Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme
María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
19 jun 2004
Hurto al tiempo, que es un ladrón de vidas, algunas horas para freírme en mi sudor. Soy de esas mujeres, no sé si modernas o si muy antiguas -dicen que la emperatriz Sissi era de éstas-, que se deleitan estrujando los músculos en la cinta corredora. Con un tanto a favor mío: lo hago desde la adolescencia, alejada de las modas al uso que ahora compaginan la cartera de ejecutiva y el body de gimnasia.

EL PAIS | Cataluña - 19-06-2004 - 00:00 Siempre necesité un espacio íntimo (la cinta está en casa), unos cuantos boleros sugerentes y una horita de mi tiempo para sudarme la presión, los problemillas, el trabajo, los líos, hasta los amores rotos... Pero, desde hace algún mes, y sucumbida a la fatal influencia del hombre de mi vida, que navega por el mundo con un televisor incorporado, nuestro gimnasio goza de una magnífica pantalla donde corretean, mientras correteo, personajes múltiples, chismorreos fascinantes y lo mejor del teatro patrio. Y así, entre bolero y bolero, a menudo llego al punto máximo de sudor mientras Josep Cuní, en TV-3, me explica cómo hacer la renta, qué vale una boda, o qué tanto de guapo se mantiene ese otro amor mío, amor de mis amores, que es Jan Laporta. Ayer le hice el salto a Cuní con Teresa Campos, quizás porque el recuerdo de la renta me estaba helando el sudor y me enviaba al traste todos mis intentos de calma zen. El programa no iba mal. Esa gran mujer, que es María Teresa, se emocionaba en pantalla por su cumpleaños, Jorge Javier nos divertía con su inteligencia punzante, el tema era suficientemente imbécil como para no preocuparme de nada, y los protagonistas de la noticia (una pobre madre que lloraba, un chico expulsado de la casa de su vida y una novia mala que hacía cara de mala), suficientemente extraterrestres como para resultar divertidos. Yo sudaba feliz mientras enfilaba mi kilómetro siete, cuando, de golpe, Rociíto, hablando de la pelea madre hijo, soltó algo así como que el chico se merecía un epíteto estilo "perro judío". Antes había dicho que "esto no lo hacen ni los perros" y el personal de la casa, especialmente mi colega antitaurino Jorge Javier, había salido en defensa de los perros. Pero, cuando al perro se le unió el "judío", como la cosa ya no iba con perros, nadie se quejó, nadie barbulló, nadie matizó, y la charla continuó con la alegría campera de las mañanas de la Campos. Me quedé perpleja sobre la cinta y, llegados los nueve kilómetros, que es mi límite hepático, hígado en boca me hice la pregunta que motiva este artículo: ¿vale la pena darle alguna importancia? Total, con la de tonterías que se dicen en televisión, una más..., total, un divertimento. Sin embargo, y como es obvio, he llegado a la conclusión de que sí vale la pena, de que hay latiguillos verbales que son todo un universo de prejuicios ancestrales y de que lo más estridente de todo no ha sido la frase de la chica, sino el silencio del resto de colegas. Es decir, la indiferencia.

El antisemitismo es un lugar común de la historia española y, por supuesto, el flagelo más sangrante de la historia de Europa. Contrariamente a lo que podría parecer, no sólo no es pasado, sino que conforma un preocupante presente, denunciado con lujo de argumentos en el último informe del European Monitoring Centre on Racism and Xenophobia. Según Pat Cox, que lo presentó en Estrasburgo en marzo pasado, "España es el país de toda Europa que exporta, hoy, más odio hacia los judíos". Y el estudio de Gallup, para la Liga Antidifamación, es explícito: el 72% de los españoles deportaría a los judíos de Israel; sólo el 12% aceptaría tener vecinos judíos; el 69% cree que los judíos ostentan demasiado poder y el 55% les atribuye "intenciones oscuras" que no sabe concretar. Aunque estamos hablando de un nuevo antisemitismo, especialmente concretado en la prensa y en la izquierda españolas -tan ferozmente antiisraelíes que han acabado militando en el antisemitismo-, no podemos olvidar que nosotros tuvimos a Isabel la Católica y que fuimos el artífice de la perversa Inquisición, la gran institución demonizadora del pueblo judío. El antisemitismo, pues, forma parte del córtex cerebral, de la médula colectiva, y el huevo de la serpiente se alimenta por canales inconscientes e inauditos. Por ello, cuando alguien dice en televisión "perro judío", y nadie se da cuenta de la vergüenza de la expresión, ni nota cómo chirría la trompeta del oído, ni percibe la honda indignación de un pueblo fatigado de tanto..., cuando ni María Teresa Campos -a quien le conozco su sentido de la equidad democrática- se ve en la necesidad de decir nada, es porque hay desprecios que forman parte de la normalidad. Hay insultos que están incorporados en la bondad de la Real Academia cotidiana.

Nada extraño bajo el sol de un país que nunca tuvo ninguna necesidad de enseñar la lección trágica del Holocausto. Vivimos tan de espaldas con esta vergüenza -que nos atañe directamente, puesto que formamos parte de la persecución ancestral que lo hizo posible-, que hemos conseguido banalizarla completamente. Hace poco leía cómo López Agudín, con pasmosa tranquilidad, comparaba Auschwitz con Abu Graid, y hasta se sentía inteligente. Si el Holocausto no existe en la memoria colectiva, si Isabel la Católica fue una defensora de los derechos humanos (como dijo hace pocos días, en TVE, un historiador), si la Inquisición sólo fue un exceso de tono de la cristiandad, ¿cómo va a resultar extraño que los perros y los judíos convivan, en franca hermandad, en el diccionario de insultos de Rociíto? ¿Y que la Campos ni se inmute? España nunca ha hecho los deberes con su culpa antisemita. Y de esa desmemoria activa, renace el prejuicio más lacerante.

Lo sé. Sólo es una mañana alegre en la televisión. Pero una, que no es judía, siempre se ha sentido judía ante el insulto antisemita. No sólo por solidaridad. Por responsabilidad. Y es por responsabilidad por lo que hago este artículo: hay bromas que lo son tanto, que enseñan la pata del monstruo que llevamos dentro.

Nota: Publicado en EL PAIS España/Cataluña - 19-06-2004.

Lamentablemente España no cambia, mejor dicho algunos rancios españoles no cambian , ya sean de derechas o de izquierdas. Ya sean famosillos de "el corazón" o okupas alternativos

This work is in the public domain

Comentaris

algunos rancios judios tampoco
19 jun 2004
por desgracia los fanaticos siguen en boga.
Re: María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
19 jun 2004
La revolución igualitaria de Islam
Reflexiones sobre los derechos de la mujer en Islam y su estatus de igualdad dentro del sistema social que inaugura el Corán en el Siglo VI D.C.

El presente trabajo es resultado de mi reflexión personal sobre los textos coránicos y de mi criterio personal. No pretenden formular una teoría académica, ni están basados en conocimientos técnicos de teología, ni son doctrinales; son las impresiones discutibles de una musulmana de a pie que utiliza su discernimiento, y su sentido común, para investigar lo que su compromiso como creyente le pide.
Jadicha Candela *



Iª parte: el estatus social de la mujer en Islam

¿Cuál es la función de la mujer en el sistema social según él Corán?, me ha preguntado la redacción de la revista de una prestigiosa universidad de Madrid, hace poco; por supuesto que me he apresurado a contestar que el Corán, y las tradiciones que recogen lo que el Profeta Muhamed (PyB) hizo o dijo durante la revelación del Corán, (Sunna), proclaman en varias ocasiones la igualdad de derechos en Islam sin distinción de sexos, razas ni religiones. Omito todas las citas de los capítulos y de los versículos coránicos donde se basa esta afirmación, puesto que las mujeres musulmanas que me escucháis conocéis mejor que yo los textos sagrados.

No obstante no me resisto a traer aquí la cita del Surat 33 Ayat 35 del Corán que repite, unas decenas de veces, la igualdad entre hombre y mujeres. Este precioso versículo es una joya de equidad y de respeto a la diferencia. Dice así: "Los Musulmanes, las musulmanas, los creyentes, las creyentes, los que oran, las que oran, los verídicos, las verídicas, los constantes, las constantes, los humildes, las humildes, los limosneros, las limosneras, los que ayunan, las que ayunan, los recatados, las recatadas, los que recuerdan, las que recuerdan constantemente a Dios, a todos estos Dios les ha preparado un perdón y una enorme recompensa."

Todas nosotras estamos de acuerdo en que la función que el Corán otorga a la mujer en el sistema social, es la función propia del sujeto individual de derechos, en cuanto que ese, es el estatus social de un ser libre e independiente, tanto con relación a su cuerpo, como con relación a su conciencia.

El capitulo cuarto (Surat) del Corán, llamado An-Nisa, que traducido significa Las Mujeres como genero, integra todo un sistema legal y social para las mujeres, en todos sus estados pues el Ayat 1 dice: "4.1 ¡ Hombres! Temed a vuestro Señor que os ha creado a partir de una sola persona, de ella creó su pareja y de ambos sacó muchos hombres y muchas mujeres. Temed a Dios, en cuyo nombre os interrogáis; respetad la consanguinidad. Dios está observando sobre vosotros."Este capitulo constituye toda una declaración de principios: es al Libro al que compete establecer el estatus legal de las minorías; este Surat, digo, cuyo nombre lleva la entidad religiosa que representa a las mujeres musulmanas españolas, opera la REVOLUCIÃN IGUALITARIA más radical de todos los tiempos: El Islam, partiendo del inhumano y sexista sistema de los Ã?rabes del siglo VI, instaurara un sistema humanitario que integra en plano de igualdad, no solo a las mujeres, sino a las demás minorías discriminadas, a saber: a las niñas huérfanas, y a los esclavos. La integración en plano de igualdad de las citadas minorías, incluidas las mujeres solteras, o divorciadas, se articula como medidas de especial protección; Se pone en practica a través de lo que hoy llamaríamos "medidas de discriminación positivaâ?; Así, el montante que se recauda con el Sakat, constituye un Fondo de Solidaridad para atender a viudas, enfermos, y viajeros, por ejemplo.

El sistema islámico adelantándose quince siglos a su formulación por los ecologistas y los defensores del medio, instaura una sistema social basado en la DIVERSIDAD SOSTENIBLE, como riqueza, por ejemplo, formulando la protección a las dos religiones del Libro, junto con los creyentes que no tienen religión (hanifes), en las sociedades musulmanas.

La Diversidad se preconiza en todos los aspectos, y por ello también es inter-religiosa, y está protegida con la interdicción de la coacción sobre las creyentes, que aparece con tanta frecuencia en el Corán.

En cuanto al modelo de Familia, que es el ámbito donde mejor se reflejan los logros a favor de la igualdad de derechos, el Islam introduce como novedad la superación de la lucha entre dos sistemas ancestrales de dominación de un sexo sobre otro, a saber, Matriarcado, versus Patriarcado, para sustituirlo por un sistema revolucionario donde ningún individuo domina sobre otro, sino que todos los individuos son iguales. Islam instaura un sistema donde EL HOMBRE Y LA MUJER SON EL PARADIGMA DE LA COLABORACIÃN ENTRE LO DIVERSO PARA LOGRAR LA UNIÃN.

Pero además, en Islam el sistema se obliga a integrar, favoreciéndoles y sosteniéndoles, a las minorías más débiles (mujeres, niños y niñas huérfanos y esclavos), y señala como su fundamento la solidaridad entre individuos. Un sistema en el cual la familia esta basada en el amor entre los cónyuges y en su confianza mutua para la realización de una vida en común.

El nuevo modelo islámico pretende terminar con la superioridad basada en la sangre, para cifrar la superioridad en la excelencia de una fe mas completa y más fuerte y pretende terminar con la reproducción como sistema elitista familiar y base del sistema económico, para llegar a un sistema solidario, basado en la integración de las minorías, que es la base del principio islámico de la diversidad como riqueza.

Dentro de este contexto general, la revolución igualitaria que contiene el mensaje coránico, hará evolucionar la situación de la mujer musulmana con la introducción de dos nuevos parámetros fundamentales: en primer lugar el DERECHO FUNDAMENTAL de las mujeres a la LIBERTAD DE SUS UNIONES SEXUALES, y en segundo lugar, la declaración del DERECHO FUNDAMENTAL de las mujeres a la INDEPENDENCIA ECONOMICA.

Son estos dos factores dinámicos de cambio que revolucionaran la situación histórica de la mujer de la época pre-islámica, integrándola en un plano de absoluta igualdad con el hombre.

Todo esto que acabo de exponer, lo sabemos las musulmanas de todos los siglos; Nosotras siempre hemos sabido que el Corán nos ampara en nuestros derechos; desde el siglo VI, nosotras sabemos que las musulmanas no tenemos porque luchar por la igualdad de derechos con el hombre, porque esta igualdad esta reconocida en el Corán. Entonces, ¿porque el debate sobre la posición subordinada, e inferior de la mujer en el Islam se ha hecho una afirmación tópica, y repetitiva desde hace una década en los medios de comunicación americanos y europeos?, ¿Hemos olvidado nuestras propias fuentes coránicas para creernos lo que dice sobre el estatus de las mujeres musulmanas los periodistas de la CNN? ; ¿Porque las propias musulmanas dudamos y nos preguntamos respecto de nuestra igualdad en relación a los hombres, y respecto del estatus establecido por Islam para nosotras?.

Yo creo que preguntarnos sobre los derechos de la mujer musulmana hoy, responde a que la declaración de igualdad, que aparece en las Constituciones de todos los países de tradición islámica, incluido Irán, y que no es sino transposición literal del principio establecido en el artículo primero de La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano que afirma: "Todos los seres humanos nacen iguales en dignidad y derechos.", este principio fundamental, digo, se pone en abierta contradicción con la interpretación fundamentalista del Corán, que desde hace años, se identifica con Islam en su totalidad.

Tanto los principios Coránicos que sancionan la igualdad de derechos, como los textos constitucionales de las naciones islámicas, son ignorados o interpretados a favor de una política sexista y teñida de misoginia que caracteriza a los grupos de integristas islámicos modernos. Teólogos musulmanes fundamentalistas, han incorporado a la tradición sus propios sentimientos misóginos, dando lugar a lo que autores como Fátima Mernissi denomina Misoginia Islámica. Esta corriente que preconiza la inferioridad de la mujer y su papel subordinado con respecto al hombre, siempre ha estado presente en la cultura islámica, pero que en los años cincuenta parecía haber sido desterrado para siempre en las nacientes sociedades islámicas socialistas. Nos equivocamos, la misoginia solo estaba atenuada; en los años noventa, después de los ataques a mujeres argelinas por el FIS, y después de que los Talibanes obligaran a la reclusión a la mujer pakistaní, la inferioridad de la mujer musulmana, ha vuelto al centro de atención del debate sobre la situación de la mujer, y ello porque los medios de comunicación europeos y americanos, mejor dicho, el movimiento laico-liberal angloamericano que dominan los medios de comunicación de masas en el ámbito mundial, sobre todo los movimientos feministas de mujeres de las democracias ricas europeas y americanas, identifican la misoginia como una consecuencia directa del sistema religioso, y se culpa a Islam por instaurarlo.

Sabemos que la lucha política de los ambiciosos patriarcas, siempre ha falsificado los mensajes de igualdad y fraternidad de los profetas del libro. Pero la traición al mensaje igualitario del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, se realiza en uno de los ámbitos que él más amaba: las mujeres. Por eso como mujer musulmana vivo como una doble traición las interpretaciones misóginas del mensaje que nos trajo Muhammad (PyB), puesto que fueron ÃL CORAN Y EL PROFETA LOS QUE INTAURARON LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA MUJER A LA LIBERTAD Y A LA IGUALDAD como señas de identidad de Islam, mucho antes que las sufragistas europeas consiguieran el voto para una elite feminista.
Re: María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
19 jun 2004
Relatividad, Espacio y Tiempo

Seguramente todos conocemos la famosa anécdota que relata cómo Galileo Galilei trataba de hacer comprender a las autoridades eclesiásticas de que la Tierra se movía. Por más que el astrónomo italiano intentó hacer entrar en razón a sus censores, ellos hicieron caso omiso de sus pruebas, argumentando que, como la Biblia dice que Josué ordenó detenerse al Sol y no a la Tierra, es el Sol el que se mueve mientras la Tierra permanece fija. Bajo amenaza de tortura, Galileo fue obligado a retractarse y tuvo que pasar los últimos años de su vida bajo arresto domiciliario.

Un argumento que intentaba apelar al sentido común sostenía que la Tierra no se mueve ``porque no se nota el movimiento''. Es verdad que, cuando tomamos el tren a Buenos Aires nos damos cuenta si estamos detenidos o andando: cuando el tren avanza, se sacude. ¿Pero qué pasa si viajamos en barco? El barco se menea a causa del oleaje, y más se va a menear cuanto más picado esté el mar; pero si estamos encerrados dentro de una bodega sin ventanas no vamos a poder saber si estamos navegando o detenidos en mitad del océano.

Supongamos que en nuestra bodega hay una claraboya y vemos cruzar otra nave de Norte a Sur, ¿nos dice esto algo sobre nuestro propio movimiento?

Hay varias posibilidades: a) nosotros estamos anclados y el otro barco se mueve hacia el Sur; b) el otro barco es el que está anclado y nosotros navegamos con rumbo Norte; c) ambas embarcaciones navegan hacia el Norte, pero nosotros vamos más rápido y nos adelantamos; d) los dos navíos viajan hacia el Sur, y el nuestro es el más lento y está siendo adelantado; o e) nosotros nos dirigimos al Norte y el otro barco va para el Sur. Las únicas posibilidades que quedan excluídas son que ambos buques estén anclados, o que ambos naveguen con idéntica velocidad y rumbo.

Aún si nos asomamos para poder ver la superficie del mar, sólo vamos a poder saber si nos movemos respecto del agua. Si se agota el fuel-oil y se paran los motores, la nave se quedará ``quieta'', pero eventualmente la corriente la llevará hacia algún lado. Al capitán le interesará saber si nos acercamos o nos alejamos de la costa.

Está claro entonces que antes de ponerse a discutir qué objetos se mueven y cuáles no, es necesario decir con respecto a qué, es decir establecer un sistema de referencia .

Volvamos entonces a nuestro asiento en el tren. Si al pasar por Plátanos, una mujer le dice a un hijo revoltoso ``quedate quieto'', se entiende que lo que le quiere decir es que se quede en su asiento.

Hay una forma sencilla de relacionar las posiciones y velocidