Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Abril»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Accions per a Avui
12:00
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: corrupció i poder : educació i societat : sanitat : sexualitats : dones
[EEUU] Crisis de los opioides o cómo la desesperación de los blancos amenaza a la gente de color
10 des 2017
En el discurso americano predominante, los blancos siempre son los protagonistas.
7-2-1068x534.png


Sus problemas y dilemas, placeres y dolores, son tratados como la principal preocupación de todo el mundo. Incluso si no formas parte de esta narrativa, estás obligado a tenerla en cuenta. Mientras que a nosotros como anarquistas nos gustaría vivir en un mundo en el que ningún personaje fuera una caricatura, en el que la gente no estuviera dividida por la raza y valorara positivamente nuestras diferencias, estamos también obligados a prestar atención a los problemas de los blancos porque, en su dolor, suelen arremeter contra aquellos que perciben como enemigos. La crisis de los opioides1 es un ejemplo perfecto.

3.jpg

Fox News: La crisis de los opioides declarada crisis nacional.
En una entrevista en la National Public Radio, la autora Margaret Talbot describe una escena que presenció en un entrenamiento de softball en West Virginia:

"Había un montón de chicas de secundaria sentadas en el suelo, consolándose entre ellas y llorando, había dos niños pequeños corriendo alrededor llorando y gritando, y habia un monton de adultos intentando ayudarlas y acompañarlas fuera de la escena porque dos padres que habían ido a ver el entrenamiento, un hombre y una mujer, habian tomado simultaneamente una sobredosis y estaban tumbados en el suelo a unos dos metros necesitando claramente ser atendidos de urgencia. Sus dos niños pequeños que habían venido con ellos estaban intentando que se levantaran. Entonces Michael y su colega fue capaces de reanimar a los padres usando Narcan, que es el antídoto para las sobredosis de opioides —los anula. Pero, como ocurre cada vez más a menudo, fueron necesarias varias dosis para reanimarles porque probablemente habrían tomado heroina cortada con algo más potente, posiblemente fentanil. Y así fue esta escena presenciada por mucha gente en esta comunidad que estaba en este entrenamiento de softball durante una tarde de marzo."

Algunos de esos testigos adultos, dice Talbot, animaban a los sanitarios a dejar morir a los padres. Esta deshumanización es escandalosa, y el porqué los protagonistas de esta historia estan intentando colocarse no es ningún misterio. En los tiempos que corren muy poca gente siente que sus vidas valgan para algo, sufrir un estres de baja intensidad por cuestiones económicas, la familia, las relaciones sentimentales, fobia social, salud y trabajo, es una constante en la vida de todos. La pobreza es solo ocasionalmente dramática o disfrutable; mayormente, es demoledormente aburrida y estresante. Si te están recetando medicación para los dolores debido a una lesión o problema crónico, la euforia y la sensación de flotar puede ser lo mejor que hayas sentido en años. Así es como la mayoria de la gente empieza ahora en su adicción a los opioides.

En los 1990s, los doctores de Estados Unidos estaban reconsiderando sus creencias sobre el dolor. Reconociendo el peaje que el dolor constante de baja intensidad puede tomar en el cuerpo —similar al efecto de la pobreza en el estado de ánimo— los médicos empezaron a recetar medicación contra el dolor más alegremente, creyendo que la ausencia de dolor podría acelerar la recuperación, aparte de ser una bendición en sí misma. Las farmacéuticas dijeron a los médicos que sus nuevos fármacos contra el dolor no parecía que fuesen a ser adictivos.

Esta afirmación es verdadera para algunos: Ciertas personas pueden tomar opioides durante un par de días después de la operación, y después cambiar a medicinas sin receta sin ningún esfuerzo. Pero los opioides afectan a los cerebros de otras personas de manera diferente: Experiencian un intenso placer y comfort, y después de un par de semanas de uso, dejar la medicación puede ser funesto. Así que la gente sigue yendo a por más —e incluso había conversaciones sobre qué doctores recetarían libremente fármacos contra el dolor. Algunas de estos establecimientos eran las "granjas de pastillas" [pill farms] frecuentemente denunciadas en los medios de comunicación y defendidas con cínicos argumentos; otros simplemente confiaban en sus pacientes. El dolor es dolor, razonaban los doctores, y la adicción no es un pecado: ¿Es realmente tan malo recetar a la gente lo que necesita para sentirse bien en este mundo? ¿Qué diferencia hay entre el Adderall y el speed, entre el Oxycontin y la heroína? Sólo la legalidad. Para la gente que no está cómoda pensando en sí misma como delincuentes, parece más sencillo exagerar en la consulta del médico que comprar heroína en la esquina.

4.jpg


Según se corría la voz sobre la accesibilidad de estas pastillas de opioides, los traficantes de heroína vieron su mercado tambalearse. Los cárteles de Mexico, Guatemala y otros países tomaron nota, y empezaron a producir heroína tan pura que podía cortarse mucho más, produciendo una cantidad mayor de producto que podía venderse más barato. También empezaron a cortarla con díferentes productos químicos, lo que la hizo mucho más potente y potencialmente mortífera. Por supuesto, cortar heroína para vender en el mercado negro no es una ciencia exacta.

Cuando el gobierno empezó finalmente a endurecer las regulaciones para recetar opioides y a hacer redadas en las "granjas de pastillas", millones de adictos se dejaron de lado en su desesperación y por último cayeron en las drogas explícitamente ilegales, que eran ahora mucho más asequibbles que nunca —y mucho más peligrosas. Mientras que los porcentajes de adicción a la heroina y los opioides no son realmente tan altos como lo fueron antes, el porcentaje de gente muriendo de sobredosis se ha disparado. Las dosis que la gente está acostumbrada a tomar pueden ser unas cinco veces más potentes que antaño. Seguramente nadie quiere colocarse en el entrenamiento de fútbol de sus hijos: lo que quieren es sentirse normales en lugar de con un deseo voraz de meterse un chute; símplemente ser capaces de animar a sus hijos; entonces es cuando se meten un chute al llegar... pero a veces, en vez de permitirles funcionar, la drogaa los deja inconscientes.

5.jpg

La cara de la de la desesparación blanca: Algunas de las personas fallecidas en la reciente epidemia de sobredosis.

Es obvio que la crisis está recibiendo una cobertura muy diferente a la que recibió la epidemia de crack de los 1990s o la epidemia de heroína que la precedió en las comunidades negras. Esas olas de consumo de drogas se convirtieron en el pretexto para la encarcelación masiva, el establecimiento de sentencias mínimas obligatorias para cada delito, leyes de reincidencia, identificaciones raciales y escuelas militarizadas, todas estas medidas pusieron una desproporcionada población negra y marrón en prisión, inhabilitando el derecho a voto e impidendo encontrar trabajo una vez salieran. Todos estos ex-convictos son por tanto incapaces de ejercer la más mínima influencia en las políticas del gobierno que los encarcelaron por los medios tradicionales de votar, montar grupos de presión o llegar a acuerdos. Están obligados a saltarse la ley para sobrevivir, lo que significa volver a prisión.

Una persona cínica podría especular que no es una coincidencia que las leyes sobre las drogas están siendo reformadas precisamente cuando la gente blanca está experimentando esta crisis. La gente blanca siempre ha tomado drogas, por supuesto, pero sólo ha sido recientemente cuando se ha considerado un problema importante. Aunque en 2015 murieron de sobredosis unas 33.000 personas, ésto no parece tener su correspondiente ola de represión dirigida a este segmento de la población. Los sentimientos progre hacia la epidemia son de inmensa tristeza y de sensación de pérdida, como si estuvieran supervisando el daño causado por un huracán —algo que no se puede controlar. Los conservadores, como siempre, tienen muchos juicios que ofrecer: Los adictos deben ser tratados como basura, juzgados por las miserian que debe haberles empujado a consumir. Pero hay un segundo motivo para la rabia: Ambos empobrecieron a los miembros de las comunidades blancas y los políticos que estas eligieron buscan otra gente a la que echar la culpa.

1.jpg

Antes (Epidemia de crack): —¡Encerradlos y tirad la llave al mar!

Después (Crisis de opioides): —Espera,... ¿Gente blanca muriendo? ¡Construid más centros de tratamiento! ¡Despedid a los doctores! ¡Demandad a las grandes farmacéuticas!
No es sorpresa quién es el chivo expiatorio. La gente negra y marrón siempre ha sido acusada del dolor de los blancos. Vuelven a aparecer las mismas, viejas y cansinas narrativas: Estas drogas vienen del sur de la frontera, están quitándonos nuestros trabajos, su falta de civismo está destrozando nuestras comunidades. El recuerdo de la gente blanca de cuando sus ciudades tenían industria, trabajos para la gente de clase baja que supuestamente prometía una posible salida a la pobreza o por lo menos permitirles ser pobres de una manera estable. Poca gente blanca, sin embargo, se ha convertido a las políticas radicales en respuesta a la desindustralizacion, la mayor parte de las comunidades blancas que se beneficiaron de la expansión de los tratamientos con drogas votaron por Trump, que prometió eliminarar el Obamacare. Esto no son "completamente" malas noticias, ya que sugiere que la gente no puede ser fácilmente satisfecha, quiere algo completamente diferente, no solo reducción del daño; pero es perturbador, a la vista de cómo la presidencia de Trump parece continuar afectando a la gente negra y marrón.

Todo esto se percibe como una rutina deprimente por cualquiera que haya estado prestando atención al arco dominante de la historia de los Estados Unidos. Irónicamente, lejos de ser responsables del problema, muchos de los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos están huyendo de la violencia que los cárteles que producen estas drogas, financiados por los ciudadanos estadounidenses que consumen su mercanía; no por que los mexicanos y demás inmigrantes centroamericanos huyan de las zonas en las que están controlados.

2.jpg

Por supuesto, las drogas vienen directamente de Mexico hasta Dakota del Norte. Los mexicanos tienen la culpa.

Mucha gente negra en los 70s y 80s luchó contra el acoso policial, por la autodeterminación negra y el apoyo de la comunidad a la recuperación de la adicción a las drogas —y a veces, desafortunadamente, por penas más duras y más acoso policial para los adictos predominantemente negros. En contraste, la gente blanca es menos proclive a responsabilizarse de pedir cambios en estas líneas. Los autodenominados hijos de la América blanca sienten que les han robado su derecho de nacimiento, y la quieren recuperar de sus hermanos negros, marrones, inmigrantes y extranjeros... sin considerar jamás que podrían ser sus padres a quienes hay que echar la culpa. Algunos blancos reconocen que cambiar su propio comportamiento es parte de la solución a sus problemas sociales, pero muchos de ellos, como los "Proud Boys"2 apuntan a hacerlo sólo para glorificar y renovar los fundamentos misógenos y racistas de la "Civilización occidental".

Esto no deja de ser irónico, ya que esas mismas divisiones raciales son también las responsables de evitar que los trabajadores blancos hagan causa común con otros para levantarse por sí mismos contra las causas de su sufrimiento. La desindustrialización está pegando fuerte en las comunidades blancas ahora de la misma manera que lo hizo con las comunidades negras en los 1980s, trayendo consigo la adicción y despesperación familiar a más grupos específicos. Mientras que los fascistas buscan atribuir el sufrimiento de la gente blanca a la gente de color en una especie de conspiración judía, el problema fundamental es obviamente el capitalismo. Los imperativos del mercado hacen que los camellos y los cárteles busquen el beneficio a toda costa, igual que recompensan a las corporaciones industriales que llevan sus instalaciones de producción al extranjero o remplazan trabajadores humanos por máquinas. Es el capitalismo el que ha roto nuestras comunidades, obligándonos a buscar trabajos de un lado para otro a lo largo del continente, mientras las compañías arrasan el mundo natural del que dependemos para vivir. Para defendernos de la embestida, tenemos que unirnos por encima de cualquier tipo de identidad, identificándonos con los demás incluso por encima de brechas de privilegios y luchar por abolir los privilegios y el capitalismo por completo. Una de las razones principales por las que el concepto de raza se inventó fue para dividir los intereses de todos aquellos que están sufriendo la desigualdad y las desgracias impuestas por el capitalismo.

Hay otra salida. En su libro In The Realm of Hungry Ghosts ("En el reino de los fantasmas hambrientos"), el doctor Gabor Mate revisa estudios hechos sobre ratas que alumbran una solución alternativa a los dilemas de la América Blanca. Mate describe cómo los investigadores convirtieron ratas en adictas a la cocaína. Predeciblemente, las ratas vuelven a por más cocaina regularmente, incluso fervorosamente. Pero cuando a las ratas se les sacó de un entorno solitario y el ambiente clínico y fueron llevadas a un entorno en los que podían encontrarse con otras ratas y realizar actividades más interesantes, las ratas, aunque seguían siendo adictas, estaban mucho menos interesadas en la cocaína que anteriormente.

Las personas no son ratas, y la cocaina no son opioides, pero las conclusiones son suficientemente claras. Para acabar con el problema de las adicciones dañinas en nuestra sociedad, tenemos que hacer nuestro mundo habitable. Esto es también un modo de entender el proyecto anarquista.

7.jpg

Graffiti en Montreal: "Descansen en paz todas las buenas personas cuyas vidas fueran robadas por cualquier tipo de sobredosis. Nos acordamos de vosotras, os echamos de menos, os amamos cada vez más según pasa el tiempo, hasta que nos reunamos de nuevo".
"Es el Lower East End (un barrio) de la droga. Coste de muertes por Fentanyl. En el año 2016, ¡656 fallecidas! Perdón, en realidad 755 hasta el día de hoy. Más de dos muertes al día. —Fuera de control —.

Como anarquistas, aspiramos a luchar contra las causas de la infelicidad y la pobreza, a contrarrestrar las estrategias que nuestros opresores emplean para drenarnos de recursos emocionales y materiales que puedan ser empleados fuera de su mercado. Aspiramos a acabar con la destrucción de nuestro mundo, de nuestras relaciones y capacidad de compartir. Si amamos a las personas que están sufriendo la adicción a las drogas independientemente de su raza, debemos hacer del mundo un lugar más habitable. Creemos un mundo donde nadie quiera escapar, en la que la idea de una droga que nos haga sentir menos vivos —o un teléfono móvil o un videojuego o cualquier otro producto— sea evidentemente indeseable.

Esto implica mantener proyectos cooperativos para apoyar a todos aquellos luchando por liberarse a sí mismos de la adicción, incluso Alcoholicos Anonimos fue fundada por gente que leyó al anarquista Piotr Koprotkin para aprender cómo los grupos basados en la organización horizontal y el apoyo mutuo podrían dirigir sus necesidades conjuntamente. Pero también implica atacar los fundamentos de la autoridad en esta sociedad. Cuando luchamos contra el poder que el capitalismo y el estado poseen actualmente para condicionar todas las posibilidades de nuestras vidas, también estamos luchando contra las causas de la adicción, el racismo y la desesperación.

Parte de esta iniciativa es rechazar que la gente blanca le eche la culpa a otra gente arruinada por sus dificultades. Tenemos que mostrar claramente quién es el enemigo y crear vías para encontrar afinidad y solidaridad por encima de ideas raciales, y mostrando a la vez el tipo de actividad que se necesitará para resolver nuestros problemas compartidos. Debemos rechazar la búsqueda de chivos expiatorios, y simultáneamente resistir el deseo de tratar a colectivos de gente como monstruos: incluso aquellos que buscan chivos expiatorios. Las divisiones que el racismo impone en nuestras comunidades también son responsables de gran parte del sufrimiento que la gente blanca experimenta —todo el mundo debe participar en abolir el supremacismo blanco y las instituciones que dependen de él para mantener su influencia. Debemos introducir una tensión anarquista en todas estas luchas por la supervivencia.

