Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: antifeixisme : corrupció i poder : educació i societat : guerra
Günter Grass contra el Sionismo
01 oct 2006
¿Qué reflexión interesante motiva la confesión de Günter Grass sobre su participación el la II Guerra Mundial? También incluyo un valioso informe de "inteligencia" aportado por la cronista Lidon Soriano desde Palestina.
GunterGrass-libro.jpg
fearBush2006p.jpg
CRONICA-LIDON.jpg
Günter Grass y el sionismo. Günter Grass: contra todas las guerras

¿Y qué? Es la respuesta subliminal que está dando Günter Grass a todos los indecentes que le reprochan su pasado como militar alemán con 17 años, da igual el cuerpo a que perteneciera por supuesto. â¿Y qué? ¿es que vosotros que os escandalizáis no estáis matando a inocentes y justificándolo con la guerra de la que estáis haciendo un gran negocio? Yo tenía 17 años y me engañaron, o me engañé, pero vosotros... vosotros sois unos criminalesâ?. Günter Grass como alemán solo puede criticar a USA y a Bush pero todos sabemos quienes están controlando y matando en nombre de USA... Esperemos que las próximas generaciones de alemanes puedan denunciar el crimen y el robo sionista tan cómplice de Bush (o viceversa) sin complejos o remordimientos estúpidos, hoy Alemania es parte de la Unión Europea y aquí entre otras no tenemos pena de muerte, no torturamos, etc. Ninguna ideología criminal y racista puede venir a darnos clases de dignidad, ni de holocaustos... Quede claro, por cierto, que sobre la última guerra Mundial el mundo tiene derecho a saber mucho más, no se ha contado todo ni por qué se generó ese odio injusto y racista hacia todos los judíos, aunque quizás no todos los âjudíosâ? fueran tan inocentes (esta es la parte que se está ocultando)... Pero ojo no se trata de ninguna revancha o desquite o justificación de nada simplemente es bueno que los judíos sepan que algunos teóricamente de su propia trinchera fueron muy culpables de todo lo que luego pasó...

Por favor relee el texto que aporto al final que es un discurso de Günter Grass muy reciente de hace unos días justo en medio de la polémica de sus confesiones de su último libro por otra parte un discurso dignísimo llamando a los escritores a defender un orden justo sin miedo y donde sin complejos y sin darle importancia hace referencia a su pasado... Para animarte a meterte con el texto entresaco algunas pequeñas frases âdivinasâ?:

---Estamos llamados a contar los muertos separando cada muerto, sea amigo o enemigo, mujer o niño, de la masa de los sepultados sin nombre, a fin de que sea reconocible como víctima de un proceso que se llama guerra y tiene muchas causas.

--¿Quién la quiso? ¿Qué mentiras velaron su objetivo? ¿Quién se beneficia de ella? ¿Qué valores bursátiles hace subir? ¿Quién suministró las armas que han causado tantas muertes? Y más aún que la cuestión judicial de a quién corresponde la culpa, debe preocuparnos saber desde ¿cuándo nos convertimos también en culpables? ¿Cuando dijimos que no, sólo con desgana? ¿Cuando nos dejamos persuadir de que no era nuestra guerra? ¿Cuando creímos, al adaptar el proverbio "cuando hablan las armas, callan las musas", quedar bien con todos los que siempre opinaron que el escritor debía ocuparse del acontecer vulgar, es decir, mantenerse lejos de la sucia política y conservar limpio el arte? ¿Cuando nos refugiamos modosamente en el silencio? Hablo por experiencia. Tenía dieciséis años cuando fui soldado. A los diecisiete aprendí a tener miedo. Y sin embargo, creí hasta el fin, cuando hacía ya tiempo que todo estaba hecho añicos, en la victoria final.

La tragedia alemana en el siglo pasado fue muy grande fueron arruinados y saqueados y luego adoctrinados y engañados absolutamente por los âsalvadoresâ? nazis y en la guerra y postguerra destruidos, violados y esclavizados... Y nunca ni siquiera les hemos permitido llorar a sus muertos, ni manifestar su dolor (igual que Japón que ahora empieza a poder rememorar a sus víctimas). Encima tienen que llamar amigos y financiar y colaborar con racistas que son absolutamente criminales y que un día y otro manifiestan: âlos alemanes fueron todos culpables del nazismo sabían lo que estaba pasando, sabían lo que les hacían a los judíos, no podemos perdonar, ni olvidarâ?. Pero en contra del odio y la propaganda interesada la historia alemana es una bonita historia de esfuerzo colectivo, sacrifico y patriotismo. Todo se resume bien cuando oyes decir a Helmut Kohl: âEn la postguerra no teníamos moneda usábamos los cigarrillos del ejercito americano, cuando sacamos el marco los americanos nos dijeron que no íbamos a conseguir nada con esa moneda, pero Alemania prosperó y nuestra moneda alcanzó un gran prestigio, pero tuvimos que renunciar a ella para poder reunificar Alemania y dar paso a la Unión Europea con una moneda únicaâ?. Y ahora Alemania junto con toda Europa (¡¡unidos-dispersos por primera vez!!) tiene que hacer frente a los enemigos de la civilización que vienen con propaganda y corrupción muy perfeccionada, nuevas guerras y una codicia globalizada infinita...

