Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: un altre món és aquí : pobles i cultures vs poder i estats
ETA, lucha semántica y democracia. Una ruptura de alcance general.
13 set 2010
¿Cual ha sido el proceso que ha llevado a invertir la ecuación “demócratas-violentos” de los años 70-80, propugnada por Madrid, hacia el cambio que registramos actualmente: lucha independentista = lucha democrática?
Moro BI.jpg
ETA, lucha semántica y democracia. Una ruptura de alcance general.

Los españoles están muy mal encajando, y casi sin enterarse, una de las más serias derrotas políticas de su historia de cárcel de pueblos: el movimiento vasco ha conseguido expresar su lucha como un hecho esencialmente democrático, de forma definitiva e incuestionable. Tanto que la cara más radical de este movimiento, la organización militar socialista independentista, ya utiliza con toda naturalidad el concepto de democracia como hilo conductor del contenido de su discurso.
¿Una organización insurgente armada democrática, pero como es posible?
¿A qué ha servido la llamada transición?

Esto es muy sugestivo, desde una perspectiva semántica y de psicología de masas, si tenemos en cuenta que la reforma del régimen dictatorial ha servido, o por lo menos lo han intentado, para apropiarse del concepto de democracia. Por supuesto, contra las insurgencias nacionales y radicales que habían sancionado el fracaso y el fin del régimen militar. En particular, con el tratamiento aplicado al jefe del gobierno Carrero Blanco.

En efecto, se ha querido presentar como democracia a un nuevo régimen surgido con una aguada transición, anclado por supuesto en un sistema parlamentario, al estilo de los demás regímenes occidentales de partidos. Precisamente, una doble maniobra semántica que buscaba deslegitimar al interior las demandas nacionales y obreras, naturalmente democráticas (1), mientras que solicitaba al exterior el reconocimiento necesario para ser homologado e integrado en los estados europeos occidentales. Para legitimar la continuación de la política represora hacia las naciones ocupadas y la luchas sociales, de las que los estados-nación europeos históricos son enemigos estructurales.


Crisis general del significado de democracia.

Por supuesto, a pesar de que nada sustancial demuestra que cualquiera de los regímenes parlamentarios occidentales que conocemos, Suecia y Suiza inclusive, respondan a unos parámetros reales de democracia, de poder del pueblo, de real, cívica y abierta libertad política. Es evidente: sabemos (no todos lo admiten, por supuesto) que se trata llana y simplemente de aparatosas partidocracias dirigidas por medio de un permanente control económico, sobre todo sobre los medios de difusión de masas. Tanto como es evidente, para aquel que tenga un mínimo nivel de potencialidad crítica, que este lavado masivo de cerebros, fraguado por empezar en las escuelas y en las demás estructuras tradicionales, y que esta clase de régimen son muy apropiados precisamente para fabricar esa famosa opinión pública tan necesaria para construir y legitimar las políticas burguesas de dominio económico. Justamente, gracias también al haber logrado desarrollar y asentar, después de 1917, esa concepción contaminada, falsa, hipócrita pero utilitaria de democracia.

En Euskal Herria esto parece haber sido ahora superado, por lo menos como tendencia fuerte y sobre todo con relación a lo que atañe al estado español. Si resultan ser los mismos insurgentes, oficialmente declarados terroristas y totalitarios, los que reclaman un desarrollo democrático, todos los fundamentos de legitimidad del régimen se vienen abajo, por lo menos para el estado centralista.
Y aún más en estos mismos días, después del conflicto de legitimidad sobre la manifestación por los derechos civiles de Bilbao (de este sábado 11 de septiembre), donde todas las fuerzas realmente autodeterministas son las que van protagonizando ahora el órdago democrático contra España.
Llevando a la confrontación política y de masas esa línea democrática surgida u originada en el movimiento vasco de liberación nacional.


Orígenes de la innovación democrática vasca.

¿Pero, como se explica un fenómeno de tal alcance? ¿Cual ha sido el proceso que ha llevado a invertir la ecuación “demócratas-violentos” de los años 70-80, propugnada por Madrid, hacia el cambio que registramos actualmente: lucha independentista = lucha democrática?
¿Y que consecuencias puede tener este fenómeno, respecto a los países de la UE que, encubriendo sus propias vergüenzas, han querido homologar hasta ahora como democrática la transición española?

Existe una razón cultural y social histórica bien concreta, sólida y ejemplar, que explica este importante avance político general. Veámosla.

La primera aparición fuerte y explícita de este lenguaje político, justamente por parte de ETA, se registra con la ya famosa “Alternativa democrática” de 1995. Es decir: un comunicado de la organización insurgente que, casi sorpresivamente, perfecciona en términos democráticos sus planteamientos tradicionales. Un anuncio que será destinado a abrir esta nueva etapa política, la que se está concretando actualmente, de desarrollo soberanista hacia un estado nacional de los vascos, justamente a partir de una concepción antagónica de democracia.
Antagónica respecto a la utilización semántica dominante.

¿Entonces, como surge este acierto y esta destreza semántica, que quita de las manos enemigas un término que parecía intocable para envolver a una gestión realmente autoritaria (antidemocrática) del poder? ¿Donde se apoya realmente, socialmente, este fenómeno, para que tenga un contenido político de peso y logre un efecto sustantivo tan importante y en creciendo, tanto da tener que preocupar, e implicar de forma creciente a los mismos poderes europeos?


El arma secreta de los vascos: el auzolan.

No hace falta ir muy lejos para descubrirlo. Es suficiente acercarse a las entrañas más sólidas y profundas del movimiento vasco, sus organismos populares, para descubrir que ya bastante antes de 1995 han estado desarrollando un trabajo crítico original, también o precisamente sobre el concepto de democracia, en el sentido de recuperar su origen natural: el poder del pueblo.
Es decir, un trabajo que plasma a nivel político y teórico general la clásica o típica tradición comunitarista, horizontal y de consenso cívico de la civilización euskaldun.

Desde luego, fue muy concretamente en el curso del encuentro internacional “Ezkerra Iraulka” (La Izquierda en ebullición, 1994) organizado por Herri Batasuna, cuando aparecieron públicamente algunas conclusiones de aquellas reflexiones colectivas sobre la concepción democrática. Se hacía en ese contexto una crítica radical del régimen parlamentario, es decir, de la partidocracia, del electoralismo, de la votocracia, de la leificación también (un concepto que se forjó justamente en esos debates), poniendo a los movimientos sociales (o populares) como base de un desarrollo democrático de la sociedad. Un verdadero fenómeno socio-dinámico, como se escribió entonces, es decir de conjunción entre un extraordinario poder de calle, de potencia social real, acoplado con sus reflexiones autocríticas correspondientes. Y muy avanzadas, con relación a la cuestión general del poder. O, como se dirá también en otros documentos del movimiento ecologista vasco, en la línea de todo un desarrollo democrático del ecosistema. Que la misma HB de entonces se negó avalar, en su carrera desde una mesa o alianza social hacia la constitución de un partido tradicional.

Es entonces, en la realidad muy dinámica de la sociedad vasca, cuando se desarrolla a todas luces esa renovación semántica de la lucha social, la concepción democrática originaría del poder del pueblo, contra la instrumentalización ideológica española de la palabra democracia, en la línea de todos los regímenes burgueses de partidocracia piramidal. Antes todavía de la dinámica internacional de los Foros sociales (2), se empieza a contraponer los movimientos sociales a las viejas estructuras de control cívico como los partidos y toda la mecánica partidocrático-electoral tradicional.


Comunismo democrático.

Entonces, es ya desde 1993-4, antes de la síntesis de ETA con la Alternativa democrática, cuando empieza a crecer el rizoma del uso radical, abertzale, y comunista (3) también, del concepto de democracia, para denunciar todas las nuevas degradaciones partidistas, de politiqueo y corrupción partidocrática que pululan pero también se renuevan en los procesos institucionales de nuestras sociedades llamadas avanzadas. Donde el poder económico es el que dirige en realidad la orquesta de la cultura (política) y de la formación (cívica) con sus herramientas principales: el sistema de partidos y los medios de difusión.

ETA, con la Alternativa democrática, no hace en fin de cuenta que recoger, como casi siempre parece haber sido en su historia, un previo trabajo social en las conexiones neuronales sociales del país, es decir algo que ya estaba maduro para concreciones políticas más avanzadas. Y que justamente por esto, entonces, no podía sorprender que a los acomodados en las viejas ideologías de derechas o de izquierdas. Viejas o nuevas, porqué es evidente que también en la sociedad vasca, como sucede actualmente con mucha fuerza, también las fuerzas conservadoras, burguesas, capitalista y estructuralmente antidemocráticas continúan a desarrollarse, e intentan además desde siempre adelantar la creatividad y la potencia del movimiento. Como vemos muy claramente ahora con la política de contención de los procesos festivos populares y juveniles, o con las crecientes innovaciones productivas contra la lucha de clases, esencialmente.
Cooperativismo capitalista inclusive, por supuesto.

