Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juny»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: dones
Masculinidades, violencia y paz
07 jun 2004
Bob Connell

Aunque las mujeres a menudo han fabricado armas y pertenecido a ejércitos – y en la época de las armas nucleares son igualmente objetivos de esas armas que los hombres – es históricamente raro que las mujeres hayan participado en combates. Los veinte millones de personas en las fuerzas armadas del mundo están compuestas fundamentalmente por hombres. En muchos países todos los soldados lo son, e incluso en aquellos países que admiten mujeres en el ejército los mandos son casi exclusivamente hombres. Los hombres dominan también otras ramas de la coacción, tanto en el sector público - oficiales de policía y guardias de prisiones-, como en el privado -agentes de seguridad -.
En el ámbito privado también, los hombres tienen más probabilidades de estar armados y ser violentos. En los Estados Unidos una encuesta criminológica demuestra que la posesión de armas de fuego es cuatro veces más alta entre los hombres que entre las mujeres, a pesar de las campañas de la industria armamentística para persuadir a las mujeres de comprar armas, (el porcentaje medio de hombres estadounidenses que posee armas, en encuestas desde 1980 a 1994, es 49%.) En el mismo país las estadísticas oficiales de 1996 muestran que son hombres el 90% de los arrestados por asalto con violencia y el 90% de los arrestados por asesinato y homicidio. Estos números no son excepcionales.

Hay un debate sobre el reparto por géneros de la violencia en el hogar, y aunque está claro que muchas mujeres son capaces de ejercer violencia (por ejemplo castigando a los niños), la evidencia indica que la mayor violencia doméstica es de los maridos hacia las mujeres. La violación ocurre fundamentalmente de hombres a mujeres. La violación como crimen se camufla como intercambio sexual bajo presión, y la mayor encuesta sobre conducta sexual en los Estados Unidos muestra que una mujer tiene seis veces más probabilidades de tener una experiencia de sexo forzado, casi siempre forzado por un hombre.

Además los hombres predominan en conducta belicosa en otras esferas de la vida, por ejemplo en deportes de contacto como el boxeo y el fútbol que de alguna manera implican un combate ritual y a menudo lesiones físicas. Estos deportes son casi exclusivamente practicados por hombres. La conducción temeraria se reconoce cada vez más como una forma de violencia y es principalmente practicada por hombres. Los hombres jóvenes mueren en las carreteras cuatro veces más que las mujeres jóvenes, y en muertes causadas el ratio es aún mayor. Los hombres maduros, ejecutivos en empresas, toman decisiones que causan heridas y muerte –lesiones a l@s trabajadoras/es, contaminación a l@s vecin@s y destrucción del medio ambiente-.

En definitiva, los hombres predominan a través de todo el espectro de la violencia. Una estrategia para la paz debe tomar en cuenta este hecho, sus causas e implicaciones, en el trabajo para reducir la violencia.

Violencia “natural"

Hay una extendida creencia de que es natural para los hombres ser violentos, de que los machos son inherentemente más agresivos que las hembras. El argumento sería que “los chicos son chicos" y no se les puede enseñar otra cosa; violación y combate —aunque lamentables— son parte del inamovible orden de la naturaleza. Hay a veces una referencia a la biología, en particular a la testosterona, la llamada “hormona masculinaâ€? como si se tratara de una explicación universal de la agresividad masculina.

Pero una lectura cuidadosa de estas evidencias muestra que este esencialismo biológico no es creíble. Los niveles de testosterona, por ejemplo, no son una clara fuente de tendencias dominantes y agresivas en la sociedad, que son más bien la consecuencia de relaciones sociales. Estudios culturales cruzados sobre la masculinidad revelan una diversidad que es imposible explicar con un patrón biológico.

