Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Project-Id-Version: .98 POT-Creation-Date: 2002-08-06 12:59-0400 PO-Revision-Date: 2004-10-14 13:44+0200 Last-Translator: Unknown Language-Team: none MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit :: criminalització i repressió
Juicios Rápidos: Triunfo del Estado Policial
El 28 de abril entraba en vigor la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, conocida como los “juicios rápidos?. Presentada por el gobierno como un avance y un gran logro. Esta reforma empezó a aplicarse con numerosas críticas por parte de los trabajadores de la justicia (...) Sin embargo, poco se ha dicho de cómo afecta dicha reforma al derecho a una defensa digna. Al respecto, recogemos aquí las primeras valoraciones de algunos abogados.
Obre article en una finestra nova...

Comentaris d'aquest reenviament

Hay que matizar...
El juicio rápido, en términos conceptuales (o dicho claro: el procedimiento que no va a paso de tortuga y se sustancia en pocos días en casos de delitos de los llamados "menores") no es negativo. Alguien dijo, con razón, que la justicia lenta no es justicia. Pero, claro, requiere medios por todas partes. En primer lugar, requiere medios (¡muchos medios!) para la administración de justicia; en segundo lugar, requiere normas bien hechas, bien estructuradas, bien reflexionadas, bien debatidas y bien dialogadas (caso en el que no estamos y dudo que en este país lleguemos a estar nunca); en tercer lugar, los ilustrísimos señores abogados tienen también que lloriquear menos y ponerse más las pilas, primero, para echar de la profesión a un número de inútiles no inferior al 30 por 100 de los ejercientes y, segundo, para modernizar los flujos de trabajo de sus propios bufetes, que dan puta pena y aún funcionan como en tiempos de La Casa de la Troya.

Claro, como las cosas no son así, como las leyes dan asco, la administración de Justicia produce vómitos y los bufetes no son como en una novela de Sir Walter Scott sino, peor aún, como en una de Pérez Lugín, todo el invento se reduce a cazar moretes para sacarlos de las Ramblas y que no empreñen a los guiris de los cruceros.

 

CNT Girona