Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: globalització neoliberal
¿Dónde está la ”vocación de diálogo” de los Pellas?
24 ago 2009
LA PROCLAMADA “VOCACIÓN DE DIÁLOGO” DE LA NICARAGUA SUGAR ESTATES LIMITED NO ES MÁS QUE UN MISERABLE CHISTE QUE NO CUADRA CON LOS HECHOS.
El Grupo Pellas, dueño del Ingenio San Antonio y la Compañía de Ron Flor de Caña de Nicaragua, está argumentando que su empresa ha tenido una “vocación de diálogo” y una historia de compromiso y “responsabilidad social” con el mejoramiento de las condiciones de vida de sus trabajadores y sus comunidades.

¡Fantástico! ¿Por qué no habría uno de creerlo? ¿A quién no le gustaría aplaudir la buena conducta institucional de una organización económica? Además, es un hecho que ninguna sociedad podría subsistir sin la existencia de organizaciones económicas dedicadas al desarrollo económico y social de sus naciones como fuentes de empleo; y con más razón que el Grupo Pellas, como dicen por allí, ha tenido la “virtud” de trabajar en buena relación con el sandinismo y sus políticas. ¡Perfecto!

Pero esa no es toda la historia. La proclamada “vocación de diálogo” de la Nicaragua Sugar Estates Limited (NSEL) en verdad no es más que un miserable chiste que no cuadra con los hechos. Miremos nada más los muchos meses que llevan de lucha y sufrimiento los ex-trabajadores cañeros enfermos de IRC del Ingenio San Antonio sin poder “dialogar” con los dueños de la empresa, sin lograr nada aparte de represión y ultrajes.

Una “vocación de diálogo” es una aptitud y una actitud muy especial del comportamiento humano. “Vocación” es un concepto inspiracional y hasta providencial de la conducta. Su significado es demasiado eminente para que el Grupo Pellas quiera adjudicárselo. El hecho que la empresa haya “dialogado” y entrado en acuerdos con “líderes” sindicales nacionales (CST, CUS) no es evidencia de “vocación de diálogo” porque estos “líderes” sindicales no han sido capaces de representar en ese diálogo los intereses de las víctimas afectadas en el conflicto. Una cosa es un diálogo de vocación, y otra muy distinta es un acuerdo formal entre voluntades cobardes que se unen hacia un fin en contra de otros.

“Vocación de diálogo” implica una conducta horizontal de la voluntad política, la cual entre otras cosas, brilla por valentía moral. Si la empresa tuviese realmente una “vocación de diálogo,” hace mucho tiempo que sus dueños, sin prejuicios de verticalismo ni límites de estructuras, se hubiesen sentado directamente a la mesa de negociación con los representantes de los enfermos.

Si realmente es cierto todo lo “bueno” que se dice de tus empresas, Señores Pellas, ¿Por qué habrías tú de temer la indemnización? No temáis a lo que muchas personas en el mundo verán como un admirable precedente en la historia de organizaciones económicas. Haced a un lado aquellas centrales obreras inútiles y hablad directamente con los enfermos. ¡Indemnízales! ¡Y no tratéis de justificar lo injustificable!

— Wilfredo Gutiérrez

This work is in the public domain
Sindicat