Como corolario de todo esto, el hecho de que sea ahora ETA una clara protagonista política de esta lucha semántica para reenfocar el sentido de las palabras, nos lleva también hacia otras preguntas, a las que tampoco se puede responder públicamente, por supuesto:
¿Es realmente posible que una lucha radical o armada pueda representar cualquier tipo de fenómeno democrático?
Y si así fuera: ¿De que manera? ¿Por qué? ¿Qué significa en general, de cara a la doctrina democraticista del régimen parlamentario capitalista, burgués, tradicional, legalizado y hasta legitimado por las viejas izquierdas?

La reflexión es gratuita,
La contestación pública, en un determinado sentido, sería sin embargo castigada.
Justamente, ¿existe democracia en este régimen?
¿Entonces, es democrático el derecho positivo de los estados del capital?

Y para concluir:
ahora que la torpeza española ha llevado este debate sobre la democracia hacia toda la sociedad vasca, en particular con las últimas prohibiciones “constitucionales”, por medio de su tribunal de excepción, ¿hasta donde le será permitido seguir por este camino por los demás poderes europeo, con el riesgo evidente de poner en cuestión también en un nivel geopolítico más amplio esta trampa semántica general encerrada en el término de democracia?


Notas:

(1)
Democracia correctamente entendida, desde su semántica original, como poder (real, material) del pueblo.

(2)
Se trata de un fenómeno muy poco conocido, pero en realidad es justamente en Euskal Herria donde se puso en marcha la dinámica de los Foros sociales entre movimientos sociales, unos cuantos años antes de su difusión internacional, con los encuentros anuales “Herria Mugi!” de movimientos populares vascos. El primero, justamente en 1995, bajo el lema “Proceso constituyente y movimientos populares”!

(3)
Comunista naturalmente no en el sentido contaminado, ideológico y autoritario del estalinismo-PCs, sino en la línea marxista originaria y libertaria de superación de las cadenas institucionales de la propiedad y del trabajo asalariado. Entonces comunista democrático: de poder del pueblo.

* * *

Foto: el último recibimiento (ayer) del preso Jon Bilbo Moro, 28 años en las cárceles coloniales.
Como comenta el editorial de Gara de hoy, bajo el título "Una eternidad, un reto para la sociedad vasca":

"No sólo España tiene un reto pendiente, también -y sobre todo- lo tiene la ciudadanía vasca: impedir que casos como el de Jon Bilbao Moro se repitan, hacer que Euskal Herria deje de ser un récord en Occidente por tener más de 700 presos políticos con menos de tres millones de habitantes y sufrir las condenas más duras y largas -más incluso que las cadenas perpetuas al uso-. Y urge, para empezar, conseguir que el mundo conozca esta injusticia que ayer volvió a pasar desapercibida en el ámbito internacional."

This work is in the public domain

Comentaris

Wikipedia
13 set 2010
El término democracia proviene del antiguo griego (δημοκρατία) y fue acuñado en Atenas en el siglo V a. C. a partir de los vocablos δημος («demos», que puede traducirse como «pueblo») y Κράτος (krátos, que puede traducirse como «poder» o «gobierno»). Sin embargo la significación etimológica del término es mucho más compleja. El término «demos» parece haber sido un neologismo derivado de la fusión de las palabras demiurgos (demiurgi) y geomoros (geomori). El historiador Plutarco señalaba que los geomoros y demiurgos, eran junto a los eupátridas, las tres clases en las que Teseo dividió a la población libre del Ática (adicionalmente la población estaba integrada también por los metecos, esclavos y las mujeres). Los eupátridas eran los nobles; los demiurgos eran los artesanos; y los geomoros eran los campesinos. Estos dos últimos grupos, «en creciente oposición a la nobleza, formaron el demos». Textualmente entonces, «democracia» significa «gobierno de los artesanos y campesinos», excluyendo del mismo expresamente a los ilotas (esclavos) y a los nobles.
Re: ETA, lucha semántica y democracia. Una ruptura de alcance general.
14 set 2010
Camarada Larrepetit, ¿Y cómo tendríamos que encajar todo esto en tus ilustres análisis marxistas que, por cierto, sigo con interés desde Google ( http://euskalherria.indymedia.org/es/2009/04/59565.shtml
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/354849/index.php,
http://www.kaosenlared.net/noticia/indigencia-marxismo-iberico
http://colectivonph.com.ar/nph/index.php?option=com_content&task=view&id
etc.) ? ¿Donde has dejado la lucha de clases y todo el tema ese de los ekiles (obreros) y langiles (trabajadores) que tanto les preocupan a ciertos neo-comunistas vascos?
Por cierto: ¿Qué está pasando con Indymedia Euskalerria?
(¿Y a Gara, qué le sucede? ¿Quiere ser El País de Euskal Herria?)
This is Spain, of The Burbon-PIGS's kingdoom
16 set 2010
This is a very good ejemple guardiacivilizado de cultura politika castellana, los de aqui arriba.
Se nota la profundidad de los argumentos, la sutileza de su dialectica, a lo mejor desarrollada en las sesiones de tortura con las que han administrado, es un decir, sus colonias vascas hasta ahora
Ladran, luego cabalgamos.
16 set 2010
Bai, THOSE is Spain, zoritxarrez, por desgracia.
Contestación a Urguell
16 set 2010
Querido Urguell, te agradezco por lo de ilustre, pero me temo que tienes una visión del marxismo demasiado ideológica, lo que es y siempre ha sido un cáncer mortal para los comunistas. El marxismo es una herramienta técnica, una tecnología como diría un compañero que está actualmente en una algo platónica borda, y sirve para destripar los mecanismos materiales, culturales, ideológicos, éticos, legales... del sistema que la humanidad estamos llevando adelante, más o menos suportándole, en estos últimos siglos.

La utilización del término DEMOCRACIA en primer lugar, y luego su manipulación o fabricación como particular forma de actividad cívica, política, por parte de los poderes capitalistas, tenemos que considerla como una de las armás más potentes del sistema, desde hace casi un siglo, cuando los soviéticos, por unas razones que no viene a cuentas detallar en esta breve contestación, decidieron abandonaron los principios marxistas y libertarios de democracia obrera para casarse muy religiosamente con una determinada interpretación de dictadura.
La dictadura del partido auto-definido comunista.
Lo que le facilitó la tarea a la burguesía mundial, pudiendo así apropiarse de un concepto esencialmente revolucionario, la democracia entendida no como unas formalidades del derecho y del régimen de partidos, sino como poder real del pueblo, naturalmente en permanente desarrollo.

El desarrollo de la democracia es un principio ético revolucionario, y me complace subrayar, hasta el agotamiento si hace falta, las aportaciones que en este sentido se han trabajado en los comités socialistas patrióticos, ASK, cuando el socialismo se entendía todavía en EH como una indispensable transición desde el capitalismo al comunismo, por medio de la lucha de clases y la lucha de autodeterminación nacional.

Actualmente, la mansturbación del concepto de democracia es un arma de máxima destrucción política contra los pueblos por parte del capital global, y tenemos que reconocer que en Euskal Herria se ha planteado el fin de esta aberración semántica, cultural, ética y social.

Por lo demás, valen mi otras aportaciones, y me sumo además a ciertas y opiniones críticas que ha hecho hace muy poco, aquí mismo, tal Roteta. Y por lo de ekile mota (clase obrera) y de su sector langile (trabajador) cada vez más minoritario en la Tierra, espero la primavera: ya despertarán otra vez los perfumes saludables de la vida sobre la putrefacción (crisis) que está usando el Capital para seguir acumulando sobre la explotación y el exterminio humano.
Adeu (sin deu)
Por supuesto!
17 set 2010
Fora nazionalismos, para QUE SIGA TRIUNFANDO EL VERDADERO, EL ESPAÑOL!
Fora las críticas a la dictadura de Mandril, para que puedan seguir chupándonos por donde sea, a veces hasta con la ayuda de falsos libertarios. Libertarios españoles, que odian a la libertad de los pueblos, naturalmente, si no es esa cosa creada por reyes, obispos y militares, la españa de la monarquía PIGSpain.
No todos los fachonalistas españoles perecen ciegos
18 set 2010
Según revela Gara, el ex ministro de Interior Mayor Oreja avisó ayer desde Budapest de que la crisis nacional es la peor de cuantas sufre el estado español y la achacó a ETA y los avances que a su juicio ha conseguido en la radicalización de otros partidos nacionalistas. Los que apoyan o dicen apoyar el proceso de paz o negociación no sé si son conscientes del proyecto de tanto calado político que se abre en España, porque significa que viviremos un largo tiempo en la mayor de las inestabilidades territoriales. Según argumentó, ETA no es sólo una banda terrorista, sino un proyecto de ruptura, y legitimarlo es un tema de gran calado político.

Sin embargo, le convendría a el también una visitilla, más que para su vista, por el estado de sus neuronas. Para la mayoría de la gente esta son buenas noticias y no lo contrario.
Ciego o borracho
19 set 2010
Como dice alguien por aquí, querido Larrepetí, leete el último comunicado y dime: que tomas?
Sindicat