Cuando hablamos de que estadísticamente las tasas de violencia “masculinasâ€? son más altas que las de las mujeres, no debemos inferir que todos los hombres son violentos. Casi todos l@s soldados son hombres, pero la mayoría de los hombres no son soldados. Aunque la mayoría de l@s asesin@s son hombres, la mayoría de los hombres nunca asesinan o cometen un asalto. Aunque un número horripilante de hombres cometen violaciones, la mayoría no lo hacen. Es un hecho de gran importancia tanto en la teoría como en la práctica que hay muchos hombres no violentos, esto también requiere una explicación y debe ser tenido en cuenta en las estrategias para la paz.

Además, cuando señalamos que la mayoría de l@s soldados, deportistas profesionales o ejecutiv@s son hombres, no hablamos sólo de individuos. Hablamos de instituciones masculinizadas. La cultura organizativa e los ejércitos por ejemplo está fuertemente masculinizada. Las recientes investigaciones sociales dentro del ejército alemán y de otros países revelan un enérgico esfuerzo para producir una estrecha definición de masculinidad hegemónica. Asimismo el mundo del deporte no sólo refleja, sino que produce, sus versiones particulares de la masculinidad

Podríamos decir, entonces que es en las masculinidades sociales, más que en las diferencias biológicas, donde debemos buscar las principales causas de la violencia relacionada con el género y las principales respuestas a la misma. ¿Cómo entender las masculinidades sociales? Esta pregunta abre toda una nueva generación de investigación.

Comprendiendo las masculinidades

En los últimos años ha habido mucha investigación sobre la naturaleza y formas de las masculinidades sociales. Esta investigación, y los debates que la acompañan, son un tema a nivel mundial. Nos hemos movido decisivamente más allá del viejo concepto de que hay un único “rol masculino " o una estructura de carácter "masculino" fija. Los estudios empíricos de los detalles de la vida social son necesariamente complejos, pero algunas conclusiones generales importantes parecen estar surgiendo de la investigación global.

1) Masculinidades múltiples. Diferentes culturas y diferentes periodos de la historia construyen el género de manera diferente. En sociedades multiculturales es probable que haya múltiples definiciones de la masculinidad. También podemos encontrar más de un tipo de masculinidad en una cultura dada, o incluso dentro de una institución determinada, como una escuela o lugar de trabajo

Implicaciones: Una masculinidad violenta y agresiva rara vez es la única forma presente en cualquier escenario cultural. La variedad de masculinidades que ha sido documentada en las investigaciones puede darnos ejemplos y materiales para la educación en la paz. Los programas educativos deben reconocer la diversidad de los patrones de género, y las tensiones que pueden resultar de la diversidad social

2) Jerarquía y hegemonía. Existen relaciones entre las diferentes masculinidades, a menudo relaciones de jerarquía y exclusión. Hay generalmente una forma “hegemónicaâ€? dominante de masculinidad, el centro del sistema de poder relacionado con el género. La forma hegemónica no necesariamente es la forma más común de masculinidad. Implicaciones: Un gran número de hombres y niños tienen una relación fragmentada, tensa o de oposición con la masculinidad hegemónica. Las alternativas sin embargo a veces son culturalmente desacreditadas o despreciadas. Los grupos de hombres más poderosos usualmente tienen pocos incentivos personales para el cambio de patrones de género. Otros grupos pueden tener motivos de cambio más fuertes.

3) Masculinidades colectivas. Las masculinidades son sostenidas e implantadas no solo por individuos, sino también por grupos, instituciones y formas culturales como los medios de comunicación. Múltiples masculinidades pueden ser producidas y mantenidas por una misma institución.

Implicaciones: La institucionalización de la masculinidad es un gran punto en las estrategias de paz. Corporaciones, lugares de trabajo, organizaciones de voluntari@s y el estado son importantes campos de acción. La lucha colectiva y la reforma de instituciones son tan necesarias como las reformas en las vidas individuales.

4) Cuerpos y esferas. Los cuerpos de los hombres no determinan patrones de masculinidad, pero son muy importantes en la expresión de la misma, que constantemente se muestra en experiencias y placeres corporales y en la vulnerabilidad de los cuerpos.

