Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: educació i societat : xarxa i llibertat
Buscando la muerte
14 des 2008
Mariano Cabrero: Nuevamente surgen personas que son capaces de âservir a la cartaâ? una muerte placentera, como si la muerte fuese un acontecimiento placentero. Piensa uno que toda la vida humana tiene una trayectoria de impedimentos y problemas, pero unos y otros los debemos solventar con nuestra fuerza de voluntad, voluntad para vivir y no para morir.
muerte anunciada,hhhhhhhhhhhhhh.jpg
Mariano Cabrero 2008.jpg
âSe precisa toda la vida para aprender a vivir; y, lo que es más extraño todavía, se necesita toda la vida para aprender a morir.â?
SÃNECA, La brevedad de la vida, VII


Uno de los primeros en legalizar la eutanasia fue Holanda (la ley entró en vigor en abril del 2002). Las estadísticas al respecto apuntan que presuntamente la aplicó en 7.637 ocasiones. Datos facilitados a EFE por el gobierno holandés. Hemos de reseñar que los casos de eutanasia registrados en Holanda ha sufrido una merma, y en este país presuntamente la califican de muerte dulce. Según esta ley los médicos de holanda sólo pueden ayudar a morirâbuscando la muerte de los pacientesâen caso de enfermedades que sean incurables. Cuando el enfermo sufre un dolor insoportables imposible de controlar.

Según esta hermosa teoría matar está permito, pero con la voluntad del paciente. Razonado y siguiendo de esta manera, Winnie SORGDRAGER, la que fue ministro de Justicia de Holanda (1994-1998), manifestó por aquel entonces que âla eutanasia voluntaria no podemos prohibirla (...), supondría limitar la libertad de expresión y de información garantizada por la Constituciónâ?. Esto rezaba en un folleto editado por aquel entonces, y que explicaba también las distintas maneras para suicidarse. Con métodos âfiables y agradablesâ?.

El susodicho folleto no ha sido bueno ni edificante para nadie. Es mi modesta opinión, mas puedo equivocarme...Esto dio lugar a que una serie encadenada de suicidios colectivos inducidos, con sugestión bastante, para que toda una serie de supuestos enfermos terminales acaben con su vida cuanto antes. ¿Dónde se encuentra el punto medio matemáticamente exacto, que delimite la frontera entre la vida y la muerte?

Václav_Havel, dramaturgo [ex presidente de la República de Checoslovaquia (1993-2004)], dijo en su día a varios rotativos españoles: âLa tolerancia empieza a ser una debilidad cuando el hombre empieza a tolerar cosas intolerables, cuando empieza tolerar el malâ?.

Preguntado si conocía la frontera entre una y otra, manifestó: âDesgraciadamente no hay computador ni matemático que pueda fijar la frontera. Esto depende del sentido ético y moral.

Nuestra sociedad actual se ha hecho permisiva y complaciente, hasta tal punto, que todo nos parece bien, y hemos dejado de pensar, para no complicarnos la vida. ¡Bonito panorama!

Avanzamos por un camino que parece equivocado, en muchos casos, tolerante y, como consecuencia nos encontramos inmersos en un cúmulo de defectos (imperfecciones morales): hay defectos de familia, de estado, de ocupación, de edad, etcétera. Si todos estos defectos coinciden en un individuo y no se previenen con prudencia y eficacia, estamos contribuyendo a formar un monstruo intolerable, una especie de âSupermanâ? en cuanto a las ideas, que nos lleva de un lado para otro sin limitaciones en cuanto al tiempo a al espacio.

Uno sabe que para avanzar en esta vida, en este mundo, no debemos añorar una âedad de oroâ? pasada, pero sí tratar de crear un mundo vitalista, moral y ético (religiosos, para aquellos que profesen alguna religión) que, en definitiva, nos enseñe a respetarnos, comprendernos y desearnos la paz los unos a los otros. Nunca debemos apoyar el derecho a l exterminio. Dar la mano, extenderla, es construir un puente irrompible para toda la vida: la paz.

Nuevamente surgen personas que son capaces de âservir a la cartaâ? una muerte placentera, como si la muerte fuese un acontecimiento placentero. Piensa uno que toda la vida humana tiene una trayectoria de impedimentos y problemas, pero unos y otros los debemos solventar con nuestra fuerza de voluntad, voluntad para vivir y no para morir.

Nuestros pensadores, ya fallecidos, Ortega y Gasset y Unamuno, nos hablan de la vida: el primero(âMeditaciones del Quijoteâ?), nos dice: âLa vida es libertad en la fatalidad(...), porque consiste en llevarse y soportarse y conducirse a sí mismaâ?; y el segundo,(âDiario íntimoâ?), nos manifiesta: âSe dice y acaso se cree, que la libertad consiste en dejar crecer una planta(...); en no podarla(...), si sus raíces se encuentran al poco de nacer, con dura roca impenetrable(...)â?. Así pues, si una planta es libertad, si una vida es libertad, cómo se puede entender que invitar a morir se convierta en unos derechos fundamentales en muchos países del mundo.


Todos recordamos la muerte de Ramón Sampedro Cameán o(tetraplégico), de 53 años, acaecida el 12 de enero de 1998 en la localidad de Boiro (La Coruña). Falleció mediante el procedimiento de âsuicidio asistidoâ?, ingiriendo cianuro potásico. Esta muerte anunciada se produjo tal y como estaba convenido. Una vez que el delito hubo prescrito, siete años después, Ramona Maneiro, admitió en televisión haber facilitado a Ramón el acceso al veneno que le causó la muerte ¡Hermosa valentía, amiga Ramona! Realmente has dado muestras de un verdadero amor alâ¦

La Coruña, 14 de diciembre de 2008
Mariano Cabrero Bárcena es escritor
Copyright

http://canarias.indymedia.org/usermedia/application/11/mi_firma_actual.d

Copyright by the author. All rights reserved.
Sindicat