Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Bolivia: Cambia el presidente, siguen los problemas
12 jun 2005
La Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional (LOR-CI) participante del proceso revolucionario que envuelve a Bolivia publica este balance luego de la asunción del nuevo presidente. Las grandes masas obreras y campesinas siguen aún en pie de guerra por la nacionalización y la Asamblea Constituyente Libre y Soberana
Un "gobierno tapón" que no cierra la crisis ni crea ilusiones entre las masas
Notas para avanzar en un balance
Por Eduardo Molina 10/06/05
1.     En las últimas semanas y días, en el marco del impasse burgués y de un "vacío de gobierno", ampliado con la fractura del Parlamento, la irrupción de un nuevo levantamiento de masas con epicentro en El Alto detonó nuevas "jornadas revolucionarias", que es lo que caracterizó a la semana que termina. En el marco de una agudísima crisis, con elementos de un embrionario poder dual surgiendo en El Alto-La Paz (y a nivel territorial en varias zonas del Altiplano), se desarrolló una gigantesca movilización de masas. Esta sin embargo, tiene su punto más débil en el carácter reformista y contrarrevolucionario de sus direcciones, como el MAS, –que se oponen por todos los medios a que se desarrolle en un curso políticamente independiente, imponiendo la lógica de presionar por reformas democráticas y nacionalistas al régimen.
1.     Los sectores más poderosos de la clase dominante creyeron llegada la oportunidad –y la necesidad- de aprovechar el hundimiento del Gobierno Mesa para imponer un recambio sólido y poder enfrentar la movimiento de masas. En torno a Hormando Vaca Diez, convertido en la figura visible de la articulación de este proyecto burgués, sostenido en los viejos partidos neoliberales y en el Parlamento a reunirse en Sucre, tomó cuerpo una salida que bajo la cobertura constitucional, no podía menos que encubrir fuertes tendencias bonapartizantes en base a la alianza con las Fuerzas Armadas y el apoyo de todos los "factores de poder" (comenzando por los "cívicos" orientales y con al menos el "visto bueno" del imperialismo).
2.     El movimiento de masas leyó este intento, con toda justicia, como una declaración de guerra, lo que detonó una dinámica insurreccional ya no sólo en El Alto, sino extendiéndose rápidamente a nivel nacional, con radicalización de medidas y acciones avanzadas como toma de campos petroleros, cierre de válvulas de gasoductos, etc. y un incremento de los preparativos para la lucha en El Alto, mientras La Paz, Cochabmaba y otras ciudades seguían paralizadas.
3.     Esto se expresó en que aún antes de poder reunir el Congreso, ayer en la tarde hubo enfrentamientos con cooperativistas mineros y campesinos en la propia Sucre –con un muerto y heridos- y los parlamentarios se vieron acorralados en el centro de la ciudad por miles de manifestantes, mientras que la ruta al aeropuerto era cortada por los campesinos para que no pudieran escapar a Santa Cruz y AASANA entraba en huelga interrumpiendo todo el tráfico aéreo. Las contradicciones interburguesas jugaron a favor, con Mesa dejando vía libre al movimiento de masas para frustrar la jugada de Hormando a la que juzgaba como muy peligrosa para el régimen burgués en su conjunto.
4.     El plan de la derecha burguesa –que no se sintió lo bastante fuerte para imponer su mayoría parlamentaria- se vio así frenado y la sucesión constitucional recayó, como querían el MAS y el centro burgués, en el presidente de la Corte Suprema de Justicia. Arriesgarse a un enfrentamiento abierto entre las masas insurgentes y el aparato represivo era la única forma de imponer a Vaca Diez desde Sucre. Esto, en un momento de parálisis y comienzos de disgregación de los poderes centralizados del Estado, con elementos de poder dual extendiéndose y el auge de masas en volcánica erupción fue leído como una apuesta demasiado arriesgada por la burguesía, pues desatando como respuesta una insurrección generalizada, podía iniciar una guerra civil a la que todavía no quiere llegar ni se siente preparada para ganar.
5.     El rol del MAS y de las direcciones alineadas con su estrategia de "reformas democráticas", fue clave para asegurar un desenlace provisional en los marcos de la continuidad constitucional, cuando todo el andamiaje del régimen democrático burgués se resquebrajaba en medio de la enorme polarización y bajo el poderoso empuje de las masas, impidiendo en esta ocasión que se le asestara un golpe decisivo al régimen, protegiendo al reaccionario Congreso heredado del 2002, nido de la conspiración, y permitiendo que el vacío formal del gobierno sea cubierto por las vías regulares. Esta es una enorme "traición anunciada" –pues era la política del MAS desde que Mesa anunció su renuncia, y se continúa ahora con la política de instaurar una tregua, llamando a desmovilizar y buscando desmontar todo atisbo d epoder dual. Le abre así un crédito imprescinidble al naciente gobierno, para su instalación y al parlamento para que desde el martes vuelva a funcionar en La Paz.
6.     El MAS volvió a jugar en esta crisis revolucionaria el rol de salvador del régimen que había jugado en Octubre del 2003. Consolidándose como el principal partido nacional (tal como había demostrado ya en las elecciones municipales y luego, ratificando su influencia en el movimiento de masas en las movilizaciones de marzo). El MAS aparece más consolidado como aparto político, y más integrado al Estado burgués, cumpliendo el rol de pata izquierda del régimen y contención d elas tendencias más revolucionarias de las masas. Con su bancada más unificada y fogueado en las maniobras parlamentarias enfrentándose a duchos políticos profesionales dee la burguesía. Pero al mismo tiempo, más cuestionado por sectores avanzados de las masas y con crisis en su propia base, lo que lo obligó a izquierdizar el discurso con poses más nacionalistas, pero sin poder imponer hegemonía entre los sectores movilizados (lo que se expresa sobre todo en El Alto).
7.     El resultado de los acontecimientos de ayer es, desde el punto de vista de las superestructuras políticas, una situación de "empate", sin ganadores claros, sin resolver ninguno de los grandes problemas del régimen, que sale aún más desgastado. Pero también, sin que el movimiento de masas haya podido lograr más (aunque son logros parciales el haber demolido a Mesa y frenado el plan original con Vaca Diez a la cabeza), aunque son una gran conquista la acelerada y gran experiencia política, de lucha y organización en estos días por amplias masas, así como una relación de fuerzas favorable para continuar el ascenso.
8.     El Gobierno Rodríguez es un "gobierno tapón", un gobierno ultradébil cuyo objetivo parace limitarse a administrar una "transición" hacia elecciones adelantadas. Representa el empate circunstancial entre los dos polos decisivos, la derecha reaccionaria y el movimiento de masas en ascenso, gracias a la traición política de las direcciones. El MAS es la bisgara necesaria para que esta inestable solución provisional funcione mínimamente. Al miso tiempo, detrás de Rodríguez, podría intentarse una cierta recuperación del centro burgués –a través de los alcaldes y de la "bancada patriótica"-.
9.     La designación de Rodríguez viene acompañada del adelantamiento de elecciones y de promesas no muy claras del tratamiento en el Congreso de la constituyente, el referéndum autonomista, etc. Pero no hay ninguna oferta que pueda ser presentada como una concesión importante ante las masas, ni siquiera en el plano democrático y en el de los hidrocarburos, parece ser más "pro-petroleras".
10.     La política de adelantar elecciones crea contradicciones con la idea de unir agendas para AC y referendum autonomista. Impica una necesidad del régimen y al mismo tiempo intentar una postergación al menos de la Constiyutyente. Por otra parte, la dificultad para unificar y ordenar una "agenda política" electoral y un nuevo tratamiento de la cuestión del gas siguen trabando un "consenso". La derecha y los cívicos orientales no cederán nada sin pelea, por lo que muhco depende del propio MAS. ¿Hasta que punto podría Evo aceptar la postergación indefinida de una AC y justificar la espera ante el movimiento de masas para canalizar todo a un proceso electoral? Por ahora, todo indica que tras estas convulsiones de la lucha de clases, ante la debilidad política agudizada de la burguesía, para descomprimir y alejar el riesgo de nuevas conmociones revolucionarias, se hará inevitable una dosis mayor de "reacción democrática" que la que quería conceder la derecha burguesa.
11.     En las próximas jornadas estará más claro el el nuevo escenario político, en la medida en que Rodríguez explicite más sus planes y defina su gabinete, con lo que estará más clara cuál será su relación con el Congreso, del cual depende, y con el MAS, sin el cual se le hará muy difícil consolidarse. Particularmente, habrá que seguir las discusiones en el congreso desde el próximo martes, pues es el viejo Congreso encabezado por vaca Diez y Cossio, pese a su crisis y descrédito, el poder que queda en pie como ámbito de discusión y legitimización de cualquier plan político y seguirá siendo el centro d elos intentos de rearticulación del campo burgués.
12.     Hay mucho menos margen para que Rodríguez, cuya tarea es administrar la crisis en la "transición" hasta traspasar la banda presidencial a un recambio legitimado en las urnas, pueda jugar un rol propio, al estilo Mesa, como equilibrista entre el MAS y la derecha. Es también posible que, como expresión del viejo régimen, apoyandose en las cúpulas congresales de las que depende y que siguen en funciones, trate de armar un nuevo esquema de gobierno más a derecha, apoyado en el Ejército para ir recomponiendo el "principio de autoridad". Un curso así, sin concesiones formales, podría reabrir un curso de enfrentamiento con las masas a coto plazo y obligar al MAS, incluso, a tomar distancia. ¿O bien, si el ascenso prosigue, se verá empujado a coquetear a izquierda, asumiendo rasgos kerenskistas y frentepopulistas, con más concesiones aun retaceadas y formales a las masas en el tema hidrocarburos y Constituyente?
13.     En este marco de crisis, es posible un salto en la ingerencia imperialista y de los "gobierno amigos" como pide la burguesía Santa Cruz, reclamó el propio Vaca Diez, y se discute cada vez más a nivel internacional, todo ello en nombre de recuperar y consolidar la democracia. Es muy posible que Lula y Kirchner pasen a jugar este papel aún más activamente que hasta ahora.
14.     Por lo pronto, aunque haya una relativa distensión y se tienda a una tregua, con cierta expectativa en el movimiento de masas, la salida que defiende el MAS no termina de cerrar en El Alto y otros sectores avanzados. La Paz, donde aun hay marchas y se escuchan dinamitazos, también sigue paralizada. El Alto se mantiene en pie de guerra hasta las reuniones de esta tarde -un ampliado común de la COR y FEJUVE donde las direcciones propondrán un "cuarto intermedio" y mantener las demandas por el gas, etc.- y no se han levantado muchos bloqueos en el campo. La crisis revolucionaria aunque está "descomprimiéndose" no se ha cerrado aún y el clima de enorme tensión, casi de "pre guerra civil, no se ha disipado.
15.     Por lo pronto parece posible afirmar que como mínimo queda abierta una nueva situación, de carácter más abiertamente revolucionario, que es lo que la burguesía, a través de la reacción democrática y con la colaboración del MAS tratará de reabsorber, para recomponer el régimen tratando de no verse obligada a recurrir al menos por ahora ni a la salida bonapartista ni a un recurso frentepopulista abierto. Así puede haber un compás de espera, cierto grado de tregua de días o semanas, difícilmente una "luna de miel" como la que gozó Mesa después de Octubre y no podemos dar por cerrada la coyuntura de enorme crisis burguesa e insurgencia de masas. En cierto sentido, después de las últimas jornadas puede instalarse un escenario tipo "pos Octubre" pero mucho más degradado, polarizado, con el régimen desagstado y sin recambios, y con un movimiento de masas que ha avanzado mucho políticamente en estos 18 meses, y es previsible que auqnue se detenga la dinámica insurreccional, el ascenso de masas continúe desarrollándose aunque con otros ritmos y modalidades, por ejemplo, con luchas sectoriales duras, tomas de tierras, movilizaciones contra las "capitalizadas", etc.
16.     Que en la inmediata coyuntura las salidas extremas den un paso atrás, no quiere decir que salgan de escena (sigue pendiente el peligro bonapartista si Rodríguez no logra consolidarse, si ocurre un nuevo cortocircuito congresal o para enfrentar nuevas arremetidas de masas) y hay que ver el momento actual, con su fluidez y contradicciones en el marco de la creciente espiral de enfrentamientos cada vez más abiertos entre revolución y contrarrevolución.
17.     Un problema clave será la evolución desde el punto de vista subjetivo de las masas. Aún cuando haya cierta descompresión y finalmente se encarrile una nueva agenda de reacción democrática, al revés que después de Octubre (donde primaron las ilusiones) parece avanzarse en un proceso de radicalización política en sectores de vanguardia, entre esas nuevas capas de dirigentes sindicales y vecinales que han renovado en el último tiempo la composición política de las juntas vecinales en El Alto y que ganan fuerza en otros sectores, así como en una nueva franja juvenil radicalizada, más politizada y ligada a las masas. Por lo pronto, la incipiente experiencia de sectroes avanzados con el MAS deja abiertos importantes espacios que la impotencia de las direcciones "radicales" tipo Solares o Roberto de la Cruz, con su "radicalismo táctico y miopía estratégica" difícilmente puedan copar. Aunque su evolución puede retrasarse, es un elemento muy importante y podría alimentar nuevos fenómenos que hay que caracterizar y en los que tenemos que prepararnos para incidir luchando pro extraer todas las leccions revolucionarias de Octubre y de las últimas joranadas, para pelear por un reagrupameinto revolucionarioa de la vanguardia.
18.     En lo inmediato, los ejes de una polìtica ante la nueva situaciòn parten de:
Denunciar el acuerdo de Sucre y al nuevo gobierno, insistiendo en que sólo un gobierno obrero y campesino puede responder a las demandas de las masas, como la nacionalizaciòn del gas, y que ésta pelea por el poder sigue estando planteada.
Denunciar firmemente la traición del MAS y en segundo lugar el rol nefasto e impotente de Solares y otros "radicales".
Rechazar toda tregua política. Aunque se haga un "cuarto intermedio" en las medidas de lucha, esto sólo puede servir para reagrupar fuerzas, clarificar un balance político y prepara los nuevos pasos en la lucha para imponer la efectiva nacionalización del gas y demás demandas.
Esto requiere ante todo defender, conservar, desarrollar los elementos nacientes de poder dual. La necesidad de la asamblea Popular sigue estando planteada para la acción. Lo mismo, de los comités de autodefensa, comités de trabajadores y del conjunto de las propuestas para que las masas tomen en sus propias manos la resolución de todos los problemas.
El problema de la autodefensa y de una política obrera hacia las FF.AA. sigue siendo capital, pues la reacción y el peligro de golpe o guerra civil están agazapados, se vieron obligados a retroceder pero no han sido vencidos.
Si la ofensiva de masas cede en el terreno político provisionalmente gracias al MAS y compañía, es posible sin embargo que se desplace temporalmente y extienda en otros campos, como toma de tierras, huelga, demandas de nacionalización, etc. Hay que impulsar con todo un proceso así, a través de las demandas concretas de los trabajadores y campesinos, pero ligado a la estrategia soviética y la lucha por el gobierno obrero y campesino.
Partiendo del combate por la Asamplea Popular y toda forma de poder obrero y popular que surja, así como por la más amplia y radical democracia edirecta en todas las organziaciones de masas, para que estas tomen en sus propias manos la resolución de sus problemas, es necesario impulsar un amplio debate en los sectores avanzados, extrayendo las lecciones de Octubre y de estas últimas jornadas, para pelear por el reagrupamiento de la vanguardia en torno a una estrategia de poder (concretada hoy en la lucha por la AP y el gobierno obrero y campesino) hacia la construcción de un partido revolucionario.
Los militantes de la LOR-CI, hemos volcado nuestras todavía modestas fuerzas participando de estas jornadas revolucionarias con una intensa campaña de agitación, con miles de afiches, declaraciones, boletines y volantes, donde levantamos la lucha por la Asamblea Popular y por un Gobierno obrero y campesino como ejes de nuestra política. Promovimos diversas actividades en las movilizaciones y en El Alto, participando en eventos y debates sindicales donde se discutieron los rimeros pasos de uan Asamblea Popular. Apoyamos la Casa Obrera y Juvenil, como espacio de encuentro, reflexión, organización y lucha abierto a los vecinos movilizados, trabajadores y jòvenes, así como a los jóvenes trabajadores y estudiantes de la UPEA, de El Alto y de la UMSA que estàn organizando el Movimiento por una Juventud Cobista, al calor de la lucha. Estos primeros pero importantes pasos son un punto de apoyo y un compromiso para redoblar el combate por un reagrupamiento de la vanguardia en torno a un programa y una estragia revolucionarios, en el camino de construir el partido de trabajadores, revolucionario, socialista e internacionalista, a la altura de las tareas de la revolución obrera y campesina en Bolivia.
Mira també:
http://www.lorci.org
http://www.ft.org.ar

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Bolivia: Cambia el presidente, siguen los problemas
12 jun 2005
Hombre Guille tu por aquí :D

Estamos hablando de reunirnos de nuevo los del Comité para una campaña muy interesante por lo de Bolivia. A lo mejor quieres apuntarte

Diego
Sindicat Terrassa