Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anunci :: globalització neoliberal
Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
Quien es el sujeto revolucionario. ¿Ha dejado de serlo la clase obrera?
FORO DE DISCUSION Y DE LUCHA CONTRA EL CAPITALISMO
– BARCELONA-
El día 4 de Junio a las 5 de la tarde, en Barcelona, tenemos una discusión sobre si la clase obrera es el sujeto revolucionario y si no lo es quién es el nuevo sujeto revolucionario, en Centro civic Garcilaso, 6º piso, calle Garcilaso, esquina con Juan de Garay, frente a mercado Felipe II
Para animar el debate planteamos simplemente algunas preguntas y en la discusión misma de forma libre los asistentes dan sus respuestas:
1ª Si hay que luchar contra el capitalismo –en lo que estaremos todos de acuerdo- ¿quién puede llevar esa lucha? ¿el agrupamiento de todos los individuos oprimidos? ¿una coalición de individuos de buena voluntad? ¿O únicamente el proletariado que desde luego debe ganar para su lucha liberadora a la gran mayoría de las capas oprimidas y explotadas?
2ª Pero ¿qué se entiende por proletariado? ¿Quién formaría parte de él? ¿Quién no se incluiría en él?
3ª ¿Si es verdad que se han producido cambios tecnológicos, nuevas formas de organización de la explotación etc., tienen la entidad suficiente para cambiar la esencia de lo que es el proletariado (la clase obrera) que es hallarse privada de todo medio de producción y vida viéndose obligada al trabajo asalariado que le hace productor colectivo de lo esencial de las riquezas existentes?
4ª Estamos de acuerdo en que desde los años 70-80 no se han producido grandes luchas proletarias con una repercusión social ¿Pero quiere eso decir que la lucha proletaria no puede volver, que el proletariado no va a volver a hacerse presente en la sociedad con su lucha liberadora?
Bueno pues esas serían las preguntas para que en el debate directo podamos responder, sacar conclusiones y seguir avanzando.
Esperando vuestra participación
Un saludo a todos.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
En mi opinión, la Tierra ha alcanzado una situación de "default" termodinámico que debe entenderse como la contradicción terminal del capitalismo. Este defalut se pone en evidencia por haberse constatado mediante mediciones en todos los océanos un desequilibrio térmico IRREFUTABLE de 0,8 watios por metro cuadrado de superficie terrestre equivalente al 0,5 por cien de la radiación solar media, el cual la Tierra no es capaz de "devolver" a la atmósfera como consecuencia de la desordenada actividad productiva/destructiva de los capitalistas y su consiguiente producción de gases "invernadero" y destrucción de masas forestales. Este desequilibrio térmico comporta un proceso irreversible de calentamiento de la atmósfera hasta alcanzar un nuevo punto de equilibrio que sería incompatible con el nivel actual de producción de alimentos.

Este dato significa que el capitalismo ha alcanzado su grado definitivo de incoherencia, al ponerse de manifiesto que como sistema de organización primitivo de la producción (viene desarrollándose durante los últimos 40 siglos y se puede decier que es un sistema directamente heradado de nuestros antepasados los simios) es inviable desde el punto de vista termodinámico, dada su manifiesta incapacidad para gestionar de forma termodinámicamente estable el propio planeta.

Existiendo un dato científico irrefutable que determina que el capitalismo ha alcanzado su punto de inviabilidad manifiesta, entiendo que el proceso revolucionario clásico del proletariado debe asimismo transformarse. El sujeto revolucionario ya no es el proletariado, sino la propia Tierra, de forma que en el desarrollo de la revolución para transformar el viejo, ineficaz y termodinámicamente inviable capitalismo en un sistema de producción socialista es imprescindible sumar cualquier fuerza que asuma la necesidad de dar por terminado el sistema capitalista, el cual ha de ser necesariamente sustituído por un sistema de producción socialistas que si bien no podrá impedir los efectos ya inevitables del viejo sistema, sí nos va a permitir afrontar la nueva situación termodinámica con dignidad plenamente humana y no puramente simiesca-competitiva.
Re: Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
Para algunos los sujetos revolucionarios son los miembros de la banda terrorista eta que esta mañana se han distraido metiendo un coche bomba en un barrio obrero de madrid..


por otra parte respecto a lo que comenta Magaledro discrepo totalmente. Dice atribuir el desequilibrio termodinámico de la tierra al capitalismo, el qual parece ser el causante de una futura catastrofe mundial a nivel ecologico.

Bueno.. Supongo que esto lo dice de esta manera porque ya no se acuerda (o no quiere acordarse) que la URSS aun respetaba menos el medio ambiente que los paises europeos occidentales.

La dictadura del proletariado no se caracterizó nunca dentro de su politburó por crear un ministerio del medio ambiente que velara por mantener controlados los vertidos contaminantes de las empresas estatales, le importó una mierda que desapareciera el mar de Aral, le importó una mierda los niveles de seguridad de Chernobyl, o la contaminación de los rios siberianos, los tóxicos de los cuales diezmaban las poblaciones de las tribus samoyedas de la península de Kola etc... Y que decir de la China? La destrucción de sus bosques, la extinción de numerosas especies de animales (menos mal que ADENA consiguió presionar al gobierno chino para que por lo menos como mínimo salvara al Oso Panda!), alteración brutal del caudal de los rios principales del pais, etc.. etc... Ah, y es mas, a quien osara protestar contra todo esto se le acusaba de contrarrevolucionario, anda huevos.


Tus argumentos me suenan a doctrina-sermón, y aunque comparto -me parece- tus objetivos de fondo no estoy de acuerdo para nada en tus argumentos. Cuando sacas lo del desequilibrio termódinamico este concepto me parece una paja mental.

La tierra siempre está en estado de transformación; a veces estas transformaciones ocurren mas rápidas y otras veces mas lentas; unas veces por causas externas (la caida de meteoritos y las consequencias por ellos provocadas por ejemplo, o las glaciaciones, etc..) o por causas internas (aparición de nuevos organismos que colonizan rapidamente un nuevo ecosistema detonan cambios repentinos en la composición del mismo, inversión de las corrientes marinas que afectan a todo un continente, cambios en la frecuencia de la actividad volcánica global etc..), los desequilibrios termodinámicos son constantes, y el que está provocando el ser humano es solamente uno mas de tantos.

Si la tierra se calienta mas podremos colonizar las regiones polares, que por cierto están muy desaprovechadas. Si aumenta el CO2 las plantas fotosintetizarán mas Oxígeno y lo compensaremos, sino llegan a compensarlo pues se moriran ciertas plantas, nos empezaran a faltar los alimentos y como que entonces nos volveremos a empobrecer quemaremos menos fuentes de energias y poco a poco el CO2 volverá a los parámetros normales y las plantas volveran a extenderse. O alomejor entre tanto los médicos nos descubrirán una terapia genética que nos permita respirar CO2 en lugar de Oxigeno y harán que nuestro estómago pueda digerir mierda en vez de espaguetis a la boloñesa, etc.. etc..

No se, todo se apañará de alguna manera. Peor que estaban los cavernícolas de hace 15.000 años, pasando frio en las cuevas y asediados por los lobos, sin tele, sin libros y sin máquinas tragaperras... no estaremos!
Re: Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
quant feixisme i quanta ignorància tota junta en un sol comentari
Re: Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
sin entrar en detalles sobre el déficit termodinámico del planeta comentado anteriormente, me quedo de esta aportación con la observación de que hoy en día más que nunca somos todxs lxs que sufrimos directa e indirectamente las injusticias del modelo capitalista.

no creo que la lucha deba estar en manos únicamente del proletariado, a no ser que re-definamos que se entiende por proletariado.

yo, por ejemplo, me he criado en los barrios altos de barcelona, estudiado en escuelas privadas y tengo un trabajo que me permite vivir dignamente y tener tiempo para mi... ¿significa esto que no tengo un posible papel en una lucha contra el modelo capitalista?

uno no puede decidir de donde viene (le llega impuesto por el 'destino') pero sí hacia donde quiere ir (tanto uno mismo como la sociedad de la que forma parte) y en este sentido siento la incomodidad de no formar parte de un colectivo que parece ser que por definición representa la lucha contra el capital

así, volviendo a la tesi de que hoy en día todxs somos victimas del sistema creo que todxs tenemos un papel legitimo y fundamental a la hora superar esta forma de vida insolidaria e insostenible tanto ecológicamente como socialmente

el proletariado no es más que otro tentáculo de esta lucha
Re: Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
Saludos amigos. Muy interesante el debate que se propone. Aunque no podré asistir a la charla, dejaré aquí algún aporte, sin ánimo de ofender sensibilidades.

¿Por qué en vez de hablar del sujeto revolucionario no hablamos del objeto a ser revolucionado?

Y una vez que esté claro qué es lo que hay que revolucionar, entonces ¿por qué no hablamos de cómo el objeto a ser revolucionado está directamente relacionado con el sujeto revolucionario?

Parto de la idea que todos los seres vivos estamos interrelacionados, y el ser humano, como ser pensante es, probablemente, el único capaz de decidir o afectar su propio destino. Bajo esta premisa hablar de quién debe ser el sujeto revolucionario puede traer la consecuencia de excluir a otros grupos sociales inmersos dentro del proletariado, entendido éste como el trabajador asalariado. Por ejemplo, las mujeres, los niños, los indígenas, los pequeños campesinos, los creyentes en religiones, y todo un sin fin de aspectos que no se percibían en el siglo XIX, cuando Marx y Engels identificaron, de manera muy precisa y útil, los factores ECONÃMICOS de la explotación.

Desde mi perspectiva, el objeto a revolucionar es LA EXPLOTACIÃN, en todas sus dimensiones: explotación de los trabajadores en la fábrica, explotación de las mujeres en el hogar, explotación de los niños en la escuela, explotación de los animales, explotación del ambiente. La explotación implica necesariamente el tema del PODER, no se puede explotar si no se detenta el poder, representado en algunos casos en el Estado, en otros en el partido, en otros en el jerarca, en otros en el JEFE de familia, en el maestro, es decir, en toda una serie de actividades que trascienden la actividad económica.

No quiere decir esto que la economía no sea fundamental, pero desafortunadamente (por prejuicios o por miedos) no se ha querido o podido hacer una crítica constructiva al marxismo, para profundizarlo y actualizarlo. Además, no se puede ocultar que la Unión Soviética fue un rotundo fracaso, y con él pereció el âsocialismoâ?. ¿pero era realmente socialista la Unión Soviética?

¿Realmente se acabó el socialismo?

Es lo que ha querido vender la gran maquinaria propagandística del imperio, con escribidores como Fukuyama, Vargas Llosa, etc.

La lucha de los pueblos jamás perecerá, simplemente se renueva, y el que no esté convencido de esto simplemente congele su cuerpo durante 100 años y regrese en el 2105 para ver en qué estado está el planeta (si es que el capitalismo no logra destruirlo).

Hoy, ahora mismo, el comandante Hugo Chávez, como principal líder visible de América Latina, ha realizado un llamado a construir el socialismo del siglo XXI, esto es a sentar las bases de una nueva revolución social, económica, política y espiritual, para encauzar la rebelión desatada que hay en la casi totalidad del continente suramericano.
El protagonista central de esta revolución no puede ser otro sino el ser explotado, en todas sus dimensiones. La burgesía ha dejado de tener razones para la revolución como quizás las tuvo cuando el poder lo detentaba la Iglesia, y cada vez más se acerca a la dimensión de oligarquía, con lo cual no quedan sino dos sectores: Una minoría explotadora muy reducida, con mucho capital y poder de destrucción militar sin precedentes, y una gran y amplia mayoría explotada hasta los tuétanos, inluyendo a los animales y al ambiente.

¿Podrá Europa y los europeos tener la humildad para deslastrarse de sus fetiches que alguna vez fueron la vanguardia (y cuyo conocimiento significó una fuente de PODER) y se incorporarán a la revolución mundial que cada día está más cerca?

Saludos, amigos
El Socialismo del Siglo XXI
25 mai 2005
NUESTRO SOCIALISMO
Escribe Fernando Ramón Bossi *
La concentración del capital sigue avanzando a pasos acelerados, como bien lo señaló ya hace más de 150 años Carlos Marx. El desarrollo de las fuerzas productivas a través de la revolución tecnológico-científica de las décadas del 80 y 90 imprimió una mayor fuerza en esa dirección. Como consecuencia de ello, poderosas empresas multinacionales incrementaron su poder, se fusionaron con otras o las absorbieron, llegando a la cifra escandalosa de que las 200 empresas oligopólicas más importantes manejan el 26 por ciento de la producción mundial.
En síntesis, conjuntamente con esa tremenda concentración del capital y las riquezas en pocas manos, el mundo actual padece guerras, hambre y desolación, es el mundo regido por las leyes del capitalismo, por su lógica intrínseca y por su más feroz expresión, el imperialismo global hegemónico nazifascista.
Pero el capitalismo de hoy atraviesa por una etapa de profundas contradicciones, irresueltas desde su nacimiento y de imposible resolución en el marco del propio sistema. El intelectual húngaro Istzán Mészáros, en su libro Socialismo o Barbarie, señala, entre las principales contradicciones que son insuperables dentro del capitalismo: 1) la producción y su control; 2) la producción y el consumo; 3) la competencia y los monopolios; 4) el desarrollo y el subdesarrollo (centro y periferia); 5) la expansión económica mundial y la rivalidad intercapitalista; 6) la acumulación y la crisis; 7) la producción y la destrucción; 8) la dominación del trabajo y la dependencia del trabajo; 9) el empleo y el desempleo; 10) el crecimiento de la producción a cualquier precio y la destrucción del medio ambiente.
Este cúmulo de contradicciones insuperables por el sistema capitalista se traduce hoy en pobreza para las grandes mayorías, guerras, hambrunas, explotación y deterioro del medio ambiente. Nunca antes en la historia, la supervivencia de la especie humana estuvo tan amenazada por el poder destructivo del capital. Es por lo tanto vital para la humanidad toda superar, trascender el capitalismo en el menor tiempo posible; porque la alternativa que se nos presenta en el futuro cercano se reduce a la simple contradicción âvida o muerteâ?.
âEs necesario trascender el capitalismo, pero agrego yo, el capitalismo no se va a trascender por dentro del mismo capitalismo, noâ?, señaló el comandante Hugo Chávez en el gimnasio Gigantinho en el Foro Social Mundial de Porto Alegre en enero de este año. Y agregó: âAl capitalismo hay que trascenderlo por la vía del socialismo, por esa vía es que hay que trascender el modelo capitalista, el verdadero socialismo ¡La igualdad, la justicia!â?.
Ahora, ¿de qué socialismo hablamos cuando nos referimos al socialismo que trascenderá el sistema capitalista? âEs posible trascender el capitalismo por la vía del socialismo y más allá, en democracia ¡En democracia!â?, afirmó Chávez en el mismo discurso.
Pero vale aclarar que, socialismo y democracia, no es lo mismo que socialdemocracia. Si los viejos socialdemócratas de fines del siglo XIX y principios del siglo XX defendían la tesis de que el capitalismo podía ser superado a través de la lucha parlamentaria, la imposición de leyes más justas y una suerte de reformas que âcambiaríanâ? el capitalismo hasta transformarlo en un modelo de corte socialista, la realidad demostró que esa tesis era errónea. Ese socialismo reformista, que hoy pulula con diferentes rostros, con casas matrices en el norte y filiales en todo el planeta, fue aquel que defendió âla carga del hombre blancoâ? contra dos tercios de la población mundial. Bajo la excusa de que el capitalismo âsiempre significaba un avance contra las economías atrasadas de los países periféricosâ?, no dud&oac ute; en defender el colonialista y el imperialista en su criminal accionar en todo el planeta. La primera y segunda guerra mundial, confrontación entre los países capitalistas por obtener la hegemonía planetaria, encontró a los socialdemócratas encolumnados con la burguesía de los países en pugna. Ese âsocialismoâ? claudicante; nacionalista en los países imperialistas, cipayo en los países dominados, negociador y reformista, seudo democrático, censor de los movimientos nacionales de liberación del Tercer Mundo, racista y eurocentrista, no puede ser modelo para ningún país que pretenda avanzar en el siglo XXI hacia la liberación y la justicia social. El proyecto socialdemócrata entonces, no es otra cosa que una variante, por âizquierdaâ?, de âtrascender el capitalismo dentro del propio capitalismoâ?; âcapitalismo humanizadoâ? com! o alternativa al âcapitalismo salvajeâ?. El socialismo âa la españolaâ?, âa la francesaâ? o aâ?a la alemanaâ? lejos están de ser ejemplo para nuestros países y pueblos.
Por otro lado, y como ejemplo de socialismo del siglo XX, aparece el modelo soviético, aquel que imperó en la URSS y los países del este europeo, durante más de medio siglo, y que demostró su inviabilidad al implosionar impregnado de corrupción, burocratismo, autoritarismo y diferentes variables de capitalismo con disfraz socialista. La genial obra de Lenin y las masas obreras rusas, sucumbió ante los embates contrarrevolucionarios de adentro y de afuera.
Modelo soviético, socialdemocracia, socialismo chino, vía vietnamita, âjucheâ? coreano, socialismo albanés, socialismo autogestionario yugoslavo, socialismo de democracia directa de la Gran Jamahiriya Ã?rabe Libia, etcétera; son o han sido manifestaciones concretas de socialismo en el mundo entero. Búsquedas originales, experiencias, ideas materializadas en condiciones específicas y momentos históricos determinados. Todas válidas a la hora de ser analizadas, estudiadas y observadas, pero ninguna apta para imitar o tomar como modelo. No porque sean malas experiencias, muchas de ellas, al contrario, valiosas y trascendentes, que brindan aportes sustanciales para determinadas áreas, pero inimitables por su condición única e irrepetible. El socialismo es una idea general, un horizonte alcanzable, no abstracto sino concreto, una alternativa real al modo de producción capitalista, en condiciones históricas determinadas, espacios físicos singulares y culturas específicas.
¿Qué socialismo entonces necesitamos los latinoamericanos caribeños? ¿Cuál es el socialismo del siglo XXI que debe llevarnos definitivamente a una sociedad justa e igualitaria? No caben dudas de que será el socialismo que logremos inventar, desde el aquí y ahora. Un socialismo nacional, popular y democrático: el Socialismo Latinoamericano Caribeño, ¡nuestro socialismo!
En principio, deberemos construir un socialismo sin desconocer los aportes de los grandes forjadores: Carlos Marx, Federico Engels, Rosa Luxemburgo, Antonio Gramsci, Lenin, Mao Tsé Tung, Ho Chi Ming, etcétera. Pero fundamentalmente y esencialmente, con el aporte de todos aquellos que desde nuestra América bregaron por un socialismo no enajenado, criollo, enraizado con las luchas históricas populares, enfrentado al imperialismo y transitando el camino de la liberación nacional. Decía el peruano José Carlos Mariátegui: "no queremos que el socialismo sea, en nuestro continente, un calco; tampoco queremos que sea copia. Tiene que ser una creación heroica". Y allí están las figuras y las obras de Manuel Ugarte, Carlos Prestes, José Carlos Mariátegui, Vivian Trías, René Zabaleta Mercado, Salvador de la Plaza, Carlos Delgado, Ser gio Almaráz, Jorge Abelardo Ramos, Juan José Hernández Arregui, Alfredo Maneiro, Rodolfo Puigross, Rafael Nuñez Tenorio, Gerard Pierre Charles, Antonio García, Ernesto âCheâ? Guevara, Carlos Fonseca, Eduardo Astesano, Fidel Castro, Julio Antonio Mella, John William Cooke, Raúl Sendic, Miguel Enríquez, Gregorio Selser, Héctor Recabarren, Agustín Tosco, Farabundo Martí, Patricio Icaza, Francisco Bilbao, Jacobo Arenas, Jaime Hurtado, Salvador Allende, entre otros. Esas deben de ser las bases esenciales para tener presente a la hora de plantear el socialismo del siglo XXI.
Ahora, como es bien conocido por todos, la lucha contra el imperialismo, la lucha por la liberación nacional es la primera tarea que los socialistas debemos enfrentar. Y esto implica un profundo conocimiento y compromiso con las banderas patrióticas, democráticas y de liberación. Un socialismo desvinculado de las raíces históricas de nuestros pueblos será un socialismo abstracto, inconsistente, alienado, invertebrado y meramente testimonial. Las luchas por la independencia no se agotaron aquel 9 de diciembre de 1824 en la pampa de Ayacucho, sino que continúan en las luchas del presente. Bolívar, Sucre, âhicieron algo grande âseñala Hugo Chávez-, cumplieron la primera etapa de la jornada. Luego vino el frío, se congeló todo, y luego la resurrección y aquí estamos nosotros, pero en la misma larga batallaâ?.
Ahí esta la gran clave para el desarrollo de un socialismo vigoroso y vital, trascendente y militante, ser concientes de que a las banderas históricas del patriotismo revolucionario le sumamos hoy las banderas del socialismo; que estamos en âla misma larga batallaâ? del Bolívar histórico. Un socialismo nuestro, concebido como necesidad para alcanzar la justicia, la igualdad y la libertad. El socialismo nuestro, el latinoamericano caribeño, será bolivariano o no será; será âcreación heroicaâ?, al decir de Mariátegui, o se perderá en los atajos de la copia y el calco.
El intelectual y revolucionario venezolano, Haiman El Trudi, en su libro El salto adelante, la nueva etapa de la revolución, nos ofrece algunas claves para aproximarnos al socialismo que se está construyendo en la Venezuela bolivariana de cara al siglo XXI y que trasciende el capitalismo: â 1) Se trata de un socialismo de nuevo tipo, que en nada se parece al capitalismo de Estado ni menos a las lógicas totalitarias que en otras latitudes se reprodujeron en otros tiempos; 2) es un socialismo originario que se está inventando a partir de la interpretación de la realidad venezolana y sus lazos históricos y socioculturales con los demás pueblos latinoamericanos caribeños; 3) es un socialismo que reivindica los aciertos de otras experiencias del mundo y que contextualiza sus contenidos; 4) es un socialismo que centra su fuerza y empuje en nuestras propias raíces libertaria s, 5) es un socialismo humanista, ambientalista, pleno de energía espiritual, que reivindica el amor, la paz, la solidaridad, la justicia y la libertad; 6) es un socialismo desmitificado, que no trasgrede las libertades y derechos humanos y que enfoca en el bien común toda su atención; 7) es un socialismo consustanciado con los tiempos de la historia que se va escribiendo a ritmos acelerados; 8) es un socialismo que se parece poco a los socialismos del siglo XX; 9) es un socialismo construido en colectivo y alimentado por diversas vertientes del pensamiento; 10) es un socialismo que no aplica recetas ni fórmulas doctrinarias elaboradas por preclaros intelectuales; 11) es filosofía de la praxis animada por el bloque histórico Estado-Sociedad, y; 12) es la quietud en el ojo del huracán revolucionario. Es el centro de acción transformadoraâ?.
Nuestro socialismo del siglo XXI entonces, caminará al ritmo de la conciencia de los pueblos, llevando adelante una profunda batalla ideológica contra el pensamiento capitalista dominante, continuando las históricas luchas por la unidad, la libertad y la justicia de los pueblo latinoamericano caribeño, confraternizando con todos los pueblos del mundo, sin perder de vista el objetivo central -la felicidad del pueblo- y forjando, en la marcha, al hombre y mujer nuevo que salvará a la humanidad de la autodestrucción.
* Periodista. Director de Cuadernos para la Emancipación, Presidente de la Fundación Emancipación para la Unidad y Soberanía de América latina y el Caribe y miembro de la Secretaría de Organización del Congreso Bolivariano de los Pueblos.
Re: Quien es el sujeto revolucionario
25 mai 2005
¡sujeto! suelta al predicado -dijole el verbo.
Re: Quien es el sujeto revolucionario
26 mai 2005
Amigo Pau, estoy realmente de acuerdo con tu planteamiento, no por afinidad personal, sino porque efectivamente, no creo comparto la idea de plantear una exclusión del proceso revolucionario por cuestiones prejuiciosas sobre quién es o no es proletario. En su proceso defensivo ante el temor que siente por los procesos revolucionarios, el capitalismo ha tenido gran éxito en difundir el espejismo pequeñoburgués del bienestar. Por eso la revolución ha de integrar por tanto con mucha atención a todas aquéllas personas cuya conciencia despierta realmente de este espejismo. Con respecto al comentario de alguien que dice compartir conmigo los "objetivos de fondo", tengo que decir que estoy casi seguro de no compartirlos en absoluto. En todo caso, mi posición es que ni la Unión Soviética de Stalin ni China han sido en ningún momento estados socialistas, sino modalidades dictatoriales de un capitalismo de Estado vestido de "rojo", pero sin fundamento ideológico socialista real. La economía socialista es un objetivo el cual no ha sido por el momento conseguido en ningún sitio, pues los procesos revolucionarios iniciados en distintos lugares, como la propia España en los años 30, en Rusia, en ALemania, en Francia o en China han fracasado todos a manos de la reacción, la burocratización, el imperialismo y el capitalismo estatalista. Cuando hablo del sistema capitalista, incluyo sin lugar a dudas a las antiguas repúblicas soviéticas y a China, que forman parte del mismo aunque fuera desde un modelo capitalista de estado distinto al modelo "occidental". El proyecto soviético inicial fue rapidísimamente enterrado con la muerte de Vladimir Illich en el 24 y en cuanto a Mao, él mismo se dio cuenta de que la anquilosada sociedad china necesitaba un modelo "autoritario" y que no estaba preparada para la autogestión, optando por tanto por el capitalismo de estado y relegando los procesos de autogestión que son los únicos que pueden aproximarnos a un modelo de producción socialista.
Re: Quien es el sujeto revolucionario
02 jun 2005
Quiero decir en este sentido que no creo que se trate ya de definir un "sujeto revolucionario", cuestión que el propio capitalismo ha "descontando" aplicando eficaces técnicas de dispersión de los sujetos posibles y del propio proletariado en particular, sino de entender cuáles son los procesos y las dinámicas que activan los procesos revolucionarios: el sujeto revolucionario es todo aquél que entienda estos procesos, se sume a ellos, los apoye y los difunda.
Sindicat