Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Abril»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Accions per a Avui
12:00
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat
Vivir de espaldas a la vida
20 des 2017
Hecate-or-the-Three-fates-William-Blake-1795.jpg
De pequeña, cuando miraba la tele y aparecía algo que me daba miedo, me tapaba los ojos con las manos, dejando, eso sí, unas rendijitas entre los dedos para entrever lo terrorífico. Yo era una niña asustadiza. En mi casa también había un pasillo larguísimo que conducía a las habitaciones, de noche se me presentaba oscuro como una profunda cueva, jalonado de puertas abiertas, también en penumbra. Solía atravesarlo corriendo, hasta llegar a mi cuarto, donde encendía la luz salvadora a toda velocidad. Tratamos de evitar mirar a aquello que nos da miedo. Y no es un mecanismo de protección exclusivo de la etapa infantil. Se mantiene durante la edad adulta, solo que quizá sin manifestarse en conductas tan evidentes como las del niño.

¿Qué es lo que más puede aterrar al ser? Su finitud, lo efímero de su existencia y de todo cuanto ama y crea. La parca. Mejor no mirarla (a no ser por rendijitas entre los dedos, cuando nos va pasando al lado de refilón, con la Muerte de conocidos o familiares), o hacer como que no existe.

Y sin embargo existe. Nada hay más cierto, ni más evidente, ni más demostrado. Todo lo vivo, ha de morir. Y siendo su verdad absoluta ¿crees que en la forma en que programas o tratas de llevar a cabo tu vida se toma como factor determinante la promesa segura de la Muerte? Rara vez, a no ser que te hayas visto obligado a mirar al rostro de la Muerte y su mirada helada haya abierto tus ojos de par en par. Puede que haya sido porque estuviste a punto de marchar en sus brazos, o porque Ella te ha usurpado con sus garras a alguien a quien amabas. En estos casos, la huella de su paso por la conciencia es la reestructuración de los propios valores y del sentido que se da a la vida. Es tras aceptar la existencia de la Muerte, tomándola como muy cierta en el día a día, y siendo verdaderamente conscientes de la naturaleza caduca de la vida, cuando se experimenta el auténtico valor de nuestro tiempo sobre la Tierra.

Otras sociedades antes que la nuestra, tomaron muy en serio su verdad sobre la Muerte, quizá porque se la topaban contínuamente por las calles y las casas, no había forma de mirar para otro lado sin la protección sanitaria y aséptica a la que estamos acostumbrados en nuestro país y en nuestro tiempo. Nuestra sociedad no, vive completamente de espaldas a la Muerte (y a su hermana la Enfermedad). Sí, sí... claro que también hay a quien le gusta filosofar sobre el tema, hablar y escribir sobre ello, pero esto no ayuda a llegar a su verdadero núcleo: el Vacío. No hay nada que decir sobre la Muerte, es la Nada.

El que uno no mire lo que le aterra, porque se tapa los ojitos con las manos, no hace que desaparezca el objeto de nuestro miedo. Pero si no se nombra, si no se afronta, si no se le mira de cara, genera angustia y desasosiego, una sensación de vacío inquietante que hay que llenar de forma compulsiva. Por esto, sobretodo se opta por dirigir nuestra mirada hacia el espejismo de la juventud eterna y sus adornos de riqueza que nos ofrecen los medios de comunicación de la sociedad de consumo como promesa de salvación. ¡Compra! ¡Acumula! ¡Enriquécete! Vende... vende tu tiempo para tener más cosas, y no pienses más allá. En realidad este es el tipo de espejismo que más podría interesar si se espera que un esclavo no piense en su triste condición, en el tiempo que está perdiendo sin sospechar que al final su vida se acaba, en cuántos momentos está perdiendo mientras se obstina en perseguir el vil metal. Nadie quiere mirar a la Muerte, pero repente te la encuentras, cuando menos te lo esperas, explotándote en los morros.

Monty Phyton son un grupo de renombrados filósofos de nuestros días. Pocos consiguieron en tan pocos minutos condensar tanto contenido sobre la Muerte, y además empleando la herramienta de la risa, tan defendida por compañeros suyos, como Voltaire (1) o Aristóteles (2). Merece la pena ver estos fragmentos de su película «El sentido de la vida» de 1983:

https://www.youtube.com/watch?v=EnuM30ttRO8

https://www.youtube.com/watch?v=zNcY5rwapjA

REFERENCIAS
(1) Voltaire. Diccionario Filosófico o La Razón por el Alfabeto. La risa. Accesible en este enlace:
http://www.e-torredebabel.com/Biblioteca/Voltaire/risa-Diccionario-Filos
(2) Javier Rodríguez Pequeño. El nombre de la risa. Revista electrónica de estudios filológicos. nº 16. 2008. Accesible en este enlace:
https://www.um.es/tonosdigital/znum16/secciones/estudios-14-El%20Nombre%

Imagen de dominio público: Hecate or the Three Fates, de William Blake, 1795. Disponible en Wikimedia Commons en este enlace:
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/57/William_Blake_-_Heca
Mira també:
http://www.heperdidoamibebe.me

This work licensed under a
Creative Commons license

Comentaris

Re: Vivir de espaldas a la vida
21 des 2017
Gracias por el texto y todo compañera!
Un abrazo
Re: Vivir de espaldas a la vida
22 des 2017
Gracias a ti, por responderme.
Trato de construir desde mi dolor algo que pueda ser útil para otras personas, dolientes o no. Es mi forma de dar sentido a la experiencia del duelo por la muerte de mi hijo.
Saber que de algo te ha servido lo que he escrito, me anima a continuar.
Re: Vivir de espaldas a la vida
22 des 2017
Otros dos artículos relacionados publicados en este mismo medio:

"Las mujeres que miraban a la muerte de frente y a la cara":
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/516798

"Duelo perinatal: el vergonzoso vacío y abandono por parte de las Instituciones Sanitarias españolas": http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/517056

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more