Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : amèrica llatina : mitjans i manipulació
Argentina: Los Kirchner... ¿Se volvieron "progresistas"?
03 set 2009

Especialistas en el doble discurso, los Kirchner han puesto en debate nacional temas como el fútbol, las drogas, o la Ley de Medios.

Kirchners.jpg

Intentan con ello ocultar su debilidad tras la derrota electoral del 28 de junio y encubrir la profundización del ajuste que están impulsando. Además, tratan de salir al cruce con supuestas medidas "progresistas" al enorme malhumor social por los bajos salarios, los despidos, el crecimiento de la pobreza o las manipulaciones en el INDEC.

Lo hacen polemizando con la oposición patronal e invocando demagógicamente los derechos humanos, en un supuesto enfrentamiento "contra la derecha". Pero los hechos demuestran que el "modelo" de Cristina no redistribuye la riqueza, ni ha roto con el saqueo de los 90. Lo prueba la decisión de volver a aplicar el repudiado tarifazo, su acercamiento con el FMI, la amenaza del pago de sueldos provinciales con bonos -cuando se paga la deuda externa de contado-, entre tantos etcéteras. En el INDEC han cometido un nuevo acto repudiable al iniciarles juicio a los propios técnicos y trabajadores que vienen denunciando la intervención y los índices truchos.

La ruptura del contrato con TyC para televisar el fútbol por aire o la Ley de Medios, que modifica la vieja ley de radiodifusión de la dictadura, no hacen más que pasarle el negocio a otros monopolios y empresarios privados. El fallo de la Corte que despenaliza la tenencia y consumo personal de marihuana, es utilizado por el gobierno para decir que ahora hay que combatir el narcotráfico, cuando se está haciendo lo opuesto. Sin embargo, estas medidas pueden ser vistas como "progresistas". Pero la realidad lo desmiente. Veamos.

Junto a estos anuncios, Cristina se desvive por volver al FMI, organismo que nos llevó, ajuste tras ajuste, a las peores crisis de nuestra historia. Que hay un "nuevo FMI" no se lo cree ni Caperucita. Y si alguien piensa que el gobierno está combatiendo a las multinacionales, monopolios o a la concentración de la riqueza, los datos en contrario abundan. "En cemento tres empresas concentran el 96% de las ventas. En leche fluida dos empresas concentran el 66% de la producción. Tres supermercados facturan el 81%. En fertilizantes dos empresas manejan el 79%. En aluminio una empresa controla el 100%. En agroquímicos, una empresa el 88%..." (Crítica, 29/08). Si miramos el campo, los datos del propio INDEC sobre el censo agropecuario dan cuenta que desde 2002 se redujeron en un 15% la cantidad de productores, lo que revela el cierre de muchos establecimientos y la mayor concentración, siendo cada vez más grandes los fondos de inversión y pooles de siembra. Ni qué hablar de la vergonzosa extranjerización de la tierra (siendo Argentina uno de los pocos países que lo permite y ni siquiera pone límites) y de gran parte de la economía nacional. O del saqueo sin límites del petróleo, el gas y nuestros minerales.

La falsa disyuntiva entre "el gobierno o la derecha", fogoneada desde las esferas del poder, intelectuales y periodistas afines al gobierno peronista de los Kirchner, tiene el objetivo de frenar la ruptura de aquellos que vienen rompiendo con él y buscan una alternativa distinta a los Macri, De Narváez, Carrió o Reutemann. No es cierto que haya un gobierno "nacional y popular" que pretenda desandar la nefasta década de los 90. Si fuera así, ¿por qué los Kirchner mantienen las principales privatizaciones menemistas? ¿Por qué siguen pagando una deuda externa ultrafraudulenta y negocian volver al FMI? ¿Por qué no anularon los indultos a los genocidas? ¿Por qué, si dicen combatir "a la derecha", desde el UNASUR recibieron al asesino Uribe, en vez de proponerle a Chávez, Evo y Correa convocar una gran movilización latinoamericana para expulsar las bases yanquis y a los golpistas de Honduras?

La política del gobierno sigue beneficiando a Repsol, GM, las agroexportadoras, la Barrick, las privatizadas y los usureros internacionales. Los Macri, De Narváez, Solá, Reutemann, Carrió y Cobos se pelean porque priorizan defender a otros sectores patronales como los grandes burgueses del campo y a los monopolios enfrentados con los K. Pero son dos caras de una misma política, al servicio de los de arriba y del imperialismo.

La ofensiva hoy no la tienen ni los Kirchner ni la oposición patronal. La tienen los trabajadores y los sectores populares. Los petroleros de Santa Cruz nos marcan el camino. Arrancaron un aumento del 25%, desconocieron la trampa de la conciliación obligatoria y lograron el pago de los días de huelga. Los trabajadores de Terrabusi son un ejemplo de cómo enfrentar los despidos. Hacen asambleas masivas los ferroviarios del Sarmiento. Paran los trabajadores de Salud en Tucumán y varias provincias; otro tanto estatales y docentes. Zanón logró la expropiación. Mientras, vergonzosamente, la CGT y CTA, en vez de llamar a una medida de lucha, volvieron a marchar unidas en apoyo al proyecto de Ley de Medios de la presidente.

Los trabajadores, los luchadores y la izquierda deben impulsar la lucha por aumento de salario y contra los despidos. Enfrentando el nuevo intento de imponer el tarifazo. Postulando un modelo económico alternativo en base al no pago de la deuda externa. Rechazando tanto al gobierno como a la oposición patronal, llamando a conformar una propia alternativa política.

Más información:

Izquierda Socialista

Noticias Internacionales:

UIT-CI




This work is in the public domain

Comentaris

Argentina: ¡ Fuera el FMI !
03 set 2009
No FMI.jpg

Acorralado por la crisis económica y las dificultades para obtener financiamiento externo, el gobierno avanza en su coqueteo con el FMI. En ese sentido se inscriben las recientes visitas del chileno Nicolás Eyzaguirre, responsable del Fondo para el Hemisferio Occidental, quien la semana pasada se reunió con el ministro de Economía, Amado Boudou, y con Martín Redrado, titular del Banco Central. En aquella reunión, dicen, los funcionarios acordaron que antes de fin de año el organismo fiscal auditaría la economía argentina (Clarín, 28/8). Al otro día de la reunión, el FMI entregó a la Argentina fondos por 2.454 millones de dólares, préstamo acordado por los miembros del G-20. Sin embargo, nada de ese dinero se va a destinar a la resolución de los acuciantes problemas de los trabajadores y el pueblo. Por el contrario, va a quedar guardado para el pago de futuros vencimientos.

El gobierno necesita cubrir una deuda de 5.500 millones de dólares en 2010 (Crítica, 30/8). Por eso se juega a recomponer lazos con el FMI.

De las bravuconadas anti-FMI a la sumisión completa

Durante varios años, el peronismo kirchnerista, haciéndose eco del fuerte repudio popular hacia el FMI, se la pasó criticándolo. Incluso llegó a decir que el pago en efectivo de 9.810 millones de dólares, en 2005, era una política de desendeudamiento, a partir de la cual se acababan los condicionamientos a la economía argentina. En 2007, Cristina lanzó un spot de campaña en el que decía "logramos que tus hijos (…) no tengan idea de lo que significa el FMI". Hoy, en cambio, se suman al coro de empresarios y presidentes que, con Obama a la cabeza, salen a embellecer y a recapitalizar al organismo con miles de millones de dólares para que vuelva a prestar con condicionamientos antipopulares, argumentando que ahora se ha vuelto más flexible. Nada de esto es cierto.

La deuda: una sangría que no cesa

"En 1976 cada argentino le debía 300 dólares al FMI. Durante la dictadura, la deuda externa creció un 364 por ciento. Carlos Menem dejó el poder con una deuda pública de 123.366 millones de dólares, duplicándola en diez años de gestión. Entre 1976 y el año 2000, la Argentina pagó, por servicios de la deuda (amortización más interés) 212.280 millones de dólares. Sí, los números son correctos: la misma deuda ya se pagó varias veces. Con De la Rúa, la deuda subió a 144.222 millones y en la era K", pese a que este ha sido el gobierno que más deuda ha pagado, "se registró el momento más alto de endeudamiento: 191.296 millones en diciembre de 2004. Luego de la reestructuración de marzo de 2005, se redujo a 129 mil millones y, desde entonces, volvió a subir" (Crítica, 22/3). Es que la deuda ha sido históricamente el principal factor de miseria y dependencia de la economía local, al igual que en el resto de los países.

Más que nunca, dejar de pagar

La única forma de terminar con la pobreza y el desempleo, es dejando de pagar la deuda y destinar ese dinero a salud, educación y trabajo. La posible obtención de nuevos préstamos internacionales, festejada por el gobierno y la oposición patronal, no resuelve ninguno de estos problemas, sino que los agrava. No sólo porque la cantidad de dinero que ingresa es menor a la que sale, sino porque, además, los trabajadores sabemos bien qué significa tener a un organismo como el FMI organizando la ingeniería económica de nuestro país. En dos palabras: más ajuste.

Por eso es que hoy, más que nunca, es necesario que Argentina deje ya de pagar la deuda externa y no lleve adelante ninguna renegociación con los fondos buitres, ni con el Club de París. No puede ser que mientras algunas provincias se proponen pagar los sueldos en bonos o crezca la pobreza, los organismos financieros internacionales cobren en dólares y de contado. Debemos impulsar un Movimiento Nacional por el no pago, amplio, integrado por luchadores, dirigentes y personalidades anti-imperialistas. Llamamos también a Pino Solanas y la centroizquierda a que se pronuncien, ya que hasta ahora no han emitido opinión al respecto. También a la CTA. Moyano y la CGT, que tanto hablan de redistribuir la riqueza, deben decir que pagarle al FMI significa menos salario y trabajo.

"¡Plata para salario, trabajo, salud y educación, no para la deuda!", debe ser el grito que unifique a los trabajadores y demás sectores populares para dar pasos a la Segunda Independencia y empezar a combatir, con ese dinero, los graves problemas de fondo.

FMI: el mismo de siempre

Mal que les pese al conjunto de los nuevos publicistas del FMI -incluyendo a los Kirchner- , la realidad es que se sigue tratando del mismo FMI que conocimos en los 90, con sus mismas recetas de ajuste y miseria. Y si no, basta con ver cuáles han sido los 14 acuerdos firmados últimamente por el Fondo con distintos países que solicitaron ayuda económica de 2008 a hoy. La mayoría exigen "lo mismo que en los 90: ajuste fiscal, privatizaciones, suba de impuestos, desregulación financiera y flexibilización laboral" (Crítica, 30/ 8). Por ejemplo, tras su acuerdo con Bielorrusia por 2.500 millones, el país debió devaluar su moneda en un 25%. En el Salvador, tras la entrega de 1.000 millones, las autoridades decidieron eliminar los subsidios a la energía, trasladando esos valores a las tarifas de los usuarios. Lo mismo en México, donde, bajo los consejos del Fondo, se avanzó en "el recorte de los derechos de los trabajadores para que las empresas aumenten sus ganancias y repunte la inversión" (Idem). En Polonia, "el FMI ponderó el aumento de la edad jubilatoria y la necesidad de continuar reformando el régimen previsional, incluyendo el aumento gradual de la edad de retiro laboral y la disolución de los sistemas especiales en el régimen general".

La excepción fue Estados Unidos, para quien los auditores tuvieron un trato favorable, e incluso elogiaron su política para estabilizar y normalizar el sector financiero a nivel internacional (Clarín, 31/8).

¿Qué pasa si dejamos de pagar?

Muchas veces hemos escuchado a los poderosos decir, a modo de extorsión, que es imposible dejar de pagar la deuda. Si lo hacemos, nos dicen, la "Argentina quedaría aislada", "sin posibilidad de obtener insumos", "nos embargarían". Sin embargo, lo que nadie dice -y que sería más fácil responder-, es qué ocurre si continuamos pagándo. Los hechos están sobre la mesa: el pago de la deuda no ha hecho más que condenar al hambre y la miseria al pueblo trabajador. La deuda, junto con la fuga de divisas, se ha convertido en uno de los más grandes coladores por donde se escapan los fondos de nuestra economía. Y aún así, por más que se pague, continúa aumentando. Es necesario y urgente terminar con esta gran estafa.

