Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
11:00
12:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió : amèrica llatina : mitjans i manipulació : dones
Estado salvadoreño continúa encarcelando a mujeres por aborto
18 jul 2017
Artículo de Edgardo Ayala (IPS) en el que denuncia la condena a una mujer a 30 años, por un aborto espontáneo en El Salvador.
La condena a 30 años de cárcel impuesta a Evelyn Hernández por un caso de aborto, producto de una violación, deja de nuevo al descubierto la persecución que sufren muchas mujeres en El Salvador, por parte de un Estado que en lugar de brindarles asistencia médica, las criminaliza, dijeron activistas a IPS.

“Lo que pasó con Evelyn es como muchísimos otros casos, y que solo demuestra la deuda que este sistema tiene en salud, educación y acceso a justicia, para y con las mujeres”, dijo a IPS la activista Irma Estrada, durante una concentración la noche del 10 de julio, convocada por colectivos feministas para apoyar a Hernández, al pie del monumento a la Constitución en San Salvador.

“Siento vergüenza, en pleno siglo XXI esto no debería estar pasando, esto tiene un trasfondo más nefasto, se trata de un estado sexista, machista, misógino, que lo demuestra con este tipo de acciones en contra de las mujeres”, agregó la activista, luego de corear consignas que hacían alusión a cómo la legislación en temas de aborto se ha visto influenciada por radicalismos religiosos de variados credos. “Tu doctrina, sácala de mi vagina”, gritaban las mujeres congregadas.

El caso de Hernández ha puesto de nuevo a este país centroamericano, de 6,3 millones de habitantes, en la mira de organizaciones feministas y de derechos humanos que mantienen desde hace varios años una lucha por modificar la legislación que penaliza la interrupción del embarazado en todas sus formas.

El Salvador está entre los ocho Estados del mundo que prohíben el aborto, incluso en los casos de violación, cuando está en riesgo la vida de la madre o hay malformación fetal, desde que en 1998 la Asamblea Legislativa modificó el Código Penal para castigar con cárcel a las mujeres por la interrupción del embarazo.

Los otros son El Vaticano, Haití, Honduras, Malta, Nicaragua, República Dominicana y Suriname, pero ninguno es tan draconiano como El Salvador en la aplicación de la ley contra el derecho a decidir de las mujeres, incluso cuando existen claros indicios de que el aborto fue espontáneo.

La reforma de hace 19 años eliminó esas tres causales que existían en la legislación para que la interrupción voluntaria del embarazo no fuera penalizada. “Hay un retroceso, en 1998 se podía tener un aborto si la vida de la gestante estaba en riesgo, vamos para atrás”, añadió la activista.

Además, los diputados de la Asamblea Legislativa reformaron en 1999 la propia Constitución salvadoreña para establecer que una persona es reconocida como tal desde el mismo momento de la concepción, un objetivo anhelado por grupos religiosos y organizaciones antiaborto.

“En El Salvador sí hay línea muy conservadora (en el tema de aborto), incluso dentro de los partidos, aún hay diputados cuya propuesta es aumentar las penas e imponer pena de muerte”, sostuvo Sara García, integrante de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico.

Esa situación no ha variado pese a que desde 2009 gobierna el país un partido de izquierda, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), aunque algunas de sus diputadas sí han planteado flexibilizar la penalización absoluta del aborto.

El 5 de este mes, Hernández, una joven de 19 años, fue condenada a 30 años de prisión por homicidio, figura usada por los fiscales para inculpar a mujeres acusadas de aborto, y que luego cambian el delito a homicidio agravado, bajo la acusación de haber asesinado premeditadamente al feto. Las penas por interrumpir el embarazo no sobrepasan los ocho años de cárcel, pero al culparlas del delito de homicidio agravado se ha sentenciado a mujeres hasta a 40 años.

“Estamos hablando de un sistema que criminaliza a las mujeres y no a cualquier mujer, sino a mujeres pobres, jóvenes, con poco acceso a educación o a servicios de salud”, aseguró a IPS la coordinadora de proyectos del Movimiento de Mujeres Jóvenes Feministas Ameyalli, Marcela López.

Como ha sucedido ya a muchas otras mujeres, Hernández sufrió un aborto espontaneo en su vivienda, en el municipio rural de El Carmen, en el central departamento de Cuscatlán, y fue llevada al hospital de Cojutepeque, su capital.

Pero allí el personal médico la denunció por sospechas de haberse inducido un aborto, un patrón que se ha repetido en casos similares en el pasado, pues los médicos y enfermeras tienen temor de que sean acusados de encubrimiento por la Fiscalía General de la República. La joven había sido violada por un pandillero pero ese hecho no quedó registrado en el proceso legal porque ella teme represalias de esos grupos criminales, llamados “maras”.

Una actualización hecha en 2014 del informe titulado Del Hospital a la Cárcel, elaborado por Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, revela que entre el 2000 y 2014 un total de 147 mujeres fueron procesadas por el sistema judicial salvadoreño por ese tipo de casos. De ese total fueron condenadas 41 por ciento.

El reporte agrega que la investigación no pudo identificar otros posibles impactos, como por ejemplo las muertes de mujeres por embarazos de alto riesgo, tales como ectópicos, cardiopatías graves, cáncer, lupus, que pudieron ser evitadas con una interrupción oportuna del embarazo.

Las mujeres procesadas por el sistema, agrega el documento, tienen un nivel de escolaridad muy bajo: 45 por ciento son analfabetas o tienen como máximo educación primaria, y solo 29 por ciento posee estudios a nivel de bachillerato, técnico o universitario. De allí que las organizaciones de derechos humanos y grupos feministas resalten el hecho de que la persecución del Estado en el caso de abortos se da fundamentalmente contra mujeres pobres y con poca educación.

