Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: globalització neoliberal
La crisis del neoliberalismo
27 abr 2011
En este artículo se analiza la actual crisis en relación al modelo de gestión neoliberal
de las economías capitalistas durante los treinta últimos años. En primer lugar se
caracterizan los rasgos básicos de la regulación neoliberal. En segundo lugar se analiza
la crisis actual en relación a estos rasgos, en concreto se considera el papel del sector
financiero, el funcionamiento de la economía real y la influencia de la crisis ecológica. En
tercer lugar se consideran los efectos específicos de la crisis para la economía española,
como un caso especial dentro de un modelo general
Palabras clave: capitalismo, neoliberalismo, crisis económica, economía española,
financiarización
Hace unos treinta años la economía mundial, y especialmente la de los países
desarrollados, atravesaba una fase de profundas turbulencias que entonces calificábamos
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117. ISSN : (en trámite)
96
1 El origen de esta nota estaba en la idea del Comité de Redacción de publicar una serie de notas cortas sobre
la crisis. Al plantear cómo enfocar el tema, mis colegas me animaron a que convirtiera varias de las notas que
había publicado en la revista Mientras Tanto (en sus versiones escrita y digital) en una nota transversal, que al
final parece un artículo. Agradezco encarecidamente la lectura detallada, la revisión de errores y las sugerencias
de mejora que han realizado Jordi Roca, Cristina Carrasco y Agustí Colom, aunque es obligatorio recordar que
soy el exclusivo responsable de los errores y carencias que se encuentran en el texto.
2 albert.recio ARROBA uab.cat
LA CRISIS DEL
NEOLIBERALISMO1
Albert Recio Andreu2
Departamento de Economía Aplicada
de la Universidad Autónoma de Barcelona
IntroduccIón
como una crisis. De aquella situación emergió un nuevo modelo de regulación de las
economías capitalistas al que llamamos neoliberalismo y que en el plano político se asoció
al acceso al poder político del binomio Reagan-Thatcher en 1980. Se trataba, en gran
medida, de la restauración del viejo capitalismo liberal que había quedado arrumbado
por la crisis de los treintas y la emergencia del keynesianismo. Aunque la restauración
nunca fue completa, y se ha mantenido una buena parte de los mecanismos de
intervención pública gestados al final de la Segunda Guerra Mundial, el cambio en las
formas de regulación económica fue profundo y ha marcado el funcionamiento de la
economía mundial. La crisis actual vuelve a plantear la cuestión de la continuidad de las
políticas neoliberales o de la oportunidad de un cambio en las formas de regulación que
pudiera abrir posibilidades a otro tipo de desarrollo social. Se trata de una cuestión difícil
de dilucidar, al menos a corto plazo, cuando la situación aún es muy fluida y no están
claros los procesos sociales que pueden generar cambios. El propósito de este trabajo
es más modesto: tratar de interpretar la situación actual en su relación con lo que a mi
entender constituye el modelo de regulación neoliberal. Y, sólo al final, tratar de entrever
líneas de evolución de la situación actual. Para llevar a cabo este cometido, en primer
lugar trataré de situar lo que a mi entender constituyen las líneas básicas del “modelo”
neoliberal. En segundo lugar se analizarán, en este contexto, las líneas explicativas de
la crisis actual. En tercer lugar me centraré en discutir su impacto en la situación
específica de la economía española y, por último, trataré de discutir las líneas de
evolución posibles.
Posiblemente el neoliberalismo nunca ha constituido un modelo coherente de
regulación económica. Como en todo proceso social hay que diferenciar entre referentes
teóricos, construcciones ideológicas y políticas específicas. En general las visiones
ideológicas compartidas se reducen a puntos comunes, mientras que las políticas están,
inevitablemente, relacionadas con los vaivenes que impone la realidad: las tradiciones
nacionales, las luchas políticas y las inercias. Menos claro aún es el papel de las teorías,
básicamente porque la formulación crecientemente etérea de los supuestos de los
modelos teóricos los hace difícilmente traducibles a propuestas concretas. A pesar de
estas limitaciones, puede detectarse que en el período comentado se produjeron giros
importantes en estos tres planos que condujeron, a una “visión compartida” del mundo
económico, al menos entre las élites políticas y profesionales, que llegaron incluso a
influir en la visión del mundo de algunos representantes de intereses opuestos al modelo.
Estos cambios en las esferas del pensamiento y la acción política corrieron en paralelo a
una transformación importante de la propia estructura productiva y empresarial. De esta
forma el neoliberalismo constituye a mi entender un conjunto de prácticas empresariales,
políticas y culturales que reflejan una forma común de orientación de la actividad
económica.
En el análisis del neoliberalismo ha dominado más la cuestión de la intervención
pública que el análisis del funcionamiento de las empresas y los mercados. Ello se explica
en parte porque si algo ha caracterizado este período es el enorme peso de las
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
97
1. La reguLacIón neoLIberaL
intervenciones públicas a diversos niveles, por más que éstas se han realizado a menudo
apelando a la necesidad de liberalizar los mercados, de ceder la regulación económica al
juego de los agentes privados. Y, en parte, también se explica como respuesta a la
intensidad del discurso político empleado para justificar la bondad de estas políticas. Por
ello empezaré por situar los principales cambios en la esfera política, en las regulaciones,
para pasar posteriormente a confrontarlo con las líneas de transformación de la
“economía real”3.
En primer lugar el principal cambio regulador se situó en el propio diseño de la
política económica. El objetivo central del pleno empleo fue sustituido por el de la lucha
contra la inflación. Esta transformación vino legitimada por un “nuevo análisis
macroeconómico” que planteaba a la vez la imposibilidad y la indeseabilidad del pleno
empleo. El elemento central de este giro se concentraba en conceptos como la tasa
natural de desempleo o, un término mucho más utilizado, la NAIRU (tasa de desempleo
no aceleradora de la inflación). El argumento central de este enfoque es que el desempleo
es irreductible mediante políticas de expansión de la demanda4. Éstas, a partir un límite,
generaban inflación, y además inflación creciente, una situación que se consideraba
desastrosa para la generación de inversión privada que permite el crecimiento económico
necesario para el pleno empleo. Sin entrar en el largo debate sobre la bondad de este
enfoque, vale la pena destacar alguna de las principales consecuencias que ha tenido
este cambio de enfoque. Por una parte, la fijación en la estabilidad de precios como
objetivo central de la política económica, algo que ha plasmado con nitidez el modelo de
construcción europea, cuya única organización realmente supranacional es el Banco
Central Europeo al que sólo se le exige el control de la inflación. En segundo lugar la
percepción de que la forma fundamental de combatir el desempleo no es la expansión
de la demanda sino las reformas estructurales del mercado laboral. El paro deja de ser
una cuestión macroeconómica y vuelve a ser, como en los tiempos prekeynesianos, un
problema del mercado laboral. El pleno empleo exige un ajuste permanente del mercado
laboral, un empleo flexible. O, visto a la inversa, las principales causas del desempleo se
encuentran en todas aquellas cuestiones que generan rigidez en el mercado laboral, esto
es las regulaciones públicas de salarios (salarios mínimos), la protección al empleo
(limitaciones y costes al despido), la protección al desempleo (subsidios) o la acción
sindical orientada a fijar niveles salariales o a condicionar el uso de la fuerza de trabajo.