La plata que ha destinado Argentina en estos años ha sido para alimentar las burbujas inmobiliarias y especulativas en el mundo por parte de banqueros y multinacionales -con la venia de los gobiernos imperialistas-, llevándonos a una de las mayores crisis capitalistas de la historia que ahora descargan sobre las espaldas de los trabajadores. A su vez, el dinero que ha salido de nuestro pueblo ha ido a financiar la carrera armamentista yanqui contra Irak o Afganistán. Seguir pagando hoy, además de ser ilegal e inmoral -en tanto no se salda la deuda con nuestro pueblo-, significa seguir tirando plata para salvar a esos mismos usureros como el Citi o GM. Por eso no hay que pagar ni un peso más y llamar a conformar un Frente de Países Deudores Latinoamericanos.

Más información:

Izquierda Socialista

Noticias Internacionales:

UIT-CI



1 de Septiembre de 1939: Hitler invadió Polonia
03 set 2009
Congreso Nazi.jpg

Hace 70 años, cuando el ejército alemán invadió Polonia, Francia e Inglaterra declararon la guerra al Tercer Reich. En el "Eje" se juntaron Hitler, la Italia de Mussolini y el Japón. La carnicería para derrotarlos duró seis años, con una enorme destrucción de ciudades, pueblos, barrios, fábricas, puentes, carreteras, hospitales y escuelas, de todo. Costó más de 50 millones de muertos. Entre ellos, más de 6 millones de judíos y más de 20 millones de soviéticos.

En 1935-36 Mussolini arrasó Etiopía y la anexó a Italia. No pasó nada. En marzo de 1938, Hitler anexó Austria y, en septiembre, Checoslovaquia, luego de reunirse con los representantes de Francia e Inglaterra en Munich. Tampoco pasó nada. Los fascistas españoles recibían armas, municiones y soldados de sus amigos alemanes e italianos, mientras el bando republicano se iba debilitando, entre la "neutralidad" de Francia e Inglaterra y el envío de armas con cuenta gotas de Stalin. Las leyes antijudías en Alemania ya venían anticipando lo que luego serían los campos de concentración y horrores del Holocausto. En muchos países surgían o se fortalecían partidos y organizaciones fascistas. El magnate de la industria del automóvil yanqui, Henry Ford, era hincha fanático de Hitler.

León Trotsky, exiliado en México, escribía en 1938: "Toda la perspectiva mundial, y, por consiguiente, también la vida política interna de los distintos países, está oscurecida por la amenaza de la guerra mundial. La catástrofe inminente provoca estremecimientos de angustia en las más amplias masas de la humanidad. (...) El antisemitismo es hoy una de las convulsiones de la agonía del capitalismo." (El Programa de Transición). Desde 1933, Trotsky venía alertando que el gran objetivo de Hitler era destruir a la URSS.

La expansión del Tercer Reich

A fines de agosto de 1939, Stalin le dio el empujón decisivo a Hitler para que la colosal maquinaria bélica del nazismo se pusiera en marcha con todo. Firmó con él un pacto de "paz y ayuda" (véase El Socialista Nº143). El 1º de setiembre, el ejército alemán comenzó a invadir Polonia. La Segunda Guerra Mundial había comenzado.

Fue el enfrentamiento entre el Eje (Alemania, Italia y Japón) y los Aliados (Francia e Inglaterra, a los que se sumaron, en 1941, la URSS en junio, y Estados Unidos en diciembre). Territorialmente, se desarrolló en gran parte de Europa continental (Inglaterra sufrió el bombardeo de Londres), hasta las cercanías de Moscú en la Unión Soviética, el norte de Africa, el Pacífico sur en la zona japonesa y la costa de China.

Los ejércitos nazis ocuparon Francia a partir de junio de 1940. Luego, Bélgica, Holanda, Grecia, y los Balcanes, además parte de Europa central y la URSS (Ucrania y Bielorrusia fueron arrasadas). En la península ibérica había regímenes fascistas. La "democrática" Suiza, supuestamente neutral, mantuvo un funcionamiento bancario funcional a los nazis. La invasión a la URSS comenzó en junio de 1941. Los japoneses bombardearon la base norteamericana de Pearl Harbor en el Pacífico Sur en diciembre de ese mismo año. EE.UU. entró en el conflicto. No se combatió en su territorio ni sufrió ataques aéreos, aunque envió al combate en Europa y el Pacífico a millones de jóvenes.

