Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: un altre món és aquí : globalització neoliberal : corrupció i poder : educació i societat : mitjans i manipulació
First life versus Second life (1)
18 mai 2007
Un texto sobre que significa Internet y hacia donde tiene que evolucionar, en estos días de campaña electoral con politicos muy wifis aunque me parecen que no se quieren enterar del cambio y la necesidad de Internet...
FORGES-REALIDAD.jpg
Según un comentario de la prensa estos días: âSecond life, el último hito. Más de 2 millones de personas en un mundo donde compras, vendes, te manifiestas, eliges, practicas el sexo y comes.â? Que gracia... âpracticas el sexoâ?, âcomesâ?... ni siquiera te tragues los cacareados 2 millones de internautas...

[First life] La nueva economía e Internet no es una apisonadora para destruir discográficas, editoriales, etc sino la forma más eficaz para gestionar la diversidad y hacer que los recursos y las iniciativas se distribuyan mejor. Algo muy necesario, por eso es substancial que el mundo político se entere muy bien de lo inevitable que es INTERNET.

La política y los gobernantes no acaban de entender la importancia que tiene Internet para solucionar problemas (conflictos sociales, ecoló-gicos, destrucción de tejidos empresariales, gi-gantismo empresarial). ¿Hacia donde tiene que crecer Internet? ¿que nuevas reglamentaciones necesita para crear miles de nuevos trabajos, formas de comunicación, de participación, inclu-so monedas de intercambio no bancarias? ¿Quiénes son los que triunfaran en la Red y en la economía del siglo 21? Sigue leyendo y en-contrarás las respuestas.

1. INTRO: Hacia donde crecer

Al principio nunca hay reglas. Si eres el pri-mero en poblar un sitio desierto o virgen tu te estableces como quieres... Luego a medida que el lugar crece se hace necesario hacer calles, semá-foros, etc. Internet la hemos visto crecer mucho y bien pero está solo en su etapa primitiva, mucho más tiene que crecer y hacia todos los lados. Internet crece en lo fácil y lógico: para conseguir que la información y los contenidos conformen nuevos medios y formas de comunicación, nue-vas utilidades y prestaciones de la información, contenidos, etc. Pero Internet tiene que crecer hacia otras muchas áreas sociales fundamentales que no tienen que ver con la información o los contenidos sino con las estructuras organizativas y la forma de establecer módulos de retribución. Por ejemplo hay que desarrollar Internet para posibilitar pequeñas tiradas o audiencias de can-tantes, de prensa independiente, oferta sostenible de agricultores especializados, de artesanos y el trabajo colaborativo local.

Internet no es un mundo aparte âvirtualâ? au-tónomo del real. Lo importante de Internet es que tiene capacidad de hacer que nuestros modos de vida cambien de manera eficiente. Por seguir con ejemplos: el empleo, la industria, el comercio tienen que avanzar hacia los intangibles, ya no podremos vivir todos âfabricando cochesâ? sino que hay miles de nuevas necesidades y mucha más diversidad que solo es posible que prospere con un medio más capaz de permitir âla diferen-ciaâ? que los precedentes más jerárquicos, tangi-bles y unitarios.

¿Qué es Internet? Internet es el avance defi-nitivo y fundamental para el progreso de la humanidad. Aunque la historia te la cuentan en función de los reyes, los gobernantes, los Impe-rios y las ideologías, lo que ha cambiado verda-deramente la humanidad fueron los progresos tecnológicos creados por la capacidad de apren-der del ser humano (la imprenta, la máquina de vapor, la penicilina, el chip, y cientos de miles de innovaciones más, tangibles e intangibles, y casi nunca el factor fundamental que desencadenó el cambio o la innovación fue ganar dinero o hacer-se rico). Evidentemente cada progreso tecnológi-co o social es consecuencia de todos los demás progresos anteriores (o del conocimiento acumu-lado-asimilado por las generaciones preceden-tes), Internet no hubiera sido posible sin la revo-lución del PC, de la que es un avance aunque algunos lo vieron como una alternativa al âimpe-rio Microsoftâ?. Pero también es consecuencia de la electricidad, del teléfono, del chip, de la confi-guración de estructuras de investigación científi-cas bien financiadas y públicas, etc.

¿Por qué es tan importante Internet en estos momentos históricos? Digo histórico porque estamos ante la necesidad de un gran cambio en los dogmas más âindiscutiblesâ? de nuestras so-ciedades supuestamente âliberalesâ?. Internet es importante, me parece, porque âes la llave mági-ca del cambioâ? que nuestras sociedades necesi-tan. Nuestras sociedades han crecido mucho, somos casi 5.000 millones de habitantes, hay enormes desequilibrios y no sabemos como será posible que todos podamos vivir con un mínimo de bienestar de forma sostenible. Se habla de enfrentamiento, de choque de civilización pero en realidad es el choque de los intereses de los grupos privilegiados que hay detrás. Nuestras sociedades están enfrentadas a un cambio en las formas de creación de riqueza, de relacionarse los ciudadanos entre sí y compartir trabajos, ahorros y necesidades, en la forma de constituir grupos políticos, financiarlos y elegirlos (crisis en los partidos políticos), pero también en la forma de controlar los grandes grupos económicos y elegir y premiar a los ejecutivos de los mismos (crisis estructural económica), etc. Di-gamos que el desafío es conseguir cambiar para establecer relaciones de interdependencia soste-nibles y eficientes entre toda la sociedad. Asu-miendo todo el conocimiento acumulado (sin tampoco bloquearnos con tanta información) pero sobre todo sabiendo que no se puede man-tener un mundo desquiciado con la riqueza fácil e improductiva fuente de enormes concentracio-nes de poder económico, financiero y empresa-rial que no producen bienestar sino pobreza y desasistencia de servicios sociales básicos. Sin-tomático al respecto son los movimientos migra-torios de millones de personas desesperadas que huyen de sus países... Países con sistemas socia-les avalados por organismos internacionales, como el Banco Mundial y el FMI , con recursos naturales importantes muchas veces, pero inca-paces de librarse de las deudas y la especulación monetaria, las guerras civiles, las neocoloniza-ciones, etc.

Ya te digo de antemano si lo que te interesa es montarte una âsecond lifeâ? que es inventarte un muñequito digital insertado en un mundo âvirtualâ? que imita la realidad allá tú y que te diviertas. No vamos por ahí sin criticar ese expe-rimento de ocio e interacción que como cualquier otra iniciativa en Internet puede tener su interés. Aquí como en Matrix te voy a proponer que cojas la pastilla roja, la que te lleva a la reali-dad... Estudiaremos la âfirst lifeâ? la que te puede dar un buen empleo, placer, la que hará que este mundo avance y progrese mucho más, la que de educación y un futuro a tus hijos, la que hará que los tomates vuelva a saber a tomate, la que te exigirá esfuerzo, interactividad, pagos, respeto, autodisciplina, coherencia, honestidad, solidari-dad, entrega. Hablaremos de la vida con valores, con sentido, o al menos de la vida que busca valores y sentido, en la que si te pinchas sale sangre y duele... Vamos hablar de la vida en donde: NO ESTA PERMITIDO MATAR. Y sobre todo: BUSCAMOS EL AMOR que es búsqueda y alimento en la diferencia, en la inter-dependencia, en la belleza. Aunque como dice Joaquín Sabina: âque no te vendan amor sin espinasâ?.

1.2. Tu tu tururú: El gran desafío ir más allá del individualismo

La revista TIME nos ha nombrado como personajes del año, a ti y a mi y a todos, conce-bidos en nuestra individualidad porque con nues-tra capacidad de interactuar estamos cambiando las cosas. Tampoco es para tirar cohetes porque los candidatos no eran precisamente nada del otro lado [2]. Algo que le faltaba a la sociedad industrial precedente era interacción. En esa sociedad, típicamente capitalista, los ciudadanos teníamos poca capacidad de respuesta frente a la gran avalancha de información y publicidad que nos venía de las grandes superestructuras, fueran estas empresariales o estatales. En esta Internet primitiva que vivimos, sin embargo, ya los ciu-dadanos podemos expresar mejor nuestras ham-bres, gustos, asimilar y gestionar mejor la infor-mación y desinformación que se nos suministra. La revista pone el ejemplo de un error en una consola que gracias al video de un usuario en youtube (gran almacén público de videos) se va comunicando hasta que la empresa ofertante de la consola tiene que rectificar y proveer de una mejora a todos los usuarios. Sin duda la revuelta âde la consolaâ? es un indicio de muchos otros cambios que vendrán por mucho que se intente controlar, desvirtuar o manipular el verdadero sentido de la Red. Hablo por ejemplo de (1) movimientos que utilizan la Red como los que en España denuncian la especulación en la vivienda y sus consecuencia nefasta para todos los secto-res productivos frente al pensamiento dominante que prefiere âesperar a que se desacelere la tasa de crecimientoâ? impidiendo siquiera que se pon-gan tasas a las viviendas vacías para que una mayor disponibilidad de viviendas haga que los precios bajen, o (2) campesinos que exigen su derecho a la âinteractividadâ? en movimientos como âlos sin tierraâ? de Brasil (en este caso la interactividad que reclaman es de las más básicas y fundamentales o sea el derecho a trabajar y a disponer socialmente de los recursos disponibles). Pongo estas dos grandes olas de protestas pero hay miles de acciones de crítica y cambio âmas allá de los fallitos de las consolasâ? que ejemplarizan la necesidad y la validez de Internet....

O sea que Internet es un progreso sobre uno de los dogmas más socorridos: la libertad individual. Evidentemente es importante que cada uno haga lo que quiera, piense lo que quiera, etc. Pero esa libertad no depende exclusivamente de nuestra voluntad o deseos sino sobre todo de las capacidades de interconexión que individuos y comunidades tengan consolidadas. Es decir una persona aislada puede ser muy libre pero es nada. Los modelos organizativos a lo largo de la histo-ria han evolucionado; los romanos, la minoría dirigente, por ejemplo, fueron un ejemplo de superburocracia mezcla de tecnología y fuerza militar que se alimentaba de la conquista de terrenos y de la explotación de los mismos a los que también aportaban cierta tecnología organi-zativa. Del caos y la pobreza que trajo la caída del Imperio romano vinieron las monarquías, luego las âdemocraciasâ? burguesas, casi todos estos modelos surgen de épocas desastrosas o inestables donde ciertos grupos aprovechan esta circunstancia para hacerse con el poder y todas tienen en común que son jerárquicas. De una forma u otra se entiende que alguien tiene que âponer ordenâ?. Pero esta Internet que tenemos es una innovación social muy distinta, potencia las capacidades individuales y colaborativas con tecnologías que permiten el trabajo en red [3].

Lo más importante de Internet es eso preci-samente: que es un modelo organizativo que no admite las jerarquías. Capaz de autogestionarse a través de la integración de la diversidad como nunca antes en la historia. Por eso Internet nece-sita de un gobierno o coordinación que no tenga nada que ver con las estructuras políticas o con los gobiernos (hablaremos de ello más abajo). Esto es algo fundamental, ojalá que muchos de los que pululamos por la red podamos ponernos de acuerdo, al menos, en este punto.

La definición de Internet que me parece más validad: Internet es, una herramienta tecnológica, una superestructura científica, que permite la organización en red de manera no jerárquica que es la forma natural y mejor de gestionar la diver-sidad. Y este es precisamente el gran desafío que Internet plantea: gestionar la diversidad a través de un modelo organizativo que es la Red. Los individuos queremos ser libres pero no es posible esa libertad si también no es libre el otro, y el otro es distinto puede que comparta nuestros valores, nuestros intereses y puede que no, pero a pesar de las diferencias podemos integrarnos en una organización que admita nuestras particula-ridades y permita crear relaciones de interdepen-dencia. Seguro que has oído hablar del darwi-nismo. La âselección naturalâ?, dicen sus teóricos, es el âorden naturalâ?. Dogma dominante del pensamiento hegemónico actual. Sin embargo es falso, lo natural es la organización en red donde todos dependemos de todos, donde cualquier cosa interactúa en todo lo demás (efecto maripo-sa). Ejemplos de esta forma avanzada y natural de organización es el ecosistema de un bosque (un bosque es una red que integra y ordena miles de partes diferentes, en donde, sin embargo, nadie manda ni compite con nadie). Pues sí, en el bosque un lobo se come a una cabra pero todos viven y dependen de todos y todos contribuyen al bienestar general que es el valor fundamental a defender. Si te quedas solo en que el lobo se come a la cabra, estás viendo una parte muy pequeña del todo. Evidentemente la âselección naturalâ? que defienden los darvinistas es arcaica y errónea e incluye de forma enmascarada justificaciones de ciertas clases privilegiadas y algunos otros grandes males de nuestras sociedades. Un orden en red, interdependiente, por supuesto que incluye la libertad individual y la iniciativa privada, fundamentales en toda sociedad, pero las hacen eficaces al establecer una relación interdependiente del resto. No es posible en un orden natural interdependiente las concentracio-nes de poder, financieras o empresariales gigan-tescas, ni las retribuciones especulativas, impro-ductivas y desorbitadas que en los últimos años se han producido. Tampoco claro superestructu-ras estatales que controlan todo o deciden que es lo bueno y lo malo para cada ciudadano. Y es que además estos modelos âjerárquicosâ? no fun-cionan porque es imposible que puedan maximi-zar toda la información que es necesaria para conseguir una gestión eficaz. Solo una organiza-ción autogestionaria y en red puede, en nuestro mundo, ser capaz de producir soluciones eficaces a todos los problemas sociales, económicos, políticos, identitarios, ecológicos, religiosos, etc que en estos momentos impiden acometer los más grandes desafíos de este mundo globalizado. O sea que hay solución y hay esperanza como siempre trabajando, aprendiendo y luchando. Que no te metan el miedo en el cuerpo, las soluciones no vendrán con nuevas guerras...

3. La necesidad de la política: de lo individual a lo comunitario (continuará)
Mira també:
http://www.elintrusoherald.com

This work licensed under a
Creative Commons license
Sindicat