Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Construyendo poder popular en la biodiversidad
07 abr 2015
Límites técnico-normalizadores me impiden publicar un comentario a ¿Democracia o partidocracia? publicado hace algún tiempo en http://confraternizarhoy.blogspot.ch/2014/12/la-vision-del-19y20-desde-e, por lo que os propongo desde aquí estas reflexiones.
minga.auzolan1.jpg
mingauzolan2.jpg
Sigamos el debate; hacia poderes constituyentes populares!

Me he alegrado mucho de encontrar, en una búsqueda de trabajo en la red, esta nueva propuesta del texto “¿Democracia o régimen parlamentario?” (aquí: ¿Democracia o partidocracia?) redactado hace ya casi dos décadas!
A pesar de ya haber sido utilizado en otros trabajos de terceros, (casi siempre sin indicar la fuente, también a niveles académicos, por ejemplo en Euskal Herria, en la misma Universidad (colonial) del País Vasco, para citar un caso grave), raras veces ha dado lugar a reflejos tan explícitos como en Confraternizarhoy. O a debates abiertos, críticas desarrolladas y contestaciones argumentadas, mentando “posiblemente” sus autores. En efecto, la signatura K. Raveli refleja también a menudo un trabajo colectivo, un “auzolan” como decimos en Euskal Herria (literalmente: “trabajo de barrio”).

Todo esto tiene por cierto razones concretas: el pequeño ensayo se opone en modo radical a teorías, ideologías, éticas, morales, prácticas y políticas en general, de este sistema del que “gozamos”, en cada continente a su manera, pero más o menos de forma parecida a lo largo y ancho del planeta.
En efecto, en el momento de redactarlo he intentado responder a la gran diversidad de figuras de plasmación de los regímenes político-institucionales actuales. Para que pueda servir para una crítica de base general, socialmente más efectiva con relación a la globalización plutocrática (*) global. En poca palabras, hace mucho daño a las concepciones políticas y sobre todo, evidentemente, a los intereses de los poderes dominantes: para ellos lo mejor sería que no se conozca y difunda.

Sin embargo, desde los años '90 cuando había sido redactada la primera versión, he podido constatar poco a poco, pero de forma muy progresiva, la adopción no sólo de conceptos, sino hasta de términos muy concretos utilizados y semánticamente “re-formateados” en el escrito, naturalmente en sentido crítico. Por ejemplo, la palabra “normalización” empleada de forma a veces sardónica como sinónimo de homogeneización social, homologación cultural, allanamiento semántico, ético y lingüístico, etc. (normalización social, por medio de las “normas” y como reducción o desaparición formal de contradicciones y diversidades naturales en y de las sociedades), se está poco a poco difundiendo como expresión más negativa que positiva del ese terrible desarrollo normalizador mercantilista actual.
Cuando se había asumido la “normalización” como algo positivo.

También el mismo término de “régimen”, utilizado hasta hace poco casi únicamente a propósito de regímenes fascistas, autoritarios, totalitarios, etc. se está cada vez más empleando también como sinónimo (natural, lógico) del sistema institucional de muchos países presuntamente “democráticos”. Es decir: se entiende “régimen” y luego “régimen parlamentario” como una denominación objetiva e idónea. Lo que permite poco a poco una cierta toma de distancia hacia el absoluto valor simbólico de “democracia” que pretenden atribuirle precisamente los defensores de esta clase de régimen. Así como quieren que entendamos la actual partidocracia como forma y hasta modelo de democracia, al mismo tiempo que muchas más derivaciones y figuras políticas, institucionales y jurídicas del actual parlamentarismo burgués, es decir: capitalista.

Todo esto podría significar que el trabajo esté alcanzando la “inteligencia” sistémica, por lo menos en lo que atañe a algunas de sus críticas más agudas, por lo que esperemos que pase lo mismo entre los sectores sociales “alternativos” que pueden dar cuerpo a las disyuntivas. Es decir: que pueda servir para mejoras no solo teóricas sino más bien praxísticas de las luchas populares, del poder popular constituyente, y de la hermandad, contra el individualismo mercantilista. Lo que significa desarrollo de procesos reales de democracia.

Además, hasta términos más enérgicos y atrevidos, que alguien podría considerar como simples “neologismos”, y de los que me siento algo presumido... como en el caso de la “leificación” (entendida como extensión de la clásica reificación marxiana de cara a leyes y éticas dominantes), empiezan a presentarse en otros espacios (http://chilesur.indymedia.org/es/2014/05/7826.shtml).
Por lo que parece posible que esta labor crítica y creativa que juntamente estamos haciendo pueda tener y tendrá algunos efectos!
La leificación es realmente uno de los cánceres ideológicos y culturales, además de políticos y sobre todo éticos, más nefastos para un desarrollo constituyente, de poder popular real, y se quiere así poner en evidencia como la evolución progresiva del poder constituyente popular está precisamente en contradicción con el establecimiento de regímenes cristalizados, con sus “derechos positivos” intocables y con los correspondientes imperios morales de la “Ley”, en cada particular territorio (estado) capitalista de caza. Entre los 200 estado-naciones oficialmente admitidos, frente a una biodiversidad cultural de más de 5000 naciones actualmente existentes con sus lenguas, tradiciones sociales, económicas y culturas en general!