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
98
3 Los análisis críticos del neoliberalismo son a estas alturas ingentes. Por citar las obras que consideró mas
relevantes Bowles et al (1990), Mishel y Smith (1995), Baker et al. (1988), Pollin (2003). Para el caso español
Albarracín et al. (1993).
4 Este concepto forma parte del arsenal de formación de cualquier estudiante de econometría. Para una
presentación formal del argumento es esclaceredor el artículo de Johnson y Layard (1991). Ya en esta época la
cuestión era criticada incluso por economistas neoclásicos como Solow (1990). A finales de la década de los
1990s la crítica había ganado densidad, tal como dan cuenta los trabajos de Galbraith (1997) y Rogerson (1997).
Pero de alguna forma, como bien explica en la conferencia que publicamos en este mismo número nuestro
fallecido amigo David Anisi, la idea ha seguido impregnando la percepción de la mayoría de economistas en
puestos relevantes de poder, académico o político.
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
99
La limitación de los derechos individuales y colectivos de los trabajadores se justifica por
tanto por la necesidad de reducir el desempleo. Y por último, pero igualmente
importante, desaparece del debate de las políticas públicas la cuestión del subempleo.
Mientras que en el consenso keynesiano un empleo era una actividad laboral mercantil
que garantizaba una renta suficiente y un desempeño laboral aceptable, en el nuevo
consenso neoliberal empleo es cualquier actividad mercantil que genere ingresos5.Con
ello desaparece del debate público la cuestión de los niveles salariales y condiciones de
empleo adecuados, puesto que la única variable que realmente se considera es la de
cumplir los magros requisitos estadísticos que hacen de una persona un empleado (haber
trabajado por dinero una hora durante la semana de referencia sobre la que ha sido
entrevistado)6.
La segunda gran área de transformaciones es la del sistema financiero. Éste siempre
había sido considerado una causa de perturbaciones y en consonancia se había
configurado como una actividad altamente regulada. La misma existencia de los bancos
centrales reflejaba esta necesidad de realizar un control adecuado de la actividad
financiera. En el nuevo marco se procedió a una reorientación paulatina del sistema
financiero en una serie de campos esenciales. Primero, la liberalización de movimientos
de capitales entre países, libertad que incluye la persistencia de paraísos fiscales (y
opacidad financiera). Segundo la eliminación de gran parte de las restricciones de
actuación a las entidades financieras especializadas, eliminándose las barreras
tradicionales que separaban la actuación de bancos comerciales, industriales, cajas de
ahorro, etc. Tercero, y posiblemente más importante, la liberalización de la creación de
activos financieros posibilitando la creación de una inmensa variedad de “derivados”,
títulos financieros negociables en el mercado que tienen como base otras operaciones
financieras (titulaciones hipotecarias, títulos a futuros, opciones de compra, etc.). Cuarto,
y ligado a lo anterior, la posibilidad de creación de empresas financieras con una
regulación más laxa, muchas de ellas filiales de los propios bancos, aunque también
independientes. Estas empresas han sido las grandes gestoras de esta inmensidad de
títulos derivados que escapan a las rígidas restricciones del crédito formal. Quinto, y en
consonancia con lo anterior, sustitución parcial de la regulación pública por formas
mercantiles de autorregulación, en especial el papel concedido a auditorias y empresas
de calificación de riesgos. Y todo ello en un contexto de cambio en las normas contables
que ha favorecido una completa eclosión de creatividad financiera. El resultado de esta
desregulación ha sido una verdadera hipertrofia de un sistema financiero crecientemente
difícil de controlar. Un buen historiador recordaría que en la década de los ochenta los
textos de macro situaban el control de la oferta monetaria como un objetivo de la
5 Sobre este tema son relevantes los trabajos incluidos en Philpott (1997), Standing (1999) y, especialmente
Gardiner (2000).
6 El primero en advertir que, a largo plazo, las políticas keynesianas de pleno empleo chocarían con los intereses
capitalistas clásicos fuel Kalecki (1943), en cuyo trabajo se puede encontrar una premonición de lo ocurrió con
el advenimiento del neoliberalismo.
actuación de los bancos centrales. Algo que se abandonó, a principios de los 1990s, ante
la evidencia de su imposibilidad, sustituyéndose por el mucho más modesto, y realista,
objetivo, de la fijación del tipo de interés oficial.
La tercera gran área de liberalización se produjo en el plano de los intercambios de
mercancías y servicios. Aunque en este caso se trataba de un proceso que había
arrancado con anterioridad y que no ha culminado por las resistencias de muchos países
(incluidos los países desarrollados) por liberalizar completamente algunos mercados
(agrícolas, servicios). Pero, si bien en el plano global el proceso no está concluido, los
avances han sido más rápidos en áreas del planeta donde ha tenido lugar un proceso de
integración comercial (Unión Europea, Nafta) o en áreas específicas del comercio
internacional (como el de los productos textiles)7.
Por último, en el plano regulatorio se han producido una serie de reformas que han
fortalecido el papel social del capital y de la gente rica. Se trata especialmente de
reformas fiscales orientadas a reducir la carga de la imposición directa de las rentas altas
y las empresas. Y, en bastantes países, de la creciente cesión al capital privado de la
gestión de servicios públicos centrales para la comunidad. Este ha sido un proceso más
variado en su contenido debido a la diferente tradición histórica en cada país. En unos
casos se ha producido la verdadera privatización y cambio de propiedad de determinadas
actividades que han pasado a gestión privada (con el aditivo de la creación de agencias
reguladoras semipúblicas). En otros el proceso se ha limitado a la externalización total
o parcial de actividades que mantienen la titularidad pública pero son gestionadas por
empresas privadas bajo fórmulas diversas (contratos de servicios, concesiones
temporales, etc.). La justificación de todas estas medidas ha sido común: la mayor
eficiencia de gestión de las empresas privadas frente a la burocratizada gestión pública
y la promoción del crecimiento económico basada en los incentivos al ahorro privado y
la competencia como regla promotora de la eficiencia.
Estas transformaciones de las políticas públicas han tenido como elemento común el
aumentar las prerrogativas del capital privado por encima de los intereses públicos y el
conjunto de la sociedad. Han tratado de legitimarse mediante el argumento de la difusión
de las mejoras (trickle down). La promoción del interés privado aumentará la eficiencia,
promoverá el crecimiento y el aumento de la productividad que acabarán por
transmitirse al conjunto de la población. La vuelta, generalizada, al tipo de argumento
de “curva de Kuznets”, según la cual el crecimiento acabaría por generar efectos
beneficiosos para todo el mundo aunque al principio solo beneficie a una minoría, que
tanto se aplicado en años recientes.
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
100
7 Una parte del discurso neoliberal se basaba en la defensa de la competencia como motor de la dinámica
económica. Una competencia que suele ignorar el predominio de los grupos oligopólicos en el funcionamiento
de muchos mercados reales, tal como habían destacado autores tan diversos como Baran y Sweezy (1967) o
Galbraith (1967). Y como ha incorporado al análisis la corriente postkeynesaiana. No parece que años de
“liberalización” neoliberal hayan producido cambios en el funcionamiento oligopólico de gran parte de los
mercados reales.
Los cambios en las políticas públicas han ido acompañados de transformaciones en
el funcionamiento de los mercados. En parte los han propiciado y en parte también las
transformaciones en la esfera privada han presionado con fuerza a favor de estos
cambios. En este sentido a la hora de explicar por qué se implementaron estas políticas
no pueden pasarse por alto dos advertencias del pasado. La lúcida advertencia de Kalecki
sobre la incompatibilidad a largo plazo del capitalismo y el pleno empleo (solo superable
en su perspectiva si se producía una transformación profunda del sistema que
precisamente abortó la contrarrevolución neoliberal). Y la constatación de autores como
Galbraith o Sweezy del carácter oligopólico del capitalismo en el período anterior al
vuelco neoliberal. Han sido precisamente estos oligopolios y estas grandes corporaciones
empresariales las que jugaron a fondo sus cartas (lobbys, fundaciones de opinión,
organizaciones empresariales,...) para promover políticas adaptadas a sus intereses.
En la esfera empresarial, especialmente en la de las grandes empresas, se han
producido también transformaciones esenciales. Sin duda favorecidas por el modelo de
cambio tecnológico más importante del periodo -la irrupción de las nuevas tecnologías
de la información y las comunicaciones- y favorecidas por la persistente baratura de la
energía y los transportes. Pero también asociadas a dos cambios importantes y
simultáneos. Por una parte, una importante transformación de la organización
productiva orientada a hacer más flexible y centralizado el núcleo empresarial y a
desplazar riesgos y costes hacia las organizaciones periféricas. Ello se ha conseguido
mediante complejos modelos organizativos que combinan tanto el recurso creciente a
formas atípicas de empleo (empleos a tiempo parcial, temporales, etc.) como a una
cadena de subcontrataciones y servicios externalizados que convierten a cada gran
empresa industrial o de servicios en el núcleo de una compleja y jerarquizada red
empresarial. Sin lugar a dudas las reformas institucionales, tanto en el plano laboral
como en el de la liberalización comercial han favorecido este desarrollo, Pero el mismo
también presupone un replanteamiento estratégico-organizativo que va más allá del
mero aprovechamiento de una legislación permisiva. En gran parte esta es el resultado
de las presiones empresariales por dotarse de un marco adecuado a su nuevo modelo
empresarial.8
La otra gran transformación se ha operado en los sistemas de incentivos, gestión y
financiación empresarial El viejo modelo se caracterizaba bien por una estructura de
empresa burocrática que basaba su financiación en la reinversión de beneficios (modelo
estadounidense), bien en un complejo financiero-industrial orientado al crecimiento
conjunto (modelo alemán o japonés). La liberalización financiera ha propiciado un nuevo
modelo, que concede un papel preponderante a la esfera financiera externa. Y ello afecta
tanto a la fuente de financiación –recurso creciente a los mercados de capitales y al
crédito bancario- como a los incentivos y modelos de gestión, que han pasado a estar
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
101
8 Sobre esta cuestión Harrison (1994), Gordon (1996) Castells (1997), Castillo (1998), Recio (2001) Grimshaw y
Rubery (2005)
dominados por los resultados empresariales en los mercados bursátiles más que por una
orientación burocrática hacia el crecimiento sostenido. El resultado es de sobras conocido,
una parte creciente del excedente empresarial debe destinarse al pago de dividendos,
las actuaciones empresariales están en parte determinadas por la imagen que generan
en los mercados financieros y los directivos tienen mayores ganancias potenciales en el
campo financiero que en el funcionamiento interno. La misma relajación de las normas
financieras y de control que se ha comentado para el sistema financiero han permitido a
las empresas procesos de concentración basados en el apalancamiento (endeudamiento
en base a los activos de la empresa comprada) y la posibilidad de grandes negocios
mediante el hábil manejo de la información que se suministra al mercado.. Lo que
algunos autores han llamado “financiarización” del modelo económico resume con
bastante precisión los tres fenómenos paralelos: la desregulación del control sobre las
finanzas, el enorme desarrollo del sistema financiero y el cambio de posición de las
grandes empresas respecto a su modelo de financiación y actuación. (Dumenill y Levy,
2007)
En cierta medida puede considerarse que existe un cierto nivel de paralelismo entre
lo que ha ocurrido en la esfera monetaria y en la esfera real. La característica común en
ambas es la proliferación de enormes cadenas de relaciones (de subcontratas, de activos
derivados) que han tenido la virtud de hacer más opacos los funcionamientos de los
sistemas económicos, más difíciles de controlar y regular. También, en ambos casos, el
objetivo de eludir el riesgo y transferirlo a otras manos (los inversores individuales, los
empleados, las pequeñas empresas que operan en los niveles más bajos de las grandes
redes productivas) resulta central en el diseño de los mismos. Y permiten a los que están
en el centro negociar en condiciones de fuerza frente a los que tienen menos poder o
información.
El balance social de este proceso resulta cada vez más demoledor. Si la coartada
para imponer estos desarrollos era el crecimiento y el empleo, las tres décadas de
economía neoliberal muestran resultados más pobres que la “edad de oro” del capitalismo
keynesiano. Si se consideran otras pautas el resultado aún es más demoledor, como es
el caso del aumento de las desigualdades a escala nacional e internacional (sólo el
crecimiento de China evita que el balance mundial sea desastroso en este campo)9. Si
se considera la estabilidad económica la experiencia ha sido más devastadora, con crisis
sucesivas que han afectado a zonas importantes del planeta y que en muchos países han
generado sufrimientos inaceptables para millones de personas. Si se considera la
advertencia de la crisis ecológica, ya formulada en los años 1970s, el balance es aún
más devastador, pues la gestión neoliberal ha agravado los problemas en casi todos los
aspectos de la cuestión. Sólo en este caso los neoliberales pueden aducir en su defensa
que muchos de sus adversarios (keynesianos y otros) tampoco toman en cuenta las
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
102
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
9 Sobre este tema una lectura obligada es el texto de Held y Kaya (2007), en especial las aportaciones de
Milanovic, Sutcliffe, Wade y Pogge en dicho volumen colectivo.
cuestiones medioambientales, lo que es en parte cierto, pero difícilmente ello puede
eximirles de la parte de responsabilidad que tienen en un modelo de crecimiento que ha
ignorado la mayor parte de costes sociales y ambientales que ha generado, que ha
tratado de minimizarlos10. También ha ignorado el papel de las actividades de cuidados
que se realizan en la esfera doméstica, lo que unido a las transformaciones que ha
experimentado el mundo laboral, la familia y el alargamiento de la edad de vida, ha
generado la grave situación de la “crisis del cuidado” (cuyas secuelas van desde la doble
jornada laboral que afecta a muchas mujeres hasta la reaparición de las formas de
semiesclavitud o semiservidumbre de las trabajadoras inmigrantes que realizan labores
de cuidado).
Analizada desde el largo plazo la crisis actual no constituye una sorpresa. Es una
más, sin duda más profunda y general, de las crisis que en los últimos treinta años han
sacudido la economía mundial y que han dañado seriamente zonas geográficas concretas
del planeta. El análisis de muchos de estos episodios encuentra en ellos prefiguraciones
de lo que está ocurriendo actualmente y obliga a preguntarse por qué los grandes
gestores económicos no tomaron en cuenta las enseñanzas de las mismas. Lo realmente
novedoso es que ahora el epicentro del problema se encuentra en los Estados Unidos, y
el alcance del estallido es muy superior al de procesos anteriores. Ello impide que de
nuevo se pongan en marcha tanto las justificaciones ad hoc (como la de culpar a la
corrupción reinante en los países en desarrollo) así como la aplicación de programas
tradicionales de ajuste, fáciles de imponer a los países pobres pero imposibles de forzar
a las poderosas corporaciones capitalistas y a los votantes de los países más
desarrollados.
Aunque la situación es diferente también ahora corremos el riesgo de que acabe por
reducirse el problema a otra explicación particular que impida pensar sobre la naturaleza
de la estructura económica desarrollada en los últimos treinta años. Esta versión pasaría
por reducir el problema a la actuación de un reducido grupo de financieros que habrían
emprendido operaciones financieras arriesgadas, prestando grandes cantidades de dinero
a gente insolvente, que al resultar fallidas habrían puesto en cuestión toda la arquitectura
del sistema financiero mundial. El mal funcionamiento de alguna de las entidades
reguladoras del mismo, en especial las empresas de valoración de riesgos (rating) habría
agravado el problema al no haber detectado a tiempo la presencia de estos
“activos-basura”, virus que habían acabado por infectar todo el sistema. Cuando se había
manifestado la crisis de estos malos prestamistas, se había generado un mero problema
10 Para analizar la relación existente entre funcionamiento del capitalismo y generación de costes sociales sigue
siendo imprescindible la referencia a Kapp (1950). Para la generación de inseguridad económica generalizada
Standing (1999 y 2002).
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
103
2. La crIsIs deL 2008
de desconfianza generalizada, relacionado con un problema de información imperfecta
sobre la situación específica de cada entidad, que habría provocado la crisis general de
liquidez. Bastaría con socializar las pérdidas de estos bancos y restablecer la confianza
mutua para que la actividad económica se reactivase. Por esto los Gobiernos apuestan
por los mensajes positivos y por pedir a los bancos que animen el crédito y restablezcan
la actividad.
Esta historia contiene muchos elementos reales, aunque no explica toda la verdad y
puede conducir a una valoración inadecuada del problema. Es cierto que se han dado
créditos con poca cobertura. Y que las agencias de “rating” han fallado, como ya lo
hicieron en anteriores crisis financieras, como fracasaron las empresas auditoras en
informar sobre las falsas contabilidades de Enron o World Comm. Esto último se conocía
desde hace al menos diez años, al igual que se conocía el fracaso de los modelos de
inversión bursátil que llevaron a la quiebra del Long Term Credit Fund (véase, por
ejemplo, Fitzgerald, 1999). Y es también cierto que existe un clima general de
desconfianza, del tipo que los keynesianos reconocen como “trampa de la liquidez”. Pero
esto es sólo una parte de un todo más general y que obliga a pensar la situación en
términos diferentes, más sistémicos.
En primer lugar está la cuestión reconocida de la inestabilidad del sistema financiero
internacional. Esta no se explica sólo por los errores de unos pocos financieros, sino por
el funcionamiento normal del entramado de empresas, mercados financieros y activos a
los que me he referido en el apartado anterior. El núcleo de la cuestión se encuentra
en la enorme capacidad de liquidez financiera y la opacidad generada por la proliferación
de figuras financieras, multiplicidad de empresas e instituciones. Ello ha permitido a los
participantes en el mercado financiero una enorme capacidad de obtener recursos
mediante el endeudamiento persistente (“apalancamiento”), (Carpintero, 2009). Éste ha
sido, por ejemplo el mecanismo habitual en las fusiones de empresas, el pago con
acciones o con crédito que a su vez genera una nueva oleada de derivados. Ha habido
mucha liquidez en el sistema, tanto por las políticas monetarias laxas que ha fomentado
especialmente la Reserva Federal como por la propia capacidad de este sistema de
autogenerar recursos monetarios. La contrapartida de todo ello ha sido un elevado nivel
de endeudamiento de empresa y familias que puede generar graves problemas cuando
finalmente alguno de los deudores importantes deja de pagar. En estos casos, como ha
ocurrido en 2008, se genera la reacción en cadena y la creación de dinero se transforma
en su contrario, una crisis generalizada de liquidez. El castillo de naipes se revela como
lo que realmente era. Sin contar además que este mismo entramado de activos
financieros permite durante un tiempo la actuación de verdaderos filibusteros y la
aparición de negocios fraudulentos, como reflejan casos tan sonados como los ya
comentado de Enron o el más reciente de Madoff.
Otros factores adicionales aumentan los efectos del problema. La libertad
generalizada de movimientos de capitales favorece reacciones instantáneas de los
inversores que aumentan la inestabilidad de los mercados financieros, como ya se puso
en evidencia en la crisis bursátil del Sudeste asiático, cuando la retirada de los inversores
se generalizó a todas las bolsas mundiales (y en parte fue la causa del hundimiento del
LTCF). En una economía financiarizada donde el valor de los activos financieros se
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
104
computa según la cotización en bolsa, las caídas bursátiles provocan un drástico ajuste
de los balances de las empresas y agravan sus posiciones de endeudamiento. Mientras
la bolsa sube, los activos se revalorizan y las empresas pueden ampliar sus posibilidades
de endeudamiento, pero éstas se convierten en una trampa si la cotización sufre un
percance, como ahora ha ocurrido. Lo mismo vale para el valor de los activos
inmobiliarios, también sujetos a cambios de valor, especialmente en un momento como
el actual donde la búsqueda de liquidez provoca la salida al mercado de una ingente
oferta de inmuebles.
Los sistemas de incentivos a los directivos y a los operadores financieros son otros
de los causantes de la inestabilidad financiera. La crisis actual simplemente ha vuelto a
recordar lo que ya ocurrió en crisis anteriores. Aparte de generar el injustificado
enriquecimiento de los altos directos, el sistema de retribución en base a las opciones
sobre acciones, como cualquier otro esquema basado en las ganancias de cotización
bursátil a corto plazo, ha favorecido la adopción de políticas empresariales más
orientadas a la generación de acciones de prestidigitación para los inversores financieros
que de políticas de desarrollo a largo plazo. La forma de atraer inversores que compren
títulos y hagan subir la capitalización se basa en la mayor generosidad de los “retornos”
a corto plazo (las fórmulas son diversas: dividendos, compra de acciones, devoluciones
de capital…). El resultado es una mayor transmisión de excedentes empresariales hacia
el mercado financiero, lo que por una parte aumenta la dependencia empresarial al
endeudamiento y por otra hace crecer la liquidez en el propio sistema financiero.
Posiblemente un factor adicional en la misma dirección lo han constituido las propias
operaciones especulativas que se generan en las salas de operaciones de las empresas
financieras que canalizan, y de hecho influyen cotidianamente, en la marcha de los
mercados de capitales.
En suma el nuevo sistema financiero, al favorecer el endeudamiento empresarial, la
búsqueda de beneficios especulativos a corto plazo y la posibilidad de la respuesta
instantánea, ha generado suficientes dosis potenciales de inestabilidad como para
padecer explosiones críticas e incluso para generar colapsos generalizados como el que
ocurre en la actualidad.
Una segunda cuestión es que la crisis no puede explicarse tan sólo haciendo
referencia al mercado financiero. Conviene analizar lo que ocurre en el mercado real. Y
para ello una vez más los autores clásicos sirven de guía. Considero que hay una vía
bastante interesante en alguna de las líneas apuntadas por Marx (1885) y por marxistas
como Rosa Luxemburg (1913) y Paul Sweezy (1942). Ideas que se relacionan bastante
bien con aportaciones de keynesianos como Joan Robinson (1956) y Michel Kalecki
(1971).
El argumento básico es bastante sencillo y se puede comprender, por ejemplo,
recurriendo al esquema de circulación de Marx. Lo que pone en evidencia este esquema
es que existe una relación clara entre la distribución de la renta, la estructura de la
producción y el flujo económico. Las empresas producen para vender en mercados
particulares, que dependen de clientelas específicas que a su vez necesitan rentas para
adquirir estos bienes. En un esquema como el marxiano con dos clases sociales
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
105
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
(capitalistas y asalariados) y tres tipos de bienes (bienes de inversión, bienes de
consumo de lujo, para capitalistas, y bienes de consumo básico, para asalariados) el
sistema estará en equilibrio siempre que el monto de salarios sea equivalente al valor
de la producción de bienes de consumo salarial (los empresarios de este sector podrán
vender toda su producción), que la parte de los beneficios dedicada al consumo sea
equivalente a la producción de bienes de lujo y la parte dedicada a la inversión sea
equivalente a la producción de bienes de capital. Este equilibrio es posible, pero no está
garantizado. Las razones que pueden provocar un fallo en el sistema son diversas:
cambios en la distribución de la renta que generen excesos de oferta en alguno de los
sectores, sobreproducción en uno de ellos provocada por errores en las decisiones
empresariales (plausibles por el hecho de que en las economías de mercado cada
empresa elige su actividad y nivel de producción sin coordinarse con el resto) o cambios
en las decisiones de los capitalistas en su “mix” de consumo e inversión. Basta con que
en un sector ocurra un exceso de producción para que se ponga en marcha un
mecanismo del tipo “multiplicador” que acabe afectando al conjunto de la producción11.
También los economistas neoclásicos reconocen que en el mercado se pueden dar
desequilibrios momentáneos, pero confían en que éstos son fácilmente subsanables
mediante ajustes de precios. Por esto su insistencia en la flexibilidad de los mercados.
Lo que su análisis ignora son básicamente dos cuestiones interrelacionadas, el tiempo y
la especificidad de los medios de producción. El ajuste indoloro sólo sería factible en un
mundo con producción instantánea y con medios de producción adaptables a cualquier
tipo de actividad (la economía de “plastilina”). Ninguna de las dos cosas es factible en el
mundo real y por ello las respuestas más habituales de las empresas no son los ajustes
de precios sino los de cantidades. Cuando la demanda cae sensiblemente las empresas
optan por reducir la producción y generan con ello el ya citado efecto multiplicador. Esto
es lo que subrayaron los keynesianos con respecto al papel crucial de la inversión como
principal desencadenante de los ciclos económicos. Posiblemente en las economías
actuales, donde los bienes de consumo duradero tienen una importancia mucho mayor
que en los tiempos de Marx y Keynes, este tipo de mercados añade un nuevo elemento
de inestabilidad (como menos pasamos de 3 a 4 sectores), ya que como ocurre en el
caso de las inversiones, las decisiones de compra de los bienes de consumo duradero
tienden a ser más irregulares y a generar mayores dosis de inestabilidad.
Si se acepta este esquema interpretativo aparecen rápidamente dos elementos
generadores de problemas, en gran parte relacionados, pero que indican dos tipos de
procesos diferentes. De una parte el subconsumo, de otra la sobreinversión.
El subconsumo explica en gran medida la inadecuación entre la participación de los
salarios en la renta total y la producción de bienes de consumo. Si el volumen de salarios
es “demasiado bajo” la industria de este sector se situará en situación de
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
106
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
11 El análisis de los procesos de generación y expansión de las crisis está bien analizado por los economistas
postkeynesianos como Lavoie (1991) o Davidson (1994).
sobreproducción. Éste es uno de los problemas de fondo que pueden estar arrastrando
las economías desarrolladas durante los últimos años. La participación de los salarios en
la renta ha ido a la baja, las desigualdades han crecido y, por tanto, se ha debilitado la
renta de los grupos sociales con mayor propensión al consumo. Por otro lado el
funcionamiento del capitalismo actual se basa en parte en una expansión sostenida del
consumo de masas. Salarios a la baja y consumo de masas al alza son dos cuestiones
que pueden conducir al colapso.
La caída de los salarios no ha sido tan solo el resultado de la victoria neoliberal y la
imposición de reformas neoliberales que debilitaron el poder de la clase asalariada y de
sus organizaciones. Es en parte también un subproducto de la globalización. En una
economía cerrada los aumentos salariales afectan a los costes empresariales, pero se
pueden compensar por los aumentos de demanda que generan (en una economía
“post-keynesiana” con importantes economías de escala y elevados costes fijos es incluso
factible que el crecimiento de la demanda provoque una caída de los costes medios vía
aumento del uso de la capacidad productiva). En una economía abierta no hay garantía
de que los mayores salarios reviertan en demanda local (por ejemplo en España la
mayoría de coches que circulan son de importación, debido al tipo de modelos que se
fabrican en el exterior, un aumento de los ingresos puede que aumente la actividad de
las fábricas alemanas sin que crezca la demanda de los modelos que se fabrican aquí).
Al contrario, en una economía abierta las empresas pueden pensar que la caída de la
demanda provocada por una caída de los salarios locales puede quedar más que
compensada por un aumento de las exportaciones, lo que hace compatible un
crecimiento de su actividad con una distribución de la renta más favorable al capital.
Sea por amenaza o por oportunidad el resultado evidente es que en muchos países ha
predominado un modelo económico de “devaluación competitiva” basado en reducir
salarios con el objeto de propiciar más exportaciones (“competitividad”). Como quiera
que las exportaciones de unos son importaciones de otros, éste es en parte un juego de
suma cero y la generalización del modelo conduce a una caída global de la demanda
mundial.
Si el problema del subconsumo no se ha manifestado antes con fuerza es por una
razón básica: la expansión del crédito al consumo. Un elemento que no existía en las
economías que estudiaron Marx y Keynes. Sin el enorme endeudamiento de una parte
de la población mundial que ha tenido lugar en las últimas décadas, posiblemente las
crisis cíclicas habrían sido más frecuentes e intensas. El enorme crecimiento del crédito
ha permitido soslayar dos de los desequilibrios generados por el propio modelo
neoliberal. De una parte la contradicción generada a escala nacional entre la dinámica
salarial y la del consumo. De otra la generada a escala internacional por la globalización
entre países con excedentes comerciales sistemáticos y países con déficits sistemáticos.
La persistencia de estos últimos es, por sí misma, otra muestra de lo poco habituales
que son en el mundo real el tipo de ajustes flexibles que predominan en los libros de
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
107
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
texto neoclásicos12. Sin un hiperdesorrallado sistema financiero que permitiera el
endeudamiento individual y transfiriera fondos desde las áreas con elevados ahorros a
las zonas deficitarias la crisis de acumulación habría sido habitual. La financiarizacíón es
también en parte un producto de un modelo social que ha funcionado por largo tiempo
en una contradicción persistente entre la estructura de distribución de la renta (entre
clases y países) y la estructura de consumo. Pero el endeudamiento tiene sus límites y
puede conducir, como ahora ha ocurrido, a situaciones de bancarrota que acaban por
provocar una crisis del nivel de la actual.
La otra cara de la moneda es la sobreinversión. En una economía donde cada
inversor decide por su cuenta a qué actividad dedicará sus recursos, existen bastantes
probabilidades de sobreinversión en ramas de actividad concretas, que acaban por
generar excesos de oferta y colapsos. Si, como ha sugerido la corriente keynesiana, las
decisiones de inversión están dominadas por percepciones psicológicas complejas que
se traducen en comportamientos ciclotímicos, parece razonable esperar que las euforias
inversoras puedan darse tanto en forma de inversión generalizada como en forma
focalizada en algún sector de actividad específico (del tipo “fiebre del oro” de los
buscadores de minas).13 Que sea el sector inmobiliario uno de los que más habitualmente
es sujeto de este tipo de euforias inversoras (y de sus consecutivas crisis) tiene que ver
con las características peculiares del sector. Un productor de un bien que puede verse
tanto como un producto de consumo (que cubre en parte una necesidad básica) como
un bien de inversión. Además, como bien de inversión es bastante más “flexible” que un
bien normal de capital: un edificio es relativamente fácil de convertir para un uso
diferente del original (un hotel en vivienda, un edificio industrial en un centro de ocio,
etc.). En cambio, los bienes de equipo suelen ser en su mayoría bienes específicos para
los que existen mercados secundarios muy imperfectos. La actividad inmobiliaria lleva
aparejada unos derechos de propiedad sobre el suelo (un activo aún más reutilizable
que los propios edificios) que se presentan aún más “flexibles” que los mismos edificios.
El mercado inmobiliario es además un mercado tan complejo que aparecen enormes
oportunidades de ganancias extraordinarias de diverso tipo: desde el modelo más
fraudulento de las recalificaciones de suelo y las grandes operaciones de renovación
urbana que cambian el precio, hasta el más modesto hecho de tratarse de un mercado
fragmentado (el espacio tiene un valor diferenciado, las viviendas difieren unas a otras
por razones diversas). Su mismo carácter lo hace un activo “acumulable” incluso para
consumidores privados: si uno tiene sólo un lugar de residencia, acumular muchos bienes
se convierte en un engorro, pero poseer dos o más residencias es compatible con la
vida cotidiana y abre diversas posibilidades de uso (uso temporal, alquiler a terceros,
etc.) —es en definitiva un bien acumulable. Y no puede tampoco olvidarse el hecho de
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
108
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
12 Este permanente desequilibrio comercial ya fue considerada una de las peligrosas “fosas tectónicas” del
sistema económico mundial hace más de una década por Thurow (1996).
13 David Harvey (2007) ha recordado que el sector inmobiliario aparece como un componente principal e todas
las grandes crisis capitalistas.
que la inversión inmobiliaria aparece, desde el punto de vista del sistema crediticio, como
una inversión menos arriesgada, pues existe una garantía “real”, que otro tipo de
colocaciones crediticias no tienen (los bancos suelen exigir garantías hipotecarias para
dar prestamos a autónomos, pequeños empresarios o cooperativistas). Todos estos
factores explican bastante bien por qué el sector inmobiliario es un campo proclive a
oleadas de inversión masiva que devienen en oleadas especulativas y donde también
son frecuentes los pinchazos catastróficos.
En la última oleada especulativa parece fuera de dudas que el sector financiero ha
jugado un papel central. Los que explican la crisis meramente como el resultado de las
concesiones de crédito a personas insolventes de bajos ingresos pasan por alto que antes
que conceder hipotecas a particulares los bancos habían concedido hipotecas a los
promotores inmobiliarios y, por tanto, estaban influyendo tanto en la oferta como en la
demanda del sector. Las razones por las que los bancos de algunos países se lanzaron a
la inversión masiva en la promoción inmobiliaria es una de las cuestiones que merecería
un estudio específico. Algunas de las cuestiones tienen que ver con lo referido en el
párrafo anterior. Otras están en relación con la caída de los tipos de interés de principios
de la década actual. La caída de los tipos de interés afectaba directamente a los ingresos
brutos de los bancos. Aunque el diferencial entre intereses activos y pasivos se
mantuviera, o incluso aumentara, los ingresos totales disminuirían. Y en presencia de
importantes costes fijos (plantillas estables, instalaciones, etc.) el margen de beneficios
se hubiera reducido. Conceder préstamos cuantiosos era la forma de mantener estables
o crecientes los ingresos brutos. La burbuja inmobiliaria no sólo ha enriquecido a los
promotores, también al sector financiero que, dada la estructura del sistema financiero
mundial, pudieron contar durante un largo período con fondos suficientes para mantener
el “boom”. Finalmente la crisis inmobiliaria no es sólo financiera, es también el resultado
de una sobreinversión brutal en una actividad que al final se ha encontrado sin demanda
real suficiente. Más bien crisis financiera y crisis real son dos caras de un modelo
económico basado en la irracionalidad y la desigualdad.
Hay una tercera pista a explotar. Si me hubiera planteado escribir estas notas a
principios de año quizás hubiera empezado por el encarecimiento de alimentos básicos,
petróleo y minerales. Una situación algo parecida a la que se produjo en la crisis de
1973, aunque en aquella ocasión se pudo justificar por el cambio de condiciones del
mercado mundial del petróleo impuesto por la formación de la OPEP. A mi entender el
crecimiento de los precios de estos productos en el momento final del auge económico
reflejaba otro aspecto estructural del actual modelo de desarrollo y ponía en evidencia
algo que se había planteado desde el análisis de la ecología política.
El modelo de crecimiento capitalista se basa en un consumo creciente de inputs
naturales que podían acabar imponiendo límites al modelo. En el caso del petróleo o los
minerales, en forma de agotamiento de los yacimientos o, a corto plazo, de los mayores
costes de extracción en los que se iban abriendo. En el caso de los productos agrícolas,
debido a un incremento de la demanda imposible de seguir por una oferta más rígida.
En todo caso por una imposibilidad a medio y largo plazo de garantizar una oferta
creciente de estos bienes. De hecho esta parece ser la vía más directa por la que la crisis
ecológica influye directamente sobre la economía monetaria. En cambio otros muchos
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
109
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
efectos (contaminación, calentamiento….) a corto plazo son más fáciles de soslayar bajo
la forma de cargar sus costes sociales sobre agentes o situaciones no mercantiles. En el
caso de los productos agrícolas hay dos factores que pueden haber contribuido al alza
súbita de precios: por una parte el desvío de parte de la producción de cereales
(especialmente el maíz estadounidense) hacia la fabricación de biocombustibles, por
otra, la reducción de las reservas alimentarias que en una fase de fuerte demanda
provocan un aumento de los precios (Rosell y Viladomiu, 2008). En este último caso las
razones son debidas tanto a los impactos de la deforestación, la urbanización, etc., como
algunas políticas de restricción de la producción (por ejemplo, la de la PAC)14.
El repunte de los precios de las materias primas interaccionó con el diseño de las
políticas públicas acelerando el proceso. En el diseño neoliberal, especialmente plasmado
en la concepción de la política de la Unión Europea, la inflación es el mal a combatir. Y
la elevación de los tipos de interés su instrumento básico. Esto es lo que ejecutó el Banco
Central Europeo en los últimos años ante una inflación originada fundamentalmente en
la esfera de las materias primeras. No es que los tipos de interés fueran
excepcionalmente altos. Simplemente que para una gran masa de deudores con créditos
cuantiosos a interés variable una alza de uno o dos puntos porcentuales en los intereses
disparaba las cuotas hipotecarias a niveles inasumibles o les forzaba a una drástica
restricción del consumo en otras partidas. La maldición de las subidas de los tipos en
créditos a interés variable ya habría sido una causa de graves problemas a principios de
los 1980’s cuando Paul Volcker aumentó drásticamente los tipos en los Estados Unidos.
La diferencia es que en aquella ocasión estos créditos internacionales eran más
novedosos y afectaron especialmente a grandes empresas, mientras que ahora afectaba
a la inmensa mayoría de deudores hipotecarios. Hay que contar además que para
muchas empresas industriales que producen bienes intermedios (por ejemplo, los
fabricantes de componentes de automoción), la subida de los precios de los metales
estaba deteriorando su cuenta de resultados al encontrarse emparedados entre dos
grupos de oligopolios. los fabricantes de coches y los proveedores de materias primas
básicas. La subida de tipos ayudó a apuntillar un sistema con muchos problemas.
Posiblemente la propia crisis inmobiliaria y financiera reforzó esta dinámica al trasladarse
parte de la burbuja inversora a los inestables mercados de materias primas, con lo que
provocó un agravamiento de la situación.
En resumen, considero la crisis actual una muestra de conjugación de los problemas
generados por la gestión neoliberal. Una situación en la que se han combinado diferentes
efectos, interactuando entre sí y han mostrado el carácter irracional e inadecuado del
modelo de intervención pública. Esta intervención lejos de regular y eludir los “fallos de
mercado” los ha reforzado, en unos casos favoreciendo la expansión de los procesos
especulativos, en otros provocando ajustes que han agravado la situación. Por esto
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
110
14 Sobre el peligro de una crisis alimentaria provocada por la caída de reservas venían alentado sucesivos
informes del World Watch Institute en su publicación anual sobre el estado del mundo.
cualquier política que trate de reorientar el curso económico tiene que considerar al
mismo tiempo los problemas que plantea la esfera financiera, la esfera real y la esfera
natural.
Aunque el modelo económico es el mismo en líneas generales, las diversas
economías nacionales mantienen importantes diferencias. Expresan el resultado de
procesos históricos diversos, un diferente posicionamiento en la división internacional
del trabajo, un diverso tejido institucional, un desigual poder económico y político. Por
esto es necesario analizar la realidad en planos diversos.
La actual crisis económica afecta a la economía española de forma particular, en mi
opinión de forma particularmente grave. Y ello resulta paradójico con el hecho de que
en la última década se trataba de una de las economías más dinámicas de la Unión
Europea en lo que a creación de empleo y crecimiento se refiere. Un hecho que permite
comprender, aunque no compartir el optimismo de las autoridades españolas, basado
más en la extrapolación acrítica de tendencias estadísticas anteriores que en un
conocimiento analítico de la realidad.
De hecho la economía española ya presentaba importantes desequilibrios en el
pasado, de lo que son buena muestra los períodos de destrucción masiva de empleo que
abarcan de 1977 a 1985 y de 1991 a 1994. Períodos en los que se produjo la apertura
internacional (culminada con la integración a la Union Europea y posteriormente a la
Zona Euro). En algunos aspectos volvemos a estar en una situación parecida a la de la
crisis anterior, destacando especialmente el portentoso déficit de la balanza comercial
que refleja la posición internacional de la economía española en lo que se refiere a la
producción de bienes.
Lo que ha evitado que aquella grave situación se tornara en un estancamiento
permanente fue básicamente el portentoso despegue de lo que en otro trabajo llamamos
el modelo “crecimiento del empleo sin innovación tecnológica”, basado en el binomio
construcción-turismo, actividades productivas que han tenido un enorme capacidad de
arrastre de otros sectores productivos (industria de materiales de construcción, madera,
metal, servicios empresariales. etc.). Algo que puede percibirse fácilmente cuando se
compara la estructura del P.I.B. español con respecto al del conjunto de la Unión Europea,
en el que construcción y hostelería aparecen claramente hiperdesarrollados, mientras
que en cambio la industria manufacturera y, sobre todo, los servicios a la comunidad
están claramente subdesarrollados, (Recio y Banyuls, 2004; Recio, 2008; Banyuls et al.,
2009)
El crecimiento del sector de la construcción ha tenido que ver con las dinámicas que
se analizan en el artículo de Naredo en este mismo número (véase también Naredo,
1996) y también con otras razones asociadas. Empezando por el papel central que
juegan en nuestra estructura empresarial las grandes empresas constructoras y su
capacidad de conseguir un elevado gasto público en infraestructuras y actividades anexas
(como las remodelaciones de espacios urbanos en casi todas las poblaciones del país)
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
111
3. La crIsIs españoLa
(Recio, 2009). Estas empresas han conseguido imponer un régimen fiscal y unas
regulaciones que fomentan la vivienda en propiedad. Pero también se ha beneficiado de
nuestra particular posición geográfica que ha permitido un descomunal crecimiento
urbano en áreas turísticas siguiendo en parte el modelo de la Florida americana. Y, quizás
el mismo flujo de fondos comunitarios que ha servido tanto para financiar obra pública
como para promover el sector en áreas rurales (rehabilitación, compra de vivienda en
las capitales de provincias, etc.) Todas las políticas y las circunstancias se han aliado
para promover un período de crecimiento de increíble intensidad y que ha generado casi
2 millones netos de empleo directo. Un hecho que contrasta con la evolución de la
actividad industrial donde la economía española ha visto empeorada su posición relativa
en casi todos los sectores de actividad (sólo la industria cárnica y, en medida más
modesta, la industria química presentan un balance de mejora).
Un modelo de crecimiento que además de desequilibrios macroeconómicos y
sectoriales ha generado elevados costes sociales. Empezando por un aumento de las
desigualdades sociales, el estancamiento de las rentas salariales, la persistencia de
elevadas dosis de empleo temporal. Continuando por el enorme deterioro ambiental y
espacial generado por la urbanización extensiva y el modelo de infraestructuras. Y
obligando a discutir la bondad de un modelo cuyo principal producto ha sido la edificación
y donde uno de los mayores problemas sociales es el del acceso a la vivienda. En gran
medida se ha tratado de un modelo parecido al seguido por los países anglosajones
(Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos) a pesar de que la hegemonía cultural del
neoliberalismo no es aquí tan fuerte y se ha mantenido viva una cierta presión social en
pro de la extensión de derechos sociales y políticas de bienestar.15
La crisis del modelo es hoy evidente. Y, como ya ocurrió en la década de los 1980s,
el sector motor de la construcción está destruyendo empleo de forma masiva. Un proceso
destructivo habitualmente más dramático del que tiene lugar en el sector industrial,
puesto que por las características del empleo en el sector (alta temporalidad, cortos
períodos de contratación, microempresas, pagos en “negro”) los que pierden al empleo
tienen un acceso más difícil y precario al seguro de desempleo y a las compensaciones
por despido (indemnizaciones, planes de prejubilación...). A todo ello hay que sumar un
hecho social relevante como es la masiva inmigración experimentada en años recientes
y que precisamente estaba orientada a cubrir los empleos de bajos salarios (no sólo en
la construcción, también en el servicio doméstico y los cuidados personales, en la
hostelería y el comercio). Personas que ante la pérdida de empleo cuentan con menos
redes sociales y recursos para aguantar las dificultades. Y que en muchos casos van a
tener que soportar el “estigma” social de ser “extranjeros”, y por tanto, estar menos
legitimados para acceder a la protección pública (cuando no directamente “invitados” a
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
112
15 Quizás la visión más panorámica y global de diferentes aspectos críticos del reciente modelo económico
español se recogen en los números especiales de Gaceta Sindical (2005, 2008a y 2008b), donde se incluyen
aportaciones de diversos autores. Parra una valoración del impacto ambiental del modelo es imprescindible el
trabajo de Carpintero (2005).
marcharse).
Con un déficit exterior voluminoso y con el cierre o recorte de los flujos de capitales
captados del exterior por el sistema financiero, es evidente que la situación exige un
cambio de orientación. La referencia a una reconversión hacia una economía de “alto
valor añadido” se ha convertido prácticamente en un tópico generalizado. El problema
estriba en que ello es más fácil de decir que de concretar y un análisis de las condiciones
sociales y políticas genera aún mayor perplejidad ante esta propuesta. Hay limitaciones
estructurales y de orden político.
Las principales reticencias estructurales provienen del propio tejido empresarial. De
una parte, el papel hegemónico que han jugado determinados grupos empresariales a
escala nacional, regional y local. De ellos hay que esperar presiones a favor de mantener
la situación actual, la que preserva sus intereses a corto plazo y les genera menos
incógnitas. Muestras de su éxito las tenemos ya en las anunciadas ayudas públicas a las
obras o al sector de automoción. De otra el enorme poder de las empresas de capital
extranjero en el núcleo de las actividades industriales, las que se supone que tienen que
impulsar esta economía del alto valor añadido. Se trata de empresas cuyas políticas se
elaboran a escala planetaria y para las que el territorio español es uno más en un
inmenso tablero mundial. Se corre incluso el riesgo de realizar un enorme esfuerzo
público en apoyo de un cambio tecnológico que al final puede canalizarse hacia otros
territorios. Y en tercer lugar, la consideración de los plazos temporales en los que es
posible un cambio de este tipo. Una economía de la innovación y la alta tecnología no se
improvisa ni se compra, exige un largo y complejo proceso de cambio que con fortuna
tarda tiempo en madurar. Y que sin duda deberá enfrentarse a políticas parecidas en
otros países y, de nuevo, a la trampa de las “falacias de la eficiencia” que conducen a
menudo a situaciones de “juego de suma cero, o negativo” como la analizada en el
apartado anterior.
Están también las limitaciones a la acción política. Aún en la crisis de 1991 el
Gobierno pudo contar con instrumentos que permitían algún respiro a corto plazo, como
el recurso a la devaluación. Desde la integración a la zona Euro esta posibilidad ha
desaparecido. Del mismo modo que es difícil aplicar políticas industriales agresivas o
políticas macroeconómicas más osadas (aunque posiblemente en este campo es donde
más rápidamente pueden producirse cambios). Sin contar la pérdida futura del flujo de
ingresos que en el pasado han representado los fondos europeos. Hay pocos
instrumentos de política industrial al alcance de nuestros gobernantes, lo que unido a lo
comentado anteriormente genera perplejidad sobre la posibilidad de realizar en breve
plazo un cambio de orientación. Si ello no es posible o bien se opta por volver a otra
variante del caduco modelo constructor (improbable dada la situación financiera y de
demanda, indeseable desde muchos puntos de vista) o hay que esperar un largo período
de desempleo masivo y sufrimiento social.
Quizás la única oportunidad seria sería optar por un modelo alternativo que priorizara
el crecimiento de los servicios públicos en sus diferentes ámbitos (educativos, sanitarios,
asistenciales, etc.). Su capacidad de generación de empleo es indudable, su demanda
social visible y sus potenciales efectos positivos a largo plazo parecen claros en muchos
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
113
ámbitos. De hecho se trata del tipo de actividades a los que debería dedicar atención
una sociedad que afronte en serio los problemas de sostenibilidad social (la “crisis de los
cuidados”) y ambiental. El principal problema de implementación sigue siendo la
persistencia de un modelo productivo y de consumo que genera a la vez impactos
importantes en materia ambiental y déficit exterior. Generar más empleos en servicios
públicos simplemente puede generar más demandas que agraven el problema. Por esto
una política de este tipo debería acometerse con reestructuraciones productivas y
políticas públicas orientadas hacer sostenible, económica, social y ambientalmente el
modelo, lo que pasa por combinar cambios técnico-organizativos y pautas de consumo
público y privado importantes.
La profundidad de la crisis económica y sus características ponen en cuestión todas
las justificaciones del modelo neoliberal. No solo ha fracasado en su pretensión de ofrecer
una sustancial mejora del bienestar social sino que resulta ineficiente aún en los limitados
términos del funcionamiento normal de los mercados. La crisis financiera constituye una
de las mejores plasmaciones de su ineficacia e impudicia. Algo que ya sabíamos que se
había producido en anteriores crisis (la rusa, la del sudeste asiático, la de las punto.com,
la de Enron), pero que ahora alcanza al núcleo central del modelo.
Pero una cosa es que el Rey esté desnudo y otra que sus cortesanos lo admitan. Hay
demasiados intereses en juego y grupos de poder demasiado consolidados como para
esperar que las cosas cambien intensamente a corto plazo. Núcleos de poder organizados
en poderosos lobbys que tienden sus tentáculos en muchas direcciones: en los miles o
millones de empleos que dependen de sus actividades, en sus conexiones con las élites
políticas con las que mantienen estrechas relaciones, en la nutrida tropa de individuos
que tienen cubierto su modus vivendi y su prestigio social en la promoción de este
modelo, en la propia inercia que impone el pasado. La forma cómo se están produciendo
las respuestas políticas en casi todas partes es una buena muestra del peso muerto del
pasado.
En las páginas anteriores he tratado de mostrar que la crisis actual es el resultado
de las dinámicas generadas por el conjunto de procesos que han conformado las políticas
neoliberales. Éstas no están cuestionadas en su conjunto. La mayor parte de esfuerzos
intelectuales parecen encaminados a presentar la cuestión como una mera tormenta
financiera. Y aunque se reconocen alguno de los fallos graves del modelo financiero, de
momento lo único que ha avanzado es una transferencia masiva de fondos orientada a
salvar a instituciones fraudulentas y a proteger el patrimonio de sus ricos inversores. La
reforma a fondo de las reglas de juego queda como un mero enunciado que sólo los
próximos tiempos veremos si tiene alguna concreción. La política de apoyos masivos al
sector financiero y de recortes de los tipos de interés corre el riesgo de volver a poner
las condiciones para generar un nuevo ciclo especulativo, algo que ya pasó en todas las
tormentas financieras desde 1997 (o anteriormente con la crisis de la deuda
latinoamericana). Y sabemos que el coste de aquellas crisis recayó duramente sobre las
La crisis del neoliberalismo
Albert Recio Andreu
Revista de Economía Crítica, nº7 , primer semestre, 2009:96-117.
114
4. ¿una saLIda de La crIsIs y deL neoLIberaLIsmo?
condiciones de vida de millones de personas pobres. No está nada claro que estas
políticas de ayudas masivas no acaben por representar una enorme factura social.
Sin cambios sustanciales en las lógicas productivas y distributivas actuales
persi
Mira també:
http://revistaeconomiacritica.org
http://revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n7/5_la_crisis_del_neoliberalismo.pdf

This work licensed under a
Creative Commons license
Sindicat