Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: dones
El odio a lo Femenino es la esencia del Feminismo
08 ago 2018
En las imagenes adjuntas está la baronesa de Rothchild con sus invitadas comentando lo bien que les va desde que el feminismo les permite a sus esposos multiplicar por dos sus plusvalias.
Abajo una 'mujer liberada' trabajando en una mina a mediados del S. XIX
5e9bcb6125c86d5a967b20a76e2a393c.jpg
mujermina.gif


El discurso sobre la obligación que se impone a las mujeres para que sean madres es una mentira impúdica pues es el aparato ministerial, todo él, el que asegura que las mujeres deben liberarse de las presiones que reciben para ser madres y lo hacen cuando la tasa de hijos por mujer es de 1,4 y sigue cayendo. Se produce así la paradoja que son los poderosos quienes liberan a las mujeres de la presión de los sin poder que son quienes las someten.

Lo real es que las restricciones y obstáculos que se ponen a la maternidad son múltiples y complejas, y casi todas vienen de las instituciones y el empresariado, comprenden la modificación ilegítima de la conciencia femenina que se hace a través del aparato académico, la universidad en primer lugar, los medios de comunicación de masas, los funcionarios del Estado del bienestar, la presión, que llega a ser intimidación, de las empresas y el escarnio público de la figura de la madre, especialmente si es de familia numerosa.

A la vez la ortodoxia de la “emancipación” define como los instrumentos de liberación de la mujer el trabajo asalariado y su inmersión en el sistema educativo. Así dos de los instrumentos más repugnantes del Estado capitalista son trasmutados en legítimos porque permiten, según dicen, salir a las féminas de la incultura, la ignorancia, el atraso y la sumisión a los varones.

A esas dos horrendas realidades debe dedicar la mujer emancipada toda su energía, vivir para la empresa, para la profesión, para el medro y para creer ciegamente las pérfidas necedades del “saber” académico, renunciar a su propia inteligencia, a su soberanía individual, a la relación con sus iguales, a la proyección de sus objetivos vitales y por supuesto a la lucha contra el poder que es quien la libera.

Lo que está en juego en la actualidad no es la función maternal sino la propia condición humana de la mujer. El deseo de una parte del feminismo de que las mujeres se “liberen” de su biología a través de la negativa a reproducirse es muestra del discurso dislocado de ciertas corrientes de la modernidad que deploran la existencia humana en sus funciones superiores, la maternidad, como paradigma de la unidad esencial de la realidad de la persona en su multiplicidad física, psíquica, relacional, afectiva, volitiva e histórica lo es. Además es producto de una misoginia esencial que considera que la inferioridad femenina deviene de nuestra singularidad física. El odio a lo femenino es la esencia del feminismo como culto a lo macho, deplorable construcción de género del Estado y los ejércitos, que poco tiene que ver con lo masculino.

De lo que se trata, en última instancia es de construir una semihumanidad que haya perdido por completo la capacidad para existir en sí y por sí y sea en todo dependiente de las instituciones. El Estado no necesita hoy que las mujeres le sirvan como reproductoras pues su crecimiento depende del incremento del trabajo femenino, por un lado, y de atraer la cantidad óptima de inmigrantes según sus necesidades, por otro. Tal proyecto no tiene únicamente una finalidad económica sino que es un plan de modificación esencial de la sociedad humana, destrucción de todas las estructuras de convivencia horizontales, aculturación máxima, enfrentamiento social general, en primer lugar entre los sexos, y demolición refundadora del sujeto que permita entrar en una etapa de mega-dominación. Por eso la desnatalidad es hoy inducida desde las instancias del poder.

Su recuperación es, de forma objetiva, un elemento de regeneración de la sociedad y la civilización, de limitación de la barbarie que impone el sistema en forma de conductas depredadoras e hiperconsumistas, asociales y dañinas, inmorales y descreídas, irreflexivas y nadificadoras.

La alienación femenina por el ejercicio de la maternidad es un estigma del mundo moderno, y más en concreto, de la formidable afirmación del patriarcado que hace la revolución liberal y no de la sociedad tradicional como se dice. La madre sobreprotectora, desequilibrada, volcada en lo doméstico y ajena a la reflexión es una figura moderna fabricada por los expertos, el psicoanálisis, la universidad y los medios de comunicación de masas entre otros. La maternidad, por sí, no roba a la mujer ninguna de sus facultades y, por el contrario, puede incentivar el cultivo de nuevas habilidades, competencias y posibilidades para desarrollar tanto su talento e inteligencia como su creatividad, valía y excelencia espiritual, aportando, a la par, tales conocimientos a toda la sociedad.

Los impedimentos a la maternidad son múltiples, el embarazo ha sido convertido en una enfermedad, el acto de gestar es robado a las mujeres para quedar en manos de profesionales y expertos que rebajan y niegan la grandeza de una situación humana excepcional convirtiendo a la mujer en objeto de su gestación en lugar de sujeto de ella. El hostigamiento hacia la paternidad es otra perturbación importante en las corrientes neopatriarcales del feminismo, para las que el padre aparece como el artífice del robo de la maternidad verdadera y la libertad femenina, el que expolia a la mujer de su prole y la reduce a recipiente de la gestación.

De esta forma se achaca al varón la responsabilidad de un orden que se fundamenta en las estructuras políticas del poder de las que emana el patriarcado (la sumisión antigua de la mujer) y el neopatriarcado (la moderna discriminación femenina) y que someten y obligan tanto a los hombres como a las mujeres. La desaparición de la trama de las relaciones de apoyo mutuo y el acoso a la paternidad forman parte de un mismo proceso que aísla a la mujer madre, impide su desarrollo como persona, la expulsa de la vida social y política, la margina de la forma más brutal, de manera que la maternidad queda convertida en una experiencia trágica, sombría y destructiva.

Los obstáculos a la maternidad tienen también un correlato en la restricción a la erótica de la fecundidad, el sexo hoy está sometido a limitaciones tan reales como las de las sociedades más represivas pues el impulso genésico debe obligatoriamente quedar excluido de las pasiones libidinosas.

Para muchos individuos de los dos sexos la fertilidad tiene un carácter de aspiración íntima de una gran energía que deben maniatar para someterse a la gazmoñería sexual moderna que normativiza la vida erótica de forma categórica.

En conclusión, si no lo remediamos, el gran cataclismo que supone la desnatalidad traerá, entre otras muchas consecuencias, la destrucción del sujeto como destrucción de los hombres, las mujeres y los niños alterando tan profundamente sus ideas, conductas y deseos que el ser personal de los individuos estará en vías de desaparición en unos pocos decenios, constituyéndose un subhumano que será criatura del poder, pero no de sí misma.

La posibilidad de frenar las fuerzas exterminacionistas y devastadoras que se ciernen sobre la condición humana depende de que asumamos la responsabilidad individual y colectiva de recuperar nuestra humanidad y luchar por ella.
Mira també:
http://www.vice.com/es_co/article/jpn5k4/la-activista-que-defiende-los-derechos-de-los-hombres-y-repudia-el-feminismo
https://cronicaglobal.elespanol.com/business/doctora-marazuela-sanidad-publica-bolsa-pisos-alquiler_159611_102.html

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El odio a lo Femenino es la esencia del Feminismo
08 ago 2018
bufff, suerte que sabes leer y escribir compa, ahora te invito a que leas - no te quedes en la capacidad - y aprendas a razonar. Mezclas muchísimas cosas, obvias otras tantas, sesgas la realidad, y consideras a una mujer de un poderoso liberada por no tener que trabajar, sin embargo no se a lo mejor, digo yo, si no tiene sustento propio es esclava de su sustento que es su marido.
En fin, a ver si alguien ilegaliza indymierda de una vez
Re: El odio a lo Femenino es la esencia del Feminismo
14 ago 2018
mas info aqui
https://www.youtube.com/watch?v=3fG-1kK96zU

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona