Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: criminalització i repressió : mitjans i manipulació
Enric Marco i els mass media
13 mai 2005
En relació l'afer d'Enric Marco volia recordar l'estrany paral·lelisme amb l'argument d'una pel·lícula de Frank Capra de 1941 que es titula "Juan Nadie" ("Meet John Doe"). Presenta el cas d'un polític antifeixista acusat de ser un impostor.
NYC1_130.jpg
En relació el desgraciat afer d'Enric Marco us recomano recuperar la pel·lícula de Frank Capra "Juan Nadie" de 1941, protagonitzada per Gary Cooper i barbara Stanwyck, perquè penso que incideix en la responsabilitat dels mitjans de comunicació de masses.

La pel·lícula comença amb una periodista que acaben d'acomiadar del diari a causa d'una salvatge remodelació laboral. Publica un darrer article, sota el pseudònim de Juan Nadie, denunciant les injustícies del sistema capitalista. L'article té un ressó públic monumental. Les vendes es disparen i el diari decideix continuar publicant més articles denúncia d'aquest suposat Juan Nadie.
L'éxit dels articles es de tals proporcions que esdevé un fenomen mediàtic. El magnat del diari busca llavors un pobre indigent i el fa passar per Juan Nadie. Li fabriquen una biografia a mida. Posen en boca seva paraules de defensa dels oprimits. Crea un partit polític i quan s'acosta la convenció general el magnat li obliga a introduir certs canvis en el moviment Juan Nadie. Canvis de tendència autoritària i feixista.
Juan nadie descobreix l'engany i la manipulació a la qual s'ha prestat i reconeix públicament haver mentit sobre la seva veritable identitat. Explica que mentir ha estat l'única via que li permetien els mitjans de comunicació per difondre un missatge de justícia social i antifeixista. Però els diaris i ràdios estan tan controlats que ara només vomiten acusacions contra Juan Nadie, acusacions de ser un impostor. I llavors es converteix en un proscrit repudiat per tothom.

No us explicaré el final perquè la pel·lícula és molt bona i es mereix que la recupereu.

Només volia presentar aquest film de l'amic Frank Capra com un model de reflexió perquè té unes curioses similituds amb el cas d'Enric Marco. Planteja una crítica contra els mitjans de comunicació perquè sovint només deixen espais per a les informacions quan es presenten amb descomunals dosis de sensacionalisme i emotivitat: dones que denuncien els maltractameents a canvi de diners, intromisió en la vida privada de les persones, ajuntar famílies d'immmigrants a canvi de que plorin a l'estudi, etc.

L'encerta el pobre Enric Marco quan diu que els mitjans li feien més cas si ell explicava els fets en primera persona. I això ens planteja la qüestió de fins a quin punt les televisions i els diaris no són resposables en bona mesura de fabricar impostures cada dia?

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Enric Marco i els mass media
13 mai 2005
el problema és que ens ha enganyat a tots, començant pels seus suposats camarades, homes i dones que si que son supervivents dels camps nazis

hi ha altres que també es dediquen a fer que no caigui en l'oblit tot el que aquesta gent va patir i que no es fan passar pel que no son

no es pot justificar el que ha fet en Marco, ni carregar-li la culpa als mitjans de comunicació de masses

de fet no hi ha massa paralelismes entre el personatge John Doe i l'Enric Marco, a no ser que vulguis dir que el Marco estava a sou d'algú... i menys en comú encara amb el periodista que signa sota pseudònim

en fi, que gràcies per la recomanació de la peli, a veure si le passen per algun lloc
Re: Enric Marco i els mass media
13 mai 2005
No vull dir aquí que fos a sou de ningú, però sí és veritat que certs poders segur que ja sabien que no havia estat als camps nazis, i curiosament quan denúncia un Estat que està practicant l'apartheid i el genocidi en nom del patiment del seu poble als camps nazis surt aquesta història a la llum que ja feia tres anys que havia sortit. Pot ser una mica de raó quan parla dels sensacionalisme en té l'Enric....
Per la dignitat dels deportats pel nazi-feixisme (CAT/CAS)
13 mai 2005
El problema d'Enric Marco ha estat que entre les grans veritats que ha dit en aquest anys, ha ficat una mentida colossal, immensa i impossible d'acceptar
MMB




El dimarts 10 de maig a les set del matí va ser un dia diferent, substancialment diferent, vaig aixecar-me de sobte, sobresaltat, al·lucinat, no em podia creure el que estava escoltant a la Catalunya Informació. La persona amb qui he compartit taula fa uns mesos en una xerrada, que conec de fa molt de temps i que tenia com heroi de la lluita antinazi i antifeixista m'havia enganyat, ens havia enganyat a milers o potser milions de persones, que la respectàvem i estimaven per la força de la seva paraula.



El primer que em va venir al cap, després de la indignació, van ser els meus amics i companys de militància comunista, allà pels anys vuitanta, en Joan Escuer i la seva companya Constanza Martínez, persones dignes i senzilles que van viure la crueltat dels camps de concentració nazi en estat pur. No podia imaginar-me, ara ambdós són morts, quin esglai de terror i tristor els hauria recorregut el cos, però ho puc suposar escoltant a una altra supervivent com la Neus Català, que no dubta en qualificar a Marco de mentider i poca vergonya .



No!! això no s'ho mereixien, els nostres companys de lluita per la llibertat (comunistes, anarquistes, socialistes, republicans, cristians dissidents, jueus, gitanos, homosexuals...), empresonat pel nazi-feixisme o pel feixisme espanyol. La seva mentida ha posat en perill la veritat, un valor fonamental per tots els que mostren certs signes de civilització. Encara més per nosaltres els historiadors que fem de la veritat la nostra bandera, senya d'identitat i eina de treball, persones que podem equivocar-nos en l'anàlisi però mai falsejaríem els fets o esdeveniments per justificar les nostres idees. No ens cal, la veritat es suficientment rotunda i dura com per necessitar ajudes de la mentida. Els que es dediquen a això son uns altres, els propagandistes de la nova dreta (Pio Moa) o els de la vella de sempre (Ricardo de la Cierva) gent que ara s'estarà fregant les mans, però la alegria sol durà poc a la casa dels mentiders.



Es un cop dur en aquest moments en que comencen a recuperar la nostra memòria recent, ara que sembla que la nostra societat ha despertat del somni del justos. Aquesta gerra d'aigua freda no ens ha d'aturar, la dignitat de les persones que patiren: repressió, fam, presó, exili i mort no s'ho mereixen. Els historiadors investiguem cercant la veritat,de forma neta, clara i sincera, sabent que a totes les realitats estudiades, hi ha llums i ombres, i de tot això parlem, però tenint absolutament clar que les víctimes mai poden tenir la mateixa consideració que els botxins. Malgrat alguna víctima poguí haver estat botxí.



En definitiva, milers de persones hem quedat trasbalsades, ofegades per la tristor, perquè cap mentida pot justificar-se per la voluntat d'ajudar, es pot ajudar sense mentir. Però la farsa d'Enric Marco, no pot amagar l'existència d'un oblit col·lectiu sobre els homes i dones que defensaren la Segona República Espanyola, lluitaren contra el nazi-feixisme arreu del món o combateren la dictadura franquista.



No farem llenya del arbre caigut, Marco ha reconegut la mentida, gràcies a la feina d’un historiador honest, ara el que a ell li correspon és demanar a tots i cadascun dels deportats disculpes, començant per la bona gent de l’Amical de Mauthausen.



El problema d'Enric Marco ha estat que entre les grans veritats que ha dit en aquest anys, ha ficat una mentida colossal, immensa impossible d'acceptar perquè la dignitat del que patiren els horrors del camps de concentració no és un joc i està per sobre d'ell i de tots. En aquest moment cal dir que la gent del l'Amical de Mauthausen i la seva feina formidable ha de estar per sobre d’aquest fets i ha de perdurar.



Tots els que treballem en la recuperació de la memòria històrica farem costat a tots els homes i dones que patiren per defensar la dignitat humana i no pensem defallí en el nostre treball de divulgació d’aquestes perennes i inqüestionables, ells i elles s’ho mereixen i la veritat també.




Manel Márquez i Berrocal

Historiador





--------------------------------------------------------------------------------


Por la dignidad de los deportados por el nazi-fascismo

El martes 10 de mayo a las siete de la mañana fue un día diferente, substancialmente diferente, me levanté de pronto, sobresaltado, alucinado, no me podía creer lo que estaba escuchando en Catalunya Información. La persona con quien he compartido mesa hace unos meses en una charla, que conozco de hace mucho tiempo y al que tenía como héroe de la lucha antinazi y antifascista me había engañado, nos había engañado a millares o quizás millones de personas, que la respetábamos y estimábamos por la fuerza de su palabra.



Lo primero que me vino a la cabeza, tras la indignación, fueron mis amigos y compañeros de militancia comunista, allá por los años ochenta, en Joan Escuer y su compañera Constanza Martínez, personas dignas y sencillas que vivieron la crueldad de los campos de concentración nazi en estado puro. No podía imaginarme, ahora ambos son muertos, que escalofrío de terror y tristeza los habría recorrido el cuerpo, pero lo puedo suponer escuchando a otra superviviente como la Nieves Catalán, que no duda en calificar en Marco de mentiroso y sinvergüenza.



No!! Esto no se lo merecían, nuestros compañeros de lucha por la libertad (comunistas, anarquistas, socialistas, republicanos, cristianos disidentes, judíos, gitanos, homosexuales...), encarcelados por el nazi-fascismo o por el fascismo español. Su mentira ha puesto en peligro la verdad, un valor fundamental por todos los que mostramos ciertos signos de civilización. Y todavía más por nosotros los historiadores que hacemos de la verdad nuestra bandera, señal de identidad y herramienta de trabajo, personas que podemos equivocarnos en el análisis, pero nunca falsearíamos los hechos o acontecimientos por justificar nuestras ideas. No nos hace falta, la verdad se suficientemente rotunda y dura como por necesitar ayudas de la mentira. Los que se dedican a esto son otros, los propagandistas de la nueva derecha (Pio Moa) o los de la vieja de siempre (Ricardo de la Cierva) gente que ahora se estará frotando las manos, pero la alegría suele durar poco en la casa de los mentirosos.



Es un golpe duro en este momentos en que empezamos a recuperar nuestra memoria reciente, ahora que parece que nuestra sociedad ha despertado del sueño de los justos. Esta jarra de agua fría no nos detendrá, la dignidad de las personas que padecieron: represión, hambre, prisión, exilio y muerte no se lo merecen. Los historiadores investigamos buscando la verdad, de forma limpia, clara y sincera, a sabiendas de que en todas las realidades estudiadas, hay luces y sombras, y de todo esto hablamos, pero teniendo absolutamente claro que las víctimas nunca pueden tener la misma consideración que los verdugos. Pese a que alguna víctima pude haber sido verdugo.



En definitiva, miles de personas hemos quedado trastocadas, ahogadas por la tristeza, porque ninguna mentira puede justificarse por la voluntad de ayudar, se puede ayudar sin mentir. Pero la farsa de Enric Marco, no puede esconder la existencia de un olvido colectivo sobre los hombres y mujeres que defendieron la Segunda República Española, lucharon contra el nazi-fascismo en cualquier parte del mundo o combatieran la dictadura franquista.



No haremos leña del árbol caído, Marco ha reconocido la mentira, gracias al trabajo de un historiador honesto, ahora lo que a él le corresponde es pedir a todos y cada uno de los deportados disculpas, empezando por la buena gente de l’Amical de Mauthausen.



El problema de Enric Marco se que entre las grandes verdades que ha dicho en estos años, ha incluido una mentira colosal, inmensa imposible de aceptar porque la dignidad de los que padecieron los horrores de los campos de concentración no es un juego y está por encima de él y de todos. En este momento hace falta decir que la gente del Amical de Mauthausen y su trabajo formidable tiene que estar por encima de estos hechos y tiene que perdurar.



Todos los que trabajamos en la recuperación de la memoria histórica estaremos la lado de todos los hombres y mujeres que padecieron por defender la dignidad humana y no pensamos desfallecer en nuestro trabajo de divulgación de estas verdades perennes y incuestionables, ellos y ellas s e los merecen y la verdad también.

www.esfazil.com/kaos/noticia.php?id_noticia=9690
__________________________
Amical Mauthausen: verdad y dignidad
Ni los viejos deportados, ni sus familiares, ni sus amigos se merecen la tristeza de esta historia protagonizada por una persona con afán de notoriedad.
Elionor Sellés i Vidal y José Fernández Segura (Rebelión - Kaos. Memoria histórica) [13.05.2005 18:06] - 8 lecturas - 0 comentarios




Hace ya muchos años que conocimos al Amical Mauthausen. En 1977, recién acabada la dictadura, tuvimos la suerte de contar con el antiguo deportado Joan Pagès, con quien colaboramos para dar a conocer el terrible documental francés Noche y Niebla que denunciaba el horror de los campos nazis. Las imágenes del documental y el testimonio emocionado de Joan Pagès nos unieron al destino del Amical para siempre. Por esta razón, pasados los años, fuimos de nuevo en su busca al viejo local de la calle Aragón de Barcelona. Allí encontramos a dos combatientes por la libertad y la democracia: los jóvenes luchadores Antoni Roig y Josep Zamora.

L’Antoni Roig era pequeño de estatura, pero a pesar de vivir una vida llena de contrariedades, rebosaba una alegría y una viveza extraordinarias. En 1941, fue deportado a Mauthausen y allí permaneció hasta el día de la liberación del campo en 1945. Después de un tiempo en la cantera, los nazis le asignaron el trabajo de captar emisoras de radio y ese destino le salvó de una muerte segura en las escaleras de la muerte de Mauthausen. A pesar de saber que ese trabajo le podía salvar la vida, prefirió arriesgarse de nuevo y pasar la información recibida para poder insuflar esperanza a sus compañeros que vivían junto a la muerte. Años después, en su labor de miembro activo de Amical Mauthausen, no recurrió jamás ni al efectismo ni al dramatismo para subrayar sus vivencias: todo en él era verdad.

Josep Zamora no estuvo nunca en un campo de concentración, pero, sin mentir, denunciaba con gran coraje las iniquidades del fascismo y el sufrimiento de los republicanos españoles en los campos nazis, entre otros, su padre y un primo hermano. Zamora participó activamente en la resistencia francesa, formó parte de los batallones que intentaron liberar una Espanta abandonada por los intereses americanos, luchó clandestinamente contra el franquismo y formó parte, con una envidiable energía, del Amical Mauthausen de Catalunya.

Cuando les conocimos corrían los primeros años noventa y aún no había llegado el tiempo de los reconocimientos y homenajes públicos. Los dos, con una forma física envidiable, recorrieron Catalunya varias veces: miles de jóvenes pueden dar testimonio de aquel trabajo que les ocupaba infatigablemente todo el día, durante toda la semana. Entonces, era el tiempo de sembrar, de trabajar, de llamar a todas las puertas y de estarse horas y horas en una caseta de la Fiesta de la Diversidad esperando visitas que nunca llegaban.

Cruzada la frontera del s. XXI, Joan Escuer era presidente del Amical Mauthausen, Josep Zamora, secretario general i Antoni Roig secretario de organización. Joan Escuer, delicado de salud, hacía algunas charlas restringidas y Zamora, debilitado por diversos problemas de salud, fue cediendo protagonismo. Antoni, aún lleno de fuerza, continuaba infatigable su tarea de recuperar la memoria histórica. En el año 2003, una nueva junta, con Enric Marco en la presidencia, tomaba el relevo, pero Antoni Roig, aún activo, se mantenía apartado de la asociación.

Antoni Roig no se rindió nunca: a pesar de estar distanciado del Amical, continuaba dando generosamente su tiempo a los jóvenes que le reclamaban. Su dedicación era sincera y no buscaba el reconocimiento público, sólo le obsesionaba la verdad. En la última ocasión que pudimos estar con él –en diciembre de 2003- nos enseñaba sus credenciales del gobierno francés y del austriaco que le reconocían como deportado en Mauthausen y, con rabia contenida, nos decía que jamás creería que Enric Marco fuera un antiguo deportado. Antoni Roig murió unos meses después, en junio de 2004. Un año después, finalmente se ha impuesto la verdad: demasiado tarde para él.

Ni los viejos deportados, ni sus familiares, ni sus amigos se merecen la tristeza de esta historia protagonizada por una persona con afán de notoriedad. Amical Mauthausen viene de muy lejos y todavía tiene que llegar más lejos. El escándalo protagonizado por Enric Marco no puede desdibujar la inmensa tarea de Josep Zamora –fallecido este mes de enero-, de Antoni Roig y de tantos otros como ellos que, durante muchos años trabajaron conjuntamente, no sólo para recuperar la memoria histórica sino también por la dignidad de los viejos luchadores antifascistas que hicieron de la verdad un arma revolucionaria.

www.esfazil.com/kaos/noticia.php?id_noticia=9689
La Industria del "Holocausto": USionismo, oportunismo y bandolerismo
14 mai 2005
LA INDUSTRIA DEL "HOLOCAUSTO"
Norman G. Finkelstein

www.musulmanesandaluces.org

(IAR-Noticias) 09-May-05

El autor del libro, Norman G. Finkelstein, no oculta su indignación por el modo en el que el genocidio nazi ha sido explotado y convertido en una "industria".
Considera que extraer dinero en el nombre de las victimas judías del Holocausto, reduce su martirio a una especie de casino de Montecarlo. Finkelstein es un judío, nacido en Brooklyn, Nueva York.

Sus padres fueron los únicos miembros de la familia que sobrevivieron al guetto de Varsovia y a los campos nazis. Su interés en el holocausto judío es, pues, próximo.

Finkelstein se muestra también indignado por el modo en que el holocausto "ha sido utilizado para justificar las criminales políticas de Israel y el apoyo de EEUU a tales políticas".

Es interesante comprobar como de ser "un tema tabú" para las elites judías norteamericanas hasta finales de los años cincuenta, la Solución Final se convirtió en una industria a mediados de los años sesenta cuando el holocausto nazi fue "descubierto" por dichas elites y convertido en el Holocausto (con letra mayúscula). En su libro. Finkelstein habla acerca de aquella notable transformación.

En 1957, 12 años después de finalizar la Segunda Guerra Mundial, el sociólogo Nathan Glazer llevó a cabo una encuesta y averiguó que "la Solución Final nazi había tenido efectos poco notables en la vida interior de la comunidad judía norteamericana".

Esta situación se mantuvo en 1961, cuando un simposio sobre conciencia judía ignoró completamente este tema. Las principales organizaciones judías se oponían en aquel entonces al recuerdo del holocausto nazi, ya que el hurgar en el pasado podía suponer complicaciones.

En ese tiempo las elites judías de EEUU estaban intentando ganar influencia y poder dentro del sistema.

De este modo "se adhirieron estrechamente a la política oficial norteamericana". Alemania Occidental era entonces un estrecho aliado de EE.UU. en guerra fría y el liderazgo judío norteamericano escogió olvidar el holocausto.

Mas aún, el Congreso Mundial Judío y la Liga Anti-difamación ayudaron a contener la "ola anti-alemana" que imperaba entre los judíos norteamericanos. Así, aunque una minoría de judíos de izquierda hablaban acerca de la persecución nazi, las principales organizaciones judías ignoraron estas afirmaciones, que eran consideradas "propias de la causa comunista", y buscaron distanciarse de ellas.

Por el contrario, estas organizaciones dirigieron sus criticas contra Rusia y denunciaron el "tradicional antisemitismo ruso". Los lideres judíos deseaban congraciarse con la política oficial estadounidense y probar que eran norteamericanos leales y anticomunistas.

Durante la crisis de Suez de 1956, cuando el entonces presidente Eisenhower obligó a Israel a retirarse del Sinaí, "la actitud de los lideres judíos de EE.UU. fue la de aconsejar a Israel que se plegara a los deseos de Eisenhower". EE.UU. era el líder y los judíos norteamericanos sus leales seguidores.

Todo comenzó a cambiar tras la guerra de junio de 1967. Impresionado por la victoria Israelí "EEUU decidió incorporar a Israel a su esquema estratégico". De repente, los judíos norteamericanos "descubrieron a Israel" y "recordaron el holocausto".

La industria que surgió en junio de 1967 creció tras la guerra de Octubre de 1973, no solo a causa del revés Israelí, sino también por la certidumbre de que la devolución de las tierras egipcias capturadas en 1967 no podría ser evitada.

"El poder judío en EE.UU. alcanzó su punto mas álgido en aquellos años", según Filkenstein. El novelista judío norteamericano Philip Roth afirmó entonces que los niños judíos no heredaban "un cuerpo de leyes, un idioma o una religión", sino "un estado psicológico que podía resumirse en una frase: los judíos son mejores".

Para estos "mejores" judíos, el Holocausto sirvió como una excusa para "deslegitimar cualquier critica contra los judíos" y para "respaldar la pretensión de los judíos de ser un pueblo elegido". Una vez que esto se logro, la industria del Holocausto comenzó a buscar fines económicos y a recaudar dinero. ¿Como se logro hacer esto? Los suizos fueron "puestos de rodillas" mediante "una desvergonzada campana de vilipendio".

Después le tocó el turno a Alemania. Las empresas privadas alemanas hicieron frente a varias acciones legales en agosto de 1998 y hacia finales de ese año, los alemanes habían accedido a constituir un fondo de 5.100 millones de dólares Para atender a las demandas de los "trabajadores esclavos" de la era nazi.

Las empresas alemanas decidieron capitular tras comprobar "cuan irresistible podía ser una pretensión que utilizara el Holocausto como fundamento". La industria del Holocausto tiene en la actualidad en su punto de mira a otros países como Austria u otros del antigua bloque soviético (que dicho sea de paso fueron también victimas de la agresión nazi). Los responsables políticos polacos temen que una reclamación de este tipo "podría poner al país en una situación de bancarrotaâ?.

¿Quien es un "superviviente del Holocausto"? Definidos como "aquellos que sufrieron el trauma de los guetos judíos , los campos de concentración y los campos de mano de obra esclava" el numero do judíos que sobrevivieron a la guerra fue calculado en unos 100.000.

Sin embargo. dado que el gobierno alemán pagaba dinero a los supervivientes, "muchos judíos fabricaron un pasado falso" para recibir el dinero, según Filkenstein.

Stuart Eizenstat, jefe de la delegación norteamericana en las negociaciones sobre el trabajo esclavo en Alemania, en mayo de 1999, señalo el numero de judíos y no judíos supervivientes era de "unos 70.000 a 90.000 personas".

Sin embargo, según la oficina del primer ministro Israelí, "el numero de superviviente vivos del Holocausto se acerca al millón". La definición ha sido ahora extendida para incluir también a "los que lograron huir de los nazis". Así por ejemplo, mas de 100.000 judíos polacos que se refugiaron en la Unión Soviética, podrían incluirse aquí.

Estas cifras "revisadas" son útiles por dos razones. Por un lado, suponen "nuevas reclamaciones masivas en demanda de reparaciones". Además, Filkenstein dice en su libro que esto permite a las organizaciones encargadas de la restitución conservar e invertir los fondos obtenidos, ya que la gran mayoría de "supervivientes" es irreal.

La ironía de esto es que las cifras de supervivientes del holocausto crece sin cesar en lugar de disminuir. "Una forma de negar el holocausto", en palabras de Filkenstein.

Si el método de recolección de fondos fue bastante vulgar, no menos escandalosa fue la distribución de los fondos obtenidos. Filkenstein da varios ejemplos de ello. En diciembre de 1999, dos años después de que los suizos accedieran a la entrega de 1.250 millones de dólares, menos de la mitad de los 200 millones del Fondo Especial para las Victimas Necesitadas del Holocausto, establecido en febrero de 1997, había sido distribuido entre las victimas.

Y mientras unos 7.000 millones de dólares destinados a las compensaciones permanecían en poder del Congreso Mundial Judío, la Conferencia de Reclamaciones estaba pidiendo que una gran parte del dinero fuera apartada para su propio "fondo especial".

Por otro lado, el Rabino Israel Singer de la Organización de Restitución Mundial Judía se opuso a entregar cantidad alguna a los supervivientes del holocausto y, en su lugar, propuso que el dinero de las compensaciones fuera destinado a "paliar las necesidades de todo el pueblo judío, y no las de aquellos judíos que fueron lo bastante afortunados para sobrevivir al Holocausto y vivir hasta una edad avanzada" (!).

El Congreso Mundial Judío quiere que casi la mitad del dinero entregado como compensación por los suizos sea reservado para las organizaciones judías y la "educación en el Holocausto".

El Centro Simón Weisenthal dice que si se da dinero a "algunas organizaciones judías que sean merecedoras de ello", una parte de él "debería ir a los centros educativos judíos". Del mismo modo, las organizaciones reformistas y ortodoxas (dos ramas del judaísmo) afirman que "los millones de judíos muertos habrían preferido que su rama del judaísmo fuera la beneficiaria financiera" .

Además, el personal de estas organizaciones. las celebridades implicadas y los abogados están haciendo su propio agosto con estos temas. Así por ejemplo, el secretario ejecutivo de la Conferencia de Reclamaciones, Saul Kagan, recibe un salario anual de 105.000 dólares (unos 19 millones de pesetas).

El antiguo senador por Nueva York (y uno de los autores de la ley que penaliza las inversiones extranjeras en Irán y Libia), Alfonse D'Amato, que participó en las demandas contra bancos alemanes y austriacos, recibió pluses de 350 dólares por hora. En los primeros seis meses estos ingresos ascendieron a 103.000 dólares.

El antiguo secretario de Estado en la época del presidente George Bush, Lawrence Eagleburger, que preside en la actualidad la Comisión Internacional de Reclamaciones por el Holocausto, recibe un salario anual de 300.000 dólares (unos 54 millones de pesetas).

El autor y Premio Nóbel Elie Wiesel recibe unos 25.000 dólares (unos 4, 5 millones de pesetas) por pronunciar conferencias acerca del Holocausto. Lo que el dice acerca del Holocausto es, sin embargo, mas interesante que sus ingresos. Según el, el Holocausto es un "misterio".

Se sitúa "fuera, sino mas allá de la Historia", "desafía el conocimiento y la descripción", "no puede ser explicado ni visualizado", "no puede ser comprendido ni transmitido", "marca una destrucción de la historia" y "una mutación a escala cósmica". En resumen, "no es comunicable": "no podemos ni siquiera hablar acerca de el". De este modo habla Elie Wiesel acerca del Holocausto.

No es sorprendente, pues, que el miembro de la Knesset israelí, Michael Kleiner llamara a la Conferencia de Reclamaciones "una organización deshonesta, que se conduce con secreto profesional y manchada por la corrupción moral".

"Es un cuerpo de oscuridad", añadió, "que esta maltratando a los supervivientes del Holocausto judío y a sus herederos, mientras que se asienta sobre una enorme cantidad de dinero que pertenece a individuos privados. Sin embargo, esta haciendo todo para heredar el dinero aunque ellos están todavía vivos".

El holocausto judío ha producido un considerable impacto en EE.UU.. Hasta mediados de los años sesenta el holocausto judío apenas era mencionado en este país, pero hoy muchos más norteamericanos han oído hablar del holocausto mucho más que de Pearl Harbor o el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima o Nagasaki.

Las universidades tienen cátedras para el estudio del Holocausto y 17 estados requieren o recomiendan que las escuelas desarrollen programas sobre él.

The New York Times raramente deja pasar un día sin publicar alguna historia relacionada con el Holocausto y el numero de estudios referidos a este tema se estiman en mas de 10.000.

Filkenstein contrasta esto con la muerte de 10 millones de congoleños que perecieron entre los años 1891 y 1911 a manos de los colonialistas europeos, que deseaban apoderarse de los recursos de marfil y caucho del Congo. El primer estudio acerca de este holocausto congoleño apareció solo en 1998 y no recibió un gran eco informativo.

Mas contradicciones: Pocos presidentes norteamericanos dejan de mencionar la maldad que supuso el Holocausto judío. Sin embargo, ellos olvidan su propio pasado de genocidios contra los pueblos de Guatemala, Vietnam, Afganistán o Irak, por poner solo algunos ejemplos.

Cuando se le preguntó a la ex-secretaria de Estado Madeleine Albright acerca del sufrimiento del pueblo de Irak a causa de las sanciones, ella manifestó que "la elección era dura, pero el precio merecía la pena" con el fin de conseguir sus objetivo.

Del mismo modo, el presidente Jimmy Carter invocó el Holocausto cuando se refirió al llamado boat People de Vietnam (es decir aquellos vietnamitas que abandonaron Vietnam en barco para huir del régimen comunista), pero olvidó mencionar al Holocausto para hablar del boat people haitiano, que huía de los escuadrones de la muerte de su país.

El impacto mas significativo del holocausto nazi ha sido, sin embargo, la cuestión Palestina. Los sionistas norteamericanos han explotado la persecución nazi contra los judíos pare acallar cualquier critica contra Israel y sus políticas moralmente indefendibles. Esta tesis pro-israelí ha calado en las elites norteamericanas.

Esta alianza entre esta elite y lo, judíos sionistas se debe más al oportunismo que al altruismo. Finkelstein cree que "cuando esta elites decidan que Israel es una carga onerosa o que los judíos estadounidenses ya no son necesarios para sus intereses, el lazo se romperá", âsi Israel perdiera el favor de EE.UU., muchas de estos lideres (judíos) qué ahora defienden tenazmente a Israel denunciarían públicamente al Estado Israelí y a los judíos norteamericanos par haber convertido a Israel en una religión.

Y si las elites norteamericanas decidieran atacar a los judíos norteamericanos por convertir a Israel en una religión, no deberíamos sorprendernos si los lideres judíos de este país actuaran exactamente coma hicieron sus predecesores durante el holocausto nazi", señala Filkenstein.

El menciona en concreto a Yithak Zuckerman, uno de los organizadores de la insurrección del gueto de Varsovia en 1943, que afirmó: "Los judíos llevan a los judíos a la muerte".

Filkenstein afirma pretender "restaurar el holocausto nazi coma un tema racional de investigación", puesto que "solo así será posible aprender de él". En lo que se refiere a los fallecidos, el más noble gesto seria, según el autor, "preservar su memoria, aprender de su sufrimiento y dejarlos, finalmente, descansar en paz".

El libro de Filkenstein ha tenido una interesente acogida en EEUU: un silencio casi total el EEUU (solo dos párrafos en The Chicago Sunday Times) y en el Reino Unido ha habido una respuesta similar.

El gran valor de esta obra descansa, sin embargo, en la separación que el autor establece entre el verdadero holocausto judío, y la desvergonzada explotación que de él han hecho algunos círculos sionistas.








-----------------

Hemos asistido atónitos estos días a la increíble confesión de Enric Marcó, el rostro mas conocido de entre los supervivientes españoles del exterminio nazi. ¿Puede alguien hacerse pasar por lo que no es durante casi treinta años para promocionarse a si mismo y a su agenda política, sin que nadie le descubra? Desgraciadamente, si.

El octogenario catalán que disfrutó de un breve protagonismo durante las recientes conmemoraciones de la liberación de aquellos campos de la muerte, el mismo que en enero pasado habló ante el Congreso, que apareció en documentales televisados, y que recibió de Pujol la Cruz de Sant Jordi, era un farsante, un impostor ahora desenmascarado por el historiador Benito Bermejo. Este individuo, que llegó a escribir un libro titulado Memoria del infierno, se inventó, sin escrúpulo alguno, una biografía falsa para recorrer los institutos, escuelas y ateneos de España. Allí ofrecía su testimonio sobre unos campos de concentración en los que nunca estuvo y una Resistencia en cuyas filas jamás combatió, banalizando con sus mentiras una de las grandes tragedias del siglo XX. Para colmo, ahora intenta justificar su impostura como una estratagema publicitaria para ayudar a la divulgación de una buena causa.



Su caso hace pensar en el de Benjamin Wilkomirsky, el falso superviviente de Auschwitz que relató en un libro sus recuerdos reprimidos de una infancia espeluznante, recuperados mediante la psicoterapia. Fue el autor judío Daniel Granzfried quien destapó el fraude al comprobar que algunos detalles simplemente no cuadraban. El escándalo fue sonado. Wilkomirsky resultó ser en realidad Bruno Grosjean (más tarde Dossekker), un ciudadano suizo de religión protestante, que tomó âprestadosâ? los recuerdos ajenos del Holocausto para llenar las lagunas de su propio pasado traumático. No es difícil crear recuerdos artificiales: Jean Piaget sostuvo durante años que su primer recuerdo era haber sido defendido por su niñera de un intento de secuestro.


Describió el incidente con todo lujo de detalles hasta que la antigua niñera se confesó responsable de lo que había sido pura ficción. La psicóloga Elizabeth Loftus ha estudiado en profundidad el fenómeno de la falsa memoria, creada por el propio sujeto o implantada por terceras personas interesadas, entre ellas algunos terapeutas.



Todo ello nos obliga una vez mas a cuestionar el contradictorio concepto de âmemoria histórica comúnâ?, ya impugnado magistralmente por Gustavo Bueno en las paginas digitales de âEl Catoblepasâ? (n: 11, enero 2003). Diversas asociaciones en pro de la memoria histórica han llegado incluso a solicitar la creación de una asignatura especifica en las escuelas para que represaliados del franquismo dispongan de una plataforma desde la que dirigirse a nuestros jóvenes.


Pero ¿serán estos jóvenes advertidos de la parcialidad de los testimonios presentados? La memoria y la historia no son lo mismo. La historia se apoya en documentos, y por ello nace con la escritura. La memoria, en cambio, no es un registro cerrado e inamovible, sino que esta sometida a una reconstrucción constante en la que se rellenan huecos, se elaboran y suprimen datos. ¿Se trata entonces de conocer la Historia con mayúsculas o las historias personales y subjetivas?



Imposturas como la de Enric Marcó perjudican seriamente a las verdaderas víctimas. No sólo se devalúan sus sufrimientos y se usurpan sus recuerdos, su dolor, y su autoridad moral. También se proporcionan armas retóricas a ciertos elementos de la ultraderecha y la extrema izquierda antisemita que niegan la existencia real del Holocausto, propagandistas prestos a utilizar cualquier cosa que caiga en sus manos. Alguien dijo que inventarse víctimas falsas de la Shoah puede ser, al final, tan perverso como negarla. Tenía razón.

-------------------

CONTROVERSIA POR UN ENGAÃO // LA INVESTIGACIÃN
Andalucía premia a otro presunto falso deportado

⢠El descubridor del 'caso Marco' detectó en diciembre pasado otra fábula imposible
⢠La revelación pasó desapercibida porque se publicó en una revista científica

Antonio Pastor Martínez, ex-preso de Mauthausen, según su versión. Foto: DIARIO DE SEVILLA

CARLES COLS
BARCELONA

Benito Bermejo, el historiador que a partir de las incongruencias detectadas ha terminado con la gran mentira de Enric Marco, ya destapó el pasado mes de diciembre en una revista científica un caso muy similar al del expresidente de la Amical Mauthausen. Es Antonio Pastor Martínez, presunto interno del campo de concentración de Mauthausen tras su probable paso por el de Vernet d'Ariège. En el artículo, Bermejo y la también historiadora Sandra Checa se referían a Pastor sólo por sus iniciales, pero descubrir la verdadera identidad del posible impostor no era difícil. Nadie, parece, lo intentó. El pasado 25 de febrero, sin ir más lejos, la Junta de Andalucía le galardonó por su trayectoria vital. La farsa continúa.
La construcción de una impostura. Un falso testigo de la deportación de republicanos españoles a los campos nazis. Ãse es el llamativo título del trabajo de investigación que Bermejo y Checa dieron a conocer en la revista Migraciones y exilios . El historiador, ayer desde Mauthausen, explicó, irónico, que basta con publicar en círculos científicos para que las informaciones permanezcan ocultas.
El propósito del trabajo no era poner en evidencia a Pastor. De ahí las iniciales. La intención era destapar la falta de rigor con la que a menudo se elaboran reportajes periodísticos presentados como supuestos trabajos de investigación histórica.
"Los autores de esos trabajos en ningún momento se han planteado la inconsistencia de los relatos", denuncian Bermejo y Checa. El resultado es sorprendente. Granada en el exilio un documental de Localia TV, en el que Pastor era una de las principales fuentes de información, recibió un premio de periodismo de la Junta de Andalucía pese a estar --añaden los historiadores-- repleto de errores de bulto.

RELATOS IMPÃDICOS
Las verdaderas víctimas --explicó ayer Bermejo-- suelen mostrar un cierto pudor a la hora de relatar sus experiencias. Las falsas, en cambio, tienden a un exhibicionismo que atrae a los medios de comunicación. "Los relatos de éstos están hechos a medida, mientras que los testimonios de los deportados se encuentran limitados por unas vivencias reales", concluía la pareja de investigadores en su artículo de diciembre.
Pastor, en cualquier caso, no ha adquirido en Andalucía los grados de notoriedad que en Catalunya ha cobrado Marco, pero le anda a la zaga. Es autor de una lista ampliamente celebrada por la autoridades locales con los nombres y apellidos de todas las víctimas andaluzas de los campos nazis. La lista, sin embargo, es, según Bermejo, una simple relectura del libro Triángulo azul en la que han sido seleccionados los nombres de las víctimas supuestamente andaluzas. El método, al parecer, dio pie a numerosos errores.
La inquietante pregunta, en definitiva, es: ¿hay más impostores?

OTRO MÃ?S
Tras la guerra, la antropóloga francesa Germaine Tillion, retrató cuán frecuente era que españoles que habían marchado como voluntarios a Alemania regresaran a sus pueblos presentándose como víctimas. En 1995 una editorial alemana dio crédito a la fábula de Binjamin Wilkomerski y éste se convirtió en una celebridad hasta que se descubrió su farsa. En la España actual, sostiene Bermejo, las únicas historias de víctimas de campos de concentración insostenibles son las de Marco, Pastor y un tercer impostor de Asturias, menos relevante porque se trata de alguien con antecedentes psiquiátricos graves.
Re: Enric Marco i els mass media
14 mai 2005
Técnicas de Negación del Holocausto
Friedrich Berg
y el Asunto de los Motores Diesel
Parte 1 de 2


-------------------------

Investigación: Lista de Correo de Investigación sobre el Holocausto
Autor: Michael P. Stein

Este artículo analiza los errores y mentiras que contiene la "demostración"[1] de Friedrich Berg de la imposibilidad de matar personas usando los gases de escape de un motor diesel, tal y como fue descrito por testigos de los gaseamientos en los campos de la Operación Reinhard. Se hará la exposición sin utilizar términos técnicos, sin embargo, hay un apéndice que analiza el caso con todos los detalles y referencias técnicas para aquellos que deseen conocer detalladamente los argumentos técnicos.

Queremos animarle a leer todos los detalles. Una de las cosas con las que cuentan los negadores "científicos" del Holocausto como Berg y Fred Leuchter es con el hecho de que la mayoría de las personas que no son científicos no pueden seguir un debate científico y asumen que si algo emplea términos científicos, ha de ser cierto. Pero hay muchos otros debates científicos hoy en día - la contaminación, el cáncer, el calentamiento global, etc. - que entran en el terreno político. Algunos de estos argumentos están elaborados para sostener un plan ideológico oculto, siendo así utilizada la ciencia de forma deshonesta. Esperamos que leer la argumentación completa ayudará a la gente a darse cuenta de que el que algo venga disfrazado de "ciencia" no significa que deben dejar de analizar críticamente lo que se les dice.
Los argumentos de Berg se resumen en lo siguiente:

Los motores diesel, a diferencia de los de gasolina, no producen grandes cantidades de monóxido de carbono (CO) durante su funcionamiento normal, y es extremadamente difícil hacer que produzcan niveles de CO suficientes como para causar la muerte en el tiempo del que hablan los testigos.
Los testigos dicen que las víctimas de los gaseamientos tenían la piel de color azul - pero las víctimas de envenenamiento agudo por monóxido de carbono tienen la piel de color rojo.
Más aún, los alemanes disponían de maneras mucho mejores que los motores diesel de producir monóxido de carbono (los camiones y autobuses de gasolina), así que no tenía sentido usar motores diesel.



Así pues -razona Berg-, en contra de lo que dicen los historiadores, las víctimas no podían morir por el monóxido de carbono.


Los motores diesel producen normalmente una buena cantidad de oxigeno que es emitido por el tubo de escape, así que la gente no podría haber muerto por asfixia en el tiempo señalado por los testigos.
Re: Enric Marco i els mass media
14 mai 2005
Continuación

Incluso aunque lo anterior no fuera cierto, si la ejecución se realizaba por asfixia, no tenía ningún sentido poner en marcha el motor - habría bastado con encerrar a las víctimas en una cámara sellada, así que introducir los gases de escape no tenía sentido.



Por tanto -razona Berg- ni siquiera murieron por asfixia; todo el asunto es una invención.

Hay una relativa verdad en los cinco puntos. El punto 2 con frecuencia es totalmente cierto, aunque no siempre. Sin embargo, Berg no mencionó en su estudio que el testigo, el higienista de las SS Dr. Wilhelm Pfannenstiel, mencionó explícitamente que la asfixia era la causa de la muerte [2]. El punto 1 no es tan cierto como cree Berg, pero dado el punto 2, es muy posiblemente irrelevante.
Berg cree firmemente en argumentos "psicológicos" como los puntos 3 y 5, la idea según la cual el personal de las SS destinado en los campos de exterminio habría hecho mejor las cosas si verdaderamente hubieran querido matar gente. Por ejemplo, en el artículo del grupo de noticias alt.revisionism 2vt3du$t0b ARROBA mary.iia.org, escribió: "[Scott] Mullins debería tratar de poner en marcha un motor de 150 caballos a plena potencia, un motor que es pequeño, con una hélice o un ventilador acoplado, sin hacer ruido y más ruido".
Re: Enric Marco i els mass media
14 mai 2005
Continuación

¿Está Berg tratando de decir que los nazis no cometieron asesinatos masivos con motores diesel porque temían recibir una multa por violar las leyes de contaminación acústica?

En este mismo artículo, Berg también escribió: "Dado que la carga de cualquier ventilador o hélice varía no linealmente con respecto a las revoluciones por minuto, es bastante complicado intentar elegir el tamaño adecuado de la hélice. Iván no supo hacerlo".

Aquí, Berg dice dos cosas contradictorias a la vez. Si esto se hubiera hecho, "Iván", por supuesto, no lo habría hecho. Fueron los nazis los que crearon el sistema, no los rusos ni los ucranianos. Los rusos construyeron el motor original. Los nazis son los que lo modificaron.

¿Está diciendo Berg que los nazis no habrían podido saber cómo hacerlo?

¿Está Berg diciendo que los alemanes no tenían ingenieros competentes? Por otro lado, decir que el poco sofisticado "Iván" fue el responsable de la idea y las modificaciones pone en peligro los puntos 3 y 5, según los cuales no se usaron los motores porque no era una buena idea técnica.

Una persona poco preparada probablemente no se daría cuenta de que es incorrecto utilizar un motor diesel para generar monóxido de carbono. Esta clase de argumentos que se contradicen a sí mismos son propios de un abogado defensor, no de un científico.

[ Ã?ndice | Siguiente ]

http://www.vex.net/~nizkor/features/denial-of-science/diesel-01-sp.html
Re: Enric Marco i els mass media
15 mai 2005
Ens ha enganyat, molt malament. Però... Ha fet mal a algú aquesta mentida?

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more