Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: altres temes
Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
01 mai 2019
http://nosencontraremos.noblogs.org
nosencontraremos[arroba]riseup.net


Que los espacios libertarios no son espacios seguros para nosotres es algo que llevamos asumiendo desde hace mucho tiempo. Quienes suscribimos este texto hemos sobrevivido a innumerables agresiones dentro de ellos, por cuestiones de género, orientación sexual o por apoyar a compañeres que habían sido agredides. Muches nos hemos tenido que alejar de ciertos entornos para preservar nuestra salud mental (incluso nuestra integridad física), mientras que los agresores y sus cómplices han continuado manteniendo sus parcelas de poder intactas. Estas dinámicas llevan sucediendo desde los inicios del movimiento anarquista, los mismos debates, las mismas necesidades y los mismos resultados.
Es desde aquí desde donde nos situamos para iniciar este análisis, a raíz de la reciente aparición del texto No nos encontraréis ahí firmado por Projecte X en febrero de 2019, un colectivo de Barcelona que se autodefine transfeminista y compuesto por disidentes sexuales y de género.
Aprovechamos el debate que ha suscitado para lanzar algunas reflexiones sobre la relación del (trans)feminismo con el movimiento libertario hegemónico, y las consecuencias políticas que ésta puede generar.
Nos encontramos y nos encontraremos ahí

Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención


Que los espacios libertarios no son espacios seguros para nosotres es algo que llevamos asumiendo desde hace mucho tiempo. Quienes suscribimos este texto hemos sobrevivido a innumerables agresiones dentro de ellos, por cuestiones de género, orientación sexual o por apoyar a compañeres que habían sido agredides. Muches nos hemos tenido que alejar de ciertos entornos para preservar nuestra salud mental (incluso nuestra integridad física), mientras que los agresores y sus cómplices han continuado manteniendo sus parcelas de poder intactas. Estas dinámicas llevan sucediendo desde los inicios del movimiento anarquista, los mismos debates, las mismas necesidades y los mismos resultados.
Es desde aquí desde donde nos situamos para iniciar este análisis, a raíz de la reciente aparición del texto No nos encontraréis ahí firmado por Projecte X en febrero de 2019, un colectivo de Barcelona que se autodefine transfeminista y compuesto por disidentes sexuales y de género.
Aprovechamos el debate que ha suscitado para lanzar algunas reflexiones sobre la relación del (trans)feminismo con el movimiento libertario hegemónico, y las consecuencias políticas que ésta puede generar.

1-No nos encontraréis… ¿dónde? Situación del anarquismo actual

A grandes rasgos y para quien no lo haya leído, el texto de No nos encontraréis ahí se presenta como una inocente reflexión acerca de la gestión de agresiones sexuales y/o de género, criticando las herramientas que se han ido utilizando en los últimos años por parte de los colectivos transfeministas de Barcelona, y acusándolos en cierta manera de “exagerados” y “desproporcionados”. Esta es la conclusión final que se desprende, y no sería tan grave si no fuera por el hecho de que termina ahí, sin plantear ninguna alternativa de gestión a las ya mencionadas.

Si bien es cierto que hemos aprovechado algunas de las ideas que se exponen en el texto de Projecte X para plantear estas reflexiones, es importante señalar que dicho texto no es en absoluto novedoso ni transgresor, como algunas personas afirman para justificar su difusión. Cada cierto tiempo aparecen misteriosamente fanzines o libros que se cuelan en las distris o en los encuentros del libro de forma sorprendentemente fácil, que reproducen el discurso dominante de misoginia más rancia con un lenguaje anarquista/político[1]. Lo único que tiene de novedoso es que está firmado por personas feministas, que han instrumentalizado una situación de duelo muy personal[2], y que se apela por primera vez a la estrategia política como excusa para frenar las expulsiones de agresores (e incluso las terapias reparativas) y para justificar ideas misóginas del estilo de que les agredides tienen “reacciones irracionales” frente a una “supuesta situación de violencia” o a agresiones que se catalogan alegremente de “leves”, sin ofrecer ningún dato más. Por una parte, eso nos recuerda a la consideración habitual de que las mujeres –y por tanto las demás identidades feminizadas– son irracionales, demasiado emotivas, y por tanto gozan de menos credibilidad. Y por otra, nos lleva a pensar que quienes han escrito el texto se ven influenciadas por las relaciones de todo tipo que puedan tener con hombres cis heterosexuales agresores señalados o en potencia. El problema de fondo que vemos es que a día de hoy prácticamente nadie quiere aceptar que un amigo suyo o él mismo puede ser un agresor, y que las ideas antifeministas cada vez están más normalizadas en nuestros entornos.
Afirmaciones como las del texto del Projecte X, lejos de plantear un debate inocente, están tumbando los pocos logros y avances que las feministas han logrado dentro de los espacios mixtos en el transcurso de décadas de debates agotadores y jornadas de pedagogía infinitas. Un ejemplo es invalidar las vivencias de la víctima diciendo que la gravedad de una agresión sólo puede hacerse de forma objetiva por parte de un colectivo externo, al mismo tiempo que critica la revictimización de las supervivientes. En resumen, plantea una estrategia paternalista y propia de las instituciones estatales, negándole la posibilidad de la defensa propia a la agredida, a la vez que la acusa de actuar de forma punitivista. Contradicciones de este tipo se encuentran a lo largo de todo el texto, pero el resultado final es éste: desarmar las estrategias feministas y culpabilizar a las víctimas, sin plantear en ningún caso una propuesta alternativa. Llegadas a este punto, apelar a la pedagogía de las oprimidas como hace el texto nos parece una burla y una ofensa. Y sí, evidentemente hay opiniones que restan y este caso es un ejemplo.
Resulta sorprendente cómo en un momento en el que el movimiento feminista está alcanzando una relevancia social histórica, el movimiento libertario no haya sido capaz de apreciar la potencia de esta lucha, ni de recoger las demandas que durante tantos años han planteado las compañeras. Situación doblemente triste si pensamos que en cierta manera el anarcofeminismo fue pionero en cuanto a discursos feministas radicales (Emma Goldman, Mujeres Libres, etc), muchos de ellos hoy en día absorbidos por organizaciones institucionales de izquierdas que sí que han sabido leer (y recuperar para el neoliberalismo, dicho sea de paso) la potencia política que éstos tienen en el momento actual. Si lo analizamos estratégicamente, vemos cómo el anarquismo ha dejado escapar muchísimas luchas afines, desde donde se podría haber generado una serie de alianzas potentísimas. En lugar de esto, ha decidido quedarse anclado en discursos obsoletos, que poco o nada representan las nuevas realidades políticas, quedándose cada vez más aislado y acomodado en posturas en ciertos aspectos conservadoras y reaccionarias.
Por otra parte, no parece casualidad que esta reorganización de las posturas antifeministas (un ejemplo son las últimas publicaciones sobre feminismo de la plataforma Indymedia Barcelona), de la misoginia y de la supremacía masculina dentro de los entornos anarquistas haya ocurrido paralelamente a un recrudecimiento a nivel social del machismo como reacción a la expansión del feminismo. El patriarcado sigue reinando en nuestra sociedad, y la mayoría de hombres que la componen también se han visto alarmados por el avance de las ideas de liberación sexual y de género. Llevamos meses viendo en los medios de comunicación auténticas sobradas misóginas y homófobas que vamos normalizando, en paralelo al crecimiento de una ultraderecha que sabe que atacando el feminismo y la visibilidad LGTBI se gana a una parte del electorado. Las declaraciones de HazteOír o VOX en esta línea tienen un impacto directo en la violencia que sufrimos las mujeres y personas transmaricabollo, generando un contexto en el que cualquier agresión que suframos pasa a ser más tolerable.
El anarquismo hegemónico, reproductor de muchísimos de los valores sociales en materias de sexualidad y diferenciación de género, no iba a quedar al margen de las declaraciones de esos señores que están enfadados porque han podido perder una pequeña parcela de todos los privilegios que este sistema les supone. La difusión de textos antifeministas, la reiterada negación de la existencia de violencias en nuestros espacios, el apoyo directo o indirecto a personas que han ejercido violencia, el no posicionamiento… son pequeñas estrategias de resistencia que este anarquismo utiliza para frenar el avance del feminismo dentro de él.
Afortunadamente, existe otro anarquismo no hegemónico, que agolpa quizás todas esas luchas denostadas como “parciales” o secundarias por el hegemónico, y que a menudo lo encontramos encarnado en personas individuales o en algún que otro colectivo específico. Habitualmente sus integrantes tienen que enfrentarse al desprecio de la mayoría de los entornos anarquistas, que consideran que su lucha es una pérdida de tiempo, no es importante o resta fuerzas. Un ejemplo de este tipo de discurso es el libro La trampa de la diversidad, publicado en fechas recientes y distribuido por varias librerías anarquistas y alternativas, que reincide en una idea tan antigua como la primera irrupción del feminismo en el movimiento obrero: implicarse en luchas que no son la verdadera, la de clase, la que interpela al prototipo de varón blanco cis heterosexual privilegiado protagonista de las luchas sociales del último siglo y medio, resta fuerzas colectivas y divide ‘el movimiento’ en beneficio del Estado y el Capital. No vemos sólo esto con el (trans)feminismo, sino también con la liberación de la tierra, el antiespecismo, la salud mental, el antirracismo, la diversidad funcional y un largo etcétera.

Hay mucha gente muy valiosa y con interesantes planteamientos de género encuadrada en espacios anarquistas, gracias a los cuales hemos podido conocernos y hacer política juntas. Sin embargo, actualmente nos preguntamos hasta qué punto es útil desarrollar nuestras luchas dentro del marco anarquista. Aunque nos aporta una red consistente en muchos aspectos de cara a hacer activismo, y cierto apoyo frente a situaciones represivas, en otros aspectos nos supone sufrir agresiones de todo tipo, enfrentarnos a la minusvaloración cotidiana de nuestras ideas, de nuestra orientación sexual y/o de nuestro género asignado o transitado, y actualmente tener que convivir con agresores públicamente reconocidos y con algunas mujeres y otros sujetos no normativos que les defienden. Estas situaciones generan un alto sufrimiento emocional y por ello no es raro que periódicamente ciertas personas y colectivos se vayan retirando de los espacios y buscando su lugar dentro de la no mixticidad o de grupos de afinidad, sin ninguna reacción por parte del entorno. Y parece que estas dinámicas cada vez van a más. En estas condiciones, a muchas se nos quitan las ganas de seguir formando parte de estos espacios, o directamente hemos abandonado ya buena parte de ellos por necesidad.
Sin embargo, en esta época a poca gente que no sea abiertamente de derechas le apetece situarse contra algo tan imbricado y presente como está ocurriendo con el feminismo. Estas posturas que dicen partir del feminismo están mandando un mensaje bastante engañoso: se puede ejercer misoginia, agresiones patriarcales de todo tipo, despreciar a las personas agredidas y relegar a cualquiera que reproche a un tipo sus agresiones cometidas o el no hacerse cargo de sus privilegios, y a la vez decirse feminista. Esto incluye por supuesto a muchísimas bandas de música formadas principalmente por tipos pero también mixtas, que se están apropiando de una serie de discursos facilones para ocupar su parcelita dentro de los escenarios o festivales feministas, mientras siguen sin posicionarse cuando surgen conflictos o se señala a compañeros suyos, sin apoyar a las compañeras, y sin revisarse sus privilegios ni en el ámbito privado ni en el político.

2-Anarcofeminismo y corporativismo

Como acabamos de comentar, el anarquismo ibérico se ha venido históricamente colocando la medalla de su fuerte compromiso con las ideas feministas, cuando en realidad cada generación empieza casi desde cero en este tema. Esto es el resultado de que les (trans)feministas vayamos abandonando cíclicamente los espacios agotades de estar educando constantemente a nuestros supuestos compañeros que, amparados en la comodidad de su rol, prefieren mirar hacia otro lado cuando se dan situaciones de conflicto o se proponen ciertos debates.
El resultado es que, mientras que en los ámbitos transfeministas existe una evolución y cuestionamiento constante (o al menos una intención), en los anarquistas no hay mucho verdaderamente trabajado más allá de consignas vacías sobre que el patriarcado y la homofobia son muy malos. ¿Dónde se sitúan entonces los colectivos anarcofeministas?
Algunas posturas que han venido etiquetándose como “anarcofeminismo” también parten de un corporativismo con sus compañeros masculinos, y esto les aporta beneficios dentro de la situación de inferioridad social que poseen. Para poder mantenernos en los espacios de forma más o menos segura, tenemos que desarrollar un feminismo amable que no incomode demasiado a nuestros compañeros de lucha. Su discurso de que el patriarcado se ejerce en todas partes menos en los entornos anarquistas invisibiliza y excluye a quienes sí que lo han sufrido y/o lo sufren y les proporciona un acceso a ciertos recursos materiales y sociales (por ejemplo, que esos mismos agresores a los que apoyan les ofrezcan casa en caso de un desalojo, o les ayuden con un asunto represivo) que queda excluido para quienes denuncian públicamente la violencia patriarcal de los espacios anarquistas. De la misma manera, se resta valor y gravedad a algunas agresiones, amparándose en el estatus activista del agresor y su aportación a la comunidad anarquista. O, como dice el texto de Projecte X, existe una preocupación de que por culpa de expulsar a agresores de los espacios nos quedemos sin militantes en nuestros colectivos, que lleva incluso a proponer verter más atención en apoyar al agresor que a la persona agredida. Nos parece insultante que se ignore a todas las personas o colectivos violentados que se han tenido que ir de los espacios por culpa de estos agresores (y del silencio del entorno), de la misma manera que cabría preguntarse también qué tipo de espacios políticos queremos construir cuando se prioriza abiertamente la necesidad de mantener y proteger a ciertos elementos en detrimento del bienestar y la seguridad de otres más vulnerables[3].

La oposición a tratar las agresiones, legitimada últimamente por textos abiertamente antifeministas que han ido surgiendo en los últimos meses, es la última afirmación del dominio masculino que pretende prevalecer en los espacios anarquistas. Sin embargo, la realidad está ahí, hay incontables personas que han manifestado haber sufrido agresiones machistas, homofobia, lesbofobia y transfobia en espacios anarquistas, y otras tantas más que han recibido exclusión, retiradas de saludo e incluso han recibido agresiones físicas durísimas por sus posicionamientos a favor de personas que habían sufrido estas agresiones.
Conocemos casos muy graves en ciudades como Barcelona, Castellón, Madrid, Salamanca, Bilbao, Valencia, Alicante, Murcia, Sevilla, La Coruña, Zaragoza, Cádiz, Girona, Santa Cruz de Tenerife, Gijón, Palma de Mallorca… casos en los que incluso colectivos enteros han agredido físicamente a militantes feministas por el simple hecho de serlo, o por intentar apoyar a personas agredidas. En casi ningún caso ni el agresor ni sus amistades han intentado gestionar o reparar el daño ocasionado, manteniendo infinidad de heridas abiertas todavía por sanar. Los agresores, en la mayoría de los casos, han seguido teniendo el apoyo y la complicidad de buena parte del entorno libertario.
Y esto sólo se trata de la punta del iceberg, pues hay una cantidad gigantesca de agresiones y situaciones desagradables que nunca han sido denunciadas públicamente ni reparadas, ni parece que vayan a serlo dado el panorama de persecución contra quienes las denuncian que se está generando en el medio anarquista. Nos resulta alarmante que en el texto de Projecte X se hable de un estado de alarma o terror sexual, como si los hombres vivieran con miedo en nuestros espacios, cuando la realidad es más bien la contraria. De hecho, es el motivo por el cual la mayoría de textos feministas o sobre agresiones se publican de manera anónima o incluso ni se publiquen.
No es casualidad que este texto haya sido difundido y apoyado hasta la saciedad por multitud de anarquistas que ostentan todos los privilegios de género y orientación sexual, que no padecen las agresiones machistas salvo cuando alguien decide enfrentarse colectivamente a ellas. Lo han movido reconocidos agresores cuyos actos se conocen públicamente. No podemos parar de preguntarnos dónde han estado estos tipos cuando se han convocado jornadas o espacios de debate para reflexionar de forma colectiva sobre la gestión y prevención de violencias en nuestros espacios, salvo escasas excepciones. Personas agredidas han recibido el texto del Projecte X, teniendo que revivir las agresiones que han sufrido. Esto se les ha comunicado a sus autoras, pero hasta la actualidad no se han molestado en responder.
En resumen, vemos un retroceso notable frente a los pocos avances que se habían dado en los últimos años. Resulta alarmante volver a cuestionar algunas cosas tan básicas como la definición de agresión con la cantidad de material sobre el tema que muchas compañeras llevan décadas trabajando.

3-PROPUESTAS

Después de tantísimos textos criticando la gestión actual de las agresiones, parece mentira que echemos en falta alternativas o propuestas reales frente a cómo manejar estas violencias. Entendemos que esta crítica, si no viene acompañada de una propuesta, quiere decir que se pretende, consciente o inconscientemente, que todo siga igual. Proponer alternativas ayuda a abrir paso en este camino, por lo que lo consideramos de primera necesidad si queremos arrinconar el patriarcado en nuestros espacios lo máximo posible.
Las alternativas pueden ir relacionadas con la prevención, la gestión/reparación y la evaluación. Una muy básica que se nos ocurre es dejar un espacio en las asambleas para dedicarlo a saber cómo están nuestres compañeres en su cotidianidad (necesidades, miedos, posibles ansiedades…). No tiene por qué ser en todas las asambleas, sino en una de cada tantas, pero es un trabajo que se deja habitualmente de lado –sobre todo en espacios mixtos–.
Más allá de la etiqueta de ‘feminista’, los espacios libertarios deberían ser sitios que inviten realmente a la gente. En especial a esa gente que, por salirse de una norma, habitualmente no está a gusto. Del mismo modo que, aunque los espacios se autodenominen antirracistas ello no conlleva que la gente racializada se sienta invitada, con igual frecuencia muchas personas tenemos que lidiar con dinámicas machirulas y patriarcales que están extendidas por todos nuestros espacios. Se etiquete o no un colectivo como ‘feminista’, y sea eso real o no –lo cual no siempre podemos saber–, el feminismo trata de prácticas cotidianas que entendemos que deberían ser transversales en cada colectivo.
En cualquier caso, vemos vital integrar el transfeminismo de manera transversal en todos los colectivos y ver de qué manera se relaciona con la lucha específica que se esté llevando a cabo (mediante cuestionamiento de roles dentro del colectivo, prácticas, relación teórica entre las diferentes opresiones…). Esto podría abarcar debates sobre gestión de agresiones en los colectivos y propuestas específicas de cada uno. O, en algunos casos, asistencia y apoyo de los colectivos mixtos a los colectivos que ya estén trabajando el tema, pedir material en el caso de que estén dispuestas a darlo, generar estrategias por parte de los colectivos (se centren o no en temas feministas) sobre gestión de agresiones…
Frente a las lamentables situaciones en las que personas agredidas o cercanas han tenido que dejar la militancia, proponemos crear redes alternativas y que refuercen sus vínculos con otras personas, en el caso en el que sus espacios de referencia estén reaccionando negativamente ante un caso de agresiones. Entendemos que dejar el activismo no es una opción sana para muchas personas, y menos a raíz de una situación de este tipo. Esperamos poder ser capaces de cambiar de colectivos o asambleas en caso de ser preciso, o de permanecer en estos mismos entornos teniendo presente que pueden darse agresiones de cualquier tipo. Para llevar esto a cabo, es preferible tejer redes con activistas transfeministas individual o colectivamente, procurando no tener una militancia y un entorno político compuesto al 95 % por tipos cis heterosexuales. Esto evitaría que muchas chavalas agredidas se queden sin entorno ni posibilidad de visibilizar nada cuando todo su contexto social las margina por haber decidido afrontar de alguna forma las agresiones recibidas.
Se tiende a deslegitimar la opción del veto, concibiéndola como un castigo, equiparándola a dinámicas institucionales y represivas[4]. Entendemos este rechazo al veto por ser una de las dinámicas que más daño ha hecho a agresores y cómplices, más que por un hipotético parecido con tribunales o medidas policiales. Esto no significa que en los últimos años no hayamos estado cuestionando y debatiendo sobre las herramientas que hemos desarrollado para responder a las agresiones. El veto en algunos casos es un medio, no un fin, y ha surgido la necesidad de tener unas respuestas más complejas y articuladas para responder a cada violencia con la intensidad adecuada. Sin embargo, vivimos en un mundo donde los hombres privilegiados no tienen necesidad de vetar a nadie, ya que las personas a las que agreden se terminan teniendo que ir de los espacios cuando nadie les apoya y sólo reciben malas miradas. Esto, en cambio, no recibe críticas por parte de quienes, con el objetivo de deslegitimar prácticas feministas, se autoproclaman “anti-vetos”. El veto lo efectúa gente que no está en esta situación de privilegio, y que necesita de él para poder permanecer en los lugares, además de para poder reparar el daño causado. Debatir sobre estas herramientas es importante, y somos conscientes del interés que ha desatado este texto, exactamente porque propone este debate, pero en nuestra opinión estas conversaciones tendrían que proponerse en “espacios seguros”, no mixtos, y con el fin de crecer como feministas y anti-autoritarias. La difusión de este comunicado en la red, sin haber buscado un debate interno en lo espacios feministas, simplemente ha dado una herramienta “políticamente correcta” a todas aquellas personas que no tienen ninguna intención de trabajarse sus privilegios, arrebatando a las feministas una de las pocas herramientas que teníamos para protegernos de tales actitudes.
Para nosotres el veto tiene que ver con la REPARACIÓN. Consideramos reparación como aquello que ayuda a las personas agredidas a superar las violencias vividas y recuperar la confianza en lo colectivo. El veto no es siempre único en todos los casos, ni se debería aplicar de la misma manera. Habría que fijar mediante una mediación el tiempo de veto, los espacios en los que se aplica y la información a las asambleas de esos espacios para que ayuden a que se respete. A su vez, sería positivo que el grupo encargado de acompañar al agresor fuera transparente respecto a los procesos que se estén dando. Esto no es para aumentar el escarnio contra esta persona ni para generar situaciones de rivalidad. Sino que, dado que es esta persona quien ha generado la incomodidad, ella y sus acompañantes deben hacerse cargo de que esta situación no se va a volver a dar informando a la comunidad sobre si está siendo efectiva esta voluntad de reparación. Porque, a pesar de que el texto del Projecte X denosta cualquier proceso de acompañamiento a los agresores, creemos que no existe la posibilidad de que volvamos a querer compartir espacio con estas personas si no es bajo ciertas premisas adecuadas a las necesidades de las personas agredidas y sus acompañantes. Para conseguir herramientas y desarrollar casos prácticos, recomendamos con énfasis el fanzine Responsabilizándonos: Rompiendo el Bloqueo a tratar las Agresiones Sexuales y el Maltrato en los Entornos Anarquistas
Ante las personas que se nieguen a ser acompañadas, que reaccionan desmesuradamente mal cuando se les señalan sus comportamientos, y/o que hayan llevado a cabo unas agresiones que implican unas violencias lo suficientemente no tolerables como para poder ser reparadas a corto-medio plazo, no vemos otra solución que el veto permanente. Esto se debe a que no vemos que podamos confiar en esta persona a la hora de compartir espacios, militancias y acciones con ella, puesto que nada garantiza que no vuelva a agredir. Frente a estas situaciones, consideramos que debería haber un POSICIONAMIENTO ABIERTO de los espacios/colectivos/encuentros frente a agresiones no resueltas, expulsando al agresor del mismo. En muchos casos callar también es posicionarse. Esto nos devuelve al punto anterior: así se consigue, entre otras cosas, que nuestros espacios inviten a mujeres y personas transmaribibollo a habitarlos.
Para finalizar, proponemos iniciar algún tipo de espacio de debate entre (trans)feministas anarquistas para poder compartir información, recursos, ponernos al corriente de un proceso concreto de agresiones machistas que sea preciso conocer, saber qué lugares son ‘afines’ y cuáles no, conseguir gente dispuesta a mediar o a realizar acompañamientos, poner en contacto a personas de una misma ciudad que estén aisladas y necesiten ayuda para gestionar uno de estos temas, etc. Nuestro blog puede utilizarse para estos fines en el futuro próximo si vemos que esta propuesta tiene acogida. Por el momento, alentamos a abordar cada agresión patriarcal que ocurra en nuestros entornos desde una postura conscientemente feminista y siempre con perspectiva en base a los privilegios y vulnerabilidades que ocupa cada una de las partes. Entendemos la dificultad que esta labor entraña, por lo que en nuestro blog dejamos una recopilación de textos sobre agresiones y violencias machistas que han ido redactándose en los últimos años que consideramos útiles.

Por último, queremos acabar con unas palabras de cercanía para con las personas que han recibido violencia patriarcal de cualquier tipo dentro de los espacios anarquistas. Queremos que con este texto sepáis que toda esta ola de machismo y misoginia que venimos padeciendo encuentra algún mínimo de respuesta y no son generalizadas entre quienes pertenecen o han pertenecido a los espacios anarquistas. Estéis donde estéis estamos con vosotres, os creemos y no tenemos ninguna intención de cuestionar vuestras vivencias. Os apoyamos frente a toda la violencia y todos los cuestionamientos que estáis sufriendo en este momento. Y esperamos seguir juntes encontrándonos ahí, compartiendo redes, espacios y complicidades por mucho tiempo.

Abril de 2019.
http://nosencontraremos.noblogs.org
nosencontraremos[arroba]riseup.net

[1] Entre otros ejemplos, las innumerables reimpresiones del fanzine Cansadas de tanto neofeminismo y políticamente incorrectas, la reedición en folleto del texto De los sexos y sus diferencias, o el libro Feminicidio o auto-construcción de la mujer. Recientemente, al hilo de las polémicas que están surgiendo ahora en Barcelona, nos encontrado en esta misma línea con A terra els nostres murs y Compilado de textos contra el feminismo y por la anarquia.

[2] Hemos tenido un fuerte debate sobre si incluir o no esta nota al pie, ya que tememos las consecuencias que puede acarrearnos. En agosto de 2018 asistimos a la triste noticia del suicidio de un compañero en Barcelona. Desde entonces hasta ahora se han publicado diversos textos en esta ciudad que relacionan directamente su suicidio con la práctica del “veto” utilizada por les feministas, ya que esta persona había cometido varias agresiones machistas. Ponemos como ejemplo el texto de Projecte X, o el texto anterior publicado en el blog del Ateneu Llibertari de Gràcia.
Así que desde hace un tiempo nos encontramos con personas que ya tenían unas ideas contrarias al feminismo, o que tenían compañeros acusados como agresores sexuales, o que eran ellos mismos los acusados de machistas, que han instrumentalizado premeditadamente su suicidio y las posiciones del sector anterior para sus propios fines políticos, en ocasiones sin apenas conocer al fallecido.
Nos gustaría que se dejara de utilizar el nombre de este compañero como un mantra con el que justificar posiciones misóginas y antifeministas, ya que, ni él puede dar su opinión al respecto, ni creemos que se pueda utilizar el suicidio de una persona para justificar comportamientos y declaraciones machistas.

[3] No queremos entrar a valorar las inquietudes personales y políticas de cada una a la hora de haber decidido hacer públicas estas reflexiones, ni nos gustaría entrar en un enfrentamiento entre mujeres y otras identidades feminizadas, tal y como el patriarcado nos enseña que debemos hacer. Pero sí nos gustaría rescatar el concepto de Tiotomismo, que emplean las comunidades afrodescendientes de EEUU desde hace décadas para describir a las personas negras que optan a determinadas cotas de beneficios dentro del sistema a cambio de llevar a cabo políticas y acciones que perjudican al resto de personas con las que comparten opresión. Extrapolado a este contexto, estamos ante un caso de tiotomismo, ya que a cambio del perjuicio estructural que las autoras del texto del Projecte X han infligido contra todas las mujeres y personas transmaribollo que moramos por los espacios anarquistas, en especial contra quienes hemos visibilizado actitudes y agresiones machistas, probablemente han obtenido ciertos beneficios traducidos en aplausos por parte de los hombres cis heterosexuales que han proseguido acogiéndolas a su lado una vez publicado el texto.

