Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Las supuestas diferencias.
Pero la unidad de voluntad no lo es todo, afirma Stalin. Además está la unidad de acción: Una vez terminada la lucha de opiniones, agotada la crítica y adoptado un acuerdo, la unidad de voluntad y la unidad de acción de todos los miembros del Partido es condición indispensable sin la cual no se concibe ni un Partido unido ni una disciplina férrea dentro del Partido. Por eso es tan frecuente entre los intelectuales burgueses menospreciar a Stalin, a quien relegan como torpe, frente a las brillantes personalidades que hablaban y escribían tan magníficamente, como Trotski, Bujarin, Preobrajenski, etc. Lo que gusta a los académicos es la verborrea inagotable y encubrir su esterilidad en frases cuanto más oscuras mejor.

Como en la historiografía burguesa no aparecen las clases sociales sino las grandes personalidades, también la lucha emprendida por el Partido bolchevique contra el trotskismo se presenta en la como un conflicto personal de Stalin, una pugna de dos ambiciones que tras la muerte de Lenin rivalizan por hacerse con el poder. Como si en ella ninguna participación hubieran tenido, ya no solamente las masas, sino hasta los mismos militantes del Partido, que aparecen todos ellos reducidos a la pasividad más completa. En los medios académicos burgueses no aparece la larga lucha en el seno del movimiento obrero ruso iniciada por el mismo Lenin y seguida por Stalin y la totalidad del Partido. Sin embargo, en su libro El comunismo soviético dicen Sidney y Beatriz Webb lo siguiente sobre la lucha ideológica contra el trotskismo: Se sucedieron tres años de controversias públicas ininterrumpidas, aunque pueda parecer sorprendente a los que creen que la Unión Soviética yace bajo una dictadora implacable. Se discutía constantemente en las principales asambleas legislativas, tales como el Comité Central ejecutivo, el Congreso panruso de los soviets, el Comité Central del Partido bolchevique.

Lejos de ser una cuestión personal se trató de un largo y profundo debate que duró más de 25 años en el que participaron no sólo militantes del Partido, sino también miembros de los sindicatos, del Ejército y de los Soviets en asambleas públicas donde se abordaban los problemas más candentes del país. Dentro del Partido bolchevique se desató una lucha abierta para decidir sobre la actividad fraccional de los trotskistas en la que participaron absolutamente todos los militanes. Un acta de 1927 deja constancia de las discusiones celebradas antes del XV Congreso: las tesis del Comité Central han sido debatidas en 10.711 reuniones de las células; han asistido a las reuniones 730.862 militantes; han votado a favor de la línea del Comité Central 724.066 de los asistentes; en contra, 4.120 (el 0'5 por ciento) y se han abstenido 2.676 (el 0'3 por ciento). Esas fueron las cifras que logró la oposición unificada, después de que dispusieran de tiempo, dinero y posibilidades de exponer en cuantas reuniones quisieron sus puntos de vista y sus críticas, así como publicar libros y folletos que fueron editados y distribuidos por la imprenta del Estado. En su autobiografía Trotski reconoce que llegó a intervenir hasta en cuatro concentraciones en un mismo día para tratrar de convencer a los militantes del acierto de sus puntos de vista.

Ningún paralelismo entre Trotski y Stalin es admisible ni histórica ni políticamente. En febrero de 1917, cuando estalla la revolución, mientras Stalin permanecía recluido en Siberia, Trotski estaba en Nueva York, editando la revista Novi Mir (Nuevo Mundo). Este simple detalle lo define todo. Mientras la vida de Stalin casi se confunde con la del mismo Partido bolchevique, la estancia de Trotski dentro del mismo no fue más allá de unos pocos años.

Por lo demás, no aparecen por ninguna parte enemistades personales o esos odios tremendos que pretenden los panfletos burgueses. Todo lo contrario; en muchas ocasiones las disputas son fuertes, pero es siempre la oposición la que saca a relucir cuestiones personales y malos modos. Es ilustrativo el comienzo del Informe de Stalin al Comité Central en 1929:

No voy a referirme al factor personal, aunque en los discursos de ciertos camaradas del grupo de Bujarin es cosa que ha jugado un papel bastante impresionante. No me referiré a él, porque el factor personal es una minucia y las minucias no merecen la pena de que nos paremos en ellas. Bujarin hablaba de su correspondencia personal conmigo. Ha leido varias cartas, de las que se desprende que nosotros, ayer todavía amigos personales, discrepamos ahora en política. Las mismas notas han sonado en los discursos de Uglanov y Tomski. Cómo es eso, vienen a decir: somos viejos bolcheviques y de repente nos hablan de discrepancias entre nosotros; no sabemos respetarnos.
Creo que todas estas jeremiadas y lamentaciones no valen un comino. No somos una tertulia familiar, no somos una peña de amigos personales, sino el partido político de la clase obrera. No se debe permitir que los intereses de la amistad personal se coloquen por encima de los intereses de la causa.

Si por lo único que nos llamamos viejos bolcheviques es por ser viejos, mal van nuestras cosas. Los viejos bolcheviques no gozan de respeto por ser viejos, sino porque, al mismo tiempo son revolucionarios siempre nuevos, que nunca envejecen. Si el viejo bolchevique se desvía de la revolución o se abandona y se apaga en el sentido político, podrá tener aunque sea cien años, pero no estará autorizado a llamarse viejo bolchevique, no tendrá derecho a pedir RESPETO.

Además, los problemas de la amistad personal no pueden colocarse en un mismo plano con los problemas de la política; pues, como suele decirse, una cosa es la amistad y otra cosa es el deber. Todos nosotros estamos al servicio de la clase obrera, y si los intereses de la amistad personal divergen de los intereses de la revolución, la amistad personal debe pasar a una segundo plano. De otro modo no podemos plantear el problema como bolcheviques.

This work is in the public domain

Comentaris

suplantació
20 jun 2004
sembla que algú té interés en suplantar-me. no he penjat aquesta noticia
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Nadie tiene la intención de suplantar a nadie,elegí algo al azar y salió eso.
Si por casualidad coincidió con alguien no lo sé...pero desde luego la intención no era esa.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
perdona mi paranoia, indymedia es rara en estos días y como publico con frecuencia con este nick que no es tan habitual como 'uno/a', 'lector/a', ... he pensado que lo has hecho intencionadamente
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
A veces las casualidades ocurren:
Proletarios del mundo unios!!
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Bueno, dejemos a los suplantadores y suplantados...esto parece una historia de rojos y anarquistas creada por ellos mismos.
Yo que no suplanto a nadie y que hablo con la legitimidad que me da la historia pregunto al Geek suplantador:

¿No te da vergüenza nombrar a Stalin sin hacer referencia a su invento de los campos de concentración, que después copiaron los nazis?
¿Y no nombrar la tremenda y horrorosa cifra de 100 millones de muertos causados por el comunismo en el siglo XX? Se deberían nombrar siempre a colación de Stalin y no todas estas historietas de amigos y camaradas propias de una mala novela negra.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Encara que alguns omplin Indymedia de merda, fins i tot suplantant noms, som molts els que no ens deixem liar. Dir-li a la "Doña Isabel" que els primers camps de concentració moderns van ser creats pel general espanyol Weyler a la guerra de Cuba, per tancar-hi els independentistes cubans i la població cubana, per mirar d'allargar com fos la seva dictadura colonial que queia inevitablement. Stalin era un paranoic que va assassinar sobretot comunistes, perque van ser comunistes el seus primers opositors.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Por si no me ha captado el sentido de mi escrito anterior, le aclaro: campos de concentración y de exterminio. Sí, de exterminio sistemático y premeditado de cientos y cientos de miles de personas. Que yo sepa en Cuba no era así, a falta de algún estudio de historiadores que salga a la luz con su nueva y deslumbrante teoría, no sé... Una cosa es encerrar y otra muy distinta exterminar.

Y sobre lo de que Stalin mató "sobretodo" comunistas... es un chiste un poco macabro.¿Cuánto es un "sobretodo" de 100 millones de víctimas? Y aunque fueran comunistas, ¿es que por eso se merecían la muerte? Y a los campesinos que mataban se les puede llamar opositores?
Un poco de rigor, doña Felisa.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Perdóneme en mi error por llamarla Felisa, cuando era Belisa.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Em temo que ets tú qui no ha captat el sentit del que abans he escrit, quan preguntes "¿es que por eso se merecían la muerte?" pel que he escrit sobre la infinitat de comunistes assassinats a la URSS i arreu d'Europa per la bogeria de Stalin. Em temo que només vols manipular, ja que tú, jo i qualsevol que ho hagi llegit sabrà que en cap moment justifico aquests assassinats.

A Cuba hi va haver un assassinat massiu d'independentistes i de pagesos cubans per l'exèrcit espanyol, desesperat al no poder aturar el seu avenç militar. Perque l'exèrcit independentista cubà comptava amb el suport dels pagesos, així que els generals espanyols van tancar la població rural en camps tancats i controlats per l'exèrcit espanyol.

Allà la mortalitat va ser molt alta, degut a les malaltíes, a la fam i als maltractes dels militars espanyols. Va ser el precedent dels camps d'extermini posteriors del segle XX, que van perfeccionar el seu horror.

El general Weyler ho va fer per no poder aturar les constants humiliacions que patia un exèrcit que encara presumía de ser imperial front una barreja de pagesos, d'ex-esclaus i d'emigrats com molts catalans que no van dubtar en sumar-s'hi a la lluita independentista cubana. De fet la bandera cubana te el mateix disseny que la estelada catalana, que va ser creada a Cuba per catalans que van combatre a l'exèrcit cubà.

Només afegir que ja a la mateixa Unió Soviètica va condemnar-se la bogería de Stalin, i van reconeixer-se el patiment que va provocar a molta gent.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Belisa quiere decir que Stalin mató a mucha gente inocente, pero tuvo que empezar por matar a los "viejos bolcheviques" mara tomar el poder dictatorial. Lenin ya recomendó en su dia apartar a Stalin de puestos de poder influyentes.
Y al que se ha hecho pasar por "geek", ya le vale
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Doña Belisa, le digo lo mismo que a mis amados discípulos: se sabe usted un tema, pero si no se ciñe y escribe sobre lo que tratábamos le voy a poner un cero.

Me parece muy bien que me explique la creación de la bandera, de donde vienen los colorines, si eran campesinos, o emigrantes, y si tenían más o menos efermedades...

Me vuelve usted a reconocer que eran encerrados y no exterminados. Esa es la única línea que le puedo puntuar. Y me vuelve a dar la razón.

Lo de que encerrar a gente en una guerra es precedente de aniquilar y exterminar a una raza o etnia o grupo de asociación, y precedente de los campos de concentración me gustaría que me lo explicase.
Pero esto será en otro examen.... De momento un cero.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Pese a q no es lo mismo un campo de concentracion a uno de exterminio tipo nazi (es evidente!!)..los primeros muchas veces acaban convirtiendose en lo segundo.
Re: Las supuestas diferencias.
20 jun 2004
Rebelión en la granja?
Sindicat