¿Qué fue el nazismo?

La Primera Guerra Mundial (1914- 18) fue una horrenda carnicería, provocada por el enfrentamiento entre las grandes potencias imperialistas europeas por el reparto del mundo en colonias y mercados. En la Segunda Guerra (1939-1945), la disputa interimperialista se combinó con un fenómeno surgido en la década previa, producto de la decadencia del sistema capitalista: el fascismo, y su máxima expresión, el nazismo alemán. Era la máxima expresión de la contrarrevolución capitalista imperialista. Por eso su obsesión por aplastar a la Unión Soviética, que, a pesar de la burocracia estalinista, era la mayor conquista de la revolución obrera en el mundo.

Decía Nahuel Moreno en Conversaciones: "Nuestra expresión, socialismo o barbarie, parece una consigna, pero en realidad es un concepto teórico muy profundo. Significa que la crisis capitalista no conduce inexorablemente al socialismo sino que puede dar lugar a una nueva sociedad de clases mucho peor que el capitalismo, basada en formas de trabajo semiesclavistas."

"En ese sentido es apasionante el estudio del nazismo. El fenómeno de Hitler no ha sido estudiado a fondo por los marxistas. En el racismo hitleriano tenemos el embrión de una nueva sociedad esclavista, con los campos de exterminio y de trabajo adonde Hitler enviaba a los judíos, los polacos y también a los izquierdistas. Es el comienzo de una nueva relación de producción con nuevas formas de esclavitud.(...)"

"En primer lugar, Hitler sometió a ese principio de esclavitud a los judíos y a los izquierdistas alemanes antes de la guerra. Después lo extendió a los pueblos conquistados, principalmente a los eslavos. Por otra parte, en la historia moderna no se había visto nada parecido a la barbarie nazi. En la Primera Guerra Mundial no existían campos de concentración donde se empleara mano de obra esclava."

"Los únicos precedentes se remontan al surgimiento del capitalismo, y la conquista de América por los españoles y los portugueses, principalmente aquellos. (...) Creo que es evidente el paralelismo entre el genocidio de los indígenas por los españoles, en los comienzos del capitalismo, y el de los judíos y los eslavos por Hitler, ya en la época de decadencia del sistema. Pero Hitler retoma también otro elemento de la etapa inaugural del capitalismo: la tendencia de los países más desarrollados a transformar el mundo en colonias suyas. Hitler convierte esa tendencia en una política consciente de transformar en colonias a las naciones, las nacionalidades y los pueblos europeos"

"El nazismo retoma esos métodos [esclavitud, genocidio, superexplotación brutal de razas "inferiores"] empleados por el capitalismo en su primera etapa y luego abandonados en su apogeo: es la tendencia más profunda del capitalismo en su decadencia. Hitler representa el primer balbuceo de lo que vendrá si subsiste el sistema capitalista."

Una guerra revolucionaria que derrotó a los nazis

Estas definiciones son las que permiten sacar una conclusión contundente: el aplastamiento del nazismo fue el más colosal triunfo revolucionario de toda la historia de la humanidad. Se logró con un sacrificio por parte de las masas tan grande como el monstruo que enfrentaba. En primer lugar, el heroísmo de la población soviética, que se movilizó, que integró el Ejército Rojo y que fue recuperando palmo a palmo su territorio invadido, a pesar de la nefasta conducción de Stalin. El triunfo de la batalla de Stalingrado en febrero de 1943, marcó un punto de inflexión, que entusiasmó a la resistencia antinazi y antifascista en los países ocupados, y facilitó el avance de las tropas aliadas en distintos frentes.

La burocracia que usurpaba el poder en la URSS, así como había ayudado al triunfo y expansión de Hitler, derrotado el nazismo cometió una nueva traición. Impidió que triunfaran nuevas revoluciones obreras y socialistas en Italia y Francia, así como en Grecia, donde el poder y las armas estaban en manos de los trabajadores y la resistencia. Así, una vez derrotado su engendro nazi, el capitalismo siguió dominando al mundo. Pero sacudido por nuevas movilizaciones revolucionarias.

