Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: laboral
Los accidentes laborales son terrorismo patronal
25 jul 2017
El martes 4 de julio murió un trabajador en el montaje de las gradas de un concierto en Valencia. El viernes 7 de julio falleció a causa de una caída de 30 metros un acróbata en Madrid, en el festival Mad Cool. El viernes 14 de julio murió un trabajador en Morón, de un golpe de calor. Estos son unos pocos ejemplos, dentro del mes de julio, de trabajadores que han muerto en su puesto de trabajo. A ellos les podemos sumar los cientos de trabajadores que mueren en su puesto de trabajo a lo largo del año. Además de las personas fallecidas, hay que sumar los miles de trabajadores que sufren accidentes laborales que les producen o no una baja laboral, y no podemos olvidar a otras miles de personas que sufren enfermedades profesionales por la labor desarrollada en su puesto de trabajo a lo largo de los años.
El martes 4 de julio murió un trabajador en el montaje de las gradas de un concierto en Valencia. El viernes 7 de julio falleció a causa de una caída de 30 metros un acróbata en Madrid, en el festival Mad Cool. El viernes 14 de julio murió un trabajador en Morón, de un golpe de calor. Estos son unos pocos ejemplos, dentro del mes de julio, de trabajadores que han muerto en su puesto de trabajo. A ellos les podemos sumar los cientos de trabajadores que mueren en su puesto de trabajo a lo largo del año. Además de las personas fallecidas, hay que sumar los miles de trabajadores que sufren accidentes laborales que les producen o no una baja laboral, y no podemos olvidar a otras miles de personas que sufren enfermedades profesionales por la labor desarrollada en su puesto de trabajo a lo largo de los años.

Según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo, en el período de enero a abril de 2017 se han producido 183.557 accidentes con baja, 230.776 accidentes sin baja y 202 accidentes laborales mortales. En el año 2016, en el periodo de enero a diciembre, se produjeron 555.722 accidentes con baja, 733.397 accidentes sin baja y 607 accidentes de trabajo mortales. Pero estos datos siempre se quedan cortos, ya que fuera de las cifras oficiales está la economía sumergida, donde cientos de miles de trabajadores tienen que desenvolverse en condiciones laborales deplorables: sin contrato, sin seguro, o pagados en negro, tarde y mal, etc.

Y no es para menos. Los pobres estamos abocados a sufrir las miserias del trabajo asalariado para subsistir. Nos encontramos bajo la incertidumbre y el miedo del desempleo, en una sociedad cada vez más individualista y competitiva, donde los trabajadores vivimos atomizados sin apoyarnos entre nosotros, con más de 3.500.000 de desempleados, con cientos de miles de precarios o parados de larga duración. Así, con cada reforma laboral planteada entre CCOO y UGT, la patronal y el gobierno, nos vemos arrastrados a aceptar unas condiciones de trabajo cada vez más precarias. Y es esta, la precariedad laboral, una de las principales causas de los accidentes laborales. Y estos cientos de miles de accidentes laborales que se producen a lo largo del año tiene un nombre: terrorismo patronal.

Para argumentar esta definición, vamos a usar de ejemplo lo ocurrido en el festival Mad Cool en Madrid, ya que ha tenido cierta relevancia mediática, al haber ocurrido en un festival de masas para gente joven, los cuales están muy de moda los veranos, y dan ingentes cantidades de dinero a las empresas organizadoras. En este festival, como hemos comentado anteriormente, murió un acróbata, y una camarera sufrió una descarga eléctrica en la barra. Las quejas por parte de los trabajadores del festival se han hecho patentes. Estos han denunciado condiciones laborales deplorables: jornadas de más de 12 horas sin sillas, sin descanso, sin agua, sin comida, personal eventual sin contratos, y sin medidas de prevención de riesgos laborales. La respuesta por parte de la empresa no ha sido otra que hacer un comunicado para quedar bien ante el público, continuar la fiesta escudándose en el orden público y amedrentar a los trabajadores que han protestado amenazando con no abonar lo trabajado en otro festival anterior y el despido. El señor Javier Arnaiz, empresario y organizador de este evento, deja bastante claro que el dinero que se va a llevar y mantener su nivel de vida están por encima de la vida del trapecista que cayó, de la camarera que se electrocutó y de cualquier trabajador que pudiese haber sufrido cualquier tipo de accidente laboral por el agotamiento y las faltas de medidas de seguridad en el puesto de trabajo. Otro ejemplo más que deja patente que para los empresarios no somos personas, somos mano de obra barata, y que, aprovechándose de que necesitamos trabajar para vivir, parasitan de nuestro esfuerzo y nuestro sudor al mínimo coste.

En cuanto a las instituciones del Estado, estas gastan cientos de miles de euros en homenajear a policías, guardias civiles o militares, dado que su función no es otra que la de proteger los privilegios de los políticos y los empresarios. Y otra vez ha quedado patente el desprecio hacia aquellos que generamos la riqueza y no parasitamos de los demás. Ninguna institución, ni tan siquiera el Ayuntamiento de Madrid, gestor en este caso de la Caja Mágica (donde se desarrolló el festival Mad Cool y se produjo el fallecimiento) a través de la empresa pública Madrid Destino, condenó el accidente ni ha homenajeado a la víctima. Solo un tweet de la alcaldesa con el mismo objetivo que el comunicado de la empresa: quedar bien con el público.

Los accidentes laborales no son casualidades, están a la orden del día. Los trabajadores no podemos consentir que este tipo de situaciones se normalicen para que la fiesta o la cadena productiva continúe, y que seamos tratados como meras máquinas que se estropean y son repuestas. Los empresarios se aprovechan de la desorganización y el desconocimiento por parte de los trabajadores de los derechos laborales básicos. Además el miedo al paro y a la exclusión social nos lleva a aceptar condiciones cada vez más precarias y a no reclamar las medidas de prevención de riesgos laborales. Esta circunstancia está llevando a que cada año la cifra de cientos de miles de accidentes laborales siga aumentando desproporcionadamente. Terrorismo por parte de la patronal que, a través de la dominación por el miedo, hace que todos los años cientos de miles de personas suframos algún tipo de accidente laboral o muramos mientras desempeñamos nuestras funciones laborales, mientras ellos se benefician de nuestro esfuerzo y nuestro sudor.

De todos los trabajadores depende organizarnos con nuestros compañeros, exigir nuestros derechos en materia de seguridad y salud en el trabajo, y que se respete nuestra integridad como personas, y nuestra dignidad como trabajadores. Solo a través de la organización, la autogestión y la movilización, conseguiremos conquistar mejoras en nuestro día a día, subvertir la maquinaria capitalista y construir «organizaciones y federaciones absolutamente libres, fundadas a partir del trabajo y la igualdad de todos, en el que cada trabajador tenga el derecho al disfrute del producto completo de su labor».

Por la anarquía

Grupo Anarquista Tierra
Federación Anarquista Tierra (FAI)
Mira també:
https://federacionanarquistaiberica.wordpress.com/2017/07/25/los-accidentes-laborales-son-terrorismo-patronal/
https://grupoanarquistatierra.wordpress.com/2017/07/25/los-accidentes-laborales-son-terrorismo-patronal/

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more