Cuando imaginamos esta tarea a escala global, parece casi imposible. Afortunadamente, se puede descomponer en etapas más pequeñas cada día.

6.jpg

Por un mundo sin desesperación ni las desigualdades de poder que la causan.

Por @IGD_News. Traducción Alasbarricadas.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: [EEUU] Aliss explicando como salvar el mundo a los machacas del IMC
12 des 2017
A la política de las identidades hemos de oponerle la crítica a la acumulación de capital.
12 des 2017

En este artículo, supuestamente anarquista, vemos en realidad la exposición magistral de la política de las identidades, o de como encubrir la destrucción industrial de la sobrepoblación relativa de la manera más eficaz y alienante.

Antes de sacar una conclusión sobre cuál es el carácter y motivación reales de esta política socialdemócrata de las identidades conviene aclarar algunas de sus plasmaciones prácticas, y nada mejor para ello que empezar por el estado del abortismo en los EEUU:


La promoción del abortismo abarata la gestión de la explotación


La población negra está en declive: 3 de cada 4 abortos en Estados Unidos son bebés negros, más del doble que los blancos.
https://www.naturalnews.com/2017-11-30-the-black-population-is-in-declin

Pero el proletariado blanco tiene menor tasa de fecundidad todavía, con lo cual el colapso de la reproducción biológica endógena corre paralelo para ambas fracciones. Lo que se reproduce son las clases del bloque de clases dominante, no la población en general, con lo cual en dos generaciones más la implosión demográfica del proletariado endógeno estadounidense (pero también europeo) lo lleva al camino de la extinción bológica, sea cual sea su color. Quedarán los ricos y la clase media explotando al nuevo proletariado que necesariamente ha de ser importado, previo filtrado y selección con muros, vallas y oficinas de esas masas de seres humanos.

Eso sí, la ignominia respecto al abortismo contra la población proletaria negra o blanca no se para en el número y alcance de la destrucción, los mismos que promueven la política de las identidades promueven también la expansión del negocio sobre la materia prima, muy valiosa, sobre la que actúan:

DOJ Launches Investigation Into Planned Parenthood Over Fetal Tissue Harvesting Practices
/ El Departamento de Justicia lanza una investigación sobre Planned Parenthood (Planificación de la Paternidad) acerca de las prácticas de extracción de tejido fetal.

http://www.zerohedge.com/news/2017-12-08/doj-launches-investigation-plan

El cadáver de un feto abortado se está cotizando a 2000 dolares, sea negro o blanco, pues tiene aprovechamientos industriales y de laboratorio, pero la socialdemocracia sigue silbando al paisaje como si todo esto fuera defendible y deseable. En paralelo, indiferentes también a semejante trasfondo de devastación, las clases medias de profesionales, funcionarios, pequeños burgueses y técnicos, que sostienen a las oligarquías financieras socialdemócratas dominantes, denominan a estas fracciones en reproletarización que caen en tendencias suicidas, o simplemente son proletarios sin trabajo o superexplotados, como “white trash”, basura blanca. O sea los mismos promotores de la política de las identidades y su sociedad estamentaria para regular la división disciplinaria y política del proletariado, no priorizan los colores de otra cosa que de los fajos de dólares que mensualmente corren a sus bolsillos.


En el capitalismo el trabajo es el núcleo de la identidad social


Hay, sin embargo, crecientes denuncias sobre esta política de las identidades y los sujetos que las promueven:


“En una sociedad capitalista, el trabajo es el núcleo de la identidad, y aquí hay actitudes marcadamente divergentes entre los profesionales y la clase trabajadora.”

Clase descartada: identidades políticas sin la identidad.
https://www.counterpunch.org/2017/12/05/class-dismissed-identity-politic/


En esta lógica política, que incluye perfomances extremistas y toda una tipología de profesionales especialistas en reproducirla, la historia que nos cuentan la socialdemocracia 3.0 y los que han sido engañados por su política de las identidades deja algunas cuestiones cruciales en los cajones cerrados, como las que hemos visto más arriba, y entre ellas la muy pertinente pregunta sobre quienes son las personas que se están suicidando:


Suicidios y crisis económica ¿Se puede romper esta relación?
http://www.sinpermiso.info/textos/suicidios-y-crisis-economica-se-puede-

Las personas que proporcionalmente más se suicidan son los parados, marginados, expulsados de las relaciones sociales de producción y crecientemente de las de consumo y reproducción. Resulta pues que en el escaparate de la jerarquía de los oprimidos, explotados y marginados que la socialdemocracia de clase media manipula a través de la política de las identidades no hay un solo lugar habitable. Abortaderos, pastilleos, adicciones, paro, explotación, vidas insalubres, ausencia de futuro, devastación familiar, emocional y síquica, componen nuestro insoportable paisaje vital, y, según se va consumiendo como combustilbe ctalizador de la producción de plusvalía y de la preservación del capitalismo estas vidas, imponen a la vez la importación de nuevas personas para proseguir la acumulación de capital.



Los crímenes de gestión de la sobrepoblación relativa


Pero esto no es nada nuevo, la historia que nos están contando, camuflada en lógicas supuestamente anarquistas, sobre la introducción de las drogas en los años 1970-80s entre los jóvenes en los países capitalistas centrales como si hubiera respondido a criterios de raza, no puede ocultar a quienes la hemos vivido en este lado del Océano Atlántico que las victimas del mercado de las drogas legales o ilegales no lo eran en función de su color de piel sino en función de su posición social relativa respecto al aparato productivo, su posición de clase: Jóvenes, en paro, en barrios en desindustrialización, también jóvenes sobrantes de familias de clase media, hijos no padres, y no simplemente comunidades negras como aquí nos relata nefasta y ahistóricamente Aliss a quienes lo hemos vivido y padecido. Pero esto nos pone en guardia sobre el carácter de la nueva amenaza que ya está llegando aquí envuelta en el descerebre masivo de la política de las identidades:


Vuelven la heroína y los camellos a nuestros barrios. Es hora de pelear por la vida.
https://marat-asaltarloscielos.blogspot.co.uk/2017/12/vuelven-la-heroina

La diferencia entre la ofensiva de la droga de los 1970-80s y los 2010-2020s no es pues respecto a la raza sino respecto a la edad y posición soial relativa a la producción y reproducción social. La política de las identidades es pues otra maniobra de diversión, desvió y alienación política, cultural y social, solo que ahora han aprendido y manipulan el feminismo, campo de lucha en el que introducen la devastadora tendencia generista, el antirracismo, volteado para enfrentar fracciones de clase, el ecologismo, con impresionantes e impunes llamados malthusianos a la devalorización absoluta de la vida humana proletaria, envolviéndolos en el papel de adorno de la oposición mediático-espectacular izquierda-derecha para normalizarlo y darle una narrativa que no toca el asunto de fondo de por qué el capital monopolista y su cinturón social de apoyo, compuesto de clases medias, promueven ahora la importación masiva de fuerza de trabajo teniendo a millones de obreros en paro y subempleo en Europa y estando en marcha una nueva ola de robotización y automatización.


Juncker: ‘Europa necesita a millones de inmigrantes africanos’
https://gaceta.es/mundo/juncker-europa-necesita-millones-inmigrantes-afr/

Esto es, teniendo a 20 millones de obreros en paro, de todos los colores, y una masa todavía mayor de personas subempleadas, quieren encima importar a otros 20 millones de proletarios de África, - donde mantienen varias guerras a la vez y un grado de explotación y saqueo neocolonial impresionante -, lo que simplemente significa que, a través de este desarrollo en Imperialismo Demográfico, quieren reducir continentalmente el salario modal del proletariado a márgenes de unos pocos cientos de euros mensuales para competir con China y aumentar los márgenes de beneficios, contrarrestando así la caída de la ganancia media en este rubro fundamental que es el valor (la desvalorización) de la fuerza de trabajo.

La conclusión es clara: A la política de las identidades que nos trae un día tras otro la socialdemocracia globalista, y sus manipulados/as, le tenemos que oponer la crítica a la acumulación de capital.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more