Nahuel Moreno sobre la contrarrevolución fascista imperialista

"La Segunda Guerra Mundial presenta, como mínimo, elementos similares [a los de la guerra civil española y el antagonismo entre el régimen democrático burgués con el fascismo]. Sin desarrollar el tema, creemos que hay que estudiar seriamente si no fue el intento de extender la contrarrevolución fascista imperialista a todo el mundo, derrotando principalmente a la Unión Soviética, pero también a los regímenes democráticoburgueses europeos y norteamericano. Esto no quiere decir que la Segunda Guerra Mundial no haya tenido también un profundo contenido de lucha interimperialista. Lo que decimos es que hay que precisar bien, al igual que en la Guerra Civil Española, cuál fue el factor determinante. ¿Fue la lucha del régimen fascista esencialmente contra la URSS pero también contra la democracia burguesa? ¿O fue el factor económico, la pelea entre imperialismos por el control del mercado mundial?"

"La Guerra Civil Española fue nada más que la expresión más espectacular de un fenómeno que se generalizaba: la resistencia armada, la guerra civil contra los regímenes fascistas. En China, en 1928, después de la traición estalinista que permitió a Chian Kai Shek dar su golpe contrarrevolucionario, se abrió un proceso guerrillero de lucha armada del PC Chino -e inclusive en determinados momentos de otras corrientes del ejército nacionalista- contra el régimen fascista de Chian Kai Shek, y después contra la invasión japonesa. (...)"

"Algo parecido ocurrió tras el triunfo militar de Alemania y Japón. Estallaron movimientos de resistencia armada y de guerrilla en Europa del Este y del Oeste, especialmente en Francia e Italia. Este movimiento antinazi en las naciones ocupadas fue apoyado por los marxistas revolucionarios (...). Por la misma razón consideramos como una de las grandes gestas del proletariado mundial la lucha del gueto de Varsovia contra los nazis [en 1943]." (Las revoluciones del Siglo XX, 1984)

Más información:

Izquierda Socialista

Nahuel Moreno

Noticias Internacionales:

UIT-CI



Brasil: Debates en el II Congreso del PSOL
03 set 2009
PSOL.jpg

El Partido Socialismo e Liberdade (PSOL) nació después de la traición de clase del PT (Partido de los Trabajadores). Lula, líder histórico de los trabajadores brasileños, llegó al poder en 2002, aliado y apoyado por sectores importantes de la burguesía. Su proyecto de conciliación de clases no demoró en mostrar su verdadero rostro con la reforma del sistema jubilatorio, que quitaba derechos históricos de los trabajadores. Los empleados de la Previsión Social protagonizaron una huelga histórica. Babá, quien era diputado federal por el PT y dirigente de la Corriente Socialista de los Trabajadores -CST-, la apoyó y no votó el proyecto del PT. Junto a Heloísa Helena y Luciana Genro, fue expulsado del PT en diciembre de 2003.

Entonces, conscientes de que era necesario un nuevo instrumento político que rescatara las banderas históricas de los trabajadores y el PT, nació el PSOL. Se formó con una mayoría de expulsados o salidos del PT, y también del PSTU (partido de la LIT-CI) e independientes. Sin embargo, en estos cinco años en el PSOL, se fue imponiendo un curso electoralista, sin vínculos orgánicos con la clase trabajadora y sus luchas, centrado de forma unilateral en la lucha contra la corrupción y con un funcionamiento laxo de afiliados sin compromiso militante con el partido. Consultado "Babã" , esto nos dijo.

En estos años, desde su fundación, el PSOL tuvo algunos éxitos electorales, pero también errores políticos. ¿Cómo lo evalúa usted?

Tuvimos una campaña en 2006 que, con debilidades programáticas, presentó una alternativa a la izquierda de Lula, y que obtuvo casi el 7% de votos para presidente. Heloísa Helena encabezó el Frente de Esquerda (PSOL-PSTU-PCB), que fue un fenómeno muy progresivo. En 2007, en el I Congreso del PSOL, se formó un bloque mayoritario que fue recayendo en diversos errores del PT. Este bloque estaba formado por el MES de Luciana Genro (Movimento de Esquerda Socialista, vinculado al MST argentino), el MTL, corriente fundadora con trabajo en el campo y entre los trabajadores de la Previsión Social, la APS, una corriente histórica del PT que gobernó el municipio de Belém y que entró al PSOL en 2005, y Heloísa Helena, que provenía de la corriente petista DS, vinculada a lo que fue el SU (Secretariado Unificado de la IV Internacional), el mandelismo.

En las elecciones municipales de 2008 los problemas políticos del PSOL se profundizaron. La campaña de Luciana Genro debilitó programáticamente al partido. En primer lugar, se financió por la multinacional GERDAU, y recibieron dinero del fabricante de armas Taurus, violando el estatuto del PSOL que prohibe esta financiación. Luciana defendió a GERDAU. Además, propuso gobernar con la iniciativa privada y sin los trabajadores. El 2008 estuvo marcado por las alianzas policlasistas para el PSOL, impuestas por la dirección mayoritaria del MES y demás sectores.

¿Cuál es el balance de este segundo congreso del PSOL?

Fue un congreso de crisis. Brasil vive una de las peores crisis del régimen político. El Senado Federal está atravesado por los escándalos de corrupción protagonizados por los aliados de Lula, que dan lugar a nuevas rupturas con el gobierno y el PT. El congreso no armó para postular al PSOL como alternativa.

El bloque surgido del I Congreso fracasó. Hubo una ruptura entre el MES y la APS por peleas de aparato, sin importantes divergencias políticas. En los días previos al congreso se realizó un Seminario Internacional, donde tanto el MES como la APS coincidieron en darle apoyo a los gobiernos nacionalistas burgueses de Chávez, Evo y Correa. De hecho, defienden una "etapa" en la cual no está planteada la lucha por la independencia de clase ni por reivindicaciones anticapitalistas, y menos aun la perspectiva de un gobierno de los trabajadores. Esta vez el MÊS formó un bloque con el MTL, Heloísa Helena y dirigentes venidos del PT de Río de Janeiro, pero perdieron la mayoría. Su derrota es producto de sus errores políticos y metodológicos. Ganó la APS, esta vez aliada con la corriente Enlace (proveniente también de los mandelistas de la DS/SU) y el CSOL, una corriente fundadora proveniente del PSTU. Nosotros, la CST, con una política de izquierda, reivindicando el programa y el estatuto de fundación, y una política de clase para disputar con el gobierno y la burguesía en las calles y en las urnas, obtuvimos el 10% de los votos.

¿Cómo se prepara el PSOL para la disputa electoral de 2010?

Esta es la primera campaña desde 1989 sin Lula como candidato. Recientemente apareció con fuerza una ex ministra de Lula que salió del PT para ser candidata a presidente por el Partido Verde, Marina Silva. Ella es una falsa alternativa, pues dice defender el medio ambiente, pero junto con las grandes empresas, y dice que Lula "hace un buen gobierno". Les disputa a la candidata de Lula, Dilma Roussef y José Serra (PSDB), integrante de la oposición de derecha. Nosotros propusimos que ya se votara como precandidata a Heloísa Helena, para denunciar esas falsas alternativas y presentar un programa de ruptura. Por desgracia, las corrientes mayoritarias se negaron a dar este paso, y postergaron por dos meses la decisión. Dudan si Helena no debería presentarse como candidata al Senado, y hay afiliados que levantan una alianza o directamente el apoyo a Marina y los verdes.

¿Quiere agregar algo más?

Fue positiva la resolución sobre reorganización sindical. Cuando llegó Lula al poder, la CUT (Central Única de Trabajadores) pasó a defender todos los ataques del gobierno a la clase trabajadora y se subordinó al Estado burgués. A partir de la huelga de la previsión social en 2003, se formó una central de alternativa a la CUT, la CONLUTAS, de la cual la CST somos parte, junto a otros sectores del PSOL y el PSTU. Pero es una central muy pequeña, en realidad un embrión. En 2005, con una nueva ruptura con la CUT, se formó la Intersindical, impulsada por sectores del PSOL y el PCB. En este período de crisis económica, donde ya se cerraron más de un millón de puestos de trabajo, es necesaria la unidad de los que luchan contra los ataques de Lula. El Congreso del PSOL afirmó la necesidad de fusión de los dos movimientos para la construcción de una nueva central unitaria, como alternativa de dirección para la clase trabajadora de Brasil.

Más información:

Corrente Socialista dos Trabalhadores (CST-PSOL)

Izquierda Socialista

Noticias Internacionales:

UIT-CI




Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more