El equipo de abogados que trabaja en el caso de Hernández, con el apoyo de la Agrupación Ciudadana, anunció el jueves 13 que apelarán el fallo de la jueza de Cojutepeque, Nury Velásquez, que condenó a la joven, luego de que reciban, el 19 de julio, la resolución escrita. La apelación hará hincapié en la figura legal de duda razonable, dada la cantidad de evidencia aportada por la defensa que desvirtuaría la posición de los acusadores, ya que los reportes forenses no establecen la causa de la “neumonía aspirativa” que produjo la muerte del feto.

Además, en el proceso quedó establecido, con reportes técnicos, que la joven condenada sufría de un embarazado asintomático y estaba menstruando, lo que confirmaría la posición de los abogados defensores de que ella no sabía que estaba embarazada.

En tanto, otra mujer que sufrió el extremo rigor del sistema jurídico, María Teresa Rivera, contó a IPS que salir de El Salvador significó para el ella el fin del temor a ser perseguida por leyes injustas. “Aquí me siento feliz, libre, sin persecución ni discriminación, estoy lejos de El Salvador”, dijo en un contacto telefónico desde Suecia, nación que en marzo pasado le otorgó asilo político. “Me lo dieron bajo la figura de persecución jurídica”, agregó, desde la ciudad de Horndal, donde reside con su hijo de 12 años desde hace ocho meses.

El 24 de noviembre del 2011, cuando tenía 28 años, Rivera sufrió un aborto espontáneo, y, de nuevo, fue denunciada por el personal médico y condenada a 40 años de cárcel. Tras cuatro años y medio de encierro, su caso fue revisado y finalmente fue encontrada inocente y puesta en libertad, en mayo del 2016. Pero dos semanas después los fiscales interpusieron una apelación. “Yo me decía: en cualquier momento me van a llevar de nuevo a la cárcel”, narró. Y con el apoyo de organizaciones y amigos, logró huir del país.

IPS

This work is in the public domain

Comentaris

Resistencia al malthusianismo en El Salvador
24 jul 2017
Buenas Aliss:

Las cosas no son tan fáciles. Por supuesto, una mujer violada no está embarazada por sexo realizado por su propia voluntad, y debe tener el privilegio de decidir si mata o no al embrión. Es una excepción dramática pero que tiene una muy seria justificación, pero una mujer que se ha acostado con un hombre por su propia voluntad, y ha quedado embarazada no debería matar al embrión o la embriona (noción correcta pues el feto ya está sexuado desde la primera fase de la concepción) despues de traerle ella misma al mundo y hacerlo, encima, “por derecho”, sin caer en un totalitarismo, eso es un falso derecho. Lo mismo vale para el hombre que se ha acostado con ella.

Existe la responsabilidad sexual, por la cual esa mujer puede acostarse con otra mujer, con un hombre esteril, autoestimularse, utilizar medios anticonceptivos de barrera, o sencillamente abstenerse sexualmente. Y existe la moderación reproductiva, lo que implica apoyar colectivamente las practicas sexo-reproductivas ajustadas a las capacidades sociales medias de sacar adelante a una nueva generación. Una política sexo-reproductiva liberadora va más por esta línea que la de solucionar los problemas de la estabilidad de la estructura de la propiedad capitalista por medio de matar embriones, y ya está, ya nos hemos librado del problema y hundido colectivamente en la ignominia edadista burguesa de destruir la siguiente generación y al que no puede defenderse ni protestar.

Esto es lo que se ha hecho en todo el mundo, y lo que está ocurriendo en El Salvador parece una resistencia político-social a aplicar esa política totalitaria de la solución malthusiana. Si en El Salvador toman la línea malthusiana típica del abortismo capitalista “sin causa ni explicación” para “combatir la pobreza” estarán construyendo el muro de Trump contra los sobrantes al imperialismo en las mismas vaginas de las mujeres salvadoreñas. ¿Apoya usted esta solución?
Re: Estado salvadoreño continúa encarcelando a mujeres por aborto
26 jul 2017
"el feto ya está sexuado desde la primera fase de la concepción"

La primera fase de la concepción es el cigoto, y podría haberse informado antes de decir semejante tontería.

Por lo general, es el espermatozoide el que determina el sexo del embrión. Para que desarrollen características sexuales masculinas deben ocurrir una serie de acontecimientos durante la octava semana del embarazo.y es a partir de la semana 20ª de embarazo que los genitales del feto están totalmente formados.

Por otra parte, el aborto no es una cuestión de compasión o redención cristiana de la mujer violentada. Es un derecho inalienable que reivindicamos.

Según usted el embrión es "un ser humano completo", y eso debería ser tanto a una concepción aceptada o violentada, no cuando a usted le parezca y se sienta generoso con las mujeres pobres.

Usted afirma que el embrión es un "ser humano completo, indefenso" y proclama la defensa de los "débiles" en relación a la defensa del embrión frente al aborto.

Usted demuestra una hipocresía impresionante. Con su afirmación queda claro que el "ser humano completo e indefenso", es relativamente humano y relativamente indefenso, y que eso depende de cómo haya sido la concepción y su misericordia. Y eso lo determina solo usted. ¿Acaso es dios o uno de sus privilegiados seguidores?

Si quiere profundizar en la respuesta, aquí le dejo algunas "reflexiones" a su pregunta.
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/513956/index.php

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more