Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
La libertad valía 50 millones.
01 oct 2004
En 1993, José Felipe Bertrán de Caralt fue investigado por un delito económico por el que finalmente fue condenado a cuatro años de prisión. Pero, según denunció en 1996, durante las pesquisas fue sometido a extorsiones para que, mediante pago, pudiera eludir la prisión. Por este asunto, el fiscal sólo acusa al abogado Joan Piqué Vidal, aunque las acusaciones particulares también incluyen a Pascual Estevill(magistrado).
Vosotros podríais hacer un ingreso de 50 millones de pesetas en Suiza?". Esta fue la pregunta, esta fue la oferta, este fue el precio puesto a la libertad del empresario José Felipe Bertrán de Ca-ralt durante la investigación de un delito económico, según puso ayer de relieve su abogado, Javier Arraut, durante el juicio que se sigue contra Lluís Pascual Estevill, Joan Piqué Vidal y otros acusados de delitos de soborno. Arraut dijo que la proposición le fue planteada por Piqué.


En la sesión de ayer, José Felipe Bertrán refirió como fue continuamente abordado para que contratara los servicios de Piqué Vidal a fin de solventar sus problemas. "Han hecho lo imposible para que tuviera a Piqué de abogado. Incluso el juez se lo dijo a mis abogados; les dijo que lo arreglaran con Piqué", aseguró el empresario, quien añadió lo que, gráficamente, le llegaron a expresar: "Tienes que ir a un abogado que tiene un rótulo en el despacho que pone Este es el abogado que lo arregla todo".

El propio Piqué contactó dos veces con Bertrán; una en una comida y otra en el despacho de un amigo común, sin que mediaran ofrecimientos. Sin embargo, el empresario explicó que, tras una reunión familiar, "decidimos que nunca tendríamos a Piqué de abogado".

El hijo de Bertrán, Felipe, dio cuenta al tribunal de otra propuesta en este sentido. Fue la que hizo Juan Vives, hijo. Según sus palabras, le fue a visitar mientras se hallaba en el despacho de Francesc Jufresa -que era el penalista encargado del caso- y pidió reunirse en privado con él, haciéndole saber que deberían acudir a Piqué, porque Jufresa no tenía ascendente con el juez, y que "pagando dinero el sumario no prosperaría". Pero "nunca tuvimos intención de pagar. Nunca lo hicimos. Nunca cogimos a Piqué".

En aquellos momentos, marzo de 1993, el abogado de los Bertrán era Javier Arraut, quien ayer hizo al tribunal una relación pormenorizada de los acontecimientos ocurridos. Así, describió cómo recibió el encargo de contactar con Piqué para ver qué pasaba, aunque su cliente no pensaba pagar porque era "un chantaje asqueroso". En esa cita, Piqué le dio datos concretos de la causa (como conversaciones con el magistrado o aviso de pinchazos telefónicos policiales) que sorprendieron a Arraut, e incluso le hizo una advertencia: "Ten cuidado, que el juez va a por ti".

Al día siguiente, Arraut y Piqué coincidieron en el juzgado de instrucción 26 de Barcelona, donde estaba Estevill de magistrado, y el primero vio como el segundo entraba en las dependencias judiciales. Al salir, le tomó por el brazo y, mientras caminaban por el pasillo, le preguntó: "¿Vosotros podríais hacer un ingreso de 50 millones de pesetas en Suiza?". Arraut le preguntó cómo podía saber que no era una estafa, y Piqué le tranquilizó: "No te preocupes. Tú o quien quieras le podrás entregar el dinero al hijo de Pascual Estevill".

Javier Arraut puso en conocimiento de Margarita Robles -entonces presidenta de la Audiencia Provincial- la extorsión, pero como amiga, y le pidió confidencialidad, aunque le prometió que denunciaría el hecho, lo que ocurrió tres años más tarde.

José Felipe Bertrán de Caralt no pagó. Ayer, Javier Arraut explicó al tribunal cuál había sido la pregunta, cuál la oferta, cuál el precio.

This work is in the public domain
Sindicat