Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: educació i societat : xarxa i llibertat
Y hablaron las sombras
25 mar 2007
Estamos en un mundo presos del miedo y la no comunicación. Nos hace falta llorar, nos hace falta reír, nos hace falta comunicarnos...Nuestras penas y nuestras alegrías, pero comunicarnos. Por esto, sin duda, nos pasamos la vida âMendigando humanidadâ?. Hagamos que nuestros semejantes sean hermanos nuestros. Sin distinción de raza, opción sexual, sexo, religión, minusvalía... ( ... )
Mariano foto  año 2006.jpg
Sombras,Somras_sobre_el_asfalto,som.jpg
el_fondo_del_pozo.jpg
Rubén Darío( 1867-1916),rubendario.jpg
José María Escriva de Balaguer(1902-1975).jpg
Artículo de opinión:
Y hablaron las sombras

Anduve paseando como es mi costumbre por la gran ciudad, esa que todos conocemos y de la que ninguno hablamos, esa en la que vivimos y muchos mueren un poco todos los días, esa que se levanta a trabajar sin pensar que existen millones de seres humanosâ-desheredados de la fortunaâ,que echan su escuálido y desnutrido cuerpo sobre la fría tierra, siendo ésta su colchón de dormir... también todos los días del año. Son los hijos del asfalto, son hijos de miedo, son hijos de la pobreza, son hijos del dolor...Nadie habla de ellos pero existen: son los mendigos. Llevamos viéndolos toda la vida, mas jamás... nos hemos parado un instante para preguntarle acerca de sus sentimientos, de sus emociones, si aman o amaron alguna vez en la vida, si fueron partícipes en la efímera felicidad de la vida, que es corta y poco aprovechable a las veces, si sintieron los labios finos de una mujer sobre los suyos, si tienen hambre y sed de justicia. Pero nada, nada de nada. Y es que nos encontramos con ellos, con los pordioseros, todos los días y les volvemos las espaldas. Si acaso les damos un euro y...santas pascuas. Si te he visto no me acuerdo.

Es la gran ciudad la que absorbe nuestros pensamientos, y olvidamos, ya como costumbre, que existen seres abandonados y sin solución de continuidad: son los niños de la calle, es el hombre abandonado por sus familiares porque es pobre, es el flautista que interpreta una canción con inseguras notasârepitiendo siempre lo mismoâ,pues su memoria está fallecida y parada en el tiempo, es el chico limpiaparabrisas, es el chico que vende pañuelosâque le sobran al derramar sus ojos ninguna lágrimaâ, son los hombres/mujeres heridos en sus deseos pues carecen de ellos, son los huéspedes permanentes de las calles durante el día y la eterna noche...Este es el semblante de cualquier ciudad del mundo.

Vea, vea la calle y observe cuántas personas piden el pan nuestro de cada día: están tullidos, sin dientes, les falta alguna de las piernas, exponen sus piernas ulcerosas donde la diabetes tomó su asiento, beben vino tinto en âtetra brikâ? por sólo 0,65 euros, muestran la mirada perdida en el desierto y, al final, articulan palabras muertas como hojas que van al mar y lleva el viento. Ellos, los sin techo, son considerados por la sociedad en la que estamos inmersos como gentes olvidadas en el silencio. Ellos, los sin techo, son sombras acurrucadas unas contra otras, tal y como se acurrucan los amantes después de ese primer beso que todos dimos algún día. Ellos, los sin techo, no tienen lágrimas y perdieron el amor...


¡ Si hablaran las sombras... de cuántas cosas nos enteraríamos! Y me hablaron las sombras y me relataron:

Era tarde y tenía mucha prisa. Poca gente circulaba por la calle; sólo un hombre sentado sobre las escaleras de un portal, quien me dijo: â¡Eh!, escuche...â?. Paré mis pasos, preguntándole: â¿Le ocurre algo?â?. Cruzamos nuestras miradas, mientras sostenía en sus dedos un cigarrillo apagado, diciéndome: â¿Me da fuego?â?. Yo no fumo, le contesté.

¿Quién sería aquel personaje? Vestía ropas cansadas por el tiempo, sin afeitar, y tendría sobre setenta y siete años. Volviendo sobre lo andado, le dije: âTome, tome...cinco eurosâ?. No pido limosna y nunca la he pedido, me contestó. Para enmendar mi anterior error, continué diciéndole: â¿Quiere tomar un vino?â?. Al instante, respondió:âPoco bebo y cuando lo hago me lo pago yoâ?.

Por mi cabeza circulaban mil y una preguntas, y le interpelé: â¿Qué desea entonces?â?. Al momento, contestó: â¡Hablar!, hace más de un siglo que no hablo con nadieâ?. Le sonsaqué si contaba con familia y contestó que tenía tres hijos y cuatro nietos. âMás vale no hablar...; y, con la vejez, pierde uno hasta los buenos amigosâ?, concluyó diciendo.

He leído poco y me han contado algunas cosas sobre los ancianos. Allí se encontraba una de esas criaturas solitarias, un semejante que sólo solicitaba âhablarâ?...y una cerilla que no se la pude dar. Verdaderamente era alguien que estaba mendigando humanidad; bueno..., sí era realmente un ser que estaba solo.

Me arrepentí después de no haber estado más tiempo con élâahora que está de moda no arrepentirse de nada (ni los políticos cuando mienten o se equivocan, ni los economistas cuando yerran en sus pronósticos...)â, con su soledad y sus miedos, su aislamiento..., que será el que uno tendrá a pocos años vista, si la sociedad en la que estamos inmersos no cambia sus costumbres deshumanizadas.

Cuando viejos comienzan nuestras grandes limitaciones físicas e intelectuales y entonces el afecto, la comprensión, el cariño...suplen unas y otras. El último recorrido de mi corta o larga vida la veo más llevadera dentro de la convivencia familiar y no aislada en tristes residencias que, aunque bien atendidas y limpias, son paredes muertas de mi propia soledad. Hay un antiguo proverbio chino que dice: âDe jóvenes somos hombres, de viejos, niñosâ?. Pues bien, ¡cuidemos a los niños!

Nuestra actual sociedad se ha olvidado de nuestros niños y ancianos, ignorando que los últimos han sido ya los primeros y, si Dios quiere, los primeros serán los últimos. Y es que nuestras universidades utilizan medios educativos trasnochados, que imparten conocimientos pero se olvidan de forman personasâjóvenesâ, que son los verdaderos motores para construir un mundo mejor que el nuestro. La historia así nos lo enseña, y
Rubén Darío(m)también en su maravillosa Canción de primavera: â ¡Juventud, divino tesoro, ya te vas para no volver! (...)â?.

Estamos en un mundo presos del miedo y la no comunicación. Nos hace falta llorar, nos hace falta reír, nos hace falta comunicarnos...Nuestras penas y nuestras alegrías, pero comunicarnos. Por esto, sin duda, nos pasamos la vida âMendigando humanidadâ?. Hagamos que nuestros semejantes sean hermanos nuestros. Sin distinción de raza, opción sexual, sexo, religión, minusvalía...

La Iglesia Católicaâa la que pertenezcoâ, no está por la labor de repartir tanta riqueza como posee...El Vaticano es inmensamente rico, así como las numerosas e innecesarias-muchas de ellasâórdenes religiosas que componen nuestra religiónâ.Viven en su monasterios âa cuerpo de reyâ?, con buenas calefacciones, estupendos coches y cuerpos nutridos por sobrealimentación... No digamos nada del "Opus Dei"(¡dinero y poder, poder y dinero!). ¡Y hasta tienen un santo!: nuestro fallecido hermano José María_Escrivá_de_Balaguer, que no hizo méritos bastantes para ser canonizado (dejó escrito un libroââCaminoâ?â, que sirve de guía espiritual e ideario de esta institución. He aquí algunos párrafos:

"50. Eres curioso y preguntón, oliscón y ventanero: ¿no te da vergüenza ser, hasta en los defectos, tan poco masculino? âSé varón: y esos deseos de saber de los demás trócalos en deseos y realidades de propio conocimiento."
Según esto, sin duda, las mujeres son ventaneras. El carácter misógino de estas palabras está servido.
"16. ¿Adocenarte? â¿¡Tú... del montón!? ¡Si has nacido para caudillo! Entre nosotros no caben los tibios. Humíllate y Cristo te volverá a encender con fuegos de Amor."
"365. Si sientes impulsos de ser caudillo, tu aspiración será: con tus hermanos, el último; con los demás, el primero."

Mantiene mezcladas dos posturas: elitismo y caudillismo. Ambas, sin duda, son sinónimas de concentración de poder, y de primacía absoluta del hombre sobre la mujer).
Mientras por las calles pululan millones de desheredados de la fortuna...muriéndose de hambre y "mendigando humanidad". ¡Qué Dios nos perdone!

La Coruña, 26 de marzo de 2007
-
*
Mariano Cabrero Bárcena es escritor
( copyright )

http://canarias.indymedia.org/usermedia/application/11/mi_firma_actual.d

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Re: Y hablaron las sombras
26 mar 2007
por ellos y por nosotros,
libertad de conocimientos
y de sentimientos
Sindicat