Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Accions per a Avui
12:30

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat
Italia en la calle
05 nov 2008
Parece que Italia se esté despertando poco a poco...ya no tenía mucha esperanza...
Las manifestaciones que ayer dieron nueva vida todas las ciudades de la bota son la demostración que algo empieza a moverse. Que Berlusconi ganó las elecciones y está campando a sus anchas promulgando leyes que protegen sus propios intereses, pero que la gente no es tonta y se da cuenta...la incapacidad de la izquierda de ofrecer una alternativa convincente ha llevado a esta situación y sobretodo al total discrédito de la política por parte del ciudadano italiano. Ya no importa quien goberne, ya no hay derecha ni izquierda, todos los partidos se situan en un centro que se parece siempre más a la antigua Democrazia Cristiana; la política ha alcanzado una tal distancia del ciudadano que ya no importa la bandera que lleve. A menos que no empiecen a ponerse en discusión los derechos más básicos del Estado: la instrucción por ejemplo.
En una propuesta de ley más económica que educativa, la 133, el gobierno Berlusconi se proponía hacer frente a la crisis recortando los presupuestos para la educación pública de los próximos años e intentando disfrazar la ley de âreforma educativaâ?. La neoministra de Educación Maria Stella Gelmini aparece como una muñeca en manos del ministro de la Economía Tremonti, poniendo nombre y cara al nuevo decreto pero sin justificarlo de ninguna manera. El âdl Gelminiâ? preve un recorte en la financiación de la educación pública que alcanzará los 8.000 millones de euros en tres años. Se propone reintroducir el maestro único en la escuela primaria, aumentar el número de alumnos por aula y reducir el horario de clase a 24 horas por semanas. Para reducir el número de administrativos también está previsto juntar a instituciones escolares que hasta ahora eran autónomas y además cancelar del mapa 4200 institutos con menos de 50 alumnos. Para las universidades la idea es reducir paulatinamente la financiación en los próximos años y convertirlas en fundaciones para abrir paso al capital privado. También se recorta el presupuesto dedicado a la investigación de manera que 60.000 investigadores precarios se quedarán en la calle y se limitan las contrataciones de nuevos investigadores a sólo un contrato nuevo cada cinco jubilaciones.
Está claro que una propuesta de ley como ésta toca los intereses de la mayoría de familias italianas, está en juego el futuro de todos los estudiantes desde la primaria hasta la universidad además de todas las personas que en la escuela trabajan. Por esta razón ha bajado a la calle a manifestar muchísima gente, sin entrar en la batalla de los números podemos tranquilamente afirmar que hubo manifestaciones en todas las ciudades de Italia y que Roma quedó completamente paralizada. Invadida por corteos de jóvenes, de maestros, de niños, pero sobretodo muchos jóvenes que no estamos acostumbrados a ver. En la gerontocracia italiana resulta difícil dar voz a un ciudadano italiano joven. Y por esto las pancartas y los eslogan que gritaban daban una idea de la insatisfacción, no sólo por la reforma educativa, sino también para la situación general. âNo es país para jóvenesâ? y âjuventud al poderâ? algunos de los ejemplos. La clase política italiana tiene de sesanta años para arriba, cómo se puede percatar de las necesidades de la juventud? Las únicas jóvenes incluídas en el gobierno Berlusconi son las pocas mujeres como Mara Carfagna, ex bailarina de televisión y ahora ministro de Igualdad, y nuestra amiga Maria Stella Gelmini, con una preparación sin duda inferior al puesto que se le otorga. Pero âbelle donneâ? como diría Berlusconi! Para dar un toque de rosa a la política, después de las fuertes críticas que hizo al gobierno Zapatero por incluir demasiadas mujeres, que le costaría dominar.
Volviendo a los jóvenes que ayer llenaron las plazas unidos sin la necesidad de ningún partido político dieron la impresión, o la esperanza, de reanudar la relación entre sociedad y política que parecía perdida. Y digo unidos porque hubo también un intento de dividirlos, una provocación evidentemente organizada que llevó a enfrentamientos en Roma en la Piazza Navona.
Un grupo de estudiantes de derecha llegó hasta la centralísima plaza con un camión lleno de palos y puños de hierro bajo la âatentaâ? mirada de la policía. Y en el momento que empezaron a cargar a los estudiantes de izquierda esperaron cinco minutos para que se animara la batalla antes de intervenir. Y parece broma, pero podemos fácilmente entender lo que pasó con las palabras de Francesco Cossiga, ex presidente de la República en una entrevista al periódico de derecha La Nazione algunos días antes:âMaroni (Ministro del Interior) tendría que hacer lo que yo hice cuando estaba en su puesto(...) infiltrar el movimiento con agentes dispuestos a todo y dejar que durante diez días los manifestantes devasten las ciudades. Después, fuerte del consenso popular, el sonido de las sirenas de las ambulancias será más fuertes que las de la policía. Le âforze dellâordineâ? tendrían que masacrar a los manifestantes sin piedad y enviarlos todos al hospital. Pegar duro a todos, también a los profesores que los fomentan. Quizá no a los ancianos, pero a las maestras jóvenes síâ?. Estas palabras no necesitan comentarios. Sólo añadir que muchos periodistas vieron cómo se facilitaba el paso a estos supuestos estudiantes de derechas con palos y bastones de hierro en las manos, cómo a las preguntas de porqué no los paraban contestaban que no los habían notado(!), y hay video que retraen su complicidad con la policía.
Así que a parte de estos enfrentamientos organizados muchos colores y mucha creatividad en los carteles, que iban más allá de la protesta contra la privatización la escuela pública. Uno común en todas las plazas âNo pagaremos nosotros vuestra crisisâ? que da la idea de la conciencia del problema.O âBancos, guerras: y el dinero quién lo da? Los recortes a la escuela y a la sanidad!â?.Y muchos contra la televisión, arma privilegiada de Berlusconi que controla los tres canales privados porque suyos y los tres públicos como presidente del gobierno. â¡Italianos apagad la tele y enceded el cerebro!â? o âpensaban habernos transformados todos en aspirantes bailarinas o concursantes del gran hermano...se habían equivocado!â?.
Un movimento coloreado y espontáneo que esperamos mueva un poco las aguas en esta Italia vieja y corrupta.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more