Implicaciones: La educación para la paz puede estar muy centrada “en la cabezaâ€?. La salud, el deporte y la sexualidad son también temas que deben tratarse, como construcción activa, en el cambio de la masculinidad.

5) Las masculinidades no existen antes de la interacción social, sino que se construye en la acción. Las masculinidades son producidas activamente, usando los recursos dados en cada ambiente. Implicaciones: El proceso de construir la masculinidad, más que el estado final de la misma, puede ser la fuente de la violencia. Ningún patrón de violencia masculina es definitivo, sin esperanza de reforma social. De igual manera ninguna reforma es final. Es posible que los cambios en patrones de género sean subvertidos y se reintroduzcan patrones violentos de masculinidad.

6) División. Las masculinidades no son homogéneas, es probable que estén internamente divididas. Las vidas de los hombres a veces contienen tensiones entre deseos o prácticas contradictorias. Implicaciones: cualquier patrón de masculinidad tiene potencial de cambio. Cualquier grupo de hombres es probable que tenga intereses complejos y en conflicto, algunos de los cuales apoyarán el cambio hacia patrones de género más “pacíficosâ€?

7) Dinámicas. Las masculinidades son creadas en circunstancias históricas específicas. Pueden ser desafiadas, reestructuradas o desplazadas. Las fuerzas que producen cambios incluyen contradicciones dentro de las relaciones entre géneros, así como la relación del género con otras fuerzas sociales. Implicaciones: Las masculinidades están siempre cambiando, y esto crea motivos para aprender. Sin embargo, como cualquier agenda de cambio, es probable que esté contra los intereses de algunos grupos, asi que podemos esperar controversia y conflictos.

Estas lecciones están sacadas de investigaciones en patrones de género locales. Al pensar en estrategias para la paz, sin embargo, debemos ir más allá de los contextos locales y pensar a nivel global también.

Globalización de las masculinidades.

Los imperios coloniales desde donde partió la economía moderna contenían fuertes estructuras de género, rompieron los modelos indígenas e instalaron una masculinidad violenta en la posición hegemónica. Este proceso fue el principio de un orden de género global, y las masculinidades de los colonizadores fueron las primeras masculinidades globalizadas.

Finalmente, el proceso de descolonización rompió las jerarquías de género del orden colonial. En los casos en que se dio lucha armada, el uso de tecnología occidental militar también supuso la adopción de la masculinidad militar occidental y por tanto más ruptura de los ordenes de genero basados en la vida comunitaria.

Hoy la política mundial gira cada vez más alrededor de las necesidades del capital transnacional. El neoliberalismo habla en un lenguaje genero-neutro de “mercadosâ€?, “individuosâ€? y “eleccionesâ€?, pero tiene un punto de vista masculino implícito. El “individuoâ€? de la teoría neoliberal tiene los intereses y atributos de un hombre de negocios. Institucionalmente, el énfasis en la competencia crea una particular jerarquía entre los hombres. Mientras tanto, el cada vez menos regulado mundo de las corporaciones transnacionales coloca estratégicamente el poder social en manos de determinados grupos de hombres. Ésta es la base de una nueva masculinidad hegemónica a nivel mundial.

La forma de masculinidad hegemónica en este nuevo orden, es la masculinidad del ejecutivo que opera en los mercados globales, y de los políticos y líderes militares que tratan con ellos. Yo llamaría a esto “la masculinidad de los negocios transnacionalesâ€? y creo que entenderlo será importante para el futuro de las estrategias de paz.

Estrategias de paz y masculinidades.

La violencia tiene muchas causas – desposesión, pobreza, avaricia, nacionalismo, racismo y otras formas de inequidad, intolerancia y deseo -. Las dinámicas de género no son desde luego la base de todo. Sin embargo dada la concentración de armas y prácticas de violencia en los hombres, los patrones de género parecen ser estratégicos. Las masculinidades son las formas en las que las dinámicas de la violencia toman forma.