Me quedo entonces a disposición para seguir el debate, compañeros!!!
K. Raveli

(*) Os señalo otro artículo polémico con el que – dicho sea de paso... – hasta se ha estimulado la difusión del término “plutocracia” (de más complicado sesgo, valor y empleo) en el vocabulario político del área lingüística castellana...
http://old.kaosenlared.net/noticia/plutocracia-participativa
Mira també:
http://confraternizarhoy.blogspot.ch/2014/12/la-vision-del-19y20-desde-el-dilema.html
http://old.kaosenlared.net/noticia/plutocracia-participativa

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Construyendo poder popular en la biodiversidad
07 abr 2015
Frente a la hegemonía del sistema-mundo-occidental-capitalista “urge transitar de la resistencia civil y política, a una resistencia cultural y económica, fundada y orientada en un espiritualidad profunda.

http://servindi.org/actualidad/126731?utm_source=feedburner&utm_medium=e
Re: Construyendo poder popular en la biodiversidad
07 abr 2015
Raveli, lo de leificación me parece un neologismo absurdo: no tiene justificación semántica u ontológica.
Podemos decir tranquilamente 'obediencia a la Ley' o 'cumplimiento de la Ley'. Si se quiere, en sentido más negativo, 'sometimiento a la ley'. Por lo tanto me parece inútil y baldío lo de fabricarse nuevos vocablos como esa “leificación” cuando ya existen voces más que suficientes para entenderse.
Re: Construyendo poder popular en la biodiversidad
07 abr 2015
“Cuando se había asumido la “normalización” como algo positivo”

Sorprendente punto de partida desde el que se percibe la normalización como “positiva”. Esto lleva implícita una lógica que concibe la existencia de una “anormalización” o “excepcionalidad”, como “negativa”, puesto que en esas lógicas de la dualidad no hay “positivo” sin “negativo”, ni “normal” sin “anormal” o “fuera de norma”.

Este planteamiento que a primera vista nos podría crear ciertas contradicciones o dudas, en su propuesta oculta una importante cuestión, que no es otra que quién decide dónde situar “lo normal” y “lo anormal” o “paranormal”. Desde qué superioridad moral, científica, filosófica, política, social, económica, humana…, se imponen o “proponen” límites de separación y se validan las unas frente a las otras.

La actual partitocracia, mal que pese, es una forma más de democracia, pues democracias hay muchas, y no por negar las que no nos gusten, van a dejar de existir y ser formas de democracia, pues al “demos”, le sigue el “cratos” y de lo que se trata, es precisamente de acabar con ese “cratos” de manera que podamos hablar de “ácratos”.

Reconocer “procesos reales de democracia”, es señalar que hay procesos “irreales”, pero aún siendo “irreales”, siguen siendo de democracia. En vez de “democracia real ya”, una fórmula oportunista de salvar al sistema democrático y meritocrático, se nos presenta al sistema como una “democracia irreal ya”.

Quién inventa vocablos para nombrar lo que se conoce popularmente, sólo aspira a ser reconocido. Hay muchos “vocablos” que han sido asumidos por las luchas populares dirigidas desde el poder, y por eso aparecen como algo que pertenece al pueblo, pero su carga semántica o imaginaria, no es más que otra construcción del poder, y nunca podrá ser utilizada contra él. El poder no se destruye desde dentro, aunque hay alguien dentro que lo pueda perjudicar. Sin esa lucha desde fuero, toda posibilidad de acabar con el poder desde dentro, es ficticia y en el peor de los casos hipocresía, pues su aspiración es el poder, aunque sea en su forma primera de contrapoder…

Es interesante la aportación de Inkaki… “Frente a la hegemonía del sistema-mundo-occidental-capitalista “urge transitar de la resistencia civil y política, a una resistencia cultural y económica, fundada y orientada en un espiritualidad profunda”.”

La cuestión primera que se me ocurre plantear es qué entendemos por espiritualidad, pues cualquier indígena, que ha resistido y sobrevivido a la aculturación, seguramente tendrá una concepción de la espiritualidad muy distinta a la que tengan quienes resiste y sobreviven al neoliberalismo en su modalidad de “crisis” o “sociedad del bienestar”

El hecho de que las comunidades puedan “cultivar” una “profunda y cotidiana espiritualidad de la resistencia creativa contra hegemónica y gozan de una mística acrisolada que ni las cárceles, ni la muerte les logran quitar la libertad interior”, no quiere decir que quienes no tienen esa “mística acrisolada”, se quiebren frente a la privación de libertad. Y en cuanto a que “ni la muerte les logran quitar la libertad interior”, desde un planteamiento comunitario, podría tener mucho sentido, pero desde el occidental, individual, es humo.

En el fondo de todo, lo que subyacen son las creencias. Y hay algunas que, con independencia del camino, su aspiración es el poder, el “cratos”, y toda “espiritualidad” sea del tipo que sea, para ser liberadora, debe distanciarse tanto de él, como para ser destruido.
Re: Construyendo poder popular en la biodiversidad
09 abr 2015
Para Guifré diré, imagino como mi primo Koxme, me parece, que te quedas en las ortodoxías y mecanicismos de lectura y razonamiento de corte versicular de la realidad, porque como la percepción (in)conciente de sì mismo, de una persona, a través de lo que tiene o posee, la propiedad, el estatus "económico" y eso, es u8na clásica alienación que Marx denomina reificación, de la misma manera la consideración (in)conciente de la propia ética, moral, comportamiento y valor sobre la base de las leyes, reglas, normas impuestas o elegidfas por cada sociedad es una forma de alienación que llaman aquí leificación.
Re: Construyendo poder popular en la biodiversidad
13 abr 2015
Inkaki y ahollantei, hablar hoy de espiritualidad suena a chamanismo cavernario....
Me interesa algo más esa historia de LEIFICACIÓN.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more