Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Nosotros, el pueblo insubordinado ( o la estupidez de los Ghandi)- Sara Honig
12 set 2004
Algunos de los más afortunados nacen en familias de renombre. Si son suficientemente mercenarios, pueden cobrar su linaje y vivir bastante bien de la fama de un abuelo difunto. Es el caso de Arun Gandhi, de Memfis, Tennessee, que vive del cuento.
Es el nieto del Mahatma, y su buena suerte genealógica presumiblemente le da derecho a profesar una autoridad moral única.

Y así Arun vino a nuestra región, participó en las protestas de propaganda, compareció ante el parlamento de marionetas palestinas y dispensó consejo acerca de cómo sobreponerse al villano Israel "pacíficamente". La intuición, que ahora se hereda, y virtuosa visión le llevaron a concluir rápidamente que todo árabe es víctima de racismo, y que los judíos someten a los palestinos a uno "10 veces peor que el apartheid".

Presumiblemente, había sopesado cuidadosamente, medido, y comparado las cantidades de abuso y daño de uno y otro bando. Los judíos, observó, están "deshumanizando" a los palestinos, "reduciéndolos a polvo" y encarcelándolos "en paredes de odio".

Nada de este dilema resulta nuevo. De haberse originado en los labios de un desconocido, difícilmente habría sido merecedor de atención. Pero Arun dice ser la representación de su abuelo y predica la compasión y la no violencia. Habló largo y tendido de la calidez, hospitalidad, y humanidad que él encontró en los palestinos, y comprendió la desesperación que les lleva a enviar bombas humanas contra nuestros autobuses.

Debido a su nombre, el análisis instantáneo de Arun y su pericia en temas de Oriente Medio adquirida mientras dormía se convirtieron en moneda de cambio mundial, y resonaron hasta la náusea en los medios impresos y electrónicos.

Cada mentira que él repite, aparentemente en nombre de la fuerza noble del icono humanitario ancestral, es refutada. Pero esto no va de hechos. Va de reclamos de herencia. Con toda probabilidad, Arun se limita a capitalizar su apellido y cobrar por ello. Sin embargo, la sincera dedicación a ello del discípulo de Mahatma ofrece poco consuelo. Sabemos de dónde viene - y no es de un lugar amistoso con los judíos.

LOS JUD�OS TIENEN motivos particulares para no dejarse engañar por la mística de Gandhi. Hay una sorprendente crueldad detrás de la máscara de santidad tan trajinada del reverendo místico. Es más difícil de afrontar como benevolencia y total sabiduría.

En 1938 (varios días después de Kristallnacht), el gran guardián de la conciencia humana no encontró nada mejor que hacer que redactar una carta abierta a los judíos de Europa, en la que les invitaba a abrazar la misma pasividad que condujo eventualmente a seis millones de ellos a la aniquilación. Gandhi opinaba sagazmente que a pesar de la persecución y el mal feroz que les rodeaba siniestramente, debían permanecer donde el destino les abandonó.

"Palestina - decretó ceremoniosamente - es árabe. Es incorrecto e inhumano imponer los judíos a los árabes".

De ser él un judío en Alemania, expuso el gran gurú, "afirmaría que Alemania es mi casa y desafiaría a los alemanes a dispararme y echarme a las mazmorras por hacer esto, no esperaría que otros judíos se unieran a mí en la desobediencia civil pero confiaría en que al final, el resto acabaría siguiendo mi ejemplo".

En defensa de Mahatma Gandhi debe decirse que no señalaba a los judíos solamente. Los invadidos checos y atacados británicos recibieron el mismo consejo necio.

De hecho, si cualquiera se molestara en escucharle, esto sería muy distinto hoy. No habría judíos que usurparan la dicha árabe, y el alemán sería la lengua franca del planeta. Los moralistas del Tercer Mundo como Arun serían esclavizados y silenciados. Desligado de las ventajas del Raj británico, el Tercer Reich no toleraría desobediencia civil alguna.

Los grupis incorregibles de Gandhi, los cronistas sin trabajo y los peaceniks intelectuales indolentes han intentado lloriquear con esto pretendiendo colarlo como ingenuidad e idealismo, expresado antes del cataclismo de la Segunda Guerra Mundial y el genocidio industrializado del Holocausto. Pero un Mahatma asombrosamente indiferente y sin conmover convirtió en falsas las excusas mencionadas. En 1946, con los horrores de entonces frescos y bien conocidos, el pacifista valiente mostró no haber aprendido nada. Más bien, que realmente le importaba un comino.

"Los judíos debían haberse entregado al cuchillo del carnicero", cuenta con agallas su biógrafo, Louis Fisher. Sigue, "debían haberse arrojado al mar desde los acantilados". Sin creer en absoluto lo que oía, Fisher intentó cerciorarse y preguntó: "¿Está usted diciendo que debían haber cometido suicidio colectivo?".

Sin mover una ceja, Gandhi juzgaba que "Sí, eso habría sido heroísmo".

Después de la breve reflexión, él agregó: "los judíos habrían muerto de todas maneras, y así habrían muerto significativamente".

Fin del trayecto, Gandhi nos quería mártires. Somos gente insubordinada, rechazamos morir. No habiendo servido para ilustrar su consejo, perdimos sus simpatías.

Tanto si el nieto viene movido por la piedad filial como si no, viene prescribiendo el mismo consejo y amor a los judíos muertos, fracasando después probablemente en encontrar quien se lo trague entre los obstinados israelíes - que se aferran a la vida en imprudente desafío a los descendientes de los carniceros europeos, colaboradores y/ o ladrones, y de sus ávidos aliados árabes y su turba terrorista.



Publicado en Jerusalem Post/El Reloj.com.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Nosotros, el pueblo insubordinado ( o la estupidez de los Ghandi)- Sara Honig
12 set 2004
Sara Honig torna al yankee i deixa en pau als palestins.
Jersualem àrab!
Al'qusq al'arabi!
Jueus foteu el camp!
Al rico al´qusqUS!!
12 set 2004
Què vols dir amb: al´qusq al´arabi??
Suposo que et refereixes a: al-quds al-´arabi
o bé recomanes al-qusqUS que fan els àrabs,...sàvia recomanació en aquest últim cas.

>>>Jueus foteu el camp!

Ets un racista amb idees nazis.
Re: Nosotros, el pueblo insubordinado ( o la estupidez de los Ghandi)- Sara Honig
12 set 2004
que llestos i ben formats que sou els sionistes i els filosionistes, tant com el Heideggar
Re: Nosotros, el pueblo insubordinado ( o la estupidez de los Ghandi)- Sara Honig
12 set 2004
Mort als jueus assessins de nens palestins
Sindicat