Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Març»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: altres temes
El antidesarollismo en su encrucijada
21 oct 2010
El antidesarrollismo en su encrucijada

Tómense estas notas como lo que son: palabras al vuelo cuya intención es incitar a la reflexión a aquellxs que se identifiquen con lo que sigue; en absoluto para pontificar.


Para algunxs, el antidesarrollismo no es el enésimo ismo en busca de luchas o de territorio fértil donde plantar discursos y radicalizar disputas. No pasa horas en vela rastreando la sociedad para encontrar un nuevo sujeto revolucionario.
No es la nueva ideología que, como tantas otras, han nacido en los últimos años desde universidades y despachos, de corte ecologista, ciudadano, y progresista.
El antidesarrollismo es el nombre bajo el cual se engloba unas prácticas de lucha, pero también la reflexión que se extrae a partir de éstas.
Sin embargo, algunxs pensamos que el antidesarrollismo habría llegado a un momento clave dentro del contexto de las luchas sociales. Estaría, para nosotrxs, en la encrucijada que podría marcar su camino en los tiempos venideros.

Después de varios años en los que han aparecido bastantes publicaciones de crítica llamada "antiindustrial": Los Amigos de Ludd, Resquicios, libros de Miquel Amorós, Félix Rodrigo Mora, traducciones de textos franceses y anglosajones -entre otras aportaciones-...
Después de unos años en los que varias protestas ecologistas han asumido prácticas y principios más radicales, algunas de ellas hasta ese momento coto -casi- privado de lxs Verdes de Estado como lo nuclear o la protesta contra los transgénicos, otras apenas transitadas por los ecologistas de fin de semana, como la oposición a grandes infraestructuras -TAV, autovías, centrales térmicas, líneas de alta tensión-...
..Es cuando de un tiempo a esta parte esas luchas empiezan a pensarse como parte de un mismo conflicto más amplio, entran en contacto muchxs de lxs que las protagonizan, surgen propuestas que buscan, de forma explícita, poner en común esas luchas, experiencias, dudas, tal vez alguna certeza, y, en el mejor de los casos, dar coherencia y unificar tanto el discurso como la práctica de todas ellas1.
Así, en los últimos meses han tenido lugar encuentros donde el punto de partida era la crítica antidesarrollista: a bote pronto y hasta donde yo sé, se pueden citar las jornadas anti industriales entre enero y junio de 2010 en un centro social barcelonés; la acampada de resistencias en la provincia de Girona; y las jornadas de Hervás, Extremadura, estas dos últimas durante el verano de 2010.

Ocurre, entonces, que el antidesarrollismo parece tomar forma de discurso coherente, en cierta medida unificado.
No se defiende la naturaleza para volver a un pasado idílico, matriarcal, reino del placer y la abundancia, de felices cazadores-recolectores (si es que tal construcción onírica ha existido alguna vez), pero se hace imprescindible estudiar formas de organización social del pasado, junto con sus prácticas, saberes, y tradiciones... con un estilo de vida más ligado a la tierra, a lo cercano.
No se defiende el paisaje porque sea bonito, y no sólo porque sufra polución, destrozos, contaminación. Se defiende porque es el escenario donde podría ser posible un modelo de producción y consumo más responsable, consciente de los límites del entorno.
No se defiende lo rural porque se denigrue todo lo que tenga que ver con lo urbano, renegando de aquello que de positivo tuvo la ciudad, entendida ésta no como los monstruos de asfalto, consumo y aglomeraciones del siglo veinte, sino como espacios donde podían convivir pequeñas construcciones y viviendas familiares, en un entorno natural, con los medios de subistencia localizados dentro o en los alrededores del núcleo.
No se ataca la sociedad industrial sólo por las nocividades físicas que causa la contaminación en campos, mar, y por supuesto personas. La crítica anti desarrollista no olvida, sino que incluye, la crítica a la alienación que tantxs otrxs enarbolaran en su momento, a la deshumanización de todo aquello que nos convertía en hombres y mujeres.
No se ataca la lucha de clases y las ideologías obreristas porque se piense que ahora el trabajo es "inmaterial", porque estemos en una etapa "postfordista" del capitalismo, ni demás pamplinas del precariado, sino porque se considera que el modelo clásico de revolución basado en la toma de los medios de producción, y la autogestión de ésta, es algo no sólo imposible, sino indeseable.

Sucede, por desgracia, que el antidesarrollismo está expuesto a varias amenazas, una vez que su crítica comienza a conocerse en bastantes círculos.
Corre el riesgo de ser recuperado mediante la infiltración de elementos "decrecentistas" que desean una tutela del estado y las corporaciones para consumir y gastar menos (por sintetizar esa suerte, por decir algo, de ideas).
Corre el riesgo de que la elaboración de su discurso recaiga sobre unas élites intelectuales que ejerzan de vanguardia, y que sus reflexiones se asuman como si se tratara del Antiguo Testamento. Muchxs no entendemos que jornadas, acampadas, o encuentros recurran sin cesar a estos poppies para cubrir las actividades de aquéllas, en lugar de proponer debates sobre luchas e ideas entre lxs asistentes, sin más.
Corre el riesgo de que algunxs conviertan el antidesarrollismo en la ideología de moda de los ambientes libertarios/autónomos/okupis, sucesora de insurreccionalismos y primitivismos varios, y que se caiga en el voluntarismo militante y activista tan común, se espectacularice las luchas y se mitifique la violencia.


A modo de conclusión: no soy yo quien dé respuestas y soluciones a todo lo expuesto anteriormente. Urge debatir y reflexionar hacia dónde se quiere ir (y con esto no incluyo las ciberdiscusiones). Es necesario juntarse, potenciar encuentros que vayan encaminados, con humildad, a articular un "discurso" más o menos homogeneo dentro de la diversidad y heterogeneidad de las posturas, pero que posea al menos una base común.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El antidesarollismo en su encrucijada
21 oct 2010
Suscribo a pies juntillas (casi) todo lo que Voro expone. Y me quedo sobretodo con la conclusión: sin duda, es necesario juntarse... ¿quién se anima a lanzar la siguiente propuesta de espacio de encuentro?

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more