Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
Saura se escuda en el juez para no asumir responsabilidades por la violencia policial del 29-S. El poder pide más represión.
03 oct 2010
"Les digo a los violentos que no quedarán impunes y que actuaremos contra ellos con toda la contundencia". El conseller aseguró que el edificio se había convertido en el "refugio y centro operativo" de los radicales
saura_brutalidad_policial-.jpg
(ALBA DÍEZ RUIZ | Barcelona | 30/09/2010)

Ante las evidencias de que los antisistema estaban preparando desde hacia tiempo los disturbios que empañaron la jornada de huelga general en Barcelona, el conseller de Interior, Joan Saura, ha descargado sobre el juez la responsabilidad de no haberlos podido evitar al no permitir el desalojo de la ex sede de Banesto antes del 29-S.

Saura ha responsabilizado al juez que no ordenó el desalojo del edificio de la ex sede de Banesto en Barcelona, ocupado desde el pasado 26 de septiembre, hasta la tarde de ayer cuando los graves disturbios originados en la zona, coincidiendo con la huelga general, precipitaron la actuación de los Mossos d"Esquadra. Sin embargo, el magistrado ha asegurado que los Mossos presentaron la denuncia de los propietarios del edificio al día siguiente de la 'okupación', pero no pudo decretar el 'desalojo exprés' porque ni Fiscalía ni los afectados se lo pidieron.

"El desalojo se produjo ayer porque el domingo, el juez decidió derivar el tema a la vía civil y no había posibilidad de desalojo. Ayer es cuando se produce este desalojo porque el edificio se convirtió en el refugio, en el centro operativo de los radicales. Le comunicamos lo que estaba pasando al juez de guardia y éste dio el permiso. La entrada y desalojo por parte de los Mossos se hizo con conocimiento y autorización judicial", justificó.

"El domingo por la tarde, el dueño del edificio formalizó una denuncia. Nosotros tanteamos la posibilidad de llevar a cabo un desalojo 'express', pero sin la autorización judicial no podíamos actuar. El juez tenía dos opciones: derivar el tema por la vía civil u ordenar el desalojo", afirmó el secretario de Seguridad, Joan Delort.

Ante las insistentes preguntas de los periodistas que reclamaban a Saura el porqué no hubo una mejor previsión ante posibles disturbios, el conseller de Interior y el secretario de Seguridad se han limitado a decir que sin autorización judicial no podían proceder al desalojo del edificio de Banesto.

Sin embargo, el portavoz del Sindicato de los Mossos-CC.OO., Toni Castejón, ha denunciado hoy que ya se sabía que los antisistema preparaban los actos vandálicos de ayer "desde las Fiestas de Gràcia: el mensaje que daban era montarla de manera importante".

Por otro lado, el hecho de que se 'ocupara' la ex sede de Banesto cuatro días antes, hacía pensar que dentro se podía estar gestando algún tipo de planificación como finalmente se pudo comprobar al convertirse en el centro de operaciones de los radicales. Respecto a este tema, Castejón se ha mostrado indignado con la actuación: "¿Cómo se puede permitir que un colectivo como este ocupe ese edificio y no se desaloje al momento?".

También el presidente de la Confederación de Comercio de Catalunya (CCC), Miguel Ángel Fraile, ha expresado su malestar por la "falta de previsión". "Evidentemente, estaban organizados y se podía prever que se iba producirse algo así, me imagino que tenían esa información. Los efectos son de una alarma social importante y nosotros nos personaremos ante la justicia, con el apoyo del Ayuntamiento, para que los culpables paguen por los destrozos. No puede ser que se haga de esto una especie de deporte o una reivindicación totalmente fuera de lugar y de toda lógica", aseveró.

Saura condenó las acciones violentas que se produjeron durante la tarde de ayer en la ciudad de Barcelona y lanzó un duro mensaje a los radicales "que nada tienen que ver con los trabajadores que se manifestaban".

"No representan nada de la sociedad catalana, no tienen nada que ver con los sindicatos y no tienen el apoyo de la ciudadanía. Vamos a actuar con toda la contundencia, van a pagar por lo que han hecho y no van a quedar impunes. No toleraremos que cuatro violentos manchen el nombre de Catalunya", aseguró.

