Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
Sintel Asturies
22 jul 2003
Reportaxe sobre Sintel publicau en Les Noticies
sintel1.JPG
Campamentu de la Esperanza, dos años depués


El conflictu de Sintel continúa abiertu, mentanto que s’acerca’l final de cobru de prestaciones del personal
N’Asturies queden diez trabayadores ensin recolocar qu’aspiren a trabayar nel país, anque nun recibieron nenguna oferta nesti sen dende que se diere por fináu el problema en 2001

Beatriz R. Viado

Va facer dos años el prósimu 3 d’agostu que se llevantó’l Campamentu de la Esperanza nel Paséu de la Castellana de Madrid calteníu a lo llargo de 187 díes pola plantilla de Sintel, antigua filial de Telefónica, esixendo la recolocación de tol personal de la empresa. Les promeses incumplíes fain que les movilizaciones de protesta fueren y seyan constantes. Agora, pa bien d’ex-trabayadores de Sintel acábase’l paru y la situación complícase entá más poles dificultaes d’alcontrar un nuevu empléu.

Dende que se firmare l’alcuerdu n’agostu de 2001 ente’l Gobiernu y Telefónica –nel que se comprometieron a restituyir l’empléu– hasta güei naide de la plantilla de Sintel recibió nenguna oferta de trabayu, tando agora mesmo, según informa l’asociación de trabayadores, más de 1.100 en paru. A la mayoría yá se-yos agotó la prestación por desempléu, mentes que pal restu ta a puntu de terminase. L’únicu dineru que percibió’l personal de Sintel foi el del Fondu de Garantía Salarial, pero tovía tán ensin cobrar los salarios que Sintel adeuda dende l’añu 2000 y les indemnizaciones por despidu.

N’Asturies, de los catorce trabayadores de Sintel cuatro prexubiláronse y diez quedaron pendientes de recolocación. D’esta decena, cuatro yá agotaron les prestaciones por desempléu y a los seis restantes termínase-yos el 30 de xunetu. El conflictu llaboral continua agora pela vía xudicial. Ún de los casos abiertos ye por venta fraudulenta que «dándose lo meyor de lo meyor», diz Luis Bernardo, ex-trabayador asturianu de Sintel, podría llegar a que se considerara a Telefónica responsable de la mesma y la compañía taría obligada a volver a la situación anterior, anque al parecer de Luis Bernardo, si pasare esto lo que fadría Telefónica sería «liquidanos con una indemnización».

Otru de los xuicios pendientes ye con Soledad Córdova, Directora Xeneral de Trabayu, por prevaricación de los últimos espedientes de regulación aprobaos, «al habelo fecho en contra de tolos informes que yeren negativos a estos espedientes», esplica’l trabayador en paru de Sintel. D’anulase estos espedientes el resultáu quiciabes sería volver a Sintel, apunta, con duldes, Luis Bernardo, que nun tien claro cual y cómo puede ser el final d’esti conflictu.

De toos moos, en Madrid caltiénense los contactos colos grupos parlamentarios y los partíos políticos, a raíz de que’l Gobiernu, en campaña electoral, amuesara la so disposición a abrir una mesa de negociación con un mediador, a lo que se negaron los sindicatos, cuenta’l trabayador en paru: «Según dixo Ruiz Gallardón, el ministru de Trabayu, Eduardo Zaplana, taba dispuestu a sentase nuna mesa, pero’l que nun accedía yera Fidalgo, cabezaleru de CC.OO.».

Asina ye que pel momentu tán faciéndose xestiones pa que s’abra la mesa de negociaciones que lleve a una solución que seya aceptada por toles partes. «El problema ye que Zaplana afirmaba qu’él sentábase colos axentes sociales y tán faciéndose xestiones pa consiguilo. Y si nun se sienten los sindicatos pues que s’abra la mesa igual», señala. La negativa de les centrales sindicales a continuar les negociaciones afítase en que dan por cerráu el tema, alegando que yá s’ofrecieron puestos de trabayu y el personal de Sintel nun los quixo aceptar.

Con too y con eso, Luis Bernardo destaca que «la verdá ye que nun ofrecieron nengún puestu de trabayu y, por exemplu n’Asturies nun tuviemos nenguna propuesta».

