Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Análisis de la información dada en diferentes 'medios comunicación' sobre la repulsa antifascista en Tirso de Molina
04 mar 2008
(ambiguo, gua
adj. Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones:
comentario ambiguo.
Incierto, confuso, dudoso:
personalidad ambigua.)
Análisis de la información dada en diferentes 'medios comunicación' sobre la repulsa antifascista en Tirso de Molina
El viernes 29 de febrero ocurrían algunas cosas en el mundo y en Madrid, pero una destacaba sobre las demás: la junta electoral permitía un acto de "Nación y Revolución" en la plaza de Tirso de Molina. Los fascistas querían exhibir su parafernalia, sus símbolos, amparándose en las elecciones y protegidos por la policía. Así lo contaron los medios.

Notas sobre lo que los mass mierda han dicho de la manifestación antifascista del 29 de febrero.

En una redacción cualquiera buscan un titular a la noticia. Esa noticia puede que no pase mucho tiempo en portada, puede que se comenten otros aspectos. Pero si no pasa, quedará el titular como mucho. Un día después de los acontecimientos, la noticia sigue siendo noticia. Además, como decía Jesús Cintora en el programa Hora 14 de la Cadena Ser, cuando los extremos se juntan... y por eso hoy Ynestrillas asistía en San Sebastián a un acto de Falange, para quien ha pedido el voto.

El País dice que "Grupos 'antifascistas' se enfrentan a la policía en el centro de Madrid". Señala a los antifascistas entrecomillas, parece ser porque que ellos -nosotros- se definan como tales no vale. No vale que haya un acto de extrema derecha en un lugar emblemático para la izquierda, no vale que lleven símbolos nazis, del apartheid o preconstitucionales. Ellos miden sus gestos y esquivan la ley, por lo que se presentan a las elecciones y la Junta Electoral les deja hacer un acto. Han asesinado y agredido a cientos de personas durante el periodo democrático, y siguen ahí. Así que, si te consideras antifascista, para El País puede que no seas más que un "guarro", como dice la policía, o un "violento" o un alborotador...



Así que, en esta búsqueda del titular, si los autodenominados antifascistas se han enfrentado a la policía, aunque fuera porque la policía se ha puesto a defender un acto de nazis, aunque sea porque tiran pelotas de goma, balas de goma, cachean, intimidan, cortan el paso o te insultan, el titular está claro: "Grupos 'antifascistas' se enfrentan a la policía en el centro de Madrid".

El diario Público ofrece otra versión, que da un giro radical a la noticia: "Decenas de antidisturbios cargan contra antifascistas y neonazis en pleno centro de Madrid", a la vez que la foto de la noticia ofrece una escena dantesca de nazakos levantando la mano. Esto es radicalmente falso puesto que la policía se dedicó a salvaguardar a los fascistas y luego les escoltó hasta la Plaza Mayor: los antidisturbios protegieron el acto nazi.

Cualquiera que conozca las calles que citan en las noticias encontrará errores, algo que podríamos considerar incluso normal para quienes no manejen un callejero que evita los ángulos rectos. Sin embargo, choca y mucho una de las frases que dice Público que gritaban los antifascistas: "Madrid tendrá la culpa del fascismo", refiriéndose seguramente al "Madrid será la tumba del fascismo".

Más exacto porque se ahorra las imprecisiones del callejero y llama a unos y otros por su nombre (fascistas a los convocantes del acto fascista, antifascistas a quienes protestaban por el acto) es El Mundo, quienes además realizan un reportaje fotográfico en el que destaca el fuego y las banderas nazis y los símbolos fascistas. Tanto el titular de portada ("Antidisturbios cargan en Madrid contra centenares de antifascistas") como el de la noticia ("Batalla campal en Tirso de Molina entre la policía y cientos de antifascistas") reflejan una objetividad que, lamentablemente, se pierde en el antetítulo ("PRETEND�AN 'REVENTAR' UN ACTO DE LOS NEONAZIS", siempre buscan algún entrecomillado que hayan oído por ahí y que suene fuerte, quizás provenga de la nota de prensa como veremos más adelante) y en los destacados ("Incendiaron contenedores y lanzaron piedras y ladrillos para atacar a la policía", cuando normalmente se utilizan para defenderse)

Cabe destacar que tanto Público como El Mundo explican en la segunda parte de la noticia la importancia que para los antifascistas tiene esta plaza, al producirse hace 20 años un ataque de grupos nazis a puestos de propaganda política de izquierda que motivó la celebración de distintos actos antifascistas y reforzó la solidaridad entre las distintas sensibilidades antifascistas. El País, se olvida de ello...

Sorprendente que La Haine resulte más preciso que los otros, pero que La Razón explique el porqué de las barricadas incendiarias -Los antisistema (...) iniciaron su huida creando barricadas por la calle duque de Alba y la Ribera de Curtidores para impedir el paso a los efectivos con contenedores quemados- es digno de leerse. Los efectivos, explican, "emplearon gases lacrimógenos, pelotas de goma y botes de humo". Con ese dato, su titular -"Los radicales arrasan Tirso de Molina"- es lo de menos.

Por último, abc tan sólo muestra un vídeo en el que incide en el error de la carga policial contra antifascistas y neonazis. Parecen más centrados en la campaña, y en un artículo sobre los "ataques de los radicales" a Gallardón o Mayor Oreja, hablan de boicoteos de independentistas catalanes a actos del PP o de UPyD en Cataluña y los equiparan con la protesta de sindicalistas en Madrid que protestaban por la privatización de las instalaciones deportivas, lo mismito.

Fuera de Madrid, La Vanguardia apuesta por un titular sobrio que al poner la conjunción "entre" se acerca a la corrección: "Batalla campal entre radicales de izquierda y la policía en el centro de Madrid". Sin embargo, con la base de la nota distribuida por EFE, abunda en lo ya dicho, que fueron los autodenominados "antifascistas" quienes provocaron, montaron barricadas y agredieron a la policía, que se vio obligada a dispararles... lógico. Mientras que El Periódico ofrece uno de los relatos más correctos, de principio a fin. Tanto en el titular como en el primer párrafo se destaca que la batalla campal se produce por la "oposición a" o por la "autorización de" la manifestación de extrema derecha. Además, es el único medio que cita la nota de la FRAVM y de la Asociación de Vecinos La Corrala de Lavapiés en la que pedían a la Junta Electoral y a Delegación de Gobierno que desautorizaran la manifestación fascista, convocada con el lema populista de "Los precios suben ¿Cuándo nuestros sueldos?". Reproduzco este párrafo de la noticia porque es increible por lo que dice y por lo que los demás no dicen:

Todo se ha precipitado cuando han llegado a la plaza los manifestantes escoltados por la policía. Han aparecido las primeras cargas con pelotas y gases y los grupos antisistema han comenzado a quemar contenedores y a arrojar a la policía ladrillos, piedras y otros objetos contundentes. Miembros de la policía secreta montados en una moto han llegado a efectuar tres disparos al aire con un arma de fuego. Una chica de los antisistema ha sido brutalmente apaleada en el suelo por la policía. Al final, los ultraderechistas pudieron celebrar su acto, en el que han coreado consignas contra los inmigrantes y a favor de Hitler.

Habría que ver qué nota de prensa ha distribuido EFE, y digo habría porque es un producto que se compra y no estoy suscrito. Por su parte, Europa Press lo muestra y ahí descubrimos algunos de los párrafos que luego encontramos en las otras noticias...

La búsqueda de la identidad antifascista ha continuado el fin de semana en el suplemento dominical de El País, donde podemos leer una ¿noticia? titulada "¿Qué es un antifascista?". El entrecomillado se entiende porque proviene de una declaración que les ha hecho un vecino del barrio de Lavapiés, marroquí, que ha sufrido el destrozo de su coche en los disturbios. En la noticia hay dos fotos, una de un coche con la ventanilla rota, posiblemente la de un joven que si lees el artículo dice que debieron ser los bomberos para apagar el fuego, y otra foto con la familia marroquí, padre, madre, niño pequeño y niña en brazos, junto al coche completamente quemado. El ciudadano marroquí, o ciudadano de Lavapiés, o ciudadano de Madrid -lo de marroquí lo ponen ellos- dice que él no sabe qué son los fascistas o los antifascistas, pero que su coche ha ardido y el seguro no se lo cubre. Una putada, como le ocurre al otro chico, quien en cambio sí sabe quiénes eran los fascistas y no entiende que dejen hacer un acto electoral en el barrio. De hecho, dice que va a reclamar al estado...

Otro entrecomillado -"Fue una provocación"- es el encabezamiento para la última parte del artículo, donde preguntan a un grupo de jóvenes que participaron en los disturbios y comentan que se enteraron por carteles que había por el barrio. La periodista comenta que se suelen publicitar las convocatorias a través de nodo50.org, kaosenlared.net u otromadrid.org. Ãsta, asegura que la organizaba la plataforma Madrid Antifascista (?). Al final, como casi siempre, por si alguien llega a leerlo, los jóvenes aseguran que las piedras las tiraron porque la policía comenzoó a disparar pelotas de goma...

Por último, merece la pena leer el ladillo "500 fichados por la policía", donde se cuenta que la Brigada Provincial de Información, dedicada nada más y nada menos que a la lucha antiterrorista y a los grupos extremistas, tiene fichados a unos 500 integrantes de grupos antisistema, que existe una amplia amalgama de colectivos y asociaciones, que son tan dispares que engloban a sharp y redskins con grupos por una vivienda digna, que están vinculados con equipos de fútbol modestos como el Rayo, que siempre hay más detenidos que en los grupos fascistas, que movilizan a más gente, que sus adeptos se encuentran en la periferia, que se reúnen en centros sociales okupados en los que celebran conciertos a donde acuden de forma masiva... Para rematar, terminan con la estética:

Otro punto importante es su estética. Llevan botas negras, zapatillas de cualquier marca y modelo y el pelo largo o rapado. Sus grandes diferencias les hacen difícilmente encuadrables en un model único. Otro detalle que los diferencia con los neonazis

Al final, siete detenidos, dos heridos graves, uno de los cuales ha perdido un ojo por una bala de goma disparada por la policía, y disparos de fuego al aire de varios policías... De los partidos que defienden ideas nazis, de los fascistas, nada.

Ver También:
http://blog.sindominio.net/blog/adolflow/sinmiedo/2008/03/02/qu_es_un_an
ta

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa