Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sanitat
La paciencia tiene un límite…y ya se ha traspasado
03 oct 2011
Artículo de opinión sobre el devenir de la lucha contra la liberalización de la sanidad en Catalunya.
1317327788984.jpg
Desde hace días se habla de la reducción de paga extra de navidad, la eliminación de complementos salariales y la modificación del horario de trabajo de los trabajadores del ICS. Después de reducciones salariales el año pasado mantenidas el presente año, reducciones de plantilla y cierre de plantas, servicios y centros sanitarios ahora quieren no pagar a los trabajadores y hacer pagar a los usuarios (las respuestas del conseller d’Economia sobre el copago fueron suficientemente reveladoras después de la última rueda de prensa tras la reunión del ejecutivo).

En los hospitales ya se están haciendo asambleas para hacer huelga y tomar contramedidas. Los centros de primaria tendrán que plantearse como digieren estas medidas y de qué forma específica pueden responder. Por su parte los jefes de servicio publicaron una carta mostrando su desacuerdo con las medidas. A parte de obedecer órdenes tendrán que ver qué determinaciones toman. Posicionarse en contra de palabra, pero seguir la corriente a quien se sabe que conscientemente se está cargando un sistema sanitario que funciona, es poco útil y no exime de responsabilidad. El resto de trabajadores deben tomar buena nota de donde se posiciona cada uno. Desde la entrada de CIU ya son tres los cargos del Departament de Salut que han dimitido por ‘motivos personales’, según informaciones publicadas. El gerente del ICS, el director de recursos sanitarios y el director de salud pública. El último hace unos días. Las luchas en el interior del Departament también se dejan sentir.

El día de la negociación entre ICS y sindicatos la gente tomó cartas en el asunto y se subió a la mesa de negociación. Literalmente. Las declaraciones de Cobacho (UGT) echando la culpa a algunos sindicatos irresponsables y de Navarro (CCOO) censurando la acción, mientras pacta que se rebajen los sueldos, con la contrapartida de que nos los paguen en unos meses o nos digan para qué se usan (es cierto, dijo eso!!), son hechos más que suficientes para que se anden con cuidado en sus apariciones públicas por los hospitales (si es que alguna vez van). Y es que los sindicatos están cumpliendo su papel de mediadores. Algunos peor que otros. Pactando los ERES en muchos hospitales han dado alas al ejecutivo para seguir por ese camino. En muchos casos se prefirió optar por no hacer conflicto. Por más que digan el conflicto real implica endurecer las posiciones y no pactar con el que hace lo que están haciendo. El portavoz Homs ya lo sacó a relucir en una de las últimas ruedas de prensa. Dijo que los sindicatos se habían dado cuenta de la situación y así habían actuado con responsabilidad en la mayoría de centros. Un llamamiento al orden del que sabe el poder que detenta.

Llegados a este punto, previsible desde hace meses, debemos preguntarnos si reclamar mejores medidas de ajuste a quien tiene el poder de decidir, pero también representa a una clase económica y cultural determinada tiene posibilidades de llegar a cambiar algo. Su proyecto de liberalizar es claro, la falta de liquidez su excusa. La ausencia de conflicto quieren que sea el camino. En nuestras manos está. Y con cada noticia o rumor, la rabia aumenta y las ganas de coger del pescuezo a estos burócratas crece más y más. Que se alarguen las esperas para intervenir a pacientes oncológicos como se publicaba hace unos días, que se alarguen las esperas en urgencias con lo que comporta eso en la atención médica (basada en una relación entre dos personas y en la que la información obtenida es inversamente proporcional al cabreo del paciente), que se contrate un taxista todos los días para estar de guardia por la noche para llevar al médico si hay urgencias en la Selva, etc, etc.

A partir de aquí, creo que dos vías distintas se plantean. La primera es la de buscar alianzas amplias diluyendo lo que queremos, pactando a costa de rebajar nuestros objetivos, arrimando el hombro para ‘salvar’ al país de la malvada crisis que nos ha caído encima. Como si no hubiesen responsables!! Como si no fuesen los mismos que lideran la salida de la crisis!!. Ese camino lo están siguiendo los principales sindicatos. Y el resultado, aparte de evitar algunos despidos (cosa que seguro que los afectados agradecerán, y por lo que me alegro), es el de dejar que continúen la senda de los ‘ajustes’, empeorando las condiciones laborales y empeorando el sistema de salud. Un sistema que de seguir por este camino no se recuperará, ni que se quiera, en muchos años. Otros ‘lumbreras’ que van por ese camino son los que ofrecen su trabajo gratis para que no se vean afectadas las listas de espera (algunos agrupados en una entidad con vocación de ONG llamada Jornada per Catalunya). ¿Se puede ser más ingenuo? Trabajar gratis en el marco de una sociedad capitalista basada en el dinero, la mercancía y la competencia. ¿O es posicionamiento político en defensa de la actual gestión?¿Para qué hacerlo? ¿Para quién hacerlo? ¿Por la patria, como en otros tiempos de guerra? ¿Por los ciudadanos que sufren? Muy loable esto, y muy humano, pero eso beneficia a los que están reventando la sanidad catalana y son prácticas de esquirolismo en el contexto en el que estamos. ¿De verdad pensamos que esto durará sólo un tiempo?. La otra vía es la de llevar la situación de conflicto laboral/social hasta un punto irreversible, polarizando los frentes (cosa que sucede espontáneamente cuando la gente lucha con intensidad por lo que cree y desea). Es necesario endurecer las acciones para que no sean tomadas como pantomimas simbólicas sino como acciones reales con objetivo de conseguir nuestros deseos (boicotear una reunión de negociación; amedrentar a algún responsable directo sea de sindicatos blandos, sea del Departament; cuadrarse en los estandars de calidad asistencial y no rebajarlos para que la gestión no se vea afectada, etc). Es aquí donde la gente se puede identificar y sumar, porque forma parte del día a día y porque puede repercutir en lo que hace. La gente no se va a identificar mucho tiempo con manifestaciones más o menos vistosas y multitudinarias que no cambien nada en su cotidianidad, ni con acciones que ‘visualicen’ problemas. Ya los ven cada día, y realmente prefieren no verlos... Y por otro lado creo imprescindible ser críticos con el actual modelo sanitario con el ánimo de construir una medicina distinta en el marco del cambio de paradigma político y social que se está forjando (con nuevas formas de hacer política, nuevas formas de relacionarse, nuevos valores…). Cuestionar la dependencia que tenemos del sistema público sanitario y la escasa autogestión de nuestra propia salud, cuestionarse la propia naturaleza de las enfermedades y su segura relación con nuestras formas de vida, son cuestiones que no se deben retrasar. Algunos ya han tomado esa camino. Si esta segunda parte no se potencia, los peligros futuros seguirán siendo los mismos, pues el marco de lo posible y lo imposible lo da la Economía. Si no pensamos más allá de ella, fuera de sus límites, un cambio real es muy difícil, sino imposible.
Mira també:
http://www.kaosenlared.net/noticia/paciencia-tiene-limitey-ya-ha-traspasado

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La paciencia tiene un límite…y ya se ha traspasado
03 oct 2011
Aquesta tarda tots a plça Catalunya en suport del detinguts.
LA SOLIDARITAT ENS FA FORTES!
Re: La paciencia tiene un límite…y ya se ha traspasado
03 oct 2011
A quina hora es?
Re: La paciencia tiene un límite…y ya se ha traspasado
03 oct 2011
a les 19.
Sindicat