D’equí p’alantre, Luis Bernardo nun tien unes perspectives mui optimistes: «A ver que sal pela vía xudicial, pero lo de la recolocación a estes altures yá paez que queda lloñe». La reivindicación de los trabayadores d’Asturies ye trabayar equí, pero «la situación ta difícil, según anda’l tema llaboral y teniendo en cuenta que’l más mozu de los dispidíos soi yo, que tengo 42 años».

Sicasí, el colectivu de trabayadores va caltener l’asociación que formaron tres la venta de Sintel, Sintratel, al empar que propunxeron a Telefónica que contratare los servicios d’esta empresa, integrada pola plantilla de Sintel. De toles maneres les soluciones puestes enriba la mesa pol personal dispidíu nun son aceptaes.

Los problemes de Sintel entamaron en marzu de 1996 cuando Telefónica vendió toles acciones de la filial a Mastec, propiedá de Jorge Mas Canosa, presidente de la principal organización cubana anticastrista (FNAC). Los sindicatos enteráronse de la venta polos medios de comunicación, nun periodu nel que Telefónica yera financiada con dineru públicu.

La venta de Sintel foi por 4.900 millones de pesetes, que Mastec debía pagar a Telefónica en tres años, cosa que nun fixo. Na transacción, Telefónica quedóse con toles propiedaes, oficines y almacenes de Sintel, quedando asina la filial vaciada y descapitalizada. Dende entós, Telefónica foi reduciendo los precios del trabayu realizáu por Sintel y el volume de contratos hasta la retirada total de la cartera de trabayu en 30 provincies del Estáu español. El 29 de xineru de 2001 entamó una fuelga indefinida del personal de Sintel pa denunciar la privatización y los despidos na filial de Telefónica.

Primeru de mayu

El conflictu de Sintel volvió a ser actualidá tres los incidentes protagonizaos por un trabayador na manifestación del 1 de mayu en Madrid. Nesi momentu los medios de comunicación volcáronse nel sucesu, criminalizando la protesta del colectivu de trabayadores, pero ensin contar lo que pasare enantes de qu’entamare la manifestación.

El personal de Sintel llegó a Madrid dende diferentes puntos del Estáu español: «Veníamos d’una marcha de 200 kilómetros y cuando entramos na plaza de Cuzco taba esperándonos la policía», rellata Luis Bernardo. Les directrices de les fuercies de seguridá yeren nun dexar salir de la plaza a la xente de Sintel. «Sólo por llevar distintivos de Sintel nun nos permitíen nengún movimientu, nin siquiera pa dir a tomar un café», describe. Tres negociar cola policía consiguieron salir de la plaza, entamando la marcha les muyeres y los neños coles manes n’altu. A la fin consiguieron llegar a la manifestación del 1 de mayu a la que nun se-yos quería dexar asistir. Una vez ellí y tres la tensión acumulada na plaza de Cuzco, tuvieron llugar los incidentes, protagonizaos por un trabayador de 45 años, con dos fiyos, al que se-y acabare la prestación por desempléu’l 30 d’abril.

De la llucha exemplar a la criminalización

Los 187 díes pasaos nel Campamentu de la Esperanza descríbelos Luís Bernardo como «una llucha por dalgo xusto y que mereció la pena». L’atención qu’acaparó l’acampada de trabayadores de tol Estáu nel centru de Madrid pela parte de los medios de comunicación foi gradual: «Mentes al empecipiu cuasi s’inoraba al final tuvo muncha repercusión», esplica l’ex-trabayador de Sintel, matizando que los únicos medios que desatendieron totalmente l’asuntu foron Antena 3 y Televisión Española.

El problema que ve Luis Bernardo respecto al seguimientu pela parte de los medios de comunicación ye que tres la firma del alcuerdu n’agostu de 2003 presentóse como si’l conflictu tuviere solucionáu, cuando esto nun foi asina. Amás d’esto, tres dos años d’invisibilización del problema, los incidentes del 1 de mayu volvieron a poner d’actualidá’l casu de Sintel, pero «pa criminilizar lo que enantes foi calificao de llucha exemplar».
sintel2.JPG
Sindicat