El conseller de Interior anunció que se habían producido 60 detenciones y que "aún pueden haber más". "De los detenidos, 43 fueron en la ciudad de Barcelona y 17 en el resto de Catalunya. De los 43 detenidos en Barcelona, 15 eran de nacionalidad no española y el 40% de ellos tenían antecedentes por delitos de todo tipo, como desórdenes públicos, lesiones, robos, daños y, en un caso, incluso inducción a la prostitución", explicó Delort.

Los extranjeros detenidos son de nacionalidad británica, italiana, venezolana, rumana, danesa, portuguesa, turca, india, francesa, mexicana y andorrana. Hay tres menores de edad y seis mujeres, entre los detenidos, cuyas edades no rebasan los 30 años, excepto un hombre de 47 años", relató Delort. La policía tiene "muchas ganas de saber a qué se dedican" porque se teme que tienen "poca actividad laboral".

Entre los ocupantes de la antigua sede del Banco Español de Crédito había dos italianos, una persona que estaba siendo buscada por tener pendiente una orden de detención y seis "conocidos por la policía" por su participación en otros actos delictivos.

Asimismo, Delort desveló que habían detenido a cuatro personas, dos de nacionalidad española y dos de nacionalidad rumana, con antecedentes por hurto y robo, relacionadas con el saqueo que sufrió la tienda Levi"s de la calle Gran Vía.

Tanto Saura como Joan Delort defendieron la actuación de los Mossos, que realizaron una de los desalojos "más rápidos de la historia" y desestimaron que el movimiento "antisistema" se haya hecho más grande, aunque "quizás, sí más radical". Sin embargo, advirtieron que los incidentes de ayer es una "cuestión excepcional" y negaron un supuesto "efecto llamada" por el número de extranjeros entre los detenidos.

Saura destacó otros dos momentos durante el día de ayer en los que se produjeron altercados, la quema de un coche de la Guardia Urbana en la Ronda Sant Antoni y las acciones vandálicas durante la manifestación de la CGT en la Vía Laietana, y denunció las agresiones a Mossos y a profesionales de los medios de comunicación.

En total, los servicios de asistencia sanitaria atendieron a 81 personas, 49 de las cuales eran Mossos d"Esquadra. "Afortunadamente, no hay que lamentar heridos graves", informó Saura.

Por último, Saura desestimó la idea de que durante la visita del Papa a Barcelona puedan producirse incidentes similares y reiteró que no se puede "estigmatizar" a Barcelona por "casos excepcionales".


********

El TSJC pide "más herramientas" para hacer frente a los 'okupas'

Maria Eugenia Alegret, presidenta del Tribunal, pide que no se centre la polémica "donde no está" y que no se "polemice entre instituciones"


Barcelona. (Europa Press).- La presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), Maria Eugenia Alegret, ha pedido este viernes estudiar si hay "suficientes herramientas de prevención" contra el movimiento okupa, que "antes tenía una vertiente romántica y social, y ahora ha derivado en otras cosas". "No centremos las polémicas donde no están y pensemos si tenemos todos los instrumentos jurídicos a punto para combatir este fenómeno mejor", ha puntualizado tras inaugurar la exposición sobre los 25 años del Servicio de Orientación Jurídica, en la Ciudad de la Justicia.

Alegret ha rechazado "desviar el problema polemizando entre instituciones", y ha asegurado que "cualquier persona inteligente" sabe que la Justicia no prevé los altercados y desordenes públicos, ya que actúa después del delito. A su juicio, la cuestión esencial no es el momento en el que se produce el desalojo. Ha explicado que será la Audiencia quien decida, porque el fiscal ha recurrido la decisión del juez de desestimar la denuncia de los propietarios porque no consideró un delito de usurpación. Ha apuntado que las instituciones no deben "tirarse piedras los unos a los otros, porque cada uno hace lo que puede".

Tura: "Siempre se quiere cambiar la legislación"
La consejera de Justicia, Montserrat Tura, también se ha pronunciado este viernes sobre si es necesario un cambio en la legislación. Ha afirmado que, cuando ocurre este tipo de altercados, "siempre se quiere cambiar la legislación", y que ésta tiene "una aplicación e interpretación para cada una de las autoridades judiciales".

Tura ha criticado que el debate sobre los altercados de la huelga general de este miércoles se centre únicamente en el desalojo de la ex sede de Banesto. "Estamos desviando el dedo acusador de aquellos que fueron violentos y provocaron los altercados", ha apuntado. Para ella, es una equivocación buscar "discrepancias de posición que pueden ser matizadas" sobre cómo se ha de actuar ante la usurpación de un inmueble. "En Plaza Catalunya se concentraron 700 personas, la mayoría de ellas con intención de utilizar la fuerza para provocar altercados en la ciudad. Vinieron también de otros sitios con clara intención de actuaciones violentas", ha subrayado Tura, que ha pedido que se condenen radicalmente estas acciones y que se deje actuar a la Justicia. Ha calificado de "brillante" la actuación de los Mossos d'Esquadra.

Sobre la actitud del Gobierno catalán, después de que la Consejería de Interior haya atribuido al juez la responsabilidad de no haber ordenado el desalojo antes, Tura ha puntualizado que no ha sido ella quien ha hecho esta interpretación.

Nadie pidió el desalojo
Ayer, el titular del Juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona, a quien los Mossos d'Esquadra presentaron el domingo la denuncia efectuada por los propietarios de la antigua sede de Banesto un día después de que fuera 'okupada', no decretó el desalojo exprés porque ni Fiscalía ni los afectados se lo pidieron. El juez recibió el atestado policial sobre la ocupación del edificio el pasado domingo 26 y, según el Departamento de Interior, los Mossos d'Esquadra recibieron ese día la denuncia del propietario del edificio -que pertenece a dos grupos inmobiliarios- por la usurpación del mismo y presentaron la denuncia al juez de guardia junto a un atestado policial explicando las circunstancias de la ocupación.

El edificio fue desalojado durante la jornada de huelga porque, según el conseller d'Interior, Joan Saura, en él se escondían algunos de los protagonistas de los incidentes, y se estaban cometiendo delitos. Saura descargó sobre el juez la responsabilidad de no haberlos podido evitar al no permitir el desalojo.



*********

El Sindicato de los Mossos denuncia el "gravísimo problema" que tiene Barcelona con los antisistema

Toni Castejón, portavoz sindical, desvela que los radicales que tomaron ayer el centro de la ciudad "lo llevaban preparando desde las Fiestas de Gràcia"


Barcelona. (Redacción).- El portavoz del Sindicato de los Mossos-CC.OO., Toni Castejón, denunció en el programa El Món a RAC1 el "gravísimo problema" que tiene Barcelona con el colectivo antisistema. "No es normal que cada vez que hay una manifestación se acabe así", añadió.

Castejón desveló que los antisistema preparaban los actos vandálicos de ayer "desde las Fiestas de Gràcia: el mensaje que daban era montarla de manera importante". El portavoz mostró su indignación con la orden de desalojo del edificio ocupado de Plaza Catalunya que se ejecutó ayer: "¿Cómo se puede permitir que un colectivo como este ocupe ese edificio y no se desaloje al momento?".

Endurecimiento de las penas
El portavoz lanzó un mensaje al alcalde de Barcelona, Jordi Hereu: "No nos podemos quedar en condenar los hechos. Tolerancia cero. Se tiene que actuar". Castejón lamentó la situación de debilidad en la que, legalmente, se encuentran las Fuerzas de Seguridad, ya que "una persona que pega o tira una piedra a un Mosso acaba con una multa de 100 euros, y si se te lleva el coche la grúa ya son 160, más la multa". "A los antisistema –prosiguió. Se les toma declaración, se les pone una multa y a pagar. O ni eso. La línea que se ha de seguir es la del endurecimiento de las penas".

Castejón descartó que los altercados de ayer estuvieran espoleados por una convocatoria internacional: "Los extranjeros antiglobalización saben que los altercados en Barcelona no les salen tan caros como en otros países".


