Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
contramarcha 65 (Solidaridad Obrera Metro)
15 des 2013
LA SOCIEDAD A LA QUE NOS LLEVAN
portada contra 65.jpg
Si sólo mirásemos al futuro por lo que los gobiernos (sean del color que sean) y la Patronal nos preparan, sin tener en cuenta la resistencia y oposición
de la población en general y de la clase trabajadora en particular; sin tener en cuenta las dificultades que pone la Naturaleza y sin tener en cuenta
otras variables, ¿qué veríamos?
Hagamos este ejercicio de reflexión tomando como referencia lo que eufemísticamente denominan “reformas” y que se están llevando a cabo en toda
Europa y sobre todo en los llamados países periféricos.
Reformas Laborales: facilidades de despido y rebajas sustanciales de salarios.-
En este país de 46,7 millones de habitantes la población activa es de sólo 22,7 millones de personas y de ellos 6 millones están sin trabajo, 2,75 millones con
contratos a tiempo parcial y cerca de otros cuatro millones con contratos precarios. Las pensiones serán se subsistencia garantizándose un 10% del salario mínimo.
Recortes y privatización de la Enseñanza.-
Cada vez podrán cursar estudios superiores un menor número de hijos de trabajadores, desde luego ningún hijo de esa legión de sin trabajo o precariedad. Además
de las carencias de no tener un buen salario hay que sumar las elevadas tasas y matrículas universitarias y de formación profesional que hay que abonar.
Recortes y privatizaciones sanitarias.-
Cada vez tendremos más enfermedades y durarán más tiempo, la esperanza de vida disminuirá irremediablemente, estando ahora la media en los 82 años. Si se
tiene la desgracia de tener una enfermedad crónica vivirás menos y peor, sobre todo si perteneces a ese grupo cada vez mayor que no tiene trabajo o a pesar de tenerlo
no gana más de 650 euros al mes, pues no tendrás suficiente para pagarte el tratamiento. La sanidad pública será de beneficencia.
Fin de las libertades: Ley antiprotesta, Ley de servicios mínimos.-
Habrá democracia, podrás votar a uno de los partidos que pueden gobernar (PP-PSOE) o a alguna de sus copias (UPyD-IU). No podrás protestar ni en la calle,
ni en ningún otro sitio, pues molestas. Hacer huelga “no sirve de nada” por eso estará prohibido. La policía tendrá palabra de autoridad infinita invirtiéndose la
carga de la prueba en cualquier caso, es decir habrá que probar fehacientemente por parte del acusado que lo que afirma la policía no fuese cierto.
Fin del petróleo barato.-
Cada vez pasaremos más frío en invierno y más calor en verano, y no solamente debido al cambio climático, que también; sino porque la energía (electricidad,
gasolina, etc) cada vez costará más y más. Lo que conllevará que viajaremos menos y más cerca.
Ley del aborto: Parirás y morirás con dolor.-
Tendremos más hijos, los que nos toquen en suerte. La religión será obligatoria por el bien de todos: ni aborto, ni píldora del día después, ni anticonceptivos,
etc. Las parroquias extenderán certificados de buena conducta necesarios para acceder a cualquier puesto de trabajo. No se permitirá la eutanasia, ni tampoco los
cuidados paliativos, por razones económicas y religiosas.
Subida de los precios.-
Vestiremos peor ropa cada vez y por su puesto la más barata del mercado y por tanto de menor calidad, lo que conlleva que nos durará bastante menos tiempo.
Comeremos todos lo mismo, según los productos que pueda aportar la agroindustria.
Podemos seguir valorando otros aspectos habituales y todos ellos nos llevan al mismo terreno.
Y para disfrutar de este atractivo futuro con todos estos manjares sociales tan apetecibles tendremos que estar todo el día trabajando en unas condiciones cada
vez peores y sin derechos, pues dichos derechos serán incluidos, cual obra de arte, en los museos más importantes.
Si estamos de acuerdo en que todo esto forma parte del futuro basura que nos preparan ¿merece la pena que les sigamos permitiendo que nos fastidien la vida y el planeta?
¿No habrá llegado la hora de cambiar? ¿De exigir tiempo para nosotros? ¿Para leer, debatir, cultivar la amistad, cuidar la huerta? ¿Para compartirlo con nuestros
hijos y con nuestros padres? ¿No habrá llegado la hora de HACER LA REVOLUCIÓN y dedicarnos a vivir?
Estemos atentos, pues sólo conseguirán este futuro asqueroso, si se lo permitimos.
Mira també:
http://www.solidaridadobrera.org/downloads/Contramarchas/Contramarcha_65.pdf

This work is in the public domain
Sindicat