Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Medio centenar de detenidos durante los actos conmemoratorios del golpe militar chileno de 1973.
11 set 2004
SANTIAGO, 11 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Medio centenar de detenidos, la mayoría jóvenes que actuaron con los rostros cubiertos, es el saldo parcial de los violentos incidentes que se registraron hoy en Santiago, durante los actos de conmemoración de los 31 años del golpe militar liderado por Augusto Pinochet y que derrocó al Gobierno democrático de Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973.
Las ceremonias se realizaron en distintos frentes y se iniciaron de manera pacífica en las inmediaciones del Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo que fue bombardeada hace 31 años por los generales golpistas y donde Salvador Allende se quitó la vida.

Unas 3.500 personas, según cifras entregadas por la Policía, se reunieron en Plaza Los Héroes, en pleno centro de la capital chilena, desde donde iniciaron una marcha hasta La Moneda, donde rindieron homenaje a las miles de víctimas de la dictadura que duró 17 años frente a la puerta del palacio de Gobierno ubicada en calle Morande número 80, que había sido clausurada por los militares y que fue reabierta el año pasado por el presidente Ricardo Lagos, para recordar el trágico final de Allende, cuyo cadáver fue sacado de La Moneda por la misma puerta.

Después de dejar ofrendas florales también en la Plaza de la Constitución, donde se erige una estatua del fallecido presidente, los manifestantes se dirigieron caminando hacia el sector norte de la capital chilena, donde se encuentra el Cementerio General, que alberga el Memorial de los Detenidos Desaparecidos, que recuerda a los casi 4.000 chilenos de quienes se perdió la pista desde el 11 de septiembre de 1973 hasta el 11 de marzo de 1990, en manos de los militares que los secuestraron, torturaron y asesinaron.

Hasta llegar al camposanto, la marcha había sido pacífica. Sin embargo, al ver el gran contingente de policías que, de manera preventiva, esperaba a los manifestantes, decenas de jóvenes encapuchados comenzaron a lanzar bombas de ruido, cocteles mólotov (bombas incendiarias) y piedras a los carabineros (policía militarizada), lo que inició una lucha que se prolongó durante más de una hora.

La policía debió utilizar carros lanzaagua y lanzagases para disuadir a los manifestantes, que causaron graves destrozos a la propiedad pública y privada, destrozando una caseta de seguridad ciudadana (policía municipal), las oficinas de una empresa de ahorro previsional y numerosas señales de tráfico, así como las lunas de varios establecimientos comerciales y vehículos particulares.

SEIS AGENTES HERIDOS

Fuentes vinculadas a la Policía indicaron que al menos seis uniformados resultaron con heridas de mediana gravedad a causa de las agresiones de los manifestantes que, como no había ocurrido antes, mostraron una violencia inusitada, trenzándose a golpes directamente con la policía.

Mientras los incidentes se desarrollaban en las afueras del cementerio, en el interior, cerca de 3.000 personas asistieron a una breve ceremonia frente al mencionado memorial, que se vio interrumpida por varias bombas de ruido y gritos contra el ex dictador Augusto Pinochet e incluso contra el Gobierno del socialista Ricardo Lagos.

Los encapuchados cargaron también contra los automóviles de la prensa que cubría el evento y destruyeron casi por completo un coche de transmisiones del Departamento de Prensa de Canal 11 de TV, Chilevisión, cuyos periodistas y asistentes técnicos debieron ser evacuados por la Policía desde el cementerio.

A estas horas (media tarde en Chile) la situación ha vuelto a la normalidad y, hasta el momento, la policía sólo da cuenta de 50 detenidos, la mayoría de ellos menores de 18 años.
Mira també:
http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?cod=20040911204132&tabID=1&ch=106

This work is in the public domain

Comentaris

El ex jefe de la DINA acusa a Pinochet de "dejar solos" a quienes hicieron el trabajo sucio durante la dictadura
11 set 2004
El ex director de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), organismo represor de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y causante de miles de asesinatos y casos de secuestros y torturas en dicho período, hizo hoy una dura crítica al ex general golpista y lo acusó de haber "dejado solos" a quienes hicieron "el trabajo sucio" durante la dictadura.

En una entrevista publicada hoy en la revista El Sábado del diario 'El Mercurio', Contreras, quien fue durante años el hombre más cercano a Pinochet y el más temido dentro y fuera del Ejército, dijo que el hoy anciano militar lo ha "abandonado" tanto a él como a todos los hombres que prestaron servicios en los organismos de inteligencia y represión.

Contreras, que hoy padece de cáncer de cólon y que, según dijo, debe ingerir 14 medicamentos diarios para sus dolencias, cumplió una condena de seis años por el asesinato del ex ministro de Asuntos Exteriores Orlando Letelier en Washington (1976) y está procesado en varias decenas de casos de violaciones a los Derechos Humanos.

Al respecto, insistió en su permanente versión de que esos crímenes nunca ocurrieron y que, cuando muera, será absuelto "con cero falta" en el Juicio Final, ya que jamás "asesiné o mandé asesinar a alguien".

Dijo que los "terroristas" muertos durante la dictadura perdieron la vida "en combate" y que incluso tenían hasta "cinco" carnets de identidad (DNI), lo que explica, según él, la existencia de "desaparecidos", que, en su lógica, no existen en la realidad, "porque los cuerpos los entregábamos al Servicio Médico Legal (Tanatológico)".

El ex jefe de la DINA declaró al periódico chileno que la actual situación judicial de decenas de militares que están procesados por los crímenes de la dictadura es una situación causada por "la deslealtad" de Augusto Pinochet.

"Nos dejó absolutamente solos. Perdió la oportunidad de haber sido un líder, de hacer lo que dijo, que no le tocarían a ningún hombre. No lo cumplió", dijo.

Para el ex jefe de la DINA, la dictadura pinochetista fue exitosa en lo económico gracias al "trabajo sucio" hecho por los organismos de represión con el objetivo de "parar el terrorismo en Chile. Fuimos el único país que lo eliminó en cuatro años", según estimó.

Manuel Contreras añadió que es "amigo de Dios" y que "sólo a Dios" podría pedirle perdón, "y no a ninguna familia de terroristas, porque no asesiné ni hice asesinar a nadie".

http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?cod=20040911220950&tab
Sindicat