Desde el mundo latino-anglo (educado en USA) hay una voz que sobresale por su solidaridad y apoyo a Günter: Carlos Fuentes que está de promoción de su última novela En el programa de Isabel Gemio sentenció casi sin que la periodista le preguntara: âHay un coro de fariseos que le critica pero Günter Grass tuvo el derecho de llevarse su secreto a la tumba. Günter Grass resucitó la lengua alemana y esto ¿cómo se paga?â?. Sí evidentemente hay un coro de serviles cómplices del crimen y el expolio y en medios âpolíticamente correctos y prestigiososâ?... Pero intuyo que a Günter no le preocupaba mucho su futuro personal sino sobre todo dar testimonio por la cultura e historia alemana y por su gente... Y además Günter con su testimonio rechaza la última coartada, la guerra de civilizaciones, que insisten en provocar una y otra vez (la última con las chorradas de Benedicto), porque Günter sabe con su experiencia vital que el enemigo puede estar en tu propia trinchera. Me parece que la reflexión de Grass unida a algo tan anecdótico como su participación en la II Guerra Mundial es muy valiosa y ha tenido un gran premio porque se ha ganado nuestro respeto y además ha logrado vender mucho mejor su novela... no va a ser solo el Código-bodrio DaVinci el que venda...

Por cierto si te sientes cercano a Günter Grass no te extrañe meditó su última novela en España en concreto en Madrid y con continuos paseos por los entornos de la calle Huertas que muchos conocemos... Seguro que algo se contaminó de nuestras discusiones y forma de ver las cosas. Y además España siempre ha estado unida a Alemania, por decir una chorrada: En el pasado incluso nos unió el mismo Emperador...

Quiero aportar, volviendo a lo serio, un testimonio actual a la reflexión sobre Gunter Grass. La autora es Lidon Soriano que metida a reportera nos presenta el mejor informe de âinteligenciaâ? que podemos tener para valorar la situación del estado inventado de Israel y como puede llegar la paz a Oriente Medio. Soriano habla del grado de manipulación, adoctrinamiento y miedo a que está sometida la población israelí-judía, como en su día estuvo la sociedad alemana ¿Casualidad que en esta gente encontremos continuamente tantas semejanzas con los criminales nazis? Con ello se comprueba y no me cansaré de repetirlo que el enemigo es el sionismo (que no es el pueblo judío sino una ideología mafiosa que vertebra fanáticamente âla única democraciaâ? de Oriente Medio). Evidentemente con sionismo no podrá haber paz en Oriente medio, ni los palestinos podrán vivir en paz en la tierra que de pertenecer a alguien pertenece sobre todo a ellos.

Como puedes comprobar cuando lo leas Soriano hace un esfuerzo en entender eso que Günter Grass decía: âEstamos llamados a contar los muertos separando cada muerto, sea amigo o enemigo, mujer o niño, de la masa de los sepultados sin nombre, a fin de que sea reconocible como víctima de un proceso que se llama guerra y tiene muchas causasâ?. Nada que ver con lo que hace el sionismo, o cualquier otra ideología racista y totalitaria, que intenta remover el odio, la provocación, la âguerra de civilizacionesâ?, y las coartadas manipuladas seudo-históricas y/o seudo-religiosas.

Del texto de Lidon Soriano publicado en larepublica.es sobresaco unas frases con la idea de seducirte para que lo leas todo más abajo:

---En la zona de Galilea pude comprobar algunas de las cosas que nuestros amigos de Haifa nos habían contado y que relate en una crónica anterior. Efectivamente la sociedad israelí esta basada en la guerra, necesita la guerra para sobrevivir y necesita hacer sentir a sus ciudadanos que están en peligro permanente, para mantenerlos unidos y para mantener toda esa maquinaria de guerra y ese espíritu belicista sin el cual Israel y la multiheterogenea sociedad israelí se desintegrarían. En el momento en que un israelí viera como igual a un palestino, con los mismos derechos, en ese momento los cimientos racistas del estado de Israel empezarían a tambalearse, porque si algo, por desgracia, he podido comprobar es el sentimiento de prepotencia y superioridad de los israelíes y su concepción de los palestinos y árabes en general como seres inferiores, incivilizados, violentos y a los que temen de una forma totalmente irracional.

---Lo que se ve y se siente cuando paseas por las colonias israelíes es que son lugares sin alma. Son lugares tan artificiales, tan ajenos al entorno que les rodea, que indudablemente la manera más acertada de calificarlos es de âcáncerâ?. Cáncer, como tejido que crece totalmente diferente al tejido sobre el que se ubica y que además es dañino y puede ser letal. Otra coincidencia entre las colonias y el cáncer es su tratamiento. Su tratamiento no puede ser otro que la destrucción de ese nuevo, ajeno y dañino tejido, su destrucción o su extirpación radical. Y no hay más.

El Cáncer por cierto es un mal que vive parásito y destructor cuando hay vida. Pero que nunca triunfa porque cuando triunfa muere la vida y entonces el Cáncer muere necesariamente también. Y los nazis fueron un cáncer que extirpamos muy dolorosamente. Y para extirpar a los soviéticos mucho también sufrimos. Hoy todavía tenemos Cáncer en nuestras sociedades llenas de codicia, racismo y manipulación y es el mismo Cáncer que tuvieron los rusos, los alemanes, los chinos... ideologías totalitarias inspiradas por diferentes minorías âsalvadorasâ? incapaces de convivir en igualdad y respeto. Y USA está muy contaminada de este Cáncer y no menos criminales que nazis y soviéticos. Muy importante el testimonio del Premio Nobel Harold Pinter que recuerda Grass, Harold Pinter es el Solsenistsin del siglo 21. Y también acabaremos con ellos y ojala que los mecanismos democráticos que todavía nos quedan pueda hacer que podamos extirparlos con más facilidad (en las elecciones americanas de Noviembre tendremos un dato). Y dentro de 50 años alguien, quizás premio Nobel de literatura también, manifieste que estuvo en una Colonia sionista-israelí y que pensó engañado que aquella tierra invadida les pertenecía y que celebraba la represión y el crimen contra los palestinos. Nadie le dará mucha importancia, ni le hará ningún reproche, al contrario celebraremos que ha podido liberarse de las mentiras... Quizás entonces celebremos lo que Günter Grass manifiesta no ha podido celebrar, ni ver, ni sentir nunca: âUn mundo en pazâ?.

Con cariño afc euroimmersion.com

En comentarios más abajo se aportan los textos de Günter Grass y Lidon Soriano sobre Palestina
Mira també:
http://usuarios.lycos.es/euroim/Gunter-Grass.htm

This work licensed under a
Creative Commons license

Comentaris

Discurso de Günter Grass contra la GUERRA
01 oct 2006
Günter Grass escritor alemán y premio Nobel de Literatura

Discurso Congreso del PEN Internacional 14 de septiembre de 2006:

---Siempre ha habido guerra. Y los propios tratados de paz encerraban, consciente o inconscientemente, los gérmenes de guerras futuras, tanto si se negociaban en Versalles como en el westfálico Münster. Además, los preparativos para la guerra no dependen ni dependían sólo de sistemas de armas que rápidamente envejecen; la antigua forma de hacer a los pueblos obedientes y sumisos gracias a escaseces manipulables ha resultado eficaz desde los tiempos bíblicos hasta la globalizada actualidad. En su primer discurso en las Naciones Unidas, Willy Brandt lo llamó por su nombre: "¡También el hambre es una guerra!", dijo hace más de tres decenios, en la época de la guerra fría. Las pautas de mortalidad y las estadísticas del hambre siguen confirmando su diagnóstico. Quien domina el mercado de los productos de alimentación y, por consiguiente, regula mediante los precios la abundancia o la escasez no tiene necesidad de guerras convencionales.

---Por mencionar sólo algunos nombres: Neruda y Hemingway, Orwell y Malraux, Bernanos y Koestler, Kisch y Regler estuvieron en España como testigos presenciales de la Guerra Civil. Cité la novela de Gustav Regler La oreja de Malco y el Homenaje a Cataluña de George Orwell, porque ambos autores revelaron en sus libros la traición de los comunistas a la República Española y el terror de la policía secreta soviética (la GPU) en la época de Stalin. Por ello, ambos autores quedaron proscritos en el campo comunista. Durante decenios. Porque cuando, hace veinte años, se habló en el congreso del PEN en Hamburgo de los libros de esos dos escritores -todavía se extendía el Muro, y Europa, como consecuencia de la guerra fría, seguía dividida en Este y Oeste-, los libros mencionados estaban aún prohibidos en el Este.

---La política de poder y el cinismo del poder fueron y siguen siendo determinantes. La única diferencia reside en que entonces las dos potencias mundiales, muy atómicamente armadas, se encontraban frente a frente, y cada una de ellas, considerándose potencia imperial, es decir, sin escrúpulos, hacía sus guerras, ya fuera en Vietnam, ya en Afganistán. Actualmente -lo que no ha resultado un beneficio- estamos entregados a la soberbia de una sola gran potencia, cuya búsqueda de un nuevo enemigo se ha visto coronada por el éxito. Quiere vencer por la fuerza al terrorismo, en parte causado por ella misma porque -véase Bin Laden- lo ha cultivado. Sin embargo, esa guerra querida por ella, que desprecia las leyes del mundo civilizado, fomenta el terror y no puede acabar nunca.

Con ello no me refiero sólo a la actual guerra con Irak, que dura ya tres años. lternativamente, y al mismo tiempo, se llama a las dictaduras -y no falta donde elegir- Estados bribones, lo que normalmente consolida la estructura de poder fundamentalista en esos países fanfarronamente amenazados con ataques militares. Da igual que sean declaradas potencias del mal Irán, Corea del Norte o Siria, porque esa política no puede ser más estúpida y, por tanto, más peligrosa. Incluso se amenaza con repetir un crimen de guerra: el empleo de armas atómicas. Sin embargo, el mundo entero hace oídos sordos y se finge impotente. En el mejor de los casos, deniega su participación en otras guerras previsibles. De manera ejemplar, el Gobierno francés y el Gobierno alemán dijeron que no -y luego se les unió el español, rompiendo su complicidad con Estados Unidos, esa gran potencia que actuaba como compulsivamente de una forma criminal-, pero, a pesar de las mentiras descubiertas y de la vergüenza de la práctica evidente de torturas, el Gobierno inglés sigue haciéndose el sordo y actuando como si pudiera y debiera continuar la tradición del Imperio Británico, el despiadado dominio colonial... y eso bajo la dirección del Partido Laborista.

Esa obsequiosa fidelidad a la alianza provocó protestas: en diciembre del pasado año se dio publicidad al discurso del premio Nobel Harold Pinter. En su texto, ejemplarmente desprovisto de florituras, el dramaturgo se confesó primero escritor y luego ciudadano inglés. Cuando se pudo disponer de su amargo discurso, que no perdonaba a nadie, es decir, dejaba al descubierto todos nuestros fracasos y considerados encubrimientos, se desencadenaron en este país, hasta en el suplemento del Frankfurter Allgemeine Zeitung, ataques furiosos. Un crítico teatral llamado Stadelmaier trató de ridiculizar y descalificar a Pinter, llamándole viejo izquierdista cuyas obras de teatro habían pasado de moda hacía tiempo. Ante la revelación de verdades ocultas tras los aplacamientos y el tejido de mentiras, la gente se escandalizó. Alguien, un escritor, uno de nosotros, había hecho uso del derecho de acusar en un mundo sin paz. (...)

Harold Pinter Premio Nobel

En su discurso, Harold Pinter formuló la pregunta: "¿Cuántas personas hay que matar para poder ser considerado asesino de masas y criminal de guerra?". La pregunta no puede desecharse a la ligera como simple retórica, porque se refiere al acreditado e hipócrita comportamiento numérico de Occidente, al recuento de víctimas. Sin duda nos esforzamos contablemente por enumerar las víctimas de ataques terroristas -y su número es suficientemente aterrador-, pero nadie cuenta los cadáveres después de los ataques estadounidenses con bombas y misiles. Sea en la segunda o en la tercera guerra del Golfo -la primera la hizo Sadam Husein, apoyado por Estados Unidos de América, contra Irán-, unas estimaciones groseras permiten suponer que cientos de miles.

Sin duda, de los 2.400 soldados estadounidenses caídos en la actual guerra de Irak, cuidadosamente contados, hay que lamentar cada uno de ellos como un muerto innecesario, pero esa lista de bajas no puede justificar a posteriori una guerra iniciada contra derecho y criminalmente dirigida, ni, desde luego, compensar la enorme cifra de mujeres y niños muertos y mutilados, que desde el punto de vista occidental se trivializa con la bárbara expresión de daños colaterales. Así, según la valoración occidental, no sólo hay personas vivas, sino también personas muertas de primera, segunda o tercera clase; no obstante, todas ellas son víctimas de un terrorismo recíproco.

Harold Pinter dio nombre a la injusticia. De forma ejemplar demostró lo que puede lograrse al "escribir en un mundo sin paz". Nosotros los escritores estamos llamados a contar los muertos no sólo de otra manera, es decir, más allá de cualquier toma de partido, sino también, por razón de nuestro especial talento, separando cada muerto, sea amigo o enemigo, mujer o niño, de la masa de los sepultados sin nombre, a fin de que sea reconocible como víctima de un proceso que se llama guerra y tiene muchas causas.

¿Quién la quiso? ¿Qué mentiras velaron su objetivo? ¿Quién se beneficia de ella? ¿Qué valores bursátiles hace subir? ¿Quién suministró las armas que han causado tantas muertes? Y más aún que la cuestión judicial de a quién corresponde la culpa, debe preocuparnos saber desde cuándo nos convertimos también en culpables.

¿Cuando dijimos que no, sólo con desgana? ¿Cuando nos dejamos persuadir de que no era nuestra guerra? ¿Cuando creímos, al adaptar el proverbio "cuando hablan las armas, callan las musas", quedar bien con todos los que siempre opinaron que el escritor debía ocuparse del acontecer vulgar, es decir, mantenerse lejos de la sucia política y conservar limpio el arte? ¿Cuando nos refugiamos modosamente en el silencio? Hablo por experiencia. Tenía dieciséis años cuando fui soldado. A los diecisiete aprendí a tener miedo. Y sin embargo, creí hasta el fin, cuando hacía ya tiempo que todo estaba hecho añicos, en la victoria final.

Sobrevivir a la guerra se debió sólo a un capricho del destino. Desde entonces, sus ruidos retumban en mis oídos. Escribiera lo que escribiera, la guerra siempre insistía -aunque sólo fuera en frases subordinadas- en desarrollar su trama. La guerra se ríe de los acuerdos de paz. Se compara con sus iguales, se jacta del material que cada vez despliega, compensa muertos con muertos. Y a los escritores nos demuestra que las palabras, por acertadas que sean, no pueden pararla. Preguntada, se cuenta entre los derechos humanos. Tan sublime continúa. Sin embargo, su sublimidad se tambalea cada vez que las risas la dejan en evidencia. Quizá por eso nuestro barroco compañero Grimmelshausen puso como lema a su novela Simplicisimus lo que había comprendido cada vez mejor durante treinta años de guerra: "Me ha producido gran placer / con risas la verdad hacer saber".