Evidentemente, entonces, las estrategias para la paz deben incluir una estrategia para el cambio en las masculinidades. Esta es la nueva dimensión en el trabajo por la paz que sugieren los estudios sobre los hombres; desafiar la hegemonía de las masculinidades que enfatizan la violencia, la confrontación y la dominación, y reemplazarlas por patrones de masculinidad más abiertos a la negociación, la cooperación y la igualdad.

La relación entre la masculinidad y la violencia es más compleja de lo que puede parecer a primera vista, así que no hay un sólo patrón que cambiar. La violencia institucionalizada (por ejemplo los ejércitos) requiere más de un tipo de masculinidad, la masculinidad del general es diferente de la del soldado de infantería, y los ejércitos asumen esto entrenándolos por separado. Las diferentes masculinidades que son hegemónicas en diferentes culturas pueden llevar a patrones de violencia cualitativamente diferentes.

Algunos patrones violentos de masculinidad pueden desarrollarse como respuesta a la violencia, no sólo causarla. Un ejemplo importante es la “masculinidad de la protestaâ€? que emerge en contextos de pobreza y opresión étnica. Por otra parte, algunos patrones de masculinidad no son violentos en las personas que los asumen, pero su práctica crea condiciones para la violencia, como desigualdad y desposesión, (caso de la masculinidad de los negocios transnacionales mencionada antes)

Una estrategia de paz informada en género debe ser por tanto sofisticada en cuanto a patrones de masculinidad. También debe estar diseñada para operar en un amplio frente, más amplio que la mayoría de las agendas de cambio en los roles de los sexos. Las áreas de acción para reducir la violencia masculina incluyen

- Desarrollo: Escuelas, crianza y relaciones niñ@ - adult@ en la familia, clases, grupos de juegos etc. (incluyendo temas comúnmente tratados por la “formación de rolesâ€?) - Vida personal: Relaciones maritales y sexualidad, relaciones familiares, amistad (incluyendo el papel de la violencia sexual y doméstica en la construcción de la masculinidad.). - Vida comunitaria: Grupos de iguales, vecinos, ocio incluyendo deportes (y subculturas juveniles que implican masculinidades violentas). - Instituciones culturales: Educación superior, ciencia y tecnología, medios de comunicación, artes, entretenimiento popular (incluyendo masculinidades “ejemplaresâ€? en los deportes retransmitidos). - Lugares de trabajo: Cultura ocupacional, relaciones industriales, corporaciones, sindicatos y burocracia, el estado y sus aparatos de coerción (ejércitos, policía etc.). - Mercados: Mercado de trabajo y los efectos del desempleo, mercados de capital y de bienes, a nivel local e internacional, prácticas de dirección e ideologías.

¿Qué principios podrían llevar a implementar acciones a través de este espectro tan amplio? No creo que debamos seguir un modelo de redefinición del género que intente que los hombres adopten un nuevo carácter, convirtiéndose al instante en “el nuevo hombreâ€?. Estos planes de fabricar héroes niegan lo que sabemos acerca de la multiplicidad y la complejidad de las masculinidades.

Una estrategia para la paz debe insertarse en una estrategia aplicable de cambio en las relaciones. El objetivo debe ser desarrollar prácticas para los hombres que cambien las relaciones de género hacia una democracia de género.

Las relaciones democráticas de género son aquellas que se mueven hacia la equidad, la no violencia y el respeto mutuo entre personas de diferentes géneros, sexualidades, etnicidades y generaciones.

Rediseñando el género

Una estrategia de paz que se ocupa de las masculinidades, por tanto, no requiere una completa ruptura con patrones de conducta con los que los hombres están familiarizados. Algunas de los atributos de definiciones “tradicionalesâ€? de la masculinidad (por ejemplo valor, determinación y ambición) son bien necesarias para conseguir la paz. Se necesitan modelos activos para implicar a hombres y chicos, especialmente cuando la paz se entiende no solo como la ausencia de violencia, sino como una forma positiva de vida.

La tarea no es abolir el género, sino rediseñarlo, por ejemplo desconectar el valor de la violencia, la determinación del prejuicio, la ambición de la explotación. En el curso de este proceso, la diversidad crecerá. Hacer a los chicos y hombres conscientes de la diversidad de las masculinidades que ya existe en el mundo, más allá de estrechos modelos que normalmente se les ofrecen, es una importante tarea educativa.

Aunque la jerarquía de las masculinidades es parte del problema de las relaciones de género, el hecho de que hay diferentes masculinidades es un punto en sí. Como mínimo muestra que la masculinidad no es un patrón fijo. Es más, múltiples masculinidades representan complejidad de intereses y propósitos, lo cuál abre posibilidades de cambio. Finalmente la pluralidad de los géneros prefigura la creatividad de un orden social democrático. Para los hombres, el paso a prácticas de género democráticas requiere un persistente encuentro con las mujeres, no el separatismo que aún es fuerte en políticas sobre masculinidad. Los programas “con relevancia de género" que se llevan en escuelas que no necesariamente separan niños y niñas, sino que intentan identificar los temas de género y hacerlos tema de un debate consciente, son ejemplos importantes. La educación y la acción social deben ser inclusivos en otro sentido también, respondiendo a los diferentes significados culturales de género y las diferentes circunstancias socioeconómicas en las que los estudiantes viven. Un programa para estudiantes de clase media suburbana puede ser muy inapropiado para chic@s urbanos pobres, o chic@s rurales.

Nadie con experiencia en luchas por la paz, o intentos de rediseñar el género, puede imaginarse que esto sea una tarea fácil. Reconocer la relación entre masculinidades y estrategias para la paz no es una llave mágica. A veces de hecho hace parecer más difíciles y complejas estrategias ya familiares.

Pero también, creo, abre caminos para mover obstáculos que en el pasado tanto movimientos por la paz como por la democracia de género han encontrado.

El Dr Connell trabaja en la Universidad de Sydney.
Mira també:
http://www.ourmayday.org/cgi-bin/wiki.pl?Masculinidades,_Violencia_Y_Paz

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Masculinidades, violencia y paz
08 jun 2004
molt bé, mano!
Re: Masculinidades, violencia y paz
08 jun 2004
geek, puedes decirme donde encontraste este texto porque me cae mejor traducirlo de ingles
en ingles
08 jun 2004
eche una ojeada al link q geek puso y la encontre
http://www.ourmayday.org/cgi-bin/wiki.pl?Masculinities,_Violence,_And_Pe
Re: Masculinidades, violencia y paz
20 jun 2004
Ese gran invento para la igualdad que es la "discriminación positiva" podría ser muy útil para el establecimiento tan necesaria de un reequilibrio entre la violencia masculina y el victimismo femenino.

Así, habría que comenzar por instaurar el servicio militar sólo para mujeres: los hombres no serían obligados por el Estado a ser educados en la agresividad, en tanto que las mujeres, tradicionalmente consideradas como "sexo débil", recibirían un necesario refuerzo a esas tendencias violentas que la educación sexista les ha llevado hasta ahora a reprimir.

En segundo lugar, en caso de divorcio, debería ser siempre el padre el obligado a quedarse con los hijos (y la casa, etc.) y la mujer la encargada de pagar las pensiones (y las restantes facturas): de esta forma, los hombres no tendrían más remedio que desarrollar más y más sus facetas afectivas y no violentas, en tanto que las mujeres tendrían mayores estímulos para mostrarse competitivas en el trabajo.
Fabio
22 nov 2004
no creo q haya q la mujer tenga q repetir los errores q el hombre comete en esta sociedad, como lo del servicio militar (q por cierto en el estado español es voluntario, ya no es obligatorio para los hombres por suerte).

hay q eqilibrar para lo bueno, no para lo malo.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona