Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Un grupillo...
18 oct 2007
Estos córvidos declaracionales de la conferencia episcopal son el mal y se esfuerzan en que se les note. Ellos mismos utilizaban, en sus buenos tiempos de generales y palios, una formula, para explicar el infierno, que ilustra mucho mejor al definidor que lo definido; maldad absoluta sin mezcla de bien ninguno.
Cañete, Blázquez, el impagable Camino y demás âfigurasâ? de la barahúnda episcopal, ultras de buenas palabras y puñalada oxidada, guardia pretoriana en nuestro país del papanazi, se han liado la manta a la cabeza y acuden a la provocación permanente como táctica desestabilizadora. Fariseos. Hipócritas.

Cierto es que no se puede esperar mucho más de un mundo de fratrías sectarias como es la jerarquía católica. Cierto es que no se puede esperar mucho más de un mundo dogmático, maquiavélico, mefistofélico, como es la jerarquía católica. Cierto también que es ingenuo esperar otra actitud de tales faunas y floras o entrar al trapo, rojo cardenal, de determinados âcebosâ?. Quizá sería mucho mejor ignorar los exabruptos de estos âjefesâ? a los que nadie ha votado. Que lejanos los tiempos en que los fachas gritaban aquello de Tarancón al paredón. Que cercanos los tiempos de San Carlos Borromeo.

A cuenta de la asignatura educación para la ciudadanía esta panda mafiosa vuelve a revolver las tripas de no pocos ciudadanos. Los âcomecurasâ?, personajes de otro tiempo, desaparecidos, pueden volver si nuestros simpáticos amiguitos siguen abonando el terreno. Quizá pretendan exactamente eso. El martirologio siempre ha sido útil al Vaticano. El papel de victima lo bordan sus reverendísimos padres. La iglesia perseguidaâ¦.¡¡¡A mi la legión¡¡¡. Queridos hermanos. Congratulémonos por que estas almas descarriadas también son obra del señor (aunque parezca mentira). Congratulémonos pues, de que estos hombres piadosos, miembros de una multinacional que tiene la poca vergüenza de denunciar a Amnistía internacional, no son manteados en plazas y parques. Congratulémonos de que nuestros hijos, esperemos que dure, estén fuera de la jurisdicción de estos mentecatos. Congratulémonos de que, aún sabiendo de su enorme poder, su decadencia es pareja al estrépito con el que pretenden salvarse.

Ya sabíamos lo mal que Polonia recibe a los extranjeros, fontaneros o no.
Ahora el país que hizo para el Vaticano todo el trabajo sucio de la guerra fría, que vendió al opus dei los mejores edificios de Varsovia, continúa ejerciendo de testaferro de los nazis de la cruz, gamada o sin gamar, cruz al fin.

Quieren decidir que estudian los niños. Quieren decidir como se gestiona Europa. Quieren un poder que no les corresponde. Vociferan, gesticulan, ladran, rebuznan, vaticanean. Que San Buenaventura les coja confesados.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa