Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: dones
¡Feminista revolucionaria, #metoo?
08 nov 2020

En un momento en que las luchas feministas reúnen a un número incalculable de mujeres en Francia, ¿dónde estamos para defender la revolución de Rojava? Las mujeres de Rojava llaman a tomar posición contra el fascismo. Nuestras luchas tienen mucho que aprender de ellas para hacer del feminismo un proyecto de transformación social radical.
¡Feminista revolucionaria, #metoo?


En un momento en que las luchas feministas reúnen a un número incalculable de mujeres en Francia, ¿dónde estamos para defender la revolución de Rojava? Las mujeres de Rojava llaman a tomar posición contra el fascismo. Nuestras luchas tienen mucho que aprender de ellas para hacer del feminismo un proyecto de transformación social radical.
---

Desde 2012, y más aún desde la batalla de Kobanê, un proyecto revolucionario llevado a cabo en Kurdistán nos ha recordado los fundamentos de las luchas por la igualdad entre mujeres y hombres, por la comuna, por el internacionalismo y la separación de lo político y lo religioso. En Rojava, hace ocho años que se produce una revolución en medio de la guerra y las mujeres son las principales actrices. Lo que está sucediendo allí no puede sino interrogar a las feministas de aquí, en un período en el que el legalismo y los análisis de identidad oscurecen la distinción fundamental entre proyectos reformistas y construcción de una revolución social. En un momento en el que Rojava hace un llamamiento internacional contra los fascismos, en el que está amenazado por todas partes, es esencial que, como feministas revolucionarias, apoyemos su palabra y sus luchas. Sobre todo, no se trata de glorificar un heroísmo magnificado y, por tanto, inalcanzable, sino de invitar a llevar a cabo de modo consecuente la reflexión en la que su lucha compromete a las nuestras, a pesar de las diferentes situaciones y de los puntos de vista críticos. A partir de su experiencia, plantear la pregunta más compleja de la manera más sencilla: ¿qué puede transformar realmente la sociedad? También porque hoy son sobre todo las mujeres las que son atacadas en las zonas recuperadas de las fuerzas kurdas de Rojava, debemos apoyarlas.


Por un feminismo revolucionario


Uniformes y pañuelos de colores, pelo largo y ametralladoras, sonrisas y determinación. La exhibición del heroísmo de las mujeres kurdas contra el ISIS ha dado la vuelta a los medios occidentales en detrimento del mensaje que lleva su lucha. Reducida a la imagen fascinante de amazonas contra las tropas islamistas, vaciada al mismo tiempo de toda su importancia social, la lucha de las mujeres de Rojava va mucho más allá de las líneas del frente e implica toda la organización social. Las YPJ, la rama femenina de las Unidades de Protección del Pueblo formadas en 2011 al comienzo de la guerra civil siria, encarnan la lucha de las mujeres en el Kurdistán. Pero están lejos de ser la única cara y a su lado está todo el Movimiento de Mujeres (tanto kurdas como asirias, sirias, armenias, árabes, turcomanas, alevíes o yazidíes) que lucha por la revolución social.


Desde hace mucho tiempo presentes en la resistencia, las mujeres han tomado un lugar creciente en el movimiento del pueblo kurdo desde los años 1980, primero en las luchas en Turquía y luego en todo el Kurdistán. Desde principios de la década del 2000, la emancipación de la mujer constituye un eje primordial del movimiento articulado en torno al PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). Si bien siguen siendo críticas con la organización del partido y la forma del programa, hay que reconocer la contribución concreta del giro político que tuvo lugar en ese período en el seno del movimiento kurdo. Abandonando la lucha de liberación nacional para reivindicar la posición antinacionalista de «nación democrática» multicultural, preconizando la «modernidad democrática» como perspectiva de superación del capitalismo, basando la ecología en el principio de «autogestionarse y defenderse», construyendo el proyecto de una confederación de municipios autogestionarios, por fin liberándose de la tutela del Estado para organizarse en la forma asamblearia de los consejos, el movimiento revolucionario de Rojava cuestiona las modalidades de una vida autónoma. Llevando a cabo una revolución dentro de la revolución, las mujeres cuestionan nuestras propias luchas de manera eminentemente concreta.


En las asambleas de comunas autónomas, en los consejos como en todas las instancias, las mujeres están en pie de igualdad con los hombres e impulsan la dinámica más radical. Al mismo tiempo, tienen sus propias asambleas, los consejos de mujeres (Meclís Jin), que existen en todas las ciudades de Rojava, y en ciudades sirias donde la población kurda es numerosa. En la colectivización de los medios de producción, desempeñan un papel importante con la creación de numerosas cooperativas de mujeres que explotan sus propias tierras, pero también de talleres de costura, guarderías y tiendas comunales. Se organizan en el seno de Casas de las Mujeres (Mala Jin), que son lugares centrales en los barrios para gestionar las cuestiones cotidianas, en particular la violencia contra las mujeres, pero también para intercambiar prácticas, desde cursos de informática a formación en primeros auxilios, de los talleres culturales a los cursos de lengua. Con las Academias de Mujeres, forjan un pensamiento autónomo inspirado en mujeres anarquistas o socialistas así como en mitologías antiguas, independientemente de los saberes universitarios, para romper los monopolios estatales y elitistas del saber. Bajo el nombre de jineología, fundaron una ciencia de la revolución de las mujeres, que abarca todos estos conocimientos y prácticas. Y, por supuesto, en el seno de las YPJ luchan para defender todo esto con las armas.


Lejos de ser una experiencia anecdótica o exótica, la lucha de las mujeres de Rojava alimenta la reflexión crítica para un feminismo consecuente. Abarca una lucha contra todas las formas hegemónicas que amenazan su autonomía: el patriarcado, el Estado, el capitalismo, el nacionalismo, el colonialismo, el islamismo o cualquier otra forma de autoritarismo religioso(1). No encontramos un feminismo reformista que espera que el Estado reconozca los derechos de la mujer dentro de los límites que le corresponden. Dinamitan el individualismo de las luchas identitarias al invertir plenamente la dimensión social del colectivo, y critican en la práctica las trampas de la teoría postmoderna haciendo de la vida cotidiana el mejor campo de la revolución.


La población y las mujeres en particular están en peligro


Pero todo lo que las mujeres y el movimiento revolucionario han construido en Rojava está en peligro. En agosto de 2018, una ofensiva turca contra las YPG en Afrin permitió a las bandas yihadistas(2) ocupar de nuevo esta zona. Todas las estructuras sociales son ahora barridas, especialmente las construidas por las mujeres en esta parte de Rojava donde el movimiento feminista estaba más desarrollado. En la batalla de Afrin, cientos de kurdos, yazidíes, cristianos y alevíes fueron asesinados, cientos de miles fueron desplazados. Muchas mujeres han sido violadas, secuestradas, casadas a la fuerza.

El Estado Islámico perdió sus últimos territorios en Siria en marzo de 2019, pero sus combatientes no desaparecieron. Hace un año, el 6 de octubre de 2019, el anuncio de Trump de la retirada de los contingentes estadounidenses que operaban en el norte de Siria significó que se había dado luz verde a una nueva ofensiva de Turquía. Lo que era bastante predecible era que la coalición había abandonado a Kurdistán. Sólo pasaron tres días antes de que el ejército turco invadiera Rojava. Bandas yihadistas que antes operaban bajo la bandera de Daesh sirven ahora como tropas auxiliares al Estado turco en las zonas ocupadas(3). Pocos días después de la ocupación, en Ras al-Ain se volvió a ejecutar públicamente a mujeres. Algunos hombres se alegraron de filmar sus profanaciones a cadáveres de mujeres, como el cuerpo de Amara Rênas, una combatiente del YPJ(4).


En junio de 2020, la organización de defensa de las mujeres Kongra Star publica un dossier sobre «Las mujeres bajo la ocupación turca». El 23 del mismo mes, tres militantes de Kongra Star son asesinadas por drones turcos en una aldea de Kobanê. En este dossier se relatan las violencias de que es víctima la población y en particular las mujeres desde 2018: en Afrin 300.000 personas, es decir, la mitad de la población, han sido desplazadas, los asesinatos y las violencias sexuales son cotidianos e inconmensurables. El informe menciona que: Para las mujeres, la vida es como una prisión, son oprimidas, humilladas, maltratadas, forzadas a casarse, incluidas muchas niñas menores de edad, sometidas a torturas y a violencias físicas y sexuales, que desembocan en violaciones y feminicidios. Muchas mujeres ya no abandonan sus hogares por miedo a la violencia. Se priva a las mujeres de todos los derechos que habían adquirido anteriormente. » Desde la ocupación de Afrin, sólo en esta zona se han documentado más de mil secuestros y desapariciones de mujeres(5). En septiembre, un informe de la ONU confirma los abusos sistemáticos cometidos en las regiones kurdas ocupadas por los turcos en Siria, y los documenta para en territorios distantes de casi 300 kilómetros, Afrin y Ras Al-Ain. Se ha establecido que los «asesinatos, amenazas, extorsión, secuestros, torturas y detenciones» son cometidos a menudo por grupos islamistas ante los ojos - incluso con la cooperación - de las autoridades militares y civiles turcas(6).


Contra el fascismo


Las violaciones de guerra son prácticas planificadas y utilizadas de manera endémica como instrumento estratégico, como armas para destruir a un pueblo. Las mujeres de Rojava, por la fuerza revolucionaria que representan, por la igualdad de género que reivindican, por la autonomía política que asumen, constituyen especialmente una amenaza a erradicar para los fascistas.


En el silencio ensordecedor de una comunidad internacional que finge no oír nada, Turquía amenaza ahora con invadir Rojava, más allá de la llamada «zona de amortiguación» y Kobanê. Así como las mujeres de Kobanê derrotaron al ISIS y defendieron a la humanidad frente al ISIS, las mujeres y los pueblos del mundo deben defender al pueblo contra la ocupación defendiendo Kobanê y la revolución de las mujeres de Rojava. ¡Defender a Kobanê es defender la revolución de las mujeres!», escribe Women Defend Rojava(7). ¡El Kongra Star, el Movimiento de Mujeres de Rojava, lanza también un Llamamiento al fortalecimiento de la solidaridad de las mujeres contra la ocupación y el genocidio! para una campaña que continuará hasta el 9 de enero(8), día en que tres militantes kurdas, Sakine Cansiz, Fidan Dogan y Leyla Saylemes, fueron asesinadas en París por los servicios secretos turcos.


Hoy, desde donde estamos, defender la revolución de las mujeres de Rojava es ante todo hacer oír su palabra, dar a conocer el desastre que les afecta, pero también es reconocer a nuestros enemigos comunes (y el autoritarismo religioso es uno de ellos) y contrarrestarlos a través de nuestras respectivas luchas. Las brumas de la complejidad geopolítica y de las maniobras demagógicas no deben hacernos renunciar a defender las bases más fundamentales de toda lucha revolucionaria: contra todos los poderes, sean estatales, religiosos, patriarcales, capitalistas, defendamos un feminismo y proyectos revolucionarios. Contra la propaganda política y su estigmatización de los musulmanes, y contra el fascismo islamista y sus ataques criminales, las llamadas de las mujeres de Rojava nos imponen la solidaridad con todas aquellas y aquellos que llevan y hacen vivir las ideas de emancipación y autonomía.


Por las mujeres y por la revolución.


Mujeres autónomas y feministas

Noviembre 2020

---

1. “Nosotras, las mujeres, nos hemos dado cuenta de que si nos centramos sólo en una forma específica de relaciones de dominación, no

no podremos tener éxito. Sólo cuestionando

todas las formas hegemónicas - el Estado, el capitalismo, el

colonialismo, y también los regímenes islamistas autoritarios - podemos tener éxito. » Gültan Kişanak, ex alcaldesa de Diyarbakir y antigua

diputada del partido parlamentario kurdo BDP, condenada a 14 años de prisión en febrero de 2019 por participación en una organización terrorista.


2. Utilizamos este término para designar a personas que defienden el

uso de la violencia para establecer un Estado islámico o restablecer

un califato (con todas las lagunas e imperfecciones que esta

designación incluye).

3. https://womendefendrojava.net/…/nouveau-dossier-le-soutien…/

4.https://www.bbc.com/news/world-middle-east-50250330

5.https://womendefendrojava.net/…/nouveau-dossier-les-femmes…/

6.https://www.independent.co.uk/…/syria-war-crimes-turkey-kur…

7.https://kurdistan-au-feminin.fr/…/journee-mondiale-pour-ko…/

8.https://kurdistan-au-feminin.fr/…/rojava-renfonco…/Féministe révolutionnaire, #metoo ?!

https://www.facebook.con/permalink.php?story_fbid=190955979269980&id=113
Mira també:
https://www.facebook.con/permalink.php?story_fbid=190955979269980&id=113876376977941&__tn__=K-R

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more