Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Atenas, Grecia: reivindicación por ataque a oficinas de Nueva Democracia y al puesto Helenico
25 nov 2019
ekriksi_elta-768x480-450x250.jpg
pefki-gazakia-nd-768x511-450x250.jpg
5d79fcc7230000e90351b320-450x250.jpeg
ATENAS, GRECIA: REIVINDICACIÓN POR EL ATAQUE A LAS OFICINAS DE NUEVA DEMOCRACIA Y AL PUESTO HELÉNICO EN PEFKI


FUENTE: ACT FOR FREEDOM NOW!
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Reivindicamos la responsabilidad de los ataques incendiarios contra las oficinas locales de Nueva Democracia y la construcción del Puesto Helénico en el área de Pefki en los suburbios del norte (de Atenas), como una cálida bienvenida para el nuevo gobierno y sus políticos. La basura humana con las hachas* que se sientan en los escaños del parlamento, y nuestra encantadora escoria Adonis Georgiadis, una infame figura política hilarante de la extrema derecha.

Cada uno de nuestros ataques es una promesa a nuestra lucha por la anarquía, y nuestra señal de solidaridad con nuestros compañeros / compañeras perseguidos y encarcelados.

Por ahora compañeros, no tenemos muchas cosas que decir. Ahora es el momento para la acción y para la lucha permanente de múltiples formas. Fuerza y complicidad con todos los que tomarán las calles con el deseo de vandalizar, arrojar piedras a los policías y quemar los símbolos autoritarios. Fuerza y complicidad con todos los prisioneros anarquistas de todo el mundo.

Solidaridad significa ataque.

FUERZA AL ANARQUISTA BUSCADO DIMITRIS CHANTZIVASILIADIS
NADA HA TERMINADO, VOLVEREMOS
LARGA VIDA A LA ANARQUÍA

PS.: FUERZA PARA EL ANARQUISTA ENCARCELADO V. ESTATOPÓULOS

COMBATIENTES ANARQUISTAS / CÉLULA «HORIZONTE DE LA DESTRUCCIÓN»

* Hablando de Makis Voridis, una escoria fascista que estaba atacando anarquista y punks armado con un hacha en los años 90.

Fuente
https://anarquia.info/atenas-grecia-reivindicacion-por-el-ataque-a-las-o/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Atenas, Grecia: reivindicación por ataque a oficinas de Nueva Democracia y al puesto Helenico
27 nov 2019
EXTRAIDO DE ALASBARRICADAS...

[GR] Ultimatum a las okupas: abandono "voluntario" en 15 días
Enviado por anonerror (no verificado) en Mié, 20/11/2019 - 21:48

El Ministerio de Protección Ciudadana hace un llamamiento a quienes han ocupado edificios ilegales, incluso da un plazo de 15 días para hacerlo. La fecha coincide con el aniversario del asesinato de Alexis Grigoropoulos, con la mayor parte de la ocupación actual en el área de las Exarquías, con el más emblemático de K*Vox , que también es la sede informal de Rouvikonas , así como uno muy conocido en la calle Zaimi.

En particular, el Ministerio de Protección Ciudadana señala en su comunicado:

"Se insta a los que han ocupado ilegalmente edificios, públicos o privados, a evacuarlos. Si dan cabida a solicitantes de asilo o nacionales de terceros países, se les debe informar que serán transferidos a alojamientos en el interior.

Con el fin de viajar, los departamentos pertinentes del Ministerio de Protección Ciudadana se pondrán en contacto con ellos. Si los edificios son privados, para que los ocupantes actuales permanezcan allí, deben comunicarse con los propietarios y acordar los términos del arrendamiento.

La fecha límite para la evacuación es 15 días después de la publicación de este comunicado de prensa".



Cabe señalar que, casi un mes después de la operación gigante de la policía en el aniversario del Politécnico, se espera que Atenas tenga medidas policiales fuertes, similares o incluso más estrictas, que las tomadas el 17 de noviembre de 2019. Se ha informado que durante algún tiempo, casi inmediatamente después de asumir el cargo, Michalis Chrysochoidis había dado un mandato claro a las autoridades de la policía griega para la grabación y mapeo más detallado de todas las incautaciones. Según los informes, el resultado de esta preparación fue la grabación de más de 60-70 edificios que estaban ocupados en toda Grecia, muchos de los cuales eran antiguos.

Estos días también se conocían las intenciones del gobierno de ir clausurando algunos centros de internamiento en las islas como Moria o Lesvos y abrir en cambio centros de expulsión, que estarían listos para julio de 2020. El objetivo del gobierno es reubicar a 20.000 refugiados y migrantes de las islas a tierra firme a principios de 2020. 5.000 personas están programadas para ser alojadas en hoteles, 15.000 en "estructuras de hospedaje" nuevas y existentes. Los centros previos a la partida también se abrirán en el continente, sin embargo, el portavoz no reveló en qué regiones. Por el momento la tónica han sido lugares alejados de Atenas y con malísimas comunicaciones, ninguna escuela ni servicio y en muchas ocasiones, con tiendas provisionales no muy aptas para el invierno.

Traducimos a continuación el testimonio de un chaval del Congo, Kereem Domingo, afectado por el último desalojo en Bouboulinas 42 ocurrido el 12 de noviembre. Lo recogemos de la web Athens Indymedia:



«¡... a los fuegos que queman los corazones de aquellos que aún no se han rendido!

Yo

El lunes, M. dijo a la asamblea que los policías vendrían por la mañana. Nadie le creyó ni tomó nota de lo que dijo porque estaba hablando demasiado y estaba loca. ¡Dijo que la policía vendrá a las 03:00! Todos dormían en silencio, pero la policía llegó a las 05:00. Esta mujer tenía problemas con la policía, así que se despertó y se fue antes. Dormido, me despertó el ruido de personas hablando en la calle, afuera. Estaba muy cansado, abrí los ojos. Escuché un sonido muy fuerte, pensé que vendrían algunos "malos compañeros de cuarto", pero no fue así. Fui a la ventana donde mi madre ya estaba allí, vi a muchos policías con armas y periodistas. Mi mamá me dijo "la policía, despierta a los demás", luego escuché un fuerte ruido en la puerta nuevamente, la estaban tirando abajo. Estaba muy, muy asustado. Pensé que los policías nos pegarían a todos, según el comportamiento y las armas que tenían afuera mientras los observaba antes de entrar. Mi mamá comenzó a despertar al mundo gritando "¡Policía!" Algunas personas sin papeles buscaban una forma de escapar rápidamente, hicieron las cosas muy rápido. Todos empacaron, las mujeres en mi piso decidieron ir al cuarto piso para hacer mucho ruido. Al hacerlo, intentan despertar a los lugareños, tal vez puedan detener el desalojo. Todos en la sala empacados. Algunos en el cuarto estaban muy ansiosos, así que subieron más alto, a los pisos sexto y séptimo. Las familias salieron al balcón y gritaron "Solidarite avec les inmigrantes!".

Escuché el mismo ruido nuevamente en la puerta. ¡Pensamos que los policías estaban invadiendo! Otra parte de los refugiados subió a la sexta y séptima, con la esperanza de esconderse. Algunos hombres se quedaron en los cuartos con sus familias para evitar a la madera. Ninguno de los vecinos dio una señal de vida. Eran muy ruidosos en ese momento, pero nadie respondió. Al mismo tiempo, escuchamos los pasos de los policías que entraron. Fueron a todas partes, estaban en todas partes. Había demasiados. Estábamos apuntados con armas, todos. Todos estaban en el piso, excepto una mujer, ella era muy valiente, estaba muy nerviosa. Ella estaba con su hija. La mujer comenzó a gritar a los policías, en su propio idioma (Lingala, Congo), que no es correcto que interfieran de esta manera porque hay niños aquí, ¡nadie es un criminal! Las otras mujeres se pusieron de pie con sus hijos y gritaron: “¡No somos delincuentes, no nos pueden apuntar así! ¡Nuestros hijos tienen miedo ". Uno por uno, todos se pusieron de pie y gritaron "Sin violencia, nos persiguen pero no así" ...

No sé qué estaba pasando en los otros pisos. Después de nuestro levantamiento, los policías fueron educados. Nos disculpamos y nos dijeron que nos sentáramos y nos tranquilizáramos. Estuvimos así de dos a tres horas. Pedimos ir al baño y nos dijeron que no. Una niña pequeña fue y le preguntó a un policía en griego "Señor, por favor, quiero ir al baño". Entonces todos comenzamos a hacer una cola para ir al baño. Los policías observaron cada uno de nuestros movimientos. Cuando la atmósfera se enfrió un poco, encontré el coraje y le pregunté a uno de ellos: "¿Por qué viniste así? ¿Con las armas? "Y él respondió:" Así es como lo hacemos, protegiéndonos, es nuestro trabajo. Y si tuvieras armas, ¿cuál sería?

II

Rompieron todas las puertas del ascensor. Varias paredes se rompieron en el edificio para ver si se escondían personas u objetos. Esperaban averiguar sobre el caso que comenzó tres días antes de la evacuación (organización terrorista) porque algunas personas de la comunidad habían sido arrestadas o arrestadas. Comenzaron a descender desde los pisos superiores. Solo en presencia de policías podríamos empacar nuestras cosas. Ordenaron que todos los pisos bajaran a la planta baja. Estábamos en el cuarto, pero el nuestro estaba en el segundo. Pedimos obtenerlos y nos dijeron que tenían que esperar porque la investigación en el segundo aún no había terminado.

Nos permitieron entrar uno por uno para las cosas. Tenemos las cosas más importantes. Cuando salimos de la planta baja, me di cuenta del volumen de los habitantes de Boubulina. Me di cuenta de que había olvidado mi biblia, vino un policía y me la trajo. Le pregunté muchas cosas: "¿Por qué vienes?", "¿Nos encontrarás una casa?" Y él dijo "si llenas un vaso con agua, se derramará en algún momento. Tú también, el vaso se desborda". Empecé a discutir con él porque nos dijo que no habíamos pagado electricidad y agua durante tanto tiempo, le respondí que no volveríamos a pagar en los campamentos, ¿por qué no nos dejan aquí? Él respondió "además, el propietario quiere que le devuelvan el edificio" (tenga en cuenta que el edificio pertenece al Ministerio de Finanzas).

Todos tenían capuchas. No entendía si estaba hablando con un hombre o una mujer. Otro hombre encapuchado vino y nos dijo que subiéramos a los autobuses cada seis. Antes de dejar las cosas en la parte inferior del autobús, buscaron todo y lo arrojaron a la carretera para empacarlo nuevamente. Nos subimos al autobús y esperamos que se llenara. Los policías normales tenían cámaras y tomaron fotos. El autobús arrancó y fuimos a Petrou Ralli [Dirección de Extranjería].

III

En Petrou Ralli nos dijo que nos quedáramos en una habitación. Pensamos que seríamos juzgados y deportados (a Irán, Afganistán, Congo...). Nos quedamos allí durante cinco horas, luego confirmamos nuestros documentos en otra oficina. Luego nos dieron algo de comida pero fue horrible. Todos teníamos hambre. Dieron jugo y un poco de leche a los niños. Nos dijeron que bebiéramos agua del baño y ellos hacen lo mismo. Los que eran europeos recibieron una botella de agua, embotellada. Luego nos subieron a los autobuses y preguntamos a dónde íbamos. "No te importa, tendrás un buen viaje", nos dijeron. Queríamos obtener comida de nuestro equipaje, pero nos dijeron que no debíamos comer en el autobús, que no se necesitaba comida durante media hora de viaje, dijeron. Pensé que podríamos dirigirnos a otro edificio en el centro, pero no tuvimos la suerte. Finalmente nos dirigimos a Amygdala. Cuando salimos del centro nos sentimos sin esperanza. No puedes ir a ningún lado desde aquí. No hay autobús, nada. ¡Es un campamento cerrado, solo un bosque! No tenía ningún supermercado en absoluto. Solo unas pocas casas pequeñas con las que quizás no te quedes. De repente vimos la puerta del campamento. Cuatro policías abrieron la puerta, luego pasamos por cuatro puertas de autobuses consecutivas, puertas que estaban cerradas. Llegamos al campamento principal. Hay alambres de púas entre nosotros y los prisioneros. Es posible que no nos hayan visto porque estaba oscuro y tenían linternas en ellos. Antes de nosotros, llegó un autobús con personas "sin papeles" encarceladas. Los guardias amablemente decían "baja", dijimos enseguida. Comenzamos a llamar a la gente en los otros autobuses y les dijimos que no bajaran. La policía nos dijo que tenían Wi-Fi y un baño. También nos informaron que nos mojaríamos demasiado y que sería mejor entrar. Les dijimos que nos dejaran ir, tenemos todos los documentos legales y somos libres de movernos por el centro. Aquí no hay nada, está lejos de todo, no pertenecemos aquí, somos libres, ¡aquí hay un centro de detención! Insistieron, y seguimos diciendo, "Tu problema ..." y nos fuimos por un momento. Mientras faltaban nos comunicamos con los autobuses, qué estaba pasando y qué haríamos. Los bebés comenzaron a llorar y a tener hambre, dijimos que los niños no podían tener hambre. "Dales comida", hablé con la policía para alimentar a los bebés al menos y me dijeron que si queríamos comida, ¡deberíamos entrar al campamento! Nos negamos de nuevo! Antes de que comenzaran las amenazas, fueron corteses por un tiempo. Nos dijeron que si no bajábamos, llevarían el MAT. "Hemos alquilado los autobuses, tenemos que recuperarlos". Les dijimos que nos defenderíamos aún contra la MAT, que no tendríamos nada que perder, si lloraban los niños, romperíamos las ventanas. Nos rogaron que no rompiéramos las ventanas porque no tenían suficiente dinero para pagar. Llegamos a un acuerdo, sin embargo, no con cristales rotos. Luego cambiaron de opinión, nos dijeron que solo dormiríamos una noche pero no les creíamos. Luego, se apagaron las luces y pudimos ver a los prisioneros. Desde el interior nos decían "resistid, no vengáis aquí". Las familias prefirieron no alimentar a sus hijos y dormir en el autobús en lugar de ir al campamento. Algunos tenían mucha hambre y querían ir, les explicamos que el lugar es una prisión. Teníamos que permanecer unidos, no romper. Cuando los policías no miraban, salíamos a hacer pipí, hablaban mucho entre ellos. Nos resistíamos porque estábamos seguros de que ganaríamos una pequeña victoria. El plan era permanecer en el autobús hasta que los policías se vieran obligados a devolverlo al propietario. Tuvimos una noche difícil, debido a la lluvia las ventanas estaban cerradas. Respirar fue difícil.

IV

Dormimos poco. A las seis de la mañana, la lluvia paró. Nos despertamos ante la policía y bajamos un poco. Hicimos una concentración. Estábamos gritando "Libertad, no queremos estar aquí" y los policías nos dijeron que es demasiado temprano para entrar. Comenzó a llover y entramos de nuevo. Todos tenían hambre y los niños comenzaron a llorar nuevamente. Les pedimos comida para los niños nuevamente y nos dijeron que esperaran, nos iremos pronto. A las ocho y cuarenta y tres llegaron nuevos autobuses. Nos tomó mucho tiempo encontrarnos, no les importa que tengamos hambre. A las once de la mañana, nos dijeron que subiéramos a los autobuses. La identificación se realizó por vía inalámbrica a la sede. Se necesitaron cuatro para confirmarnos a todos, y luego dejamos Amygdala. Cuando arrancó el autobús, vimos claramente lo malo que es este lugar, un desastre. Sentimos pena por la gente de adentro. Vi muchos muros altos, como la cárcel. Cuando nos fuimos, todos estábamos felices. Estábamos observando las señales para verificar si íbamos a Atenas. En algún momento los autobuses fueron separados. Ya no íbamos a Atenas. Ya no vimos la escolta policial, estábamos solos. El conductor era albanés, le preguntamos a dónde iba y dijo "Sigo a la policía". "Pero no hay policía, ¿a dónde vas?", Le dijimos. Nos dijo que lo estábamos molestando. Un pueblo nos lo dijo pero no lo recuerdo ahora ... Estaba súper lejos de Atenas. Nos pusimos nerviosos y le dijimos que se detuviera, estaba asustado porque pensó que lo lastimaríamos. "Espera, no puedo parar aquí". Cuando se detuvo, no abrimos nuestras puertas, hizo algunas llamadas telefónicas y luego abrió. Bajamos las escaleras para recoger nuestras cosas, pero el segundo autobús regresó y se bajaron. De repente llegaron dos vehículos, una patrulla y una ambulancia. Decidimos ir a pie y no dijeron nada. Preguntamos a dónde ir. Nos dijeron que a diez kilómetros nos encontraríamos con la plaza Fylis (Zefiri), allí encontraríamos un metro. No todos estábamos caminando al mismo ritmo. Entonces todos se salieron con la suya. Estaba lloviendo y hacía frío. Teníamos la fuerza para caminar. Nos mantuvimos fuertes hasta que llegamos al metro. Llegamos al centro, llegamos a la Universidad Técnica.

Estoy muy cansado...»
Sindicat