Porque, por mucha cara seria que pongan, los partidarios de la guerra son ridículos. Siempre que sus mentiras carecen de atractivo, enganchan a Dios en el tiro. Sean Bush o Blair, llevan la hipocresía escrita en el rostro. Se parecen a aquellos sacerdotes y misioneros que, desde antiguo, bendecían las armas y, con la Biblia, llevaban la muerte a lejanos países. Como han sido caricaturizados con frecuencia, se han convertido en caricatura de ellos mismos. De manera que debemos reírnos de ellos. Quizá se podría, como en el cuento de Andersen en que al final queda el emperador desnudo, dejar al descubierto con una carcajada interminable al uno y al otro, a ambos fantoches, a fin de que desaparecieran con sus lacayos. Günter Grass, traducción de Miguel Sáenz, Septiembre 2006.
Crónica "inteligente" sobre Palestina (1)
01 oct 2006
Escribo mirando al mar intentando sintetizar los últimos días vividos en la otra orilla del mediterráneo. El mar es el mismo, pero las sensaciones, tan distintas....

Tras la última visita a Gaza centre mi trabajo en los territorios del 48. Por un lado intentado comprender a la población israelí, su modo de pensar, de vivir, de percibir las cosas, lo que obviamente condiciona su forma de actuar, por otro, recogiendo testimonios y vivencias de la población de los pueblos colindantes con Líbano. Con tal fin la ultima quincena anduve por Tel Aviv, Haifa, Jaffa, y como he comentado, algunos pueblos de la frontera con el Líbano como Fasouta o Tarshiha . También, para conocer la parte mas âhistóricaâ? de Israel estuve en un Kibutz y después sin mucho animo pero con mucho interés estuve visitando algunas colonias e incluso viviendo varios días en la colonia de Ariel, en los territorios del 67, a la altura de Nablus.

El objetivo, conocer la parte más oscura del estado de Israel, dentro de esta pequeña gama de colores: las colonias y la población colona.
En la zona de Galilea pude comprobar algunas de las cosas que nuestros amigos de Haifa nos habían contado y que relate en una crónica anterior.

Las ciudades estaban llenas de banderas, banderas en las farolas, en los coches, en las ventanas de las casas, en los puentes había colgadas grandes pancartas con eslóganes tipo:â?Israel es fuerteâ? o âGanaremosâ?, también habían puesto en las marquesinas de los autobuses y en póster en las medianas y aceras caras de jóvenes con el lema:â?manda a tus hijos a la fronteraâ?, en fin una gama de estrategias patrioteras de lo mas patéticas pero que sin embargo me resultaban bastante elocuentes.

Quiero decir, transmitía la realidad de un pueblo educado en el miedo permanente, al que hay que alentar y jalear, como alevines en una competición de atletismo, para mantener alto y en activo el espíritu militarista y belicoso de esa sociedad, la sociedad israelí. Y es que efectivamente la sociedad israelí esta basada en la guerra, necesita la guerra para sobrevivir y necesita hacer sentir a sus ciudadanos que están en peligro permanente, para mantenerlos unidos y para mantener toda esa maquinaria de guerra y ese espíritu belicista sin el cual Israel y la multiheterogenea sociedad israelí se desintegrarían.

Si hubiera paz, la gente se empezaría a preocupar por los problemas realmente importantes, la terrible crisis económica que sufre el país, las políticas de privatización que hacen inaccesible para la mayoría de la población los servicios básicos, la ingente y creciente pauperización de la sociedad, con 400.000 niños por debajo del umbral de la pobreza, pobreza que además tiene una clara connotación étnica y una clara distribución geográfica, es decir, afecta principalmente a los árabes musulmanes y cristianos, después a los judíos árabes y a los judíos africanos, seguidos un poco mas de lejos por los judíos centro y sudamericanos mas recientes. Y en cuanto a la distribución geográfica el mapa de la pobreza se dibuja con especial crudeza en el sur del país.

El israelí de a pie, podría llegar a pensar, mas allá de la guerra y podría llegar a sentirse mas cercano de un palestino con sus mismo problemas que de sus propios mandatarios. Y en ese momento, en el momento en que un israelí viera como igual a un palestino, con los mismos derechos, en ese momento los cimientos racistas del estado de Israel empezarían a tambalearse, porque si algo, por desgracia, he podido comprobar es el sentimiento de prepotencia y superioridad de los israelíes y su concepción de los palestinos y árabes en general como seres inferiores, incivilizados, violentos y a los que temen de una forma totalmente irracional.

Este sentimiento se agudiza durante el servicio militar y lo puedes percibir con toda su crudeza en cada uno de los check points que tienes que atravesar. Es habitual ver cómo los soldados tratan a los palestinos como a animales:

/1/ Por ejemplo, uno de los últimos días en Belén al ir a cruzar el check point junto a otros compañeros pudimos presenciar como dos soldados tenían a una quincena de campesinos y trabajadores de la construcción en cuclillas amontonados dirigiéndose a ellos siempre gritando y mirándoles con cara de odio y desprecio.

/2/ O cuando en Qalandia la soldado detrás de su hermética garita con las piernas encima de una mesa y comiendo pipas, se negó, ante la petición de todos los que allí estábamos, a abrir una de las puertas del check point para que un hombre pasara a su hijo de 11 años con una escayola de la ingle a los dedos del pie, al que transportaba en brazos, teniendo el hombre que esperar a que le tocara su turno y pasar por el torno rotatorio, doblando al niño como si de las tapas de un libro se tratara porque no había forma de caber ambos mas la escayola en ese cuarto de circunferencia inhumana que es el torno rotatorio.

/3/ O cuando en uno de los check points de carretera una militar de 18 años, subió a controlar (léase, humillar) a todos los que íbamos en el autobús con una bolsa de patatas fritas en la mano como si estuviera en el cine o en una atracción de feria, mirando con cara de desden y gritando al que no le enseñaba el DNI, aunque fuera una mujer de avanzada edad que perfectísimamente podría haber sido su abuela.

/4/Pero mejor que yo para ilustrar toda esta sarta de barbaridades y brutalidades os recomiendo que visitéis la página: reakingthesilence.org. En ella se pueden encontrar relatos contados en primera persona de algunos soldados (minoría, pero valiente minoría) a los que el servicio militar consiguió despertar sus adormecidas conciencias y contar al mundo como se les alecciona para ser perros de presa, sin capacidad de raciocinio.

/5/ De hecho cuando estuve en el Kibutz hablando con una mujer argentina que muy gentilmente me enseño todo el recinto, esta me comento que no hacia mucho se había encontrado con una chica, hija de una vecina, que estaba haciendo el servicio militar destinada en Erez (Gaza) y que al preguntarle por la experiencia, esta le contesto: âsi yo fuera palestina, lo primero que haría seria poner una bomba en Israelâ?. Sin comentarios.

Y es que aunque parezca difícil de creer los soldados están aleccionados en el más irracional de los odios.

Cuando estuve en Ariel, pude colarme, obviamente como una inocente turista, en un cuartel militar, ubicado encima del colegio mayor para chicas del campus universitario. Allí tras chafardear un poco con los cuatro soldados que hacían guardia, mientras controlaba todo lo que había en ese recinto: un ordenador portátil, una pantalla, con la que por medio de múltiples cámaras controlaban una de las âfronterasâ? de la colonia, un teléfono, un megáfono, todo eso dentro de una garita de no mas de 2 m cuadrados y fuera unos bancos y un techado de malla de esos de camuflaje, color marrón y con retales de tela simulando hojarasca, algunos sacos terreros en el borde de la terraza y algunas tazas de café por el suelo. Como decía, tras la tontería del principio vino el oficial al mando, un chico de unos 27 años, no como los demás que rondarían escasamente la veintena, muy serio y corpulento, que pregunto en hebreo a la persona que me acompaño y metió allí, que qué hacia yo allí y quien era. Tras una pequeña discusión entre ellos y cuando mas o menos le convenció de que yo no era peligrosa (¿?) el oficial accedió a que le hiciera algunas preguntas .Lo primero que me dijo el oficial fue:â?yo no hablo de políticaâ? y lo segundo: âsoy un soldado, no PUEDO pensar. Estoy aquí porque es mi deber y porque quiero defender a mi paísâ? Con esos argumentos y los posteriores que siguieron la misma tónica, deduje que poco podría sacar de aquella conversación y ante la inquisidora mirada del personaje, que me estaba empezando a poner nerviosa y viendo tambalearse mi proyecto de pasar allí dentro unos días, (eso como mal menor) me despedí amablemente con algunas frases de cortesía.

Ariel en particular y las colonias en general, vienen a ser como ciudades dormitorio. A la gente que tiene trabajo la sacan con autobuses hasta las áreas industriales y a la tarde la retornan a sus casas. Esta en particular, empezó a construirse en 1978 con la aprobación del gobierno israelí. Esta ubicada en un lugar estratégico, a 40Km de Tel Aviv, 40Km del rió Jordán y a 60 Km. al norte de Jerusalén, de hecho los panfletos âturísticosâ? de la colonia rezan: âAriel, la capital de Samariaâ? y Ariel, Israel´s âsmart cityâ? (la ciudad inteligente de Israel) Sin comentarios.

Debido a este hecho siempre se ha tenido a Ariel como una de las colonias mas importantes y preferentes ha desarrollar y de hecho ha sido la primera en contar con una universidad propia. La colonia esta compuesta por tres núcleos poblacionales ubicados en línea y unidos por dos grandes carreteras tipo autopistas, configurando una especie de gran salchicha de 12 Km. de longitud, situada a 600 m. sobre el nivel del mar, es decir como siempre colonizando las colinas, para desde la máxima altura controlar la zona, poder atacar mejor e ir descendiendo, confiscando tierras y colonizando mas territorio de la manera mas cómoda y fácil.

El centro del pueblo esta constituido por una especie de plaza con bancos, en un extremo el centro de salud/hospital con ambulancias de la estrella roja de David que según la legalidad internacional no pueden operar en las colonias ubicadas en los territorios ocupados (una vez mas, papel mojado). También hay una zona con arena y césped para niños anexa a otra zona en donde están ubicadas una treintena de tiendas, a cada cual mas cutre, tipo los chiringuitos de playa de Benidorm (con todo mi respeto para los nativos y todo mi desprecio para los especuladores urbanísticos y constructores que destrozaron ese paraje natural y que continúan con su insaciable sed de beneficios desmesurados destruyendo toda la maravillosa costa levantina).

En una de las zonas mas bajas de la colonia, hay una pequeña zona semi-industrial con algunos talleres y allí se encuentra también el único bar de la colonia. Un espacio con seis mesas de billar donde se alterna la música chill out y el rock y otro espacio con mesas y sillones donde los jóvenes colonos, soldados todos, se sientan, toman cervezas y conversan entre una y otra matanza de palestinos y una y otra destrucción de casas. ¡Que bucólico el descanso del guerrero!

Al otro lado del centro de la colonia hay una gran piscina descubierta con su zona ajardinada donde adolescentes y jubilados lucen sus cuerpos al sol. También hay un par de polideportivos, y una sinagoga. Y por supuesto la universidad, y el campus, que a parte del edificio nuevo con capacidad para albergar a unos 200 estudiantes y a pesar del bombo y platillo que le han dado desde su construcción, es terriblemente básico y feo repleto de barracones como de obra donde viven la mayoría de estudiantes que vienen de fuera y que suelen venir con becas. Es decir el estado de Israel da becas para los estudiantes más pobres o para los sirios del Golan precisamente allí, es decir, como siempre llenar de ciudadanos de segunda las zonas más conflictivas.

También visite la casa municipal y me entreviste con la secretaria del alcalde, Ron Nachman (definido en los panfletos como el líder de los âmodernos pionerosâ? y alcalde desde 1978) que se encontraba ese día en Tel Aviv quien extrañada y a la vez encantada con mi visita y mi interés por conocer aquello, me dio panfletos de la colonia a la que ellos llaman ¡la âciudad de Arielâ?

Allí viven unas 20.000 personas y el mayor porcentaje son de procedencia rusa. Los primeros âpionerosâ?, es decir, colonos, llegaron hacia 1978, pero el auge de la colonia se produjo en la década de los 90, coincidiendo con los acuerdos de Oslo, en donde precisamente se explicitaba la desarticulación progresiva de las colonias en los territorios del 67, ¡que paradoja! (léase con ironía). La gente es seria y poco afable, evitaban mirarnos a los ojos cuando se cruzaban con nosotros y solo se dirigían a mí cuando les paraba y les preguntaba algo y siempre, llamativamente, mirándonos como con recelo.

Continua abajo...
Crónica "inteligente" sobre Palestina (2)
01 oct 2006
Viene de arriba

Las casas, están construidas como churros, es decir, en cada zona las casas son todas iguales, muy grandes las mas nuevas y mas pequeñas las mas antiguas. Algo que llama la atención es que hay muchísimas semivacías y otras tantas totalmente vacías y que a pesar de ello la construcción de nuevas casas es incesante. Es decir, es fácil constatar como las colonias no responden a ninguna demanda de vivienda sino que son sencillamente una herramienta más de colonización. De hecho, hace un par de días Olmert aprobó la construcción de 690 nuevas viviendas en las colonias, ¡menos mal que había voluntad de desmantelarlas!

Lo que se ve y se siente cuando paseas por allí es que son lugares sin alma. Son lugares tan artificiales, tan ajenos al entorno que les rodea, que indudablemente la manera más acertada de calificarlos es de âcáncerâ?. Cáncer, como tejido que crece totalmente diferente al tejido sobre el que se ubica y que además es dañino y puede ser letal. Otra coincidencia entre las colonias y el cáncer es su tratamiento. Su tratamiento no puede ser otro que la destrucción de ese nuevo, ajeno y dañino tejido, su destrucción o su extirpación radical. Y no hay más.

Encima cuando hablas con los colonos te das cuenta de la podredumbre que tiene en sus cabezas. Todos, absolutamente todos, desde la secretaria del alcalde hasta el tendero, todos repetían los mismos argumentos como si se los hubieran grabado a fuego:

-Esta es nuestra tierra, nos pertenece.

-Los palestinos son incivilizados y violentos y es imposible hablar con ellos porque no quieren la paz

-Los árabes quieren destruirnos y nosotros tenemos el derecho y el deber de defendernos

-Todo lo que hace el ejército israelí es defender a la población de los terroristas palestinos

-Otro argumento que salía siempre al final de la conversación y que da fe de su sentimiento victimista y su nula autocrítica política y nula capacidad de reflexión era: âtodo el mundo nos odia, no se porque, pero todo el mundo nos odiaâ?

-Y algo que me resulto muy llamativo, fue que varias de las personas con las que entable conversación me hablaban siempre de los palestinos en Gaza. Mi duda era si esta gente ignoraba que a 15 Km. estaba Nablus y que estaban rodeados o mejor dicho, la colonia estaba ubicada entre pueblos árabes.

Una posible respuesta la encontré en los panfletos âturísticosâ? de Ariel. Entre otras cosas, la secretaria del alcalde me dio un mapa de Palestina con las fronteras del 67 según la legalidad internacional, con Israel en un 78% del territorio y Palestina en el 22% restante, dividida entre Cisjordania y Gaza. Sin embargo en sus mapas lo que el mundo conoce como âWest Bankâ?(Cisjordania) allí era denominado, desde Jerusalén a Jenín, como Samaria y desde Jerusalén a Hebrón como Judea, ni rastro de West Bank y muchos menos de Palestina, claro.

Después en la parte de Israel había señaladas algunas ciudades importantes y después aparecía en su pequeño rinconcito la franja de Gaza, denominada escuetamente como Gaza, una vez más sin mención alguna a Palestina. Creo que es cierto, que lo que no se menciona no existe, y es esa precisamente, en este caso, la estrategia seguida por el estado de Israel, la de ignorar el presente e intentar cambiar la historia en beneficio propio.

Mi duda es hasta que punto realmente esta gente se cree, como me dijo un dependiente, que los palestinos están todos metidos en Gaza y âafortunadamenteâ? rodeados y controlados por su ejército. Mi duda es si realmente se lo creen o se lo quieren creer o lo dicen para que los demás se lo crean. La verdad es que la persona que me lo dijo lo hizo con total convicción, pero vaya usted a saber...

Continua abajo
Crónica "inteligente" sobre Palestina (3)
01 oct 2006
Viene de arriba

Otra cosa que me llamo la atención, fue la falta de âseguridadâ?, paradoja bestial en el país que se jacta de tener los mejores y más modernos sistemas de seguridad. Y no es que dude que los tengan, pero sí estoy cada vez mas convencida que Israel juega con la baza de meternos el miedo a los demás con sus impenetrables medidas de seguridad, su supercontrol absoluto y una vez instaurada esa idea en nuestras mentes, somos nosotros mismos los que nos autocensuramos y nos auto castramos, limitando nuestra movilidad de acción de forma intrínseca y sin que ellos tengan que hacer de ipso, absolutamente nada. Ellos solo ponen el atrezzo, nosotros hacemos el resto.

Me explico, para entrar en la colonia hay un punto de control, con dos soldados, insisto de 18 a 21 años, con más desidia y pereza de estar allí que otra cosa. Cuando nos acercamos con el coche, mi compañero y yo, íbamos preparando la coartada, bastante nerviosos, pues aunque el no lo parezca es árabe y nos adentrábamos en el corazón de la bestia.

Llegamos al control y sin darnos tiempo ni a bajar la ventanilla la soldado con un gesto de mano nos dijo que pasáramos. No dábamos crédito, pero obedecimos, felices de haber pasado el primer âcontrolâ?. Después cuando me colé en el puesto de control militar, en el ayuntamiento, estaba en todo momento con tensión controlada, pero nunca paso nada, pude acceder a todos los lugares que me propuse sin ningún problema ni control. Vaya que podía haber hecho lo que me hubiera dado la gana.

Continua abajo
Re: Günter Grass contra el Sionismo
02 oct 2006
En Tel Aviv también viví alguna experiencia similar, como cuando tuvimos que esperar en una cola interminable para meter el coche en un parking, debido a los controles de seguridad y cuando nos toco el turno, casi nos morimos de la risa del mega control antibombas. Un hombre de avanzada edad nos apunto con una linterna aunque eran las 12 del medio día y nos pregunto si llevábamos algo en el portamaletas, le dijimos que no y no se percató ni de las mochilas que llevábamos en le asiento de atrás, directamente âpaâ dentroâ?.

Y bueno, no hace falta que mencione, pero lo voy a hacer (para una vez que âganamosâ? tendremos que regodearnos, ¿no?), el desastre militar y político que ha sido esta guerra para Israel y como se le ha quedado âel culo al aireâ?.

Por lo tanto el âmonstruoâ? ha demostrado que no es invencible, que no es tan fuerte y eso lo han percibido con total nitidez los israelíes y los palestinos. A los primeros dándoles una lección de humildad, que obviamente no ha sido tomada como tal, ni serán capaces de hacer una autocrítica y aprender en positivo de esta experiencia, sino que ha sido vivida como una derrota, como una humillación, sentida con vergüenza y decepción.

Y a los segundos insuflándoles una moral y una energía que sinceramente, les hacia mucha falta y que se notaba en sus caras, en sus discursos e incluso en su forma de andar. Como decía un amigo de uno de los compañeros de Haifa:â?Yo antes cuando entraba en un bar o en un autobús y veía a un soldado le sentía como superior, como el poseedor de la fuerza y el poder y me sentía âchiquitoâ a su lado. Ahora le miro con desden y por encima del hombroâ?. Salud, amor y Fuerza, Li. Lidon Soriano, Septiembre 2006



Nota: No estaría mal que las redes sociales organicen entorno a Lidon Soriano y otros cronistas internacionales ciclos de conferencias para el conocimiento y la reflexión por toda Europa. afc euroimmersion.com 1Oct6

Link texto Günter Grass: "Escribir en un Mundo sin Paz"
http://www.elpais.es/articulo/reportajes/Escribir/mundo/paz/elpdomrpj/20/


Link texto Lidon Soriano: "Resumen de mis crónicas desde Palestina"
http://www.larepublica.es/article.php3?id_article=1877
Re: Günter Grass contra el Sionismo
02 oct 2006
Paso de leerme todo esto.Tengo una montaña de libros sobre el tema por leer en mi biblioteca.Afc, abrete un blog.
Re: Günter Grass contra el Sionismo
02 oct 2006
Pues mira que esta resumido, sobre tu montaña de libros vendela... no pierdas el tiempo
Sindicat Terrassa