Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: corrupció i poder
Benjamín Netanyahu
17 abr 2019
Israel lacayo de EEUU.
Benjamín Netanyahu.

Donald Trump es el padrino principal de la quinta victoria de Netanyahu; el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel fue su primera gran jugada, la segunda el reconocimiento de los altos del Golán, territorio ocupado por los israelíes, les permite a los militares israelíes controlar a placer el agua a la franja de Gaza, los asentamientos de colono judíos en territorios palestinos ahora protegidos por un muro, hoy van tras Cisjordania; permitió que el pueblo judío reelija a Netanyahu sobre el ex jefe del estado mayor del ejército Benny Gantz en una apretada victoria.

El pueblo israelí militarista a rabiar profundiza el apartheid y la no democracia siempre con el apoyo incondicional de Estados Unidos. Washington tiene comprado al pueblo judío, ellos lo saben, las guerras de los seis días en 1967, la guerra del Yon Kippur en 1973 y las continuas invasiones a territorio palestino para su sometimiento hace que el pueblo israelí vote por los EEUU a través de Netanyahu. Acusados por la policía de corrupción Benjamín y Sara Netanyahu, serán los que más tiempo permanezcan en el poder incluso sobre David Ben Guriòn, principal mentalizador del Estado Judío.

Netanyahu es un primer ministro mentalmente lacayo, mentiroso, asesino, xenófobo y banal, es el peón de Washington para el Medio Oriente, con Netanyahu o con cualquier otro militar primer ministro el Medio Oriente continuara como polvorín del mundo, además, Netanyahu deberá proteger a los saudís convertidos en los financistas de los batallones de mercenarios que lucharon en Libia, Siria, Irak y desestabilizan Yemen, tienen en la mira a Irán, eterno enemigo difícil de vencer por ser aliado de los rusos.

La política internacional regulada por Estados Unidos, en donde la ONU es su principal sirviente para que continúen con los rituales que sostienen un vacío internacional aprovechado por Rusia y EEUU para intentar crear otra cortina de hierro que involucra a China, cada una de estas potencias reclutan “aliados” o “satélites” intereses económicos que permiten que la venta de armas siga como la quinta pata de la economía mundial hasta que la tecnología se posicione como eje principal de la política global.

Esta hegemonía de los países desarrollados se da porque la mayoría de los países inscritos en la ONU como Estados, con el cuento de que después de la segunda guerra mundial hay paz y prosperidad, nunca entendieron que la diplomacia internacional, la democracia global no debe basarse solo en reconocer a los países ricos sobre los subdesarrollados. Reconocer y honrar esta desigualdad con una enorme complicidad mundial significa votar a favor del apartheid cada vez que hay una Asamblea General en esa inepta, esclava y burocratizada Organización de Naciones Unidas cuyo principal accionista son los EEUU.

Los cinco actores que manipulan el mundo y que pertenecen al Consejo de seguridad Permanente de la ONU, de los cuales chinos y rusos cuentan con el “poder” del veto, sostienen una colosal perdida de dignidad de los países pobres en la política internacional; política que desestabiliza enormes regiones del planeta ejerciendo control y propaganda que posicionan mentalmente las diferencias entre unos y otros.

En esta realidad los satélites juegan un papel importantísimo en cada región del mundo como Israel, Colombia, Brasil, Francia, Alemania, Panamá, Sudáfrica, Arabia Saudita, Jordania, Egipto, España, Ucrania, Inglaterra, Turquía, Corea del Sur y otros 40 países, encargados de proyectar conspiraciones, magnicidios, guerras civiles y zozobra para que las luchas contra el terrorismo, ayudas económicas para combatir la pobreza, desnutrición y otras calamidades en realidad sean intromisión en los asuntos internos de los países ubicados en el sur del mundo.

Se pensaba que la globalización impulsaba la innovación, la industrialización, el desarrollo y el comercio internacional, en parte así es, lamentablemente, la diplomacia internacional con sus agencias de inteligencia, el Pentágono, la OTAN, la ONU, UE, FMI, BM, OMC, siguen con las sanciones económicas y políticas contra los mismos actores Rusia, Irán, China, Corea del Norte, sanciones que a estos gobiernos poco les importa ya que continúan con sus programas militares y sociales a pesar de las dificultades, acelerando el ridículo de la ONU.

Después de la segunda guerra mundial EEUU, controlo los mares del mundo con sus flotas, con el dólar y con la política exterior saturada de acuerdos, tratados y convenios, con ello ha influenciado las ciudades más importantes del mundo ubicadas en las costas de los mares y riberas de los ríos navegables, ahora, esas costas tienen en China, a un gran contrincante que les disputa el Pacifico Central y Sur.

Los chinos impulsan otra política de dominación económica y estratégica con la franja y la ruta, nueva visión de la globalización integrando regiones con infraestructura física en la que el mundo material de los bancos y trenes, reemplazara al mundo inmaterial de las finanzas. Este tema de las nuevas rutas de la seda china, trae consecuencias geopolíticas para grandes regiones del planeta, calentando más la guerra fría, motivo por el cual los satélites imperialistas como Israel, adquieren gran importancia.

Edmund Husserl, por los 30 del siglo pasado en alguna conferencia decía: “la crisis del mundo occidental empezó con Copérnico y Descartes, cuyo pensamiento en sí mismo contribuyo a que la realidad se haga visible y cuantificable”. La medida, la dimensión, el volumen, pasaron a ser fundamentales de lo real con especialidades que permiten estudiar lo que significa EEUU y sus aliados para el mundo; tierra convertidas en aldeas cada uno con un satélite que no permite la convivencia pacífica ni la integración como lo hacen Israel y otras tres docenas de satélites alrededor del mundo y al servicio de EEUU.

Raúl Crespo.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa