Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: especulació i okupació
Especulació al Poblenou
21 gen 2005
POBLENOU RIMA CON ESPECULAR

JOSEP M. HUERTAS CLAVERIA - 00:00 horas - 04/01/2005
(La vanguardia Digital)

Oriol Clos, director de planes y proyectos urbanos del Ayuntamiento de Barcelona, me decía el pasado junio que antes de las vacaciones de
verano un equipo de la Escuela de Arquitectura habría elaborado un estudio sobre el casco antiguo del Poblenou. Se equivocó en varios
meses y fue en noviembre cuando el equipo, pilotado por Sebastià Jornet,tuvo listo el trabajo donde, entre otras cosas, se dictamina que la construcción de un bloque de seis pisos en el cruce de las calles de Marià Aguiló -auténtico corazón del casco antiguo- y Ramon Turró es un
dislate, por cierto ya aprobado. Como detalle complementario, a una de las casas ya tapiadas le han aparecido okupas.
Ese diagnóstico lo avalamos quienes llevamos tiempo preocupados porque, cada vez más, Poblenou rima con el verbo especular. No hay más que pasear por el Taulat, parte esencial del viejo Poblenou, para ver cómo caen las casas antiguas y se levantan bodrios como los que han destruido para siempre la irrepetible plaza Prim. El estudio encargado por Oriol Clos debía servir para redactar un plan de protección del casco
antiguo del Poblenou. Si no se espabilan, no hará falta.
Desde que en 1992 las inmobiliarias y los promotores descubriesen la reserva de suelo urbano en el Poblenou, no pasa mes sin que haya un
sobresalto. Sobre el papel, los dirigentes del distrito 22 @, que afecta a más de un centenar de hectáreas del Poblenou, buscaban dos objetivos:
crear nuevos puestos de trabajo con industrias no contaminantes y asegurar que aquellas familias que tuvieran que mudarse por fuerza mayor
fuesen realojadas en el mismo barrio. Pero no puso el mismo énfasis en preservar puestos de trabajo. En la antigua fábrica textil Ricart, donde también planea otro plan de reconversión, hay un hervidero de pequeñas empresas que pueden suponer la pérdida de más de 240 empleos. Los
responsables del 22@ no pueden cruzarse de brazos ante ese problema evidente.
En la Diagonal, junto a la plaza de las Glòries, se ha aprobado la construcción de edificios de 72 metros, al lado de la fábrica de Ca l´Aranyó, que constituirán una barrera de cemento. La excusa teórica es que hemos de procurar una ciudad más compacta. La realidad pragmática es que los promotores quieren más volumen de negocio. Antoni Vilanova, el arquitecto que ha restaurado la antigua fábrica de Ca l´Aranyó, asegura
que "parecerá la caseta del perro al lado de esos bloques".
La Asociación de Vecinos del Poblenou apoya un plan de preservación del patrimonio que quiere evitar esa masificación que acabe convirtiendo los
edificios fabriles salvaguardados en edificios casi invisibles. En un artículo reciente, Salvador Clarós, de la asociación de vecinos, y Joan Roca, geógrafo e impulsor de la plataforma mencionada, denuncian la conversión de la Diagonal en una muralla y recomiendan a los urbanistas que, además de leer los planos topográficos, "lean con más facilidad los
planos sociales y culturales para dialogar con el paisaje circundante".
Uno añadiría que falta voluntad política para afrontar la transformación del Poblenou. Tres elementos son imprescindibles: la suspensión de licencias durante un año, que reclama la asociación de vecinos; la aproblación
urgente del plan de protección del casco antiguo y, el más importante, tomar las riendas de cualquier plan que se lleve a cabo dejando de lado
de una vez por todas la neoliberal teoría de que las leyes del mercado ya lo harán.
Quim Español, que precedió en la gestión urbanística a Oriol Clos,me aseguró un día que se iba a acabar la etapa en que las inmobiliarias y los promotores marcaban el ritmo en el urbanismo barcelonés. Como Quim Español, además de arquitecto es poeta, atribuí su frase a un efluvio
lírico. Él la había formulado como queja por el desaguisado de Diagonal Mar. Pero yo, mirando más adelante, le avisé de que los Vallehermoso,
Bruno Figueras, Layetana y compañía difícilmente iban a renunciar a su hegemonía. Lamento que el tiempo me haya dado la razón.
Si Xavier Casas hallase tiempo en su diabólica agenda, habría de afrontar el reto de que Poblenou no rime con especular.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Especulació al Poblenou
21 gen 2005
Visca en Huertas Clavería i la mare que el va parir!
Visca el Poble Nou lliure de feixistes!
Re: Especulació al Poblenou
24 gen 2005
Critica de un artículo de Huertas Claveria, publicado en LA VANGUARDIA
POBLENOU RIMA CON ESPECULAR.


El pasado martes 4 de enero de 2005, el destacado periodista y cronista de la ciudad de Barcelona, Josep Maria Huertas Clavería publicó en "La Vanguardia" un artículo en su habitual sección sobre crónicas de la ciudad que titulaba significativamente: "Poblenou rima con especular".

Esta es la palabra clave que hemos de destacar en la política urbana que afecta muy directamente a la vida cotidiana y al futuro de los VIEJOS VECINOS de Poblenou.

Las transformaciones urbanas necesarias para pasar del modelo fordista de la Barcelona del siglo XX al actual modelo de ciudad postfordista, responden sólo a dos criterios: el primero, público, consiste en situar Barcelona entre las ciudades motores de Europa por su oferta en servicios, turismo, industria informática e investigación científica (en biomédica y aeronáutica); y el segundo, oculto e inconfesable, obtener unos beneficios rápidos e inmediatos mediante la especulación inmobiliaria y el "pelotazo" continuo. Curiosa y significativamente ambos criterios se funden en la realización de megaproyectos urbanísticos, amparados en grandes acontecimientos internacionales de carácter lúdico, deportivo y cultural, como las Olimpiadas de 1992 y el Forum del 2004. Megaproyectos gestionados por un poderoso conglomerado industrial-municipal que une a las grandes multinacionales catalanas, desde Aguas de Barcelona, Catalana de Gas y Endesa, entre otras, hasta Inmobiliaria Colonial, La Caixa, el propio Ayuntamiento y la Generalidad. La razón de ser de ese conglomerado municipal-empresarial es la de potenciar y asegurar las enormes inversiones de capital necesarias para la conversión del suelo y el dinero PÚBLICOS en suelo, edificios, hoteles, Palacios de congresos y rascacielos de lujo, de uso y beneficio empresarial PRIVADOS.

Los objetivos que se vendieron a los vecinos de Poblenou en el plan del 22@ han ido perdiéndose por el camino: la promesa de creación de nuevos puestos de trabajo se convierte en la desaparición de numerosos pequeños talleres (como los existentes en la fábrica Ricart); la conservación del patrimonio industrial del barrio se reduce a las migajas de cuatro edificios rehabilitados, que serán además invisibles tras la muralla de rascacielos proyectados, mientras la piqueta arrasa con el caso antiguo del barrio y ya ha destrozado el encanto de la inigualable Plaza de Prim.

Huertas Clavería afirma que falta voluntad política para una adecuada y no traumática transformación del viejo barrio industrial (predominantemente textil) en un barrio residencial, de "industria limpia" y de servicios que respete el pasado fabril y los viejos vecinos de siempre. Huertas Clavería aboga por la inmediata suspensión durante un año de todas las licencias de construcción, la aprobación de un plan de protección del casco antiguo y sobre todo, y la más importante, una DECIDIDA intervención municipal que evite la DESMEDIDA especulación que arrasa con la historia del barrio y sus viejos pobladores.

Pero ¿cómo se puede esperar que el ayuntamiento haga de árbitro, si forma parte del conglomerado municipal-empresarial que emprendió los megaproyectos de la Villa Olímpica y Diagonal Mar?

El movimiento "okupa" puede retardar aquí y allá el fenómeno especulativo, y arrancar tal o cual edificio histórico a la piqueta, pero no podrá impedir que la señora Especulación arrase con casi todo. La asociación de vecinos y la asociación de afectados del 22@ podrán obtener algún logro parcial (unos pisos menos en la altura de los rascacielos) y algunas compensaciones (mayores indemnizaciones, mejores servicios, alguna que otra guardería o geriátrico más), pero son muy poco influyentes y carecen de la fuerza necesaria como para detener la labor destructora de la especulación inmobiliaria (de los Vallehermoso, Núñez y Navarro, Bruno Figueras, Layetana, Retevisión, Grupo Godó, Servihabitat y compañía).

Por otra parte, la transición del modelo fordista de la Barcelona del siglo XX al modelo de la Barcelona postfordista (del I+ D+ I, esto es, investigación, más desarrollo más innovación), o ciudad del conocimiento, que ha proyectado el ayuntamiento junto con las principales multinacionales catalanas, y que tiene su proyecto más destacado (pero no único) en el barrio de Poblenou, es un modelo que al parecer de muchos YA HA FRACASADO, frente a la competencia de ciudades como Madrid, París o Milán. Pero siempre les quedará a algunos privilegiados (sobre todo constructores, políticos y altos ejecutivos) el libidinoso consuelo de las caricias de la señora Especulación.

Fracase o no el modelo de Barcelona "ciudad del conocimiento", la resistencia de los vecinos de Poblenou está destinada al fracaso. Poblenou, con los rascacielos, los numerosos hoteles, el puerto deportivo, el zoo marítimo, la zona universitaria, el palacio de convenciones, las viviendas de lujo, la industria del conocimiento del 22@, el Parque de Investigación Biomédica, el Centro Diagonal Mar, el edificio Fórum, la Villa Olímpica, etcétera..., se convertirá definitivamente en un barrio residencial de lujo, caracterizado por una población más o menos estable (universitarios, turistas, amarristas de yates, congresistas, profesionales altamente cualificados, domingueros del resto de la ciudad y Cataluña) sujeta a un perfil variable, de renta más elevada que la actual, filtrada a través de los precios de las viviendas, los servicios, la seguridad y la calidad de las nuevas e inasequibles (para los antiguos moradores) edificaciones. Los viejos vecinos morirán, y sus descendientes se verán obligados a marchar a otros sitios, o se convertirán en una minoría marginal y marginada en su propio barrio.

Huertas Clavería ruega humildemente al ayuntamiento de Barcelona, ¡invocando no sé qué apretada agenda!, que se ponga fin a la especulación. Me recuerda las romerías del pueblo de mi abuelo en las que se sacaba a San Pedro en procesión rogativa para que lloviera, hasta que un verano en que la sequía se alargó más de lo que permitía la paciencia del vecindario, los muy brutos (y no menos pragmáticos y realistas), arrojaron al santo por el barranco.

Cuando las cartas están marcadas quien, sabiéndolo, sigue jugando, no sólo pierde el dinero, sino también la honra y la hombría: ¡hay que romper la baraja!

¡Rogando, pero con el mazo dando, querido Huertas! Y no hablo ahora del mazo de cartas.
Re: Especulació al Poblenou
07 mar 2005
ojalá todo el poblenou se llene de rascacielos formando un pequeño manhattan, y todo lo que se cae a trozos, que por cierto, da asco! lo destruyan y hagan algo arqiutectónica y económicamente decente para barcelona, ya que del otro modo solo se consige un retraso respecto del mundo y la ciencia, consiguiendo solo una ciudad retrasada, arcaica y vergonzosa, así que todo lo okupa, mas vale que avandone la utopía de su mundo imaginario e ideal y mire hacia un futuro de progreso y claridad.
Sindicat