Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió : mitjans i manipulació : dones
2 dias por 30 gramos de levadura
21 set 2004
Los grandes profesionales del periodismo solo informan de lo que interesa.
El mundo, sábado 18 de septiembre



BEATRIZ FERNÃ?NDEZ, MUJER DE 'KIRRU EL RUBIO'
Detenida en Francia la esposa de un etarra cuando le visitaba en prisión

AGENCIAS

PAR�S.- Beatriz Fernández, esposa del histórico miembro de ETA José �ngel Otxoantesana Badiola -alias 'Kirru el Rubio'-, ha sido detenida cuando visitaba a su marido en la cárcel de Frenes (Francia), donde cumple condena.

Fuentes ofciciales han confirmado a la agencia Efe la detención anunciada por la Asociación Askatasuna en un comunicado, pero no pudieron precisar de momento el motivo del arresto de Fernández.

'Kirru' fue arrestado en agosto de 2002, cuando viajaba con Beatriz Fernández y el niño de ambos por la carretera que une Biarritz y Anglet, en el País Vasco francés. La mujer fue puesta en libertad cuatro días después sin cargos.

Según indicaron entonces fuentes de la investigación, Otxoantesana formaba parte del entramado de ETA a mediados de los años 70 y 80, y a finales de esa década se exilió a Nicaragua y luego a México, y supuestamente pertenecía al aparato logístico de la banda.

Tras su arresto, fue procesado por un juez antiterrorista de París por asociación de malhechores con fines terroristas y receptación de fondos por extorsión.



La Razón, 18 de Septiembre

Detienen en Francia a la esposa de un etarra cuando le visitaba en prisión



Efe - París.-
Beatriz Fernández, compañera del miembro de ETA Juan Angel Otxoantesana, el «Kirru», ha sido detenida cuando visitaba a su marido en la prisión de Fresnes, a las afueras de París. Las fuentes no pudieron precisar de momento el motivo del arresto de Fernández.
Otxoantesana, «Kirru», fue arrestado en agosto de 2002, cuando viajaba con Beatriz Fernández y el niño de ambos por la carretera que une Biarritz y Anglet, en el País Vasco francés. La mujer fue puesta en libertad cuatro días después sin cargos.
Según indicaron entonces fuentes de la investigación, Otxoantesana formaba parte del entramado de ETA a mediados de los años 70 y 80, y a finales de esa década se exilió a Nicaragua y luego a México, y supuestamente pertenecía al aparato logístico de la banda. Tras su arresto, fue procesado por un juez antiterrorista de París por asociación de malhechores con fines terroristas y receptación de fondos por extorsión.



Gara, 21 de septiembre






Dos dias por 30 gramos de levadura
Cuarenta y ocho horas detenida en manos de la Policía francesa. ¿Elmotivo? Treinta gramos de levadura. Beatriz Fernández, compañera delpreso político Anjel Otxoantesana, llegó en la madrugada de ayer aAlgorta después de que el viernes fuera arrestada en la prisión deFresnes acusada de «tratar de introducir estupefacientes» en la bolsade la ropa. Un episodio que ella define «entre alucinante y terrible».


--------------------------------------------------------------------------------


La compañera de Anjel Otxoantesana llegó a Algorta sobre la 1.00 de ayer, después de que el domingo quedara en libertad bajo control judicial y tomara un avión que le llevó desde París a Biarritz, donde le esperaban sus allegados. Horas después habló con GARA para explicar, si es que es posible, lo acontecido desde que fuera detenida el viernes en Fresnes, a donde había ido para visitar a Otxoantesana. Le acusaron de «tratar de introducir estupefacientes» en la prisión parisina. Pero lo que llevaba en la bolsa que pretendía hacer llegar a su compañero, además de la ropa, era levadura. 30 gramos, exactamente. Ella ni lo sabía.

«Me detuvieron cuando estaba a la espera de realizar la segunda visita a Anjel y me llevaron a una oficina que se en- contraba al lado de la del director. Una mujer fuerte, con muchas horas de gimnasio encima, me dijo que estaba detenida por un tema de estupefacientes. Le dije que no era cierto, que estaban equivocados, a lo que respondió con un âya hablaremos en comisaríaâ», explicó Fernández, quien relató que a continuación «me sacaron de allí. Para entonces ya veía que se trataba de algo gordo: cuatro vehículos policiales con las sirenas puestas, a toda velocidad por las calles de París... Hasta que llegamos a una comisaría».

Allí continuó el interrogatorio. «Me decían todo el rato: âYa sabes por qué estás aquí; ya sabes lo que llevabasâ. Y yo les respondía que no una y otra vez». Y le mostraron una bolsa con polvo blanco dentro. «Y yo alucinada. La semana pasada vi la película âTrafficâ y me acordé de Benicio del Toro. Volvían a preguntarme. Y yo les respondía que la bolsa de la ropa no la preparé yo y que, por tanto, ni sabía qué había dentro ni sabía qué era aquel polvo blanco».

Aquella cantidad de «droga» resultó ser levadura. «La bolsita la metió un familiar de Anjel. Y es que en una visita anterior éste les dijo que iban a empezar a hacer pasteles, que habían conseguido unos recipientes y tal. El allegado pensó que pasaría, que no darían importancia a unos pocos gramos de levadura». Pero se la dieron, vaya si se la dieron.

Fernández fue detenida. Pero lo más «increíble», según indicó, fue que permaneciera en esa situación 48 horas. «Estoy convencida de que si hubiera sido compañera de un preso social la Policía hubiera aclarado todo enseguida. Lo que está claro es que en un laboratorio, en una o dos horas, determinan qué producto es. Entonces, ¿por qué 48 horas arrestada? Porque está claro que ya el mismo viernes sabían qué era aquello...»

Muestra de ello fue que «pasé de estar en manos de los âestupasâ a los policías que se encargan de delitos comunes». Una situación que «hizo aumentar mi desasosiego. Porque si ellos sabían qué era aquello, yo no lo supe hasta que me llevaron ante el juez. Era en el informe del procurador donde se afirmaba que era levadura».

Durante la comparecencia le llamó la atención «la dura conducta del procurador. Si fuera por él, ahora estaba presa», aseguró la vecina de Algorta, «Cuando yo decía que no tenía conocimiento de aquella bolsita, el fiscal me preguntaba si creía que eran tontos».

La policia, al convento

«Si hubiera sabido qué era lo habría dicho. Habría reconocido nuestro error y punto. ¡Es que era levadura! ¿Cómo vamos a intentar meter no sé qué con esas estrictas medidas de seguridad y cuando los funcionarios lo registran todo? Ha sido algo absurdo. Y todo por 30 gramos de levadura... que, eso sí, han tenido graves consecuencias», manifestó.

Y es que el mal trago del fin de semana y el susto que todavía tiene en el cuerpo se vio acrecentado después de enterarse de que la Policía se presentó en el convento de Fresnes donde pernoctan los allegados de los presos políticos. «Registraron la habitación donde me hospedaba. Hoy por la mañana ­por ayer­ he llamado a las monjas para disculparme por todo lo ocurrido».

La compañera de Otxoantesana todavía tendrá que viajar a París en el mes de noviembre para acudir a la vista que se celebrará en su contra bajo la acusación de tratar de introducir 30 gramos de levadura en una cárcel. -



-------------------------------------
He buscado en estos dos "periodicos" la noticia de hoy. Evidentemente⦠nada. La imagen que se da es que la compañera de un preso de eta, tiene que ser una delincuente, por supuesto⦠y aunque no haya hecho nada, solo por serlo ya merece que la encarcelen.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more