***********


Alberto Fernández (PP) reclama que Barcelona acabe con "la permisividad" con los 'okupas'

"Una vez mas, Hereu desaparece cuando Barcelona tiene problemas", denunció el presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona


Barcelona. (EUROPA PRESS) El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha exigido este jueves al Gobierno municipal que actúe y acabe con "la permisividad" del Consistorio y la Generalitat con el colectivo 'okupa', lo que, a su juicio, ha permitido que estos grupos 'antisistema' hayan arraigado en la capital catalana. "Barcelona debe pasar a la acción, ya basta de tanta permisividad frente a los radicales, 'okupas', y violentos en nuestra ciudad", ha aseverado el dirigente popular, que ha abogado por "desocupar" la ciudad de 'okupas' "con contundencia y firmeza".

Por ello, el grupo del PP ha presentado una moción de urgencia para el pleno municipal de este viernes, en la que condena los disturbios sucedidos en Barcelona, y plantea una serie de medidas para hacer frente a estos colectivos 'antisistema'.

Así, el PP reclama al Gobierno municipal que Barcelona se persone en los procedimientos jurídicos derivados de los altercados de este miércoles, en los que un grupo de 'antisistema' aprovecharon la celebración de la huelga general para sembrar el caos en el centro de la ciudad. "Ya basta de permisividad municipal, es el momento de convertirnos en los activistas de la seguridad y de la convivencia, actuando con firmeza contra los radicales y violentos para que sus actuaciones no queden impunes", ha añadido.

Críticas a Hereu y a Boada

Alberto Fernández ha cargado contra el alcalde, Jordi Hereu, a quien ha reprochado que el día después de los altercados se encuentre en Perpignan (Francia) en una cumbre sobre la alta velocidad, en vez de estar reuniéndose con el conseller de Interior, Joan Saura, para analizar lo sucedido y "establecer las prioridades para actuar contra los violentos". "Una vez mas, Hereu desaparece cuando Barcelona tiene problemas", ha censurado el dirigente del PP, que ha cuestionado que no se pudiese actuar antes contra los 'okupas' instalados en la antigua sede del Banesto en Barcelona.

El candidato del PP a la alcaldía ha reclamado a Hereu que aclare si pudo ponerse en contacto con Saura durante los disturbios, y ha criticado que el secretario general de Interior, Joan Boada, "estuviese de mani en Girona con sus colegas" y no al frente de los Mossos d'Esquadra.



****

sacado de lavanguardia .es

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Saura se escuda en el juez para no asumir responsabilidades por la violencia policial del 29-S. El poder pide más represión.
03 oct 2010
Hòstia, els més radicals de indymedia un altre cop en aliança amb la Vanguardia.

No esperava menys ;)
Re: Saura se escuda en el juez para no asumir responsabilidades por la violencia policial del 29-S. El poder pide más represión.
05 oct 2010
... y los imbeciles de siempre los primeros en comentar, no esperaba menos...
¿quienes son los antisistema?
05 oct 2010
La sonrisa de los antisistema
Ahora lo entendemos, aquel veterano, con gafas y canas, que primero miró de reojo la hoguera y luego echó un cartón para azuzarla: era un antisistema.
Aquellos adolescentes que aparcaron las bicis y ayudaron a romper la cristaleras del museo Diocesiá (el de los embaucadores y abusadores) también eran antisistema.
De los lateros pakistaníes ya sospechábamos, como nadie estaba por ellos, también aprovecharon para prender fuegos.
Los que portaban la pancarta del piquete de las 12 horas: “Contra la dictadura del Capial, Huelga General” también lo eran.
Los que robaron vaqueros también, los que los tiraron en la hoguera, más de lo mismo.
Los que usaron las sillas de las pizzería para construir barricadas, también.
Todos antisistema.
La pancarta del banco ocupado “la banca nos explota, la patronal nos vende, los políticos nos asfixian y CCOO y UGT nos mienten” o algo así, también lo era. Como la octavilla de “La economía está en crisis...¡Qué reviente!” y las del 29 Salvaje, todas antisistema.
Y el periodista, que afirmó: “no hay nada nuevo, son revolucionarios que, como el viejo topo, salen a la luz tras debilitar los cimientos del poder”, ¿también era antisistema? ¿y el juez que permitió que la ocupación del Banco durara hasta el día de la huelga, no sería también antisistema?
¿No serás tú el único imbécil que no eres antisistema? El único que aún alaba el sistema capitalista.
Porque de lo que estamos hablando es de antisistema capitalista. Ese sistema que expulsa a unos, margina a otros y aísla y explota a la mayoría. Ese sistema del que una minúscula minoría de propietarios se beneficia. Un sistema que desde que surgió necesitó de una policía para defenderse, de unas leyes para perpetuarse y de unos periodistas para legitimizarlo.
¿Por qué nunca dicen de qué sistema somos antisistema?, ¿por qué no aclaran que es el del Capital?, de ese sistema en crisis que ya pocos se atreven a defender. ¿Por qué no lo dicen aunque se cante: “¡anti, anti, anticapitalistas!”. ¿Por qué no se acercan a preguntarnos qué mundo queremos? O mejor, qué de todo esto no queremos.
¿Por qué se limitan a poner antisistema?, ¿será como sinónimo de antisociales? Creemos que no, pues saben que si hay alguien a quien les gusta estar acompañado, mezclado y arrambado, es a nosotros. Sin importar edades ni preferencias amorosas.
Estamos contra el capitalismo, luchamos para abolir este sistema basado en el trabajo asalariado y la desigualdad social, y si usamos la violencia es porque es un sistema que desde su gestación la usó para imponerse y defenderse, la usó al privarnos de los medios de subsistencia y obligarnos a trabajar (para los propietarios de las cosas). Sabemos que si se nos volviera a ocurrir convertir el Ritz en un comedor popular y los latifundios de Aragón, en colectividades agrarias, el Estado nos respondería con armas de fuego. Por eso somos conscientes que en una insurrección tendremos que usar algo más que piedras para defendernos.
Ante todo detestamos la violencia cotidiana del capital, la que mata en sus guerras y hambrunas o la que administra muerte en sus lugares de trabajo y estudio.
Pero sigamos con el término de moda entre los mass media: antisistema.
Tras la batalla del Cine Ocupado, 1996, cifraron nuestra media de edad entre dieciocho y treinta años, tiempo después, en las batallas anticapitalistas por las cumbres de presidentes, seguíamos en esa juventud. Casi una década después, vuelven a decir que seguimos en esa franja de edad. ¿Qué se piensan que para nosotros no pasa el tiempo? ¿Qué nosotros claudicamos como la mayoría de sus amigos? ¿Qué nuestra rebeldía era un asunto de juventud? O piensan que nosotros somos los teóricos y los jóvenes los que tiran piedras. Pues no, nosotros también tiramos piedras y prendemos fuegos, y los jóvenes no paran de forjar teoría. Como aquellos encapuchados de Madrid que subieron a un andamio para desplegar una pancarta con la consigna: “sindicalistas traidores la huelga es de los trabajadores”, pura teoría, poesía casi, como aquel verso de “Quien siembra miseria, recoge rabia”.
Pero basta de tratar de aclararles las cosas a los funcionarios de Mentira y el Poder. Si hacemos este escrito no es para los periodistas, no es para explicarles porqué, el 29 Salvaje, nuestra rabia hacia sus poderosas mentiras se expresó rompiendo los cristales de sus unidades móviles. Nosotros os queríamos escribir a todos vosotros, también nosotros, a todas las compañeras, a todas las que rompimos la cotidianeidad capitalista en el centro de Barcelona, a todos los que, tarde o temprano, nos volveremos a encontrar, otra vez decididos, otra vez organizados, otra vez unidos, como una auténtica comunidad de lucha.
Un fuerte abrazo a todos los que, tras el 29 S. andamos con una sonrisa por las calles… ¡cchzz! cuando pases al lado de los mossos ponte serio, que nos andan buscando.
¡Compañeros presos a las calles, calles para la insurrección.
Carcelona, otoño caliente de 2010
Sonrisas antisistema
Sindicato Sindicat