[4] El texto del Projecte X coloca a personas que han recibido agresiones al nivel de policías, jueces y fiscales (elementos profundamente despreciados dentro de nuestros entornos), dándole la vuelta a la situación para mostrar a los opresores como oprimidos y a las supervivientes como verdugos. Algo que se ha empleado con asiduidad a lo largo de la historia contra las personas homosexuales y las mujeres que se han salido de la norma con el objetivo habitual de enmascarar sus opresiones vividas y exculpar a quienes las perpetúan. Y es, además, el fácil recurso con el que nos topamos habitualmente cuando hay un conflicto entre anarquistas: cualquiera puede recibir la acusación de perpetuar el sistema jurídico estatal simplemente tomando una postura. En este caso, se equipara a personas que han denunciado agresiones ante el descrédito y el miedo al ostracismo de buena parte de su entorno con instituciones que desde tiempos inmemoriales nos acosan, encarcelan, atacan y asesinan por cometer adulterios, abortos, tener relaciones sexoafectivas con personas de nuestro mismo sexo, transitar de género o defendernos de una agresión sexual y/o física motivada por alguna de estas razones o por ser simplemente un cuerpo feminizado. Para ello se instrumentalizan los discursos antipunitivistas, más enfocados en dar alternativas feministas al encierro penitenciario que a favorecer la impunidad de los agresores, con el fin de desacreditar e invalidar las posturas y vivencias de las personas agredidas. Esto nos recuerda a la clásica paradoja del término feminazi, con el que personas de derechas han tratado de situar a mujeres oprimidas en el lado opresor (fascista, ni más ni menos) simplemente por realizar una serie de demandas básicas.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
01 mai 2019
Por lo menos podreis estar contentas por curraros un "buen panfleto de excusas" por vuestras agresiones y difamaciones... Es ridículo entrar en debate con personas fanáticas que pretenden buscar "el enemigo" entre sus compañerxs. "Prevenir" agresiones es limitar/destruir nuestra libertad! Etiquetadxs de "heterxs", "cis" "potenciales violadores" etc. por haber nacido y vivir con un pene, ésto es la lógica racista/sexista del sistema que estais defendiendo! Igual o peor que los inquisidores católicos vuestra "caza de brujos" (por el veto) dentro de los circulos anarquicos. Espacios "seguros" para las jefas de vuestra ideología victimista e autoritaria? No gracias! Vuestras ansias de poder no caben en nuestros espacios ni en ningún concepto antiautoritario-libertario-anarquista!
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
01 mai 2019
Buenas nosencontraremosahi:

El termino "feminazis" se aplica, acertadamente, a las feministas burguesas y de clases medias, sobre todo si ademas son imperialistas, que rse encuentran en campañas de persecucion contra el proletariado masculino con el fin de debilitar a toda la clase. Es un concepto correcto y acertado cuando se emplea para denunciar a este tipo de opresoras y este tipo de opresion, aunque disgusta a la socialdemocracia pues dificulta la expansion de su politica de las identidades cuando es bien empleado. Sirve tambien para rechazar el separatismo de sexo-generos y a quienes lo impulsan pretendiendo crear un nacionalismo de identidad sexual e incluso erotica fundamentalmente para desaŕoĺlar estructuras burocraticas y politicas extractivas, a traves de la plusvalia tributaria y el capitalismo de estado, sobre y contra el proletariado.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
02 mai 2019
¿Hay un espacio libertario que NO esta completamente infiltrado ya por les acólites narcisistes de vuestra mierda de ideologia socialdemocrata y academicista pintada de negro?
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
02 mai 2019
Sois unxs demagogxs de pacotilla. Vuestro panfleto no tiene nada de antiautoritario, más bien lo contrario. Os quejáis de antifeminismo cuando promoveis el antianarquismo más bestia de todos. No aceptais críticas ni de dentro ni de fuera mientras vomitais aquí y allí, por la espalda, un discurso reaccionario y sexista...ser un poco humildes para variar, bajar del burro y reconocer errores, que también los tendréis. O si no iros a la mierda si tanta grima os da lo ácrata, ya que aquí se viene a currar y a currarse unx, sin que nadie tenga que venir cagadx y meadx de casa ( y el que sí que ayude a otrx), en vez de sacar la cabeza por encima de lxs demás.
Sinvergüenzxs, mentirosxs.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
02 mai 2019
gracias por el texto compas!
Ni caso a.los.comentarios de mierda de arriba
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
02 mai 2019
mil gracies per aquest text. pel k veig aki dalt hi ha massa maxirulo o complices dells k se senten atacades, reaccionaris de merda....els temps avancen i nosaltres ens empoderem
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
02 mai 2019
Discrepamos desde la primera frase los espacios libertarios han sido seguros para vosotrxs, por demasiado tiempo... Y ya se os esta acabando la impunidad para ejercer vuestro estalinismo, sin rendir cuentas ni hacer ninguna autocritica. La ¨huida hacia adelante¨, tampoco cuela. Fuera ya politiquillxs de pacotilla de los CSO´s, que no sois bienvenidxs, hembrirulxs... un juicio para el/la juez/a. Crea guerra de sexos, y olvidaran la guerra de clases!. Eso si que os asusta no?. PD: cada quien decide como pensar: crisis es la vuestra gestionadla como podais viva la anarkia.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
03 mai 2019
En nota de pie 2, escribís que Vaso cometió VARIAS agresiones cuando fue una.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
03 mai 2019
Asumir que estar en contra de cúpulas y autodenominadas vanguardia revolucionarias feministas no es apoyar el machismo ni a lxs agresores. Vuestra demagogia es muy cutre. Haced un curso exprés de politicxs.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
03 mai 2019
https://contratodaautoridad.wordpress.com/2015/09/20/en-lucha-contra-el-/
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
03 mai 2019
Creo que lxs autorxs de este texto deberian leer con más profundidad a los textos que ellxs mismxs tienen en los enlaces de "recursos", como el siguente de https://distribuidorapeligrosidadsocial.files.wordpress.com/2011/11/espa (pp. 10-12):

"De verdad quiero enfatizar algo: no existen los espacios seguros bajo el patriarcado o el capitalismo a la luz de toda la dominación sexista
heteronormativa, racista, clasista, etc. bajo la cual vivimos. Cuanto más intentemos y pretendamos que la seguridad pueda existir a nivel comunitario, más decepcionadxs y traicionadxs se sentirán nuestrxs amigxs y amantxs cuando experimenten violencia y no reciban apoyo. Hasta
ahora hemos estado hablando sobre muy buenas estrategias de juego, pero esto no se está traduciendo en resultados.
Hay muchos problemas en el modelo actual: las muy distintas experiencias de asalto sexual y relación abusiva se ponen en el mismo saco.
Los procesos de responsabilización apoyan la triangulación 1 en lugar de la comunicación directa, y porque no se provoque el conflicto, la comunicación más honesta es evitada. ¡La confrontación directa es buena!
Evitarla no permite nuevos entendimientos, liberar la catarsis, o la eventualidad del perdón que el intercambio de cara a cara puede producir.
Hemos creado un modelo donde todas las partes están simplemente llevadas a negociar cómo evitar verse o cómo compartir espacios.
Algunas demandas/promesas imposibles vienen impuestas y en nombre de la confidencialidad, vienen dibujadas en la arena las líneas en base a
generalidades. Tienes que cargar con tu mierda, pero no puedes hablar en detalle sobre lo que te pasó y no os podéis hablar elx unx alx otrx.
El modelo actual crea más silencio: sólo pocas personas especializadas ofrecen información sobre lo que ha pasado, pero todo el mundo espera emitir un juicio. Hay poca transparencia en este proceso.
En el intento comprensible de no desencadenar o causar más dolor hablamos entre nosotrxs en círculos siempre más abstractos donde un
momento o una dinámica entre dos personas se cristalizan sin poder cambiar o progresar. Lxs “perpetradorxs” se vuelven en la suma total
de sus peores momentos. Lxs “supervivientes” elaboran una identidad alrededor de la experiencia violenta que a menudo les tiene atascadxs en
este un momento emocional. La comunicación cuidadosa y no-violenta de la responsabilidad no deja curarse. He visto como este proceso ha
dividido a un montón de movimientos, pero nunca lo he visto ayudar a las personas a sentirse suportadas, a retomar el poder o a sentirse nueva-
mente segurx."

Tambien hay que preguntar: ¿Que pasa con el dibujo con tacón en la mano como si fuera un simbolo de lucha? ¿No deberia estar roto como las cadenas? ¿O sois apoyadorxs de género?
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
03 mai 2019
A terra els nostres murs    
per Basurerxs
Correu-e: basurerxs ARROBA riseup.net     28 mar 2019
Instrumentalització del feminisme, cultura del postureig i pràctiques autoritàries dins el moviment llibertari de Barcelona.
Alguns col·lectius i individualitats llibertàries de la Vila de Gràcia ens hem vist obligades a organitzar la resposta a diversos conflictes i violències que patim des de fa anys en els nostres entorns, que ens han portat al límit, i sobre les quals hem estat interpel·lades des d’una falta de profunditat preocupant a l’hora d’abordar qüestions relacionades amb les agressions masclistes.

Lamentem profundament el fet que avui en dia es repeteixen actituds i agressions masclistes de diverses intensitats per part d’homes en els entorns anarquistes, i tornem a assenyalar, com tants cops s’ha fet abans, que no importa el color polític o l’etiqueta que els agressors s’autoassignin.

Són moltes les companyes que han treballat abans aquestes problemàtiques tan greus. No obstant això, l’objectiu d’aquest document és denunciar com actuen les relacions de poder durant les gestions o l’absència de gestions que els col·lectius emprenen per combatre les violències masclistes als cercles militants.

Els darrers temps hem viscut atacs, difamacions, rumorologies, persecucions, marginació, ostracisme i altres formes de maltractament, que han provocat problemes de salut mental a diverses companyes. Un entramat de violències falsament legitimades a través de judicis públics, aleatoris i arbitraris, en què es dicten sentències condemnatòries, punitives i destructives, amb uns costos polítics i emocionals irreparables.

Hem viscut vetos, personals i grupals, en espais dels nostres barris, tant d’oci com d’organització política. Vetos aplicats de forma pública, amb tota la càrrega estigmatitzadora innecessària que això comporta. Fins i tot hem arribat a veure com intentaven vetar companyes militants llibertàries del bloc no-mixt d’una manifestació feminista.

Hem viscut l’execució de vetos per correu electrònic i per Twitter. Se’ns notificaven per sorpresa, sense que ningú se’n responsabilitzés i sense absolutament cap gestió prèvia ni posterior. Les executores al·legaven motius sobre fets materials que hem corroborat que mai han succeït i que ni elles mateixes s’havien preocupat de conèixer. Hem viscut com algunes assemblees, abans afins, decidien trencar relacions amb nosaltres.

Hem vist exposat en comunicats públics el nom de companyes a les quals ni tan sols s’acusava d’agressió, així com el nom dels col·lectius on algunes militàvem, sense tenir en compte el risc repressiu que això suposa. Hem vist com se’ns amenaçava de ser difamades per xarxes amb afirmacions que la mateixa autora ens reconeixia que eren falses si no satisfèiem les seves exigències.

Hem assistit a assemblees on no hem tingut l’oportunitat d’expressar-nos, mentre suportàvem burles i menyspreus. Hem rebut agressions verbals públiques d’homes, que se sentien amb la fastigosa legitimitat d’exhibir-les sense saber res del que passava, pel simple fet de posar-se el “pin feminista” i guanyar acceptació social.

Malgrat tot el que hem exposat, durant més de dos anys hem mantingut la voluntat de gestionar col·lectivament el conflicte. Hem fet diversos intents d’aproximació, i tots han sigut rebutjats des de la prepotència. Hem participat en assemblees de mediació amb alguns col·lectius llibertaris del barri, en què l’altra part decidia entrar o sortir del procés supervisat sempre que li convenia, sense cap mena de voluntat de progrés, per després boicotejar la gestió intimidant-nos en trobades fortuïtes al carrer o en espais militants.

Creiem que tot aquest seguit de violències no es dónen com una suma de casualitats aïllades, sinó que responen a un sistema de la por construït sobre una cultura del postureig, que pretenem exposar en aquest document.

No volem ni podem mantenir-nos impassibles

L’origen del conflicte es remunta a fa més de tres anys, i es dóna a partir d’unes acusacions relatives a la gestió de les violències masclistes exercides per un militant de l’Assemblea Llibertària l’Oca de Gràcia, que arran dels fets va ser expulsat del col·lectiu.

No és el nostre propòsit recollir aquí tots els esdeveniments que hem viscut des d’aleshores, sinó que volem oferir el testimoni d’una sèrie de violències derivades d’aquest primer conflicte, manipulat i sobredimensionat per la rumorologia generada, que actualment encara s’exerceixen sense cap mirament, fins i tot sobre persones absolutament alienes a les acusacions inicials.

Al final del text, però, facilitem la nostra adreça de correu per tal de poder parlar obertament, sobre les acusacions originals amb els col·lectius que expressin interès en fer-ho.

Avui en dia ens trobem totalment sobrepassades i en una situació límit. Hem arribat a un punt en què hem pres la determinació de no acatar més vetos sense gestió prèvia. És a partir de la nostra desobediència, quan ha començat una guerra oberta contra nosaltres, atiada per una cúpula de poder que fins ara actuava amb impunitat dins els moviments socials.

Per tal de contextualitzar les nostres raons, volem explicar els darrers episodis del conflicte com a exemples (tot i que n’hi ha més) d’una persecució interminable, feixuga i angoixant.

Els fets del 16 de març

El dissabte 16 de març assistim a un acte en una casa okupada del barri de Gràcia dues dones: una militant de l’Assemblea Llibertària l’Oca de Gràcia i una individualitat afí. Al cap de pocs minuts de ser-hi, intentem accedir al pati, però un grup d’unes cinc dones s’interposen per impedir-nos l’entrada. Ens expressen que una d’elles –a la qual ens referirem com a β per motius de seguretat, així com evitarem nomenar la seva Assemblea, per respecte a aquesta– se sent incòmode amb la nostra presència, i ens conviden a marxar. Preguntem els motius i β ens respon que ens veta perquè una de nosaltres forma part de l’Oca de Gràcia i l’altra ha compartit el comunicat de Projecte X al seu perfil de Facebook personal.

No és la primera vegada que, amb pretextos i justificacions similars, ens veta dels espais que li sembla, i exerceix descaradament el seu rol de poder sobre altres companyes. Coneixedores i víctimes directes de les pràctiques d’aquesta persona, ens neguem a acatar el veto per improcedent, per vertical i per absurd.

Davant la nostra negativa a marxar, es desencadena una escalada de tensió, en la qual rebem, per part de nombroses assistents a l’acte, una pluja de vexacions i insults de la talla de “putes” i “alienades”, i amenaces com la gravació i difusió per xarxes de les nostres cares. Tot plegat, sense cap voluntat d’entesa.

Davant la inversemblança i l’agressivitat dels atacs, obertament misògins, arriben més companyes. A partir d’aleshores, el linxament deixa de dirigir-se cap a les dues dones i es volca contra un company. Cal aclarir que β no està en primera línia del conflicte, sinó que se situa darrere d’unes vint persones, que ens arraconen contra una cantonada de la sala. Esclata llavors un intercanvi d’insults i improperis sobre el qual assumim la nostra part de responsabilitat. De ninguna manera son justificables les acusacions que formulem al moment, i en cap cas cap de nosaltres amenacem d’agredir físicament a ningú. Algunes de les acompanyants de β, d’altra banda, intenten colpejar el company. Res justifica la violència de l’atac rebut.

A cada intent fracassat d’establir diàleg es confirmava que la majoria de les qui ens assenyalaven desconeixien els conflictes previs. Quan demanàvem de què ens acusaven, o no sabien respondre o ens llençaven acusacions difamatòries, les quals s’autodesmentien entre elles mateixes. El relat era inconnex, incoherent i tergiversat. Cap de les presents podia justificar el veto que se’ns aplicava. A continuació, vam fer saber que marxaríem si també ho feien les promotores de la disputa. En aquest punt, les organitzadores van decidir suspendre l’esdeveniment i fer efectiu el veto i dos homes ens van fan fora a empentes mentre la majoria de les presents corejava “¡FUERA, FUERA!”. β i el seu grup es van quedar dins de l’espai instigant l’escarni.

Finalment, com a còmput global, dotze persones, sis d’elles dones, són vetades i agredides verbalment i física, dues d’elles pateixen atacs d’ansietat, la totalitat de les presents són visiblement violentades i l’acte és clausurat. Tot en nom de la comoditat d’una persona.

Volem expressar que lamentem el desenvolupament dels fets i l’impacte que va ocasionar el conflicte sobre un acte en el qual també ens sentíem interpel·lades.

L’assemblea del 21 de març

El dijous següent hi havia programada una assemblea per parlar d’un altre veto precedent. El mes passat, la coordinadora de l’1 de maig llibertari deixa de convidar l’Oca de Gràcia arran de la incomoditat que β té amb el col·lectiu. Aquesta acusa tres companyes d’acorralar-la i intimidar-la; per forçar el posicionament de la resta de membres de l’espai.

Posteriorment, l’assemblea de β convoca una reunió, que planteja com a espai de “diàleg i cures” i crida a la participació dels col·lectius implicats. Finalment, se celebra el dia 21 en un espai alliberat de Gràcia.

Sense que l’altra part hagi concretat els temes a parlar i després que ens confirmi el lloc de trobada a última hora, ens presentem a l’espai acordat. Al cap d’una hora d’espera, arriba β acompanyada, per sorpresa nostra, de més col·lectius i individualitats de les formalment convidades, en una clara demostració de força.

Presentem una proposta d’ordre del dia que havíem preparat com si es tractés d’una assemblea de resolució de conflictes. Proposem una moderació de col·lectius externs als conflictes, que intentin garantir la imparcialitat més gran possible en el transcurs de la trobada i en la recopilació de les reflexions que se’n recullin.

Llavors β pren la paraula i diu que abans dels fets del 16 de març tenia intenció de parlar, però que ara ha decidit redefinir la reunió com a una “assemblea informativa” unidireccional, que té com a finalitat que ella ens comuniqui que “voy a seguir pidiendo el veto allá donde os encuentre”.

Pretén obligar-nos a acatar tots els futurs vetos que demani, amb l’opció de donar credibilitat a les seves mentides com a única possibilitat de “redimir-nos”.

15 minuts d’”assemblea” en total, durant els quals en cap moment se’ns reconeix com a interlocutores ni se’ns concedeix dret a la rèplica. β dóna per acabada la reunió amb un sentenciador “pudríos en vuestro barrio”, mentre ella i la gent que havia portat s’aixequen i marxen.

Les militants i afinitats de l’Oca de Gràcia continuem l’assemblea amb els col·lectius i individualitats que hi estaven inicialment convidades. Descobrim aleshores que la reunió no era tancada com pensàvem, sinó que β i el seu entorn havien fet una crida per whatsapp a tots els seus cercles, acompanyada d’un nou text difamatori en què es victimitzaven i en el qual figuraven noms de companyes.

Observacions a propòsit de l’assemblea del 21 de març

En primer lloc, assenyalem que se’ns va convocar a l’assemblea sota falsos pretextos: el que havia de ser un espai tancat de “diàleg i cures” – en les seves paraules – no era ni una cosa, ni l’altra. Vam acudir enganyades, perquè les convocants consideraven que havíem de presenciar obligadament els seus enunciats despòtics.

L’Oca de Gràcia, que també comptava amb l’acompanyament d’algunes individualitats afectades concretes que a priori no estaven convidades, havia informat pertinentment d’això a la resta de col·lectius assistents. Que la convocatòria de l’assemblea fos oberta exclusivament a l’entorn de β, per així assegurar-se una participació favorable, és una nova demostració de poder, i una altra farsa en la construcció d’aquesta emboscada.

El fet que fessin esperar una hora de rellotge a totes les presents, per després arribar, asseure’s i començar a difamar i amenaçar i, al cap de quinze minuts, negant qualsevol rèplica, aixecar-se i marxar, torna a expressar el tarannà autoritari d’aquesta persona i el seu grup.

Un dels arguments que etziben per convèncer als seus entorns és que nosaltres portem “el discurs de les denúncies falses”. Però això és una altra difamació. No saben quin discurs portem perquè mai no l’han volgut escoltar i cap de les vegades que hem intentat parlar no han estat disposades a gestionar res.

Durant l’assemblea ens diuen que hem comès diverses agressions, i que per part seva hi han hagut tres intents de dialogar. Aquestes “invitacions al diàleg” són missatges de mòbil en què una companya de β insulta i amenaça una companya nostra. Intimidacions que s’han repetit efectivament tres vegades, malgrat que l’única resposta de la nostra companya, des del primer missatge, va ser tallar de soca-rel i demanar-li expressament a aquesta persona que no tornés a increpar-la. Davant la nostra estupefacció, la mateixa autora dels assetjaments va referir-se a aquests a l’assemblea com a “intents de diàleg”, en un enèsim exercici de victimització.

També van acusar una altra companya de “gesticulacions” per justificar el fet d’haver-la vetat de diversos espais i voler seguir-ho fent: “te pedí que no me indiques, no me grites, no me gesticules”. Penalitzar de forma absolutament desmesurada una persona perquè no t’agrada com s’expressa és una forma de tone policing, una tècnica de manipulació que busca silenciar els arguments que exposa una persona a partir en el to en què els verbalitza, obviant el contingut del missatge i negant tota càrrega emocional.

Les injustícies no es combaten demanant permís ni disculpes, però així i tot vam mantenir prou la compostura davant de gent que pretén fer-nos desaparèixer. Si gesticular en un moment d’impotència és motiu de veto, què no ho és? Això no és altra cosa que un abús intencionat d’aquesta eina i així ho denunciem.

Per altra banda, volem manifestar les contradiccions que β presenta en el seu relat. Afirma que abans dels esdeveniments del 16 de març sí que hi havia una voluntat real de diàleg per part seva, mentre que simultàniament demanava vetos allà on anéssim, i dinamitava d’aquesta manera qualsevol pont. Això ens fa pensar que, quan parla de voluntat de diàleg, el que vol expressar és la voluntat de donar-nos l’oportunitat de sotmetre’ns i rendir-li vassallatge.

Ara en canvi, en motiu dels fets del 16 de març, afirma que no té gens d’interès en escoltar-nos i ens amenaça de mobilitzar totes les seves afinitats per atacar-nos. Reafirma la seva actitud fatxenda quan utilitza expressions com “som moltes més” o “no hem vingut totes perquè no hem fet la reunió a Sants”, i quan es presenta en una assemblea amb tota la seva colla com qui queda en un descampat per pegar-se. S’ha adonat que no acatarem, i va venir a deixar constància que el seu objectiu és la destrucció dels nostres col·lectius i el nostre entorn: la mort política i social de totes les nostres companyes. Però ens trobaran disposades a defensar les nostres vides.

DENUNCIEM

Les jerarquies i rols de poder existents entre individus i col·lectivitats en els entorns anarquistes.
L’existència de rols de poder d’algunes persones concretes en el si dels col·lectius és una realitat ben sabuda per totes, però contra la qual, malgrat que a vegades s’han alçat algunes veus, en comptades ocasions s’actua.

En aquests últims temps hem pogut escoltar algunes companyes que ens alerten sobre l’existència d’un entorn que opera informalment com l’avantguarda del feminisme de Barcelona. Aquesta cúpula fonamenta la seva autoritat en el capital social acumulat a força d’ostentar una posse militant i actituds i rols autoritaris en assemblees. Només qui domina certes habilitats “socials” i se sent com peix a l’aigua en un món de màscares, narcisisme i manipulació, és capaç d’acumular aquest poder, sustentat òbviament en el capacitisme.

La Cúpula es confereix la facultat de classificar els feminismes entre vàlids i no-vàlids. Dóna per suposat que hi ha un feminisme superior a la resta i que la paraula d’una dona val més que la d’una altra malgrat compartir la mateixa opressió. Des d’aquesta posició vertical, arrossega les companyes a participar en una cursa absurda per guanyar la seva aprovació, i evitar les conseqüents represàlies.

Hem rebut amenaces i suportat repetidament “matonismes” per part del mateix entorn de persones, que actua com ho fan els bullies al pati de l’escola, contra persones vulnerables o neuroatípiques i sense cap rastre de perspectiva interseccional. Organitzen assetjaments i escarnis a gran escala, en l’àmbit de barris i moviments sencers. Demonitzen companyes per xarxes, a les quals després es margina políticament i es nega la vida social a través dels vetos en espais polítics i d’oci. No tenen cap mena d’empatia ni escrúpols a l’hora d’infringir linxaments que generen conseqüències emocionals extremes.

Som moltes les individualitats i col·lectius que hem patit pràctiques persecutòries i repressives per part d’aquest cercle, totes exercides des del poder que els dóna un ús tergiversat de discursos molt presents dins els moviments socials. Denunciem l’ús i abús d’un sistema de càstig que apliquen amb la duresa exemplaritzant pròpia de les institucions de la justícia punitiva contra les quals ens rebel·lem.

Les persones de la Cúpula es valen d’eines col·lectives per a satisfer interessos personals i fan exigències perverses amb el desvergonyiment d’aquelles qui se senten posseïdores del poder per fer-ho. Cada demanda, més atrevida que l’anterior, és una demostració de força que busca corroborar la seva ridícula posició de superioritat moral i intel·lectual. Si l’exigència se satisfà, es reafirma el seu poder tant sobre les quals actua, com sobre la seva pròpia imatge.

Altres exemples clars d’autoritarismes perpetrats per aquest entorn de persones, dels quals som coneixedores de primera mà, a part dels exposats al principi d’aquest document, són:

Obligar els col·lectius assistents a una assemblea a posicionar-se sobre un cas sense ser coneixedores dels fets i exigint un temps límit per respondre, sota l’amenaça de vetar-los també.
Elaborar llistes negres de persones i col·lectius als quals vetar en futurs espais i accions.
Espiar el perfil de xarxes socials de companyes per organitzar persecucions ideològiques -com en el cas de la persona vetada per compartir un document de companyes llibertàries com Projecte X-.
Imposar tempos i resolucions a l’hora de gestionar conflictes que es dónen en espais on no participen.
“Convidar” a militants del seu propi col·lectiu a abandonar l’assemblea per haver-se atrevit a qüestionar la manera en què actua en relació a la gestió d’aquest conflicte
Comprovem que, com cada cop que no estem suficient alerta, s’interioritza l’estructura mental de l’Estat amb una naturalitat perillosíssima. Aquestes persones s’han autodesignat jutges i botxins dels conflictes aliens, forces armades dels espais d’organització política i d’oci i policies del pensament que persegueixen la dissidència. Reprodueixen amb implacable duresa unes intraviolències que ens martiritzen i ens arriben a perjudicar més del que ho fan les mateixes violències del sistema contra el qual lluitem.

L’ús abusiu de l’eina dels vetos i el despotisme de la “comoditat”.
El raonament que estableix un imperatiu col·lectiu de vetllar per la comoditat de les dones, lesbianes i trans en els nostres espais és ambigu perquè sovint no es pot donar resposta a la multiplicitat de necessitats en termes de comoditat de totes les persones. És una tasca impossible; la comoditat de cadascú ni es pot quantificar ni es pot jerarquitzar sense incórrer en contradiccions. Prova d’això són els fets de dissabte 16; sis dones, amb les seves pròpies nocions de comoditat, van ser expulsades físicament entre insults i càntics de burla per garantir la comoditat d’una sola.

Garantir la seguretat de les persones que participen en els nostres espais és una responsabilitat de totes; és però la comoditat (que no seguretat) una responsabilitat igualment col·lectiva? En cap cas creiem que el veto sigui la manera de resoldre el debat.

Es dóna una instrumentalització del discurs de les cures que degenera en l’establiment de jerarquies relacionals entre dones, lesbianes i trans, en les quals per preservar la integritat emocional d’algunes, cal trepitjar la d’altres. El monopoli de la comoditat és el nou monopoli de la violència?

Volem posar especial accent en la contradicció d’utilitzar els vetos contra dones que no han agredit ni suposen cap perill. El que s’ha concebut com una eina per a garantir espais segurs i lliures de violència masclista s’utilitza per perpetrar violència contra elles. Vetar dones que, lluny de representar cap amenaça, són companyes i víctimes de les mateixes violències patriarcals quotidianes, no té cap mena de sentit. És una incoherència grotesca.

En aquest cas, l’autoritarisme, al qual se suma la irresponsabilitat, condueix a una apropiació de la legítima autodefensa organitzada. La instrumentalització dels vetos va en detriment d’aquelles qui requereixen aquesta eina per garantir la seva pròpia seguretat.

Les difamacions, les acusacions i les mentides
La desinformació relativa als vetos és un mal generalitzat entre els col·lectius. El dissabte 16 vam corroborar-ho per enèsima vegada: totes les qui, en primer lloc, no ens van saber explicar a què es devia l’aplicació del veto, més endavant no només el farien efectiu, sinó que participarien activament del linxament públic que es va permetre.

Aquesta manera de procedir és representativa de com s’aborden alguns conflictes travessats per les opressions de gènere als nostres espais: opacitat, dogma i superficialitat.

També volem assenyalar com el boca a boca genera una rumorologia que tendeix a demonitzar les persones inicialment acusades i a esquitxar-ne de noves. Del “bulo” se’n fa condemna, de les acusacions se’n fa dogma; Es magnifiquen així les dimensions del conflicte, s’agreugen les acusacions i s’impossibilita qualsevol intent de gestió interna i, per tant, tota eventual resolució.

El nostre cas és especialment paradigmàtic d’aquest modus operandi: hem patit un judici públic, en el qual s’ha condemnat tan col·lectius com, en alguns casos, persones concretes, a l’aïllament polític i social. Un escarni interminable, que avui en dia encara patim, que fins i tot afecta persones absolutament alienes al conflicte inicial i que entenem com un càstig desmesurat i motivat per la voluntat de la Cúpula de destruir-nos, i demostrar així la seva autoritat.

La superioritat moral en els feminismes
S’ha instrumentalitzat el conflicte, se’ns ha fet carregar amb l’estigma de masclistes perquè aquelles qui posen els estigmes se sentin més i millors feministes. Han construït el seu feminisme en contraposició amb els nostres; han buscat en el nostre descrèdit la seva força. S’han erigit com la guàrdia del “bon feminisme”, el feminisme vàlid. Ens han menyspreat i silenciat des del primer moment, ens han negat l’autogestió dels nostres propis conflictes. Mai hi ha hagut un acostament a les dones que treballem en les acusacions. Cap mostra d’interès per conèixer en quin punt estava la gestió, quina feina havíem fet. Cap intent d’escoltar-nos abans de dictar sentència: invisibilització i paternalisme.

El qüestionament dels nostres feminismes ha estat present de manera implícita i explícita en el desenvolupament d’aquests tres anys de conflictes. Tanmateix, el dissabte 16, la Cúpula es va extralimitar en els seus habituals judicis: diverses companyes van ser víctimes de violències instigades per ella i perpetrades per les que van assumir, des de la ignorància dels fets, el paper de sequaços.

Insults de caràcter putofòbic, forcejaments, empentes i intents d’agressió física, per haver-nos atrevit a assistir a un espai on també hi era β. Penalitzar amb aquests nivells de violència la simple presència de dues companyes perquè l’entenien com un desafiament –en el seu marc mental binari del “o conmigo o contra mí”–, supera l’usual qüestionament i el tracte condescendent que sempre ens han dedicat. La Cúpula ens situa obertament en la línia enemiga, ni més ni menys que al costat dels agressors masclistes.

La complicitat i corresponsabilitat col·lectiva
El poder existeix en tant que el reconeixem. L’autoritat d’una cúpula reposa en l’obediència de qui aspira a formar-ne part i el silenci de la resta. Per por a ser estigmatitzades, les militants arriben a actuar contra els seus principis ètics i polítics. És així com funciona qualsevol estructura de terror. Qui actua des de la desinformació, corre el risc de convertir-se en executor d’injustícies i abusos. Qui acata ordres sense qüestionar-les, pot esdevenir còmplice dels crims més horribles. Assenyalem la corresponsabilitat de bona part de les persones i col·lectius propers que, conscients de què passa, se’n desentenen o perpetuen directament el domini, i agafen així -volem esperar que, de manera inconscient- el rol que la banalitat del mal els confereix.

Expressem la necessitat que les individualitats i els col·lectius antiautoritaris deixin d’aplicar la violència dels vetos per rentar-se les mans i s’impliquin en la gestió dels conflictes que els interpel·len. Cap veto és constructiu per se, per la qual cosa entenem que no pot ser un fi en si mateix, sinó un pedaç temporal, una eina en una situació de necessitat urgent en la qual no ha proliferat una gestió prèvia. Considerem un veto una presó temporal, i una solució autoritària no desitjada –que en el nostre cas, a més, es fa servir per aixafar la dissidència– que s’aplica com a últim recurs. En tots els casos, s’ha de treballar per evitar arribar-hi.

En altres termes, també volem responsabilitzar-nos d’aquestes paraules fent explícit que no volem que cap agressor que les llegeix instrumentalitzi aquest document i justifiqui els seus actes masclistes basant-se en algun dels arguments que hi apareixen.

Els suplicis públics i els mecanismes de terror
L’estratègia de fons que segueix la Cúpula no és ni més ni menys que la clàssica política del terror. Escullen un objectiu –una persona, un col·lectiu, un espai– i el destrueixen públicament. Però atacar-lo no és una finalitat en si, sinó simplement un mitjà: la motivació que els empeny a muntar els seus circs de l’odi no és castigar la persona o grup concrets, sinó instaurar la por a la resta. Que l’objectiu sigui culpable o no ni tan sols és rellevant, l’important és que ho sembli. Per això busquen víctimes prou visibles perquè tothom pugui contemplar el seu patiment, però alhora en una situació prou vulnerable perquè no puguin defensar-se.

A l’Edat Mitjana era freqüent la pràctica dels suplicis, que eren (o són) sessions de tortura i execució de condemnats celebrades a la plaça del poble, a la vista dels súbdits. Un missatge social que tenia diverses interpretacions. Suposadament, el concepte que transmetia era “no delinquiu o rebreu”; el paral·lelisme en el context del règim de la Cúpula seria la idea de “no agrediu o rebreu”, que podria semblar desitjable. En ambdós casos, però, la lectura real no té res a veure amb la voluntat de delinquir o d’agredir sinó amb una qüestió de poder, i la lliçó de fons és la mateixa: “qui s’atreveixi a desobeir el poder del rei -o la reina-, serà brutalment castigat”.

El públic dels suplicis medievals aplaudia l’espectacle del dolor aliè, com avui accepta i participa acríticament dels vetos entre càntics de “Fuera! Fuera!”. No es tractava ni es tracta de l’entusiasme de qui pensa “que bé que ens hem desfet d’aquest criminal/agressor”, sinó potser de la falsedat de qui sospira alleujat “quina sort que no m’ha tocat a mi”.

La deshumanització i el victimisme dels botxins
Per tal de justificar davant la galeria l’ús de pràctiques obertament cruels contra algú, en primer lloc cal desactivar l’empatia innata que sentim cap a la resta de persones. Això es fa deshumanitzant l’enemic. Així, l’eliminació violenta d’aquest queda legitimada perquè al cap i a la fi són rates, monstres, escarabats, il·legals, una plaga, etc. En el cas de la Cúpula, penjar-li a algú l’estigma d’”agressor” o “còmplice” és el mitjà perquè les consideracions ètiques cap a aquesta persona quedin en suspens. En podem veure exemples al text de resposta a un comunicat de l’Ateneu Llibertari de Gràcia que critica precisament la ferocitat dels mitjans en els moviments socials, en el qual les autores fan afirmacions com “el què els passi als homes respecte a les nostres decisions ens pot importar, o no” i deixen anar perles com “el veto no és el pitjor que us podem fer”.

Simultàniament, de sempre els botxins han tingut sempre la perversa habilitat de presentar-se com si les víctimes fossin ells. El victimisme és una arma de poder molt perillosa, que permet manipular i donar la volta als fets. Així, des de la Cúpula afirmen que “no toleraran cap més situació violenta cap a elles per part nostra”, quan les iniciadores de les violències reiterades contra nosaltres són elles, i s’alimenten d’arguments similars per justificar nous abusos, que també reconstruiran com “respostes a atacs rebuts”.

Sovint hem pogut observar com, per captar més l’atenció i obtenir poder, tergiversen les descripcions de moments perquè semblin més feridors cap a elles, i en alguns casos s’inventen des de zero fets materials que mai no han existit.

El victimisme és una arma de doble tall perquè no només és vil i degrada l’ètica de les persones, sinó que les situa en un autoengany que fan servir per desresponsabilitzar-se de tot. Un clar exemple d’això és quan la Cúpula exigeix que acceptem unes agressions si volem obrir un espai de diàleg, però en cap cas es plantegen què han d’assumir elles, des de la seva aura de perfecció i supèrbia. Afirmen que una agressió es dóna quan una persona se sent agredida, però no estan disposades a contemplar la responsabilitat que algú se senti agredida per elles.

Per una gestió llibertària dels conflictes de gènere i les agressions masclistes

Som plenament conscients que totes hem estat socialitzades en el mateix sistema heteropatriarcal. Totes hem tingut actituds masclistes. Seguim tenint coneguts, amics i familiars que en mostren. En ocasions totes hem sigut tant agredides com agressores, també en entorns no-heteronormatius. En conseqüència, si els vetos s’haguessin d’aplicar a totes les persones agressores, el moviment llibertari es quedaria sense individus, per tant, deixaria d’existir.

La crítica que hem volgut fer en aquest document no recau en una visió simplista de “vetos sí” o “vetos no”, sinó que pretén enfocar-se en com, quan, perquè i per part de qui es gestionen algunes agressions i en les conseqüències d’aquests processos, vistos des del prisma de la nostra pròpia experiència.

Nosaltres apostem per una gestió llibertària que, com a tal, no pot passar per una solució que impliqui construir presons socials i morals per tancar-hi persones. Tampoc creiem que hi hagi individus bons o dolents per se, sinó que totes som productes d’una educació patriarcal, i per tant, és la nostra responsabilitat treballar per esborrar l’empremta que aquesta ha deixat sobre nosaltres.

Coneixedores que encara no tenim les suficients eines per establir models llibertaris que permetin afrontar casos tan complexos, treballem per adquirir més sabers i així poder dur a terme uns processos de gestió més responsables. De la mateixa manera en què creiem en l’acció directa contra l’especulació i omplim de vida cases buides i boicotegem la maquinària que pretén enderrocar-les; també volem omplir-nos de feminisme i dotar-nos d’eines col·lectives que es dirigeixin a un objectiu pel qual valgui la pena lluitar. L’acció directa es basa en el coneixement d’allò que volem destruir, per construir de nou sobre la runa. I en això creiem i per això apostem.

Contra la vostra autoritat, la nostra insubmissió

Ens heu anorreat, humiliat i silenciat. Hem malgastat els darrers tres anys intentant fugir de les vostres presons. Heu paralitzat projectes polítics sencers i, amb les vostres persecucions, heu robat milers d’hores de les vides de desenes de militants, no només les que heu assenyalat, sinó les de tots els col·lectius que s’han vist involuntàriament immersos en els conflictes que heu creat. Heu trencat amistats. Ens heu pres la salut, l’alegria i la il·lusió.

Ens defensarem, des de la ràbia i el menyspreu al despotisme del postureig. Lluitarem fins al final per enderrocar els pilars del poder que construïu amb l’excusa d’atacar el patriarcat, executat a través de les vostres estructures policials i les persecucions ideològiques, judicials i punitives que heu organitzat. No permetrem que cultiveu el germen de cap pseudoestat “revolucionari” dins del moviment llibertari.

Hem aguantat els vostres somriures sarcàstics mentre ens causàveu dolor només pel plaer de tenir el domini; hem suportat les vostres repetides demostracions de poder, que ens han causat profunda indigestió, nàusees i rebuig.

Davant cada agressió, cada humiliació, cada difamació, ens trobareu dignes i fermes. Ens defensarem amb tota la força que la intolerància a la submissió ens dóna. Davant la covardia de qui confabula en contra nostra des de l’ombra, no retrocedirem.

Lluitem contra totes les expressions de masclisme, a la vegada que treballem per un feminisme llibertari i interseccional, que ens interpel·li i ens representi.

No permetrem cap ordre ni imposició, cap forma de subjugació de les nostres idees, ni cap discurs aniquilador de l’esperit crític.

Coneixedores que aquesta és una lluita de vida o mort social, serem trinxera. Combatrem tota noció de superioritat i tota praxi autoritària, perquè aquest és el sentit primer i últim de les nostres militàncies i de les nostres vides.

Contra tota autoritat, construïm alternatives llibertàries.

Vila Desgràcia, 28 de març del 2019

*Emplacem als individus i col·lectius a gestionar les peticions de posicionament amb les seves pròpies eines i criteris. Considerem que les xarxes no són el canal apropiat per tractar en profunditat les qüestions concretes sobre processos de gestió particulars, per això oferim la possibilitat de reunir-nos amb qui ho consideri oportú per abordar els casos pertinents.

Per a concretar espais de trobada, escriviu-nos al correu basurerxs ARROBA riseup.net
Mira també:
https://basurerxs.video.blog

This work is in the public domain
Comentaris
per Matutano     29 mar 2019
Qué difícil es la organización de masas. Es una pena que en todos los sitios haya fraticidio.

Necesitamos herramientas para gestionar esto de forma eficiente, y de hecho herramientas que impidan que estas situaciones se propicien.
per Grupo de apoyo internacional al colectivo antisexista y antiautoritario La Noia Negra     29 mar 2019
Un hilo conductor para nada invisible une desde hace más de tres años Can Kolmo y Can Rusk (las dos ocupaciones más antiguas de Girona, con espacio para actividades sociales) con La Cinétika y Carrer Gordi 1 en el barrio de Sant Andreu del Palomar de Barcelona (el primero ocupado sólo como centro social y el segundo un lugar con dos espacios diferenciados: vivienda y centro social, centro social que ha sido recientemente privatizado por algunos).
Es “el Mecanismo” que une estos lugares el que nos preocupa, además de los aberrantes hechos de los cuales hablaremos a continuación.
…el Mecanismo…
El hilo conductor, para nada invisible, sale del agujero del culo de la araña hace tres años: un compañero de Girona se convierte en el objetivo de algunas personas pertenecientes a una peña feminista de Barcelona, en conjunto estaban organizando el evento “Lucha por ser libre”.
El compañero en cuestión tiene la gran culpa de atreverse a cuestionar el modus operandi de estas feministas y del trato especial que recibían en las asambleas de organización de dicho evento.
Dijo públicamente que tenía la horrible sensación de que una fracción dentro del grupo que organizaba el evento participó con el objetivo de reventarlo, rompiendo la confianza existente en el grupo y recibiendo un trato especial. Estas compañeras no tuvieron el coraje de responderle directamente en la asamblea pero al día siguiente fueron a buscarlo a su casa sin preaviso
-el poder no admite disidencia-
Un año después algunos colectivos feministas de Barcelona presionan para vetar al mismo compañero de Can Kolmo. A través de listas de correos que no son públicas(1) (listas de correos en las cuales normalmente se organiza esta peña feminista específica) y mediante un comunicado interno, exigen que Can Kolmo se posicione y vete a dicho compañero tanto de la participación como de la entrada en el espacio. Lo acusan de “antifeminista y de gilipollas”(1), algunos leen el comunicado pero como no es público, por supuesto, no pueden obtener copia de este.
Las mismas personas que han organizado la maraña esperan confirmación ejecutiva desde Barcelona, todo lo que está sucediendo está claro y es común en las realidades antagonistas de media Europa, sólo faltan los nombres de estas mierdas!
Lo que más hace reír es que la presión de vetar a este compañero llega de Barcelona, a 100 km. de Can Kolmo que está en Girona.
-el Mecanismo es aberrante y asqueroso, el mismo que utiliza el poder-
El veto de Can Kolmo hacia este compañero se intenta justificar con el hecho de que él es el autor, bajo el seudónimo de Emma Goldman, del blog feminismo2030 en el cual él se declara como “anarquista, antiautoritario” y dice “apoyar el anarcofeminismo como el de Emma Goldman”. El blog en cuestión (en fase de creación y que sólo conocían unas pocas personas afines) ofrecía unos videos de mujeres hablando sobre distintas temáticas feministas (Christina Hoffsummers, Camile Plagia, Erin Pizzey, María Prado Esteban, Emma Goldman,…) con la intención de debatir a partir de estos videos.(2)
Esto era un problema para algunos, así que fue tachado de antifeminista y forzado a cerrar el blog -los poderes fuertes nunca se pueden cuestionar-
El veto finalmente se hace efectivo tras cuatro meses de asambleas en Can Kolmo, durante estos meses se paran todas las actividades del centro social y se impiden que otros las realicen.
-con qué objetivo? quizá como medio de presión para conseguir dicho veto?-
Este veto no llega sólo para este chico, se amplía a otras cuatro personas que no están dispuestas a aceptar la sentencia y a seguir las instrucciones que llegaban desde Barcelona. Y, por criticar el método utilizado para nada asambleario.
La dinámica fue la siguiente: como la asamblea de Can Kolmo no llegaba a una decisión unánime, parte de esta (el grupo de “los justos”) cambió las cerraduras del centro social y a continuación vetó públicamente desde la web del c.s.o.3 a estos cinco compañeros.
-queréis un consejo? nunca contradigáis a los superiores!-
Por si fuera poco este veto lo extienden (como dicen ellos)(4) a otra ocupación: Can Rusk, donde dos de estos vetados vivían y trabajaban el huerto.(5) Estos dos fueron amenazados a “atenerse a las consecuencias” si no se ivan de can Rusk: “..colectivamente hemos decidido que aquí no podéis vivir más.. ..tenéis un día para iros, mañana..”(6)
-ni los maderos dan tan poco tiempo de preaviso para un desalojo-
Aclaramos que Can Rusk se encuentra a 3-4 km. de Can Kolmo, lugar que este colectivo autoritario define en la web como suyo(4)
-directamente toman propiedad de un lugar ocupado físicamente por otras personas-.
Al día siguiente, como esta pareja no tenía intención de irse, para llevar a cabo su amenaza este colectivo hace una convocatoria por whatsapp delante de Can Rusk a la que acuden cuarenta personas. La respuesta es inmediata: anarquistas acostumbrados a la acción de otros cuatro espacios ocupados acuden a Girona donde Can Kolmo ha preparado un verdadero desalojo, acuden con la intención de impedirlo.
Prueban a desalojarlos también por el hecho de no ser muy simpáticos con el autodenominado propietario de Can Rusk, el cual no tenía la mínima intención de que se realizaran actividades como querían hacer los dos compañeros que vivían ahí a temporadas desde hacía tres años, en este momento llevaban diez meses y pensaban quedarse. Este autodenominado propietario quería seguir utilizando el c.s.o. (recordamos que Can Rusk contaba con dos espacios, uno para vivienda y otro para actividades sociales) como su residencia particular, teniéndolo cerrado para las actividades: un lugar ya listo, construido y usado con este fin en el pasado.
-alguien tiene una actitud muy poco okupa pero los amigos justos-
Debido al apoyo de los compañeros anarquistas llegados de fuera el desalojo no tubo lugar, y los cuarenta maderos se fueron a casa cubiertos de las duras críticas de las más de diez personas que daban soporte a los desalojados. Posteriormente este apoyo será declarado un acto violento.(7)
-que te desalojen cuarenta personas no es violento??-
Los dos compañeros casi desalojados se irán después de pocos días, demostrando así no querer responder con violencia, se fueron porque personas que no frecuentaba Can Rusk desde hacía más de dos años les hacían la vida imposible.
..el Mecanismo continúa…
Después del aviso transmitido por whatsapp de una supuesta compañera de Girona, el centro social autónomo feminista y anticapitalista La Cinétika de Barcelona (centro social que no quiere exponer la A dentro del círculo en el exterior del espacio, hasta ahora, por decisión asamblearia) publicó un comunicado en internet(7) en apoyo a Can Kolmo y en contra de quienes impidieron el desalojo de los compañeros de Can Rusk. El comunicado fue retirado de internet a los pocos días por parte de La Cinétika.
Cosa igualmente grave y que aparece en las comunicaciones internas de La Cinétika(8): una pareja de compañeros que participaban en las actividades del mismo centro social en Barcelona fueron convocados a la asamblea del Domingo 30 de Abril de 2017 por el hecho de haber defendido a dos amigos en el desalojo de Can Rusk (o como ellos lo llaman: Can Rust, claramente no saben de lo que hablan). Tiene toda la pinta de un juicio político, del cual no todos los participantes de la asamblea son conscientes, pero otros demuestran estar demasiado organizados.. No fue un juicio como les hubiera gustado a algunos, a la asamblea se presentaron muchos de los participantes de la resistencia en el suceso de Girona y cada uno llevó comunicados antiautoritarios y antisexistas de sus lugares ocupados o personales. Simultáneamente otras compañeras estaban a 50 Km de Barcelona, en el centro social La Bruna en Calella, fueron llamadas a la asamblea por el mismo motivo.
-que asco-
Son pocos los miembros de La Cinétika los que admitieron de manera convencida el error de haber publicado una noticia pasada por whatsapp de una amiga, -exactamente como los autónomos leninistas: por relaciones de fuerza están en lo cierto y nunca pedirán escusas- pero algunos estuvieron de acuerdo en retirar el comunicado de internet ya que no formaron parte de los hechos. Notar que como en Girona (en Can Kolmo) todo funciona en una red interior de la cual forman parte sólo “los justos, los que tienen la razón” y sus secuaces.
-exactamente como en los mejores autoritarismos-
En esta asamblea se usaron palabras pesadas, alguna feminista tomó el papel de madera y dijo: “la han identificado” (66’ 41’’)(9) y otros no sabían lo que estaba sucediendo. Parece que el verdadero motivo de esta asamblea era saber si los compañeros que participaron en la resistencia se declaraban o no feministas. Ninguno de estos que asistieron con los comunicados se declaró feminista, todos se definieron anarquistas, antiautoritarios y antisexistas.
-como con la iglesia católica y con los nazis hay que someterse a sus dogmas y a sus definiciones-
A este juicio mal salido le sigue otro, la asamblea del domingo siguiente, fue llamada a comparecer una compañera que por motivos laborables no pudo asistir a la anterior.
-de esta manera queda claro que nadie escapa del Mecanismo comprobado y del grupo que manda-
En esta segunda asamblea algunos asistentes y participantes del centro social criticaron a dos compañeras que afirmaron que “el fin justifica los medios”.
-demostración innegable de estalinismo-
Por qué nadie llamó a comparecer asambleariamente a la supuesta compañera que avisó vía whatsapp de que dos participantes de La Cinetika formaban parte de la resistencia en Can Rusk?
-se ve que hay personas intocables, superiores e incuestionables-
La pareja juzgada, como consecuencia, recogió sus herramientas que usaban en las actividades y no han vuelto a participar en las iniciativas y en las actividades deportivas, probablemente asqueados del todo.
..el Mecanismo se repite…
En una reocupación cercana a La Cinétika, Carrer Gordi 1 (conocida en las dos ocupaciones anteriores como La Gordíssima) en menos de un año de liberación del espacio vuelven a aparecer las mismas dinámicas mencionadas. Después de haber hecho habitable el espacio de la vivienda (recordamos que este lugar cuenta con un espacio para vivienda y otro para actividades sociales) parte de las personas que participaban del proyecto forman un efectivo grupo de élite (manada como algunos ignorantes lo reivindican abiertamente) con la intención de echar a una o dos personas acusadas de no tener la misma opinión que dicha élite. Siendo la acusación irrisoria añaden en los meses sucesivos las peores difamaciones y provocaciones.
Como argumento principal, utilizado cada vez más en el movimiento en Catalunya, alguien no se siente cómodo con la presencia de la persona que el grupo ha decidido echar y/o vetar, muchas veces la que no se siente cómoda es una compañera: como medio para intentar llamar la atención del grupo en defensa de la mujer y poner en marcha protocolos de abuso o violencia machista.
De la manera más cobarde, en Carrer Gordi 1, algunos participantes de esta élite actúan con el propósito de recibir respuestas violentas por parte de las personas a las que pretenden echar: recurriendo a intimidaciones (medias amenazas) y arruinando mediante sabotajes y difamaciones actividades preparadas y trabajos realizados.
Observamos que algunos componentes de este grupo son participantes activos del centro social Cinétika y que actúan con la misma metodología.
Citamos algunas de las acciones indignas realizadas por estos. Quitar carteles de la maTAZ (Temporary Anarchist Zone de Mataró realizada el 25 y 26 de Mayo del 2018 en Nabat, espacio ocupado para este evento que actualmente sigue liberado). Sustraer material necesario para las actividades programadas para financiar la maTAZ. Privatizar un espacio colectivo (la cafeta de La Gordíssima) para uso personal, un espacio que justo acababa de ser limpiado y arreglado por muchos otros compañeros. La cafeta de La Gordíssima estaba en una de las principales calles del barrio de Sant Andreu, era un lugar que ya contaba con una barra de bar (primera cosa que derribaron) y un espacio muy grande para presentaciones, conciertos, proyecciones,… Espacio que en las dos ocupaciones anteriores, en total más de diez años, siempre fue de uso colectivo.
La pareja de compañeros que viven en el primer piso y ha ocupado desde el principio esta casa declaran estar aguantando provocaciones continuas de un grupo de personas que les difaman en los lugares políticos y a los amigos y compañeros del barrio, afirman haber respondido ya con amenazas directas a las diferentes provocaciones y que estas tienen como objetivo una respuesta violenta física por su parte, probablemente para justificar otro desalojo autoritario a manos de supuestos compañeros.
También en esta situación se repiten las mismas dinámicas, élites de individuos preparan previamente asambleas y toman decisiones sin comunicarlas a otros confiados, los cuales son llamados a participar en “asamblea”, o mejor dicho montaje judicial ya que todo está previamente decidido.
..el Mecanismo también causa daños irreparables…
En el caso de un compañero suicidado este Agosto 2018 en la zona de Barcelona, la difamación a ultranza resulta ser un arma asquerosa de estos autoritarios y en este específico caso de algunas feministas.
Este arma causa miedo a muchos, el ser tachado de antifeminismo, el ser boicoteado o atacado de este tipo de soviet supremo preocupa a muchos organizadores y participantes de muchos colectivos.
El miedo al Mecanismo aparece tanto en Can Kolmo (..sino el Kolmo se va a la mierda. La peña no querrá subir aquí. No tocarán los grupos para el aniversario. Se va a tachar al Kolmo de…)(1) como en la fira del llibre anarquista del Maresme del 28, 29 y 30 de Septiembre 2018, esta fira acoge una charla que preocupó tanto algunos participantes como a algunos organizadores: “Nuevas fronteras de los autoritarismos”.
-no se puede hablar en contra de los autoritarismos dentro del movimiento, es demasiado fuerte el miedo de ser excluidos o atacados por quien no se siente cómodo-
En otra fira del llibre anarquista, la de Barcelona de este año (del 25 al 27 de Mayo del 2018) que tubo lugar en La Cinétika, un compañero es invitado a no entrar y no presenciar los actos.
Era un compañero que había ocupado y gestionado La Cinétika hasta este momento, fue acusado por algunas supuestas compañeras de haber abusado de otra que había ido consensuadamente con él a la cama.
Este compañero que después decidió quitarse la vida parece, sin embargo, que tenía una vida plena, gratificante y sexualmente activa, un perfil para nada de abusador, trabajaba en lo que le gustaba como médico chino titulado, no se drogaba, hacía deporte, era actor porno,…
Una espesa niebla que Cinétika no quiere esclarecer, como muestra también en sus comunicados sobre su muerte, envuelve todos estos hechos. Sabemos que posteriormente a las acusaciones este compañero dejó de formar parte de la asamblea y de la gestión de este centro social, que muchas personas lo difamaron y que muchas en el entorno le hicieron el vacío. Sabemos también que en el homenaje -literalmente- atroz en conmemoración a su muerte (del 28 al 30 de Septiembre 2018 en la Cinetika) hubo fuertes tensiones internas: tanto que alguien rompió los cristales de la entrada y justo después el centro social fue llenado de pintadas.
Este compañero fue invitado a no entrar en La Cinétika para la mostra del llibre anarquista por unas personas que decían no sentirse cómodas con su presencia, algunas de estas pertenecientes al espacio ocupado La Llamborda.
Estas personas son promotoras del Mecanismo desde mucho antes que este evento. Las supuestas compañeras que intentaron obstaculizar el evento “Lucha por ser libre” del que hablamos al principio venían también de La Llamborda y algunas de ellas forman parte del grupo de personas que exigían a la asamblea de Can Kolmo el veto del compañero. Y seguramente son parte de la lista de correo de los “justos” que están por encima del resto, el resto son sólo miserables imitadores, qué justos son los justos!!!
Un saludo al compañero suicidado por quitarse de una vida tan asquerosa con sus propias manos, coraje que pocos de nosotros tendremos.
Regurgito y asco por estos Mecanismos autoritarios de raíces fascistas y estalinistas, que a algunos les gusta reproducir en todas partes para subyugar a sus propios símiles: aún más asco dan sus lacayos!!!

-el Mecanismo aquí descrito es usado por estos grupos de poder separados con el fin de imponer sus decisiones. actúan sin ninguna transparencia y buscan de manera evidente cubrir sus huellas-


Próspero 2019!!!

col.lectiu La Noia Negra



Notas

1 - La Purga De Girona ep. 1

https://lapurgadegirona.wordpress.com/2018/01/11/ep-01-1a-assemblea-kan-/


2 - Blog Feminismo 2030: 3 comentarios sobre “¿Porqué me cuestiono el feminismo institucional?”

https://feminismo2030.wordpress.com/2016/11/15/por-que-me-cuestiono-el-f/


3 - Comunicado Can Kolmo 19 Abril 2017 després de tres mesos de conflicte

https://kankolmo.squat.net/?m=201704


4 - Comunicado Can Kolmo 21 Junio 2017, también publicado en Info Usurpa n. 970 (obviamente sin averiguar los hechos y escuchar a la otra parte)

https://kankolmo.squat.net/?p=951

https://usurpa.squat.net/arxiu.html


5 - Comunicado sobre el desalojo del Wagen Platz de Pont Major (Girona)

https://collectiunoianegra.wordpress.com/comunicado-sobre-el-desalojo-de/

https://www.pdfhost.net/index.php?Action=DownloadFile&id=3d565a3acd59fa4


6 - Grabacion amenaza Can Rusk 19 Abril 2017 20h mas o menos

Quitada!


7 - Comunicado desaparecido enviado por correo desde Can Kolmo a Cinétika el 21 Abril 2017
“..Us demanem màxima difusió però no per xarxes socials ni llistes de correu.”

https://collectiunoianegra.wordpress.com/comunicado-desaparecido-enviado/

https://www.pdfhost.net/index.php?Action=DownloadFile&id=27c6c98fc80bdb8


8 - Estracto asamblea Cinetika 23 Abril 2017

https://collectiunoianegra.wordpress.com/estracto-asamblea-cinetika-23-a/

https://www.pdfhost.net/index.php?Action=DownloadFile&id=7e62510bb4585df


9 - Grabación asamblea Cinétika 30 Abril 2017

Quitada!
per A por ellas!!     01 abr 2019
Para cuando una acción directa y contundente contra la gente de la cinetika? A much@s ya nos casa.....
per te viene como anillo al dedo ponerte de nombre el slogan de la Guardia Civil, dice mucho de ti y de como ves los     01 abr 2019
Para cuando una acción directa dice el comentario de encima... vaya fiesta tenéis montada en el ghetto no? vamos a pegarnos todos! yuhuuu vamos a ser la verguenza de los movimientos sociales, vamos a ignorar cualquier atisbo de razocinio y dialogo! viva la testosterona!

Es así como solucionais las cosas? haciendo una bola cada vez mas grande e irreconciliable cuando hay un conflicto?
per y a ti lo de la testosterona pareces el pedro sanchez     01 abr 2019
no vamos a ir tragando, y tragando como lo del vaso, y encima despues os apuntareis el tanto y hareis un homenaje, vosotros que no sois gueto porque sois ciudadanos honrados y uniformados, capaces de hacer lo que explica el comunicado, dais asco con vuestra uniformidad y sumision a la triada del centralismo democratico, el control, la censura y la propaganda autoritaria.
per me he perdido     01 abr 2019
Tragando tragando a que te refieres?

Cuando dices "vosotros" a quien te refieres?

Cuando dices "lo que explica el comunicado" te refieres al de este post o al de la respuesta de colectiu noianegra?

De control y censura a cual te refieres, de quien sobre quien y en que situación?

Aclaralo para poder entender algo...
per Aliss     01 abr 2019
Todo el calor y el ánimo para lxs compañerxs de la Vila de Gràcia por su valentía al denunciar esas estrategias de poder de los feminismos autoritarios que se reproducen en espacios liberados.
per consecuente     02 abr 2019
Creo que no es suficiente denunciar estos hechos graves al publico sino encontrar caminos que permiten solucionar éste tipo de conflictos con las manadas autoritarias que se disfrazan de feministas y se sienten protegidas por la ley. Son conocidos sus nombres, los lugares donde se reúnen, los colectivos en los que militan, etc.
Porque no presionarlas y hacerlas conocidas en todo el ambito anarquista/libertario? No me parece justo dejarlas seguir actuando en anonimidad porque ésta las proteje de las consecuencias que requiere su historial arbitrario violento contra lxs compañerxs afectadxs.
per Usuario     02 abr 2019
Aliss no es de fiar, lleva mucho tiempo promoviendo el feminismo autoritario, insultando insaciablemente a todo el que critica sus juegos de poder, y ahora, cual lobo con piel de cordero, intenta solidarizarse con los realmente oprimidos de la situacion.

Aplaudo la valentia de la peña de gracia, que igual que la de girona y la de santandreu le plantaron cara a esas cupulas autoritarias y a sus lacayos, y por ello siguen sufriendo sus consecuencias, no estais solos. ¡Abajo los muros de los centros sociales!
per Tal cual     02 abr 2019
'Usuario' me has quitado las palabras de la boca: Aliss tiene un discursito diferente para cada ocasión. Se calló con la purgadegirona (y Vaso) y ahora que las papas queman va de solidaria! Un saludo a lxs valientes comentarios de compañerxs que desde un principio, alzaron la voz... La "manada" de esta web, no era tal. Solo resta saber que la poli infiltrada, intenta enfrentar a la peña: nada de "a por ellxs"; eso es parte del problema... Ya se irán a sus partidos a informar que esta vez, la jugada les ha salido mal. A Rojava ni se les ocurre ir. Es puro blabla!.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
04 mai 2019
"terapias reparativas" "expulsiones" madre mía qué miedito dais. Si os dieran el control de una fuerza armada lo primero que haríais sería montar campos de concentración... El totalitarismo avanza
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
05 mai 2019
Arendt: te entiendo a la perfección. Esas autoritarias están en la cuerda floja... Dediquémosles una canción y procuremos que viva la anarquía! @:D PD: fuera estalinistas de los CSO's. Larga vida a la bella FAI/FRI carajo lapurgadegirona, somos todxs. Salud!

https://youtu.be/jCVHjHpOYew
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
05 mai 2019
Putas.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
06 mai 2019
La purga de girona es el neofascismo...
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
07 mai 2019
Lxs compañerxs anarquistas, víctimas del montaje estalinista que la gente como tu legitima, son mis amigxs. Es una pena que estoy tan lejos, porque ganas no me faltan de hacer algo mas que hablar. Ya me molaria, pasar por un par de sitios a expresar mi forma de ver todo lo ocurrido. Salud y (A)
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
07 mai 2019
No te preocupes tanto, compañerx: ya va a pasar lo que tiene que pasar...
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
07 mai 2019
Les de La SAL (Suport i Autonomia Lesbofeminista) titllen "d'antifeminista" el text del Projecte X:

"Contra l'antifeminisme a nosaltres també ens hi trobareu."

https://twitter.com/Lasalfeminista/status/1123502685301411840
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
08 mai 2019
dejad de amenazar, iros ya de nuestros espacios y nosotras tan contentas!!! foraaaaaaaa
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
08 mai 2019
Sant andreu se ha convertido en el centro del antifeminismo
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
08 mai 2019
No vemos porque, hay que creer ciegamente, lo que diga alguien, sin escuchar lo que tenga que decir otra persona, y no entendemos que se crea a alguien mas por ser mujer y directamente no se quiera escuchar a alguien por ser hombre. La gama "definida por agresion" es actualmente tan grande y tan ambigua que como ya hemos señalado TODO puede ser considerado como tal. Esto ha dado una cierta impunidad a las feministas que se otorgan la autoridad de poder echar a quien no le interesa.

Lo que paso con el Vaso es el caso mas exagerado, ya sabemos que estamos pisando una linea prohibida, ya sabemos que en teoria no se puede hablar politicamente de este tema, y es que se ha llegado a un punto delirante, al extremo de que NO SE PUEDE hablar publicamente. Gente libertaria o anarquista que no quiere que se hable... Son actitudes que provienen normalmente del otro lado que se supone que nos enfrentamos, el estado no quieren que se saquen sus trapos sucios. Lo que paso con el vaso, es que se le nego la entrada a algunos lugares por una supuesta agresion. En nuestra opinion dicha agresion se habria tratado simplemente de gestos o actitudes que si llegaron a incomodar o a molestar a alguien nunca fueron mas alla de esto y no pensamos que para nada puede ser motivo para que esta persona sea vetada en centros sociales y espacios okupados. Despues de lo ocurrido con el Vaso, creemos que ya va siendo hora de que la gente piense por ella misma cuando se señala a un supuesto agresor y deje de dar bola a victimizaciones y demas historias de las feministas. Estamos hartas de actitudes autoritarias amparadas bajo el feminismo, de estructuras que estan criminalizando la disidencia que las cuestiona y que fomentan una moral y una actitud politicamente correcto y del amiguismo que nos son totalmente ajenas. Todo lo de "la gestion de la agresiones" esta generando muchas situaciones donde vemos que esta sirviendo, mas que para combatir al patriarcado, para generar una cierta jerarquia y un poder, asi como discursos que tienen que ser acatados y no cuestionados. Todo esto no tiene nada que ver con las ideas de rechazo a la autoridad y de lucha contra la dominacion que pretendemos llevar a la practica. El poder y la autoridad son los puntales de este sistema de mierda en el que vivimos. Respetarlos y acatarlos es propio de ciudadanos que se asumen en la logica de la sumision. Cuando vemos que algo se pudre a nuestro alrededor preferimos no quedarnos indiferentes. Evitar la confrontacion, lavarnos las manos, o dar la espalda a lo que no nos gusta no forma parte de nuestra comprension de la anarquia. Aburrimos a quienes se acomodan a las modas del momento adaptandose a cada propuesta del poder e intentandolas imponer en supuestos espacios libertarios.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
08 mai 2019
Se os ve el plumero (antianarquista) desde el vamos. Sois impresentables, autoritarixs y a sueldo de partidos; intentando enfrentarnos para dominar los espacios que aun nos quedan y se resisten, a vuestros sucios manejos. Estáis quedando en ridículo y eso os pone nerviosxs. Cada vez mas peña se despabila, os cuestiona con coraje y decisión. Por mas amenazas, el miedo a vuestros tribunales parapoliciales se va ACABando... Abajo las CUPulas. Fuera el Mecanismo. Visca l'anarkia!
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
09 mai 2019
El texto se inicia explicando desde qué supuesto lugar se escribe, algo que veremos más adelante que es falso y olvidando exponer alguno de sus prejuicios, y eso se percibe en varias partes del texto. La primera, cuando nombrando a la propuesta de Proyecto X, hace referencia a "la relación del (trans)feminismo con el movimiento libertario hegemónico..." ¿Movimiento libertario HEGEMÓNICO...? El movimiento libertario hoy por hoy es un triste referente a causa de su impresionante división y hablar de hegemonías en el movimiento libertario, aunque puedan darse, no es más que un absurdo y una negación del sentimiento libertario.

Cualquier movimiento libertario debería de situarse en contra de toda forma de poder y por tanto de las hegemonías en el movimiento. No niego la posibilidad de luchas de poder en el seno del movimiento, pero actualmente no se podría hablar de hegemonía a causa de la dispersión en las ideas y la escasa relevancia social de colectivos, grupos, ateneos, centros sociales okupados, sindicatos, etc...

Sin embargo sí que podemos decir que existen conflictos enquistados y no resueltos que en ocasiones acaban radicalizándose. Uno de esos conflictos tiene que ver con el feminismo en los espacios libertarios, de manera que las posiciones acaban absurdamente por polarizarse, creando situaciones de confrontación con denuncias que, no siempre se sustentan en hechos contrastados, sino en la experiencia personal o instrumentalizados por miserables luchas de poder.

En estas circunstancias de confrontación polarizada por parte del feminismo de los espacios libertarios y los antifeminismos, el fin justifica los medios, y tanto unes como otros, recurren a estrategias inconcebibles entre anarquistas.

En mi opinión las compañeras que nos hicieron la propuesta del Proyecto X, pese a lo que afirma este texto de "nos encontraremos ahí...", tuvieron mucho acierto en sus análisis, y este texto que se propone como "críticas al antifeminismo...", a quienes primero señalan, no son a "los antifeministas", sino a las compañeras de Proyecto X, y eso se me antoja tan importante que no debería pasarse por alto... Las supuestas críticas, no son contra los antifeminismos, sino contra quienes no están en uno de los lados de la controversia, repitiendo los mismos errores de quienes sostienen los opuestos argumentos antifeministas: o estás conmigo o contra mi, y por tanto, todo vale.

En esta confrontación, no caben posiciones disidentes a las "hegemónicas" enfrentadas del feminismo y antifeminismo de los espacios libertarios.

Cierto que en espacios liberados existe antifeminismo, pero en el movimiento libertario ese antifeminismo no se puede considerar hegemónico, pues está muy localizado en personas muy concretas que son tan "exageradas" y "desproporcionadas", como las feministas criticadas en el texto de Proyecto X.

En definitiva, unes y otros son dos caras de la misma moneda autoritaria.

CRÍTICA A LA CRÍTICA DEL PROYECTO X

Si nos fijamos en el texto de crítica, podemos constatar que efectivamente se critica el texto de Proyecto X, pero no desde un pensamiento crítico, sino criticón. Y afirmo esto por lo siguiente.

Vemos que quienes dicen que hacen crítica a Proyecto X, reconocen que "aprovechan" algunas de sus "ideas", para escribir sus "reflexiones", y lo primero que nos señalan como "importante", es la "justificación" que algunas personas hacen para la difusión del Proyecto X, algo que es ajeno a las personas que lo redactaron. Es decir, se le "critica", por los comentarios de otras personas como "novedoso" y "transgresor", y sin embargo según la supuesta crítica, pese a carecer de estas "cualidades", quienes pretenden hacer "crítica", cuando reconocen que "han aprovechado algunas de sus ideas", debían de haber expresado que las han manipulado, lo que no les parece tan relevante. Me refiero a que destacan como "importante" las anécdotas de la falta de "novedad y transgresión", para encubrir ("aprovechan") lo importante: su manipulación.

El texto de supuesta crítica, acusa a las compañeras del Proyecto X, de "instrumentalizar una situación de duelo personal...", colocándolas en el mismo contexto de la instrumentalización que han realizado "agresores sexuales", "machistas", "misóginos", "antifeministas"... Esta acusación me parece tan cruel como indecente y fuera de toda realidad. Para empezar, no me parece que las compañeras de Proyecto X hayan realizado instrumentalización alguna, o por lo menos, no más que les autorxs de esta hipotética crítica. Tampoco se trata exclusivamente, como afirman, de una "situación de duelo personal...", sino también colectivo, y eso es algo que no les interesa reconocer a quienes dicen ser críticas.

Otra de sus afirmaciones desproporcionadas es creerse que quienes han hecho una reflexión crítica y la han expresado, "no conocían al compañero suicidado".

Entre las conclusiones que reconozco en Proyecto X, no recuerdo que se proponga "frenar las expulsiones de agresores", sino cuestionar que no todas las agresiones son iguales y que no se puede calificar de "agresión" a todo, expresando que ni los vetos ni las terapias reparativas, son parte de las soluciones a las violencias, sino generadores de otras violencias.

Cuando una mujer, una compañera, afirma haber sido objeto de alguna violencia por parte de un hombre, un compañero, no se propone considerar a la mujer, a la compañera, como "irracional", sino precisamente escuchar su relato y, sin negar su vivencia subjetiva, intentar darle significado en el contexto colectivo que se produce, y no en el terreno de lo personal o de "petit comité". Escuchar el relato y contextualizarlo, no es "invalidar" la vivencia de la mujer, compañera, objeto de violencia, ni la revictimiza. Las agresiones no son ajenas al espacio colectivo, y eso no se reconoce en la supuesta crítica, sin embargo hace notar que ante situaciones de abuso, hay personas del colectivo que miran hacia otra parte. Para unas cuestiones reconocen esa cualidad, pero para las que le interesans, la invisibilizan.

El texto de supuesta crítica, interpreta alevosamente que en el texto de Proyecto X las compañeras "catalogan alegremente de leves" a agresiones, "sin ofrecer ningún dato más". Esta afirmación de nuevo es prejuiciosa, pues introducen otro de sus resentimientos al considerar que las compañeras de Proyecto X "catalogan" agresiones, y que además lo hacen "alegremente", reafirmándose al señalar "sin ofrecer ningún dato más". Esta última frase es manipuladora, pues no se pueden ofrecer más datos sino se refieren de una agresión concreta.

La manipulación del texto eleva su nivel, al fantasear sobre unas hipotéticas "influencias" que ejercen sobre las compañeras de Proyecto X, sus relaciones "con hombres cis heterosexuales agresores señalados o en potencia". Aquí, aparte de silenciar cuales son sus "influencias", es más que dudoso que conozcan todas las relaciones de las compañeras y esas supuestas consecuencias.

El texto hipotéticamente crítico, no reconoce que las mujeres, las compañeras, puedan ejercer violencias o agresiones, no solo a "cis hombres", sino a otras mujeres o compañeras de espacios liberatrios. Esta es una concepción de origen patriarcal que consideraba a las mujeres tan sometidas, como incapaces de atentar contra la autoridad y la ley. Además de interiorizar las agresiones en relación a la fuerza física. No se puede negar la capacidad de las mujeres para ejercer violencias, sin embargo desde esa supuesta crítica, se encubre al sacar de su dimensión las ideas antifeministas, afirmando falsamente que "están más normalizadas en nuestros entornos".

Los "logros y avances que las feministas han logrado dentro de los espacios mixtos...", más allá de una valoración cuantitativa tan subjetiva ("pocos"), se cuestionan cuando aparecen actitudes feministas autoritarias y punitivas, que interesadamente confunden la defensa propia con la punición. Estas actitudes son exactamente iguales que las antifeministas. Unas dan sentido a las otras y viceversa. Ambas no pretenden la equidad entre las personas, sino conseguir ampliar sus espacios de poder.

Y afirmo dicha cuestión porque en el texto se afirman falsedades como que la propuesta del Proyecto X pretende "desarmar las estrategias feministas y culpabilizar a las víctimas...", para acto seguido continuar diciendo "sin plantear en ningún caso una propuesta alternativa". En este párrafo se siguen las lógicas de los discursos que proponen "alternativas" a la cárcel. No hay más alternativas al punitivismo que acabar con él.

La demostración palpable de cual es ese lugar desde el que nos hablan, aparece cuando se refieren a la "absorción" de los discursos del anarcofeminismo por "organizaciones institucionales de izquierdas". Es inconcebible imaginar la institucionalización del anarcofeminismo y sus discursos feministas radicales. El texto confunde interesadamente los actuales discursos del feminismo hegemónico, con las históricas luchas de las mujeres anarquistas. La potencialidad política de los discursos del feminismo radical anarquista, no se encuentra en las jerarquizadas estructuras institucionales, sino en la organización horizontal que se dota de sus propias herramientas y estrategias.

Precisamente ese feminismo recuperado para el neoliberalismo, es el feminismo que ha tenido cabida en esas instituciones de este sistema neoliberal en el que no es posible alianza alguna, por muy potentes que sean.

El "anarquismo", más allá de las oportunidades perdidas en "luchas afines", no se ha quedado anclado, aislado y acomodado solo por sus discursos obsoletos, sino por miserables luchas internas de poder. Esas luchas electoralistas no tienen cabida en los espacios libertarios e incluirlas en esta supuesta "crítica" junto al contexto anarquista, está fuera de lugar.

Sorprendentemente al llegar a la página 5 del texto supuestamente crítico, hace referencia a "otro anarquismo que no es hegemónico", planteando la "utilidad" o no de "desarrollar sus luchas dentro del marco anarquista". En este punto podemos apuntar un probable descubrimiento. Quienes hacen esa supuesta crítica de los espacios anarquistas, parece que no son anarquistas, sino una suerte de ideologías que se mueven en espacios libertarios sólo para RENTABILIZAR sus luchas, en cuanto se les aporta "redes consistentes" y "cierto apoyo frente a situaciones represivas".

Entrando en el apartado sobre "Anarcofeminismo y corporativismo", se habla de las "medallas" que el "anarquismo ibérico" se ha colocado a costa del feminismo, sin un trabajo sobre ello, sin explicar las coacciones que, desde algunas feministas, han ejercido para que colectivos se declararan feministas, precisamente sin ese trabajo y solo por cuestiones cuantitativas. A donde quiero llegar es que parte de esa responsabilidad, es compartida entre los espacios anarquistas y sus feminismos.

El texto supuestamente crítico, más que trasfondo crítico, es victimista. No tiene en cuenta que esos espacios también los hemos abandonado quienes no estábamos dispuestas a seguirles los juegos de poder. Y no me refiero a todos los feminismos, sino a algunos muy concretos que son parte de los espacios liberados. También hay comodidad en el rol de las feministas que pretenden hacer de los espacios lugares a su medida y no sentirlos como espacios vivos que tienen sus propios desarrollos y que, sin tener cabida a actitudes opresoras, hay que aprender a crecer en ellos y con ellos.

No es totalmente cierto que en los espacios transfeministas exista una "evolución" y un "cuestionamiento constante". Todavía se sostienen gran parte de los discursos originales que muchas nos hemos cuestionado como caducos para la realidad que nos ha tocado vivir. No hay evolución en espacios endogámicos, pues no permite el contraste con otra alteridad que la de las iguales. En la mayoría de las ocasiones se habla desde las necesidades de mujeres, trans o diversas sexuales blancas occidentales y ni tan siquiera se concibe que la heterosexualidad puede ser una etapa de tránsito o temporal de la manifestación de la transexualidad. En no pocas ocasiones se confunden interesadamente la heteronormatividad con la heterosexualidad, y eso no se considera un menosprecio.

Otro de los grandes disparates del texto es hablar de "corporativismo" del anarcofemisnimo "con sus compañeros masculinos". En texto es tan torticero como patriarcal al considerar al anarcofeminismo como anarcodependiente. Es falso que se considere a los espacios anarquistas como excluidos de actitudes patriarcales.

El texto reproduce uno tras otro, argumentos que han hecho suyos los misóginos. Afirma que se agrede a personas "por el simple hecho de ser militantes feministas", de la misma manera que los misóginos afirmar que se culpabiliza al hombre por el mero hecho de ser hombre.

Otro de esos argumentos que se reproducen dentro de los grupos misóginos, es cuando afirma que esas agresiones "son la punta del iceberg", al igual que los argumentos machistas aseguran que las denuncias falsas que se conocen, "son solo la punta del iceberg".

Sinceramente me entristece la superficialidad con la que se tratan situaciones tan graves e importantes como estas. La crítica, si se hace desde un pensamiento crítico y no criticón, no debería de contener propuestas, precisamente porque las propuestas no son protocolos de sistemático cumplimiento y deben de construirse en cada caso atendiendo a las circunstancias, posibilidades, necesidades y a los contextos.

Lo que se ofrece como alternativas en el texto, no lo son. Simplemente plantea estrategias que además se proponen periódicamente. Algo que tampoco es "novedoso" ni "transgresor", pues ya ha sido "experimentado" hace años en asambleas de algunos colectivos.

Los espacios anarquistas no son centros de acogida, ni lugares que se construyen para que otras personas estén a gusto, sino para que cada persona del colectivo lo construya y lo haga propio.

Entre esas "alternativas" que se proponen, vemos que hacen referencia a "asistencia y apoyo de los colectivos mixtos a los colectivos que ya están trabajando el tema", es decir, a esos "colectivos exteriores" que anteriormente se han criticado cuando se proponían desde el Proyecto X. En la misma línea propone que "dejar el activismo no es una opción sana para muchas personas...", es decir, plantean con otras palabras "no perder activistas", otra de sus anteriores críticas.

Es falso que el texto de Proyecto X equipare a las personas agredidas con policías, jueces y fiscales. Por lo general, debido a la agresión, no son las personas agredidas quienes hacen esos juicios y propuestas punitivas, sino los entornos que las apoyan. El veto como medio, se acaba convirtiendo en un fin, pues reclama que se aplique en todos los espacios. Es falso que el veto lo efectúe una persona que "no está en situación de privilegio", pues de ser cierto, el veto sólo sería un deseo, una intención, y no un hecho. El veto se consigue porque existe o se pretende un estatus dentro del movimiento y no es más que otra forma de ejercicio de poder que no repara la agresión, sino que predispone a una posible reacción.

El texto tampoco propone alternativas, y con razón, a como "gestionar la permanencia en los espacios de personas agresoras", sería de una prepotencia sin límites pretender decirle a los colectivos cómo lo deben gestionar.

Algunos comentarios aluden al texto como "misándrico" y se equivocan. Este texto contiene la raíz patriarcal de la punición y en ciertos aspectos es además misógino, por ello encubre bajo la supuesta crítica antifeminista, un ataque directo y exclusivo a la propuesta de las compañeras de Proyecto X y al anarcofeminismo, dejando la crítica al antifeminismo en un tercer plano. Todo un desencuentro.
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
09 mai 2019
Aliss: tu parrafada es, para variar, otra tentativa de oportunismo vil. Y se nota de lejos que intentas saldar deudas internas con ex-compañerxs... Lo que pasa es mas simple: Barcelona siempre estuvo conflictuada al nivel de las ideas libertarias. Eso, ya es vox populi desde siempre. Parece que recién lo estas comprendiendo (y eso no deja de ser bueno...). Soy el que pasó de ti mientras me fue posible y hace poco comencé a cuestionarte. No se quien eres y para ser sincerx, no me interesa. Lo que de veras importa es que, en esta "cruzada" feminista, hay muertxs, heridxs y enloquecidxs. Ya basta. Basta de impunidad y gente a sueldo de la Colau y demás mierda. Soy ANTIFEMINISTA porque soy ácrata: no existe un "anarcofeminismo"; como tampoco, un "anarcopacifismo"; ni un "anarcoliberalismo". Es prostitucion ideologica. Hace un cuarto de siglo, conocí a una compañera arjentina que fue exiliada de la dictadura, y vive en Christiania. Nos fue a visitar, y nos contaba como gestionaban la cosa por allí. Si alguien agredía a quien fuera le citaba toda la Comunidad. Y le preguntaban porque lo había hecho y la persona hacia una catarsis y la Comuna entera le abrazaba, brindando apoyo y comprensión. Eso es ANARQUIA lo demás son grupos adictos al poder que intentan destruir la autogestión y son basura (cancerosa) que pulula, por todos los espacios irreverentes: son buitres, al servicio del poder!. Repito y lo repetiré hasta el ultimo aliento que me quede: AI FERRI CORTI contra toda "purga". E incondicional apoyo, a todxs lxs que se atreven, a enfrentar esas camarillas marxistas; que hablan de "vetos", para obtener, sus asquerosos votos... Pero no todo esta perdido: debajo de las capuchas suenan y resuenan, los acordes de la Lira Libertaria!. Quien tenga oídos, que oiga!. Quien tenga sentimientos, que luche... Viva la FAI/FRI CARAJO. PD: dedico este hermoso disco, a lxs compañerxs, con quienes okupanos, en la Girona burguesa, hace una década. Recuperemos lo que es nuestro ((A)).

https://youtu.be/HizrkIsNuUQ
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
09 mai 2019
Es muy bonito (y muy necesario!), el internacionalismo libertario. Y como para muestra sobra un botón, aquí os dejo una hermosa canción adelanto de el próximo disco de La Lira. Salud!.

https://youtu.be/U-k9wc3X6N8
Re: Nos encontramos y nos encontraremos ahi-Críticas al antifeminismo en los espacios libertarios y algunas propuestas para su prevención
09 mai 2019
Tanto que aqui va una canción mas...


https://youtu.be/xfDCk4TBSK8

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona