuriosas acusaciones.
Quiero aclarar respecto a mi anarquismo, ya que tantas veces ha sido interpretado y falsificado en este tribunal y en vuestras investigaciones mediante roles dogmáticos que me habéis endosado; primero, no soy un anarco-insurreccionalista como repetís continuamente y como me han impuesto los diferentes fiscales en este juicio y rechazo esta figura y este concepto como parte de una categoría que permite generalizar y unificar para encaminar mejor vuestras investigaciones.
Cierto, soy un anarquista y estoy orgulloso de ello, pero no soy un anarquista individualista y no serán los fiscales quienes me cataloguen con una etiqueta estigmatizada para su provecho. Queréis que reniegue del anarquismo, en cambio yo reniego del lenguaje y de los mecanismos que los fiscales pretenden imponerme de esta forma. Además, hoy la moral de esta sociedad estatal basada en el espectáculo sensacionalista pretende hacer pasar la abjuración como prueba de inocencia y el no arrodillarse ante el Estado como culpabilidad.
En los varios números de “Beznachalie” que habéis tomado como pruebas hacéis lo mismo, interpretando y tergiversando los textos. Entre otras cosas, un aperiódico público, ni oculto ni sospechoso como queréis aparentar para crear un ambiente sospechoso con insinuaciones, como hace Calenda, el jefe de la DIGOS [policía política] por citar uno de tantos ejemplos: “¡¡encima firmaba!!!. Estas artimañas no son necesarias porque yo lo reivindico con orgullo, como parte de mis ideas y como medio de propaganda libre y autoproducido por mi. Lleva 5 años publicándose con una gran cantidad de escritos firmados por mi públicamente.
Escritos cuya lectura resulta engañosa, ademas de instrumental si no se toman en su contexto general a no como sucede aquí, a través de una lectura esquemática, omitiendo y extrapolando como hace la magistratura, que separa los elementos y los ordena según las prioridades de los investigadores para hacer conexiones fantasiosas, con hipótesis aquí y allí sin ninguna evidencia respecto a mis encuentros personales con exponentes de la FAI-FRI.
Sea como fuere, toda mi solidaridad hacia todos los afectados por las diferentes operaciones contra anarquistas. Y lo mismo vale para el atentado contra la POL G.A.I. de Brescia, del que las fiscalías no tienen pruebas de las acusaciones.
La investigaciones omiten intencionalmente toda una serie de afirmaciones que escribí hace 5 años. Como por ejemplo que para mí solo existe el anarquismo que lucha, que no hay un anarquismo bueno y uno malo como querrían hacer creer los distintos fiscales en Italia en los numerosos procesos a anarquistas en este último período.
Entiendo que ésto es instrumental para reprimir todos los métodos usados desde siempre en un siglo y medio de anarquismo, y que yo asumo todos como parte de lo que son: la solidaridad revolucionaria, el internacionalismo, lo escrito y el pensamiento, la acción directa y la lucha permanente y refractaria a la autoridad.
Obviamente, a los fiscales les conviene poder meter todo dentro de una sigla o en una fantasiosa organización jerárquica con sus líderes y subordinados. Y así convertir condenas en precedentes para vuestros códigos y leyes con la intención de eliminar el anarquismo, la acción directa y su conflictividad.

MASACRE (STRAGE 285)
Respecto a la grave acusación de masacre quiero aclarar algunas cosas y refutar con fuerza este delito.
Una acusación muy grave e infundada para crear un clima y un contexto de emergencia con un juicio ejemplar. Al subir el listón al máximo nivel de gravedad con el delito de masacre, consiguen pasar a un segundo plano los delitos de terrorismo, creando así la posibilidad de aplicarlos más fácilmente con condenas elevadísimas.
Esta es hoy una táctica concreta, común en las magistraturas de antiterrorismo en diversos juicios contra anarquistas que luchan. Las masacres como método violento no pertenecen al anarquismo y lo rechazo categóricamente.
La violencia revolucionaria en el anarquismo de ayer como en el de hoy siempre ha sido éticamente contraria a la violencia indiscriminada contra la masa inocente.
Éste es un fundamento de base en los principios del anarquismo.
Hoy el Estado quiere acusarme de ser un stragista [asesino de masas] por ser anarquista, y esto es especialmente engañoso, sobretodo viniendo de la boca del Estado italiano que en los 70 asesinó al anarquista Pinelli y encerró al anarquista Valpreda, acusando e investigando decenas y decenas de anarquistas para inculparles por la masacre de la Banca dell’agricoltura de Milán.
El Estado es el único responsable de la masacre y nosotros, anarquistas, desde 1970 seguimos y seguiremos acusando al Estado como único responsable de la época del stragismo y que en todos éstos años ha hecho de todo para salir impune.
Por esto me corresponde como anarquista recordar nuestra historia y nuestros muertos asesinados por el Estado, como quiero hacer hoy ante este tribunal que probablemente dirá que esta tema no tiene nada que ver con este juicio. Y justo por esto me gustaría recordar y señalar a la magistratura que muchos políticos y magistrados del período stragista de los años 70 son los mismos que todavía hoy protagonizan la vida pública italiana, por lo que no veo con que legitimidad me acusáis.
El Estado, ayer como hoy, quiere borrar de la memoria colectiva todo el contexto político y social de la lucha de los explotados y de los anarquistas, que tienen su propio objetivo histórico de conflicto contra el Estado-stragista.
En cambio la violencia indiscriminada de los Estados de las matanzas y los genocidios siempre ha pertenecido a las estructuras estatales y al dominio capitalista, como demuestran las recientes masacres de Estado: por ejemplo los 14 presos asesinados dejándolos morir en la cárcel durante las revueltas de marzo 2020 o el puente Morandi de Génova con 43 muertos o también las consecuencias tóxicas de la sociedad capitalista con el estilo de vida consumista y el sinfín de venenos que produce, que es causa principal de tantas enfermedades como ésta pandemia, en un continuo genocidio de personas, y destrucción de la biosfera llevándonos a un colapso e imposibilitando una vida digna para todo el planeta.

ATENTADO CON FINALIDAD DE TERRORISMO (280)
Quiero aclarar algunas cosas sobre el atentado del que me acusáis. Respecto a las bombas en la sede de la Lega está claro que se pretende obviar el contexto social en el que están enmarcados. Sobretodo cuando viene bien a la fiscalía y al encauzamiento de la investigación, negando su naturaleza de conflicto social que va más allá de los hechos específicos.
Los distintos fiscales se explayan tranquilamente, con documentación disparatada, en profundas divagaciones e interpretaciones de todo un contexto de lucha política y social que es imposible abordar en el marco temporal de este juicio, por lo que me gustaría hablar un poco del contexto social y político en el que encaja la acción que me acusan, dadas las mistificaciones.
Me gustaría aclarar algunas cosas ya que se me acusa del ataque a la sede de la Lega de Villorba. Es un hecho que la Lega es un partido fuertemente racista, misógino y xenófobo, algo que ellos mismos niegan hipócritamente, como hacen los peores negacionistas del Holocausto.
Otro detalle que me gustaría aclarar es que la Lega, si no recuerdo mal, era uno de los partidos políticos al frente del Estado italiano cuando ocurrió la acción de Treviso. Además, últimamente está a la vista de todos el conflicto que existe en el mundo frente a un racismo estatal estructurado como en América, Francia y Brasil.
Lo que quiero decir es que el racismo, la xenofobia, el patriarcado ejercen una violencia sistemática e intrínseca a la estructura estatal y, por tanto, a cualquier partido político, y que es una violencia mucho mayor y más masiva que la que me acusáis hoy aquí. Estos son los mecanismos sistemáticos a través de los cuales se rige todo el sistema social capitalista de vuestra sociedad, que hoy pretende acusarme de terrorista, acusación que devuelvo al remitente.
El Estado italiano quiere borrar conscientemente lo que ha hecho en el pasado como si nada hubiera pasado. A menudo es demasiado fácil olvidar que Italia fue un país fascista aliado de los nazis y cómplice del Holocausto.
Al igual que queréis ocultar hoy la violencia de las masacres y genocidios perpetuados por el racismo de Estado, como por ejemplo en el Mediterráneo, en Libia y en el gran campo de concentración de la isla de Lesbos en Grecia o con la explotación esclavista de los inmigrantes. La fiscalía y los distintos cuerpos militares que me han detenido, que me tienen preso y que quieren juzgarme hoy, sirven para consolidar el estado racista y mantener su poder de explotación sin cambios. Queréis borrar de un plumazo los altísimos niveles de racismo social que se respiran hoy en Italia y que vosotros, como Estado, habéis fomentado durante años en toda la sociedad italiana haciéndolo pasar por algo desprovisto de violencia, una simple opinión... queréis pasar por alto estas cuestiones fundamentales.
Por eso no seré yo quien facilite y encauce en ninguna dirección vuestras fantasiosas investigaciones en este teatrillo judicial.
Ciertamente no serán mis palabras de culpabilidad o inocencia las que cambien vuestras decisiones. Como he dicho o escrito públicamente muchas veces y hoy aquí lo reitero: independientemente de que sea o no responsable de estos hechos de los que me acusas, comparto y solidarizo con la lucha anarquista contra el capital y el Estado racista.

Juan Sorroche

This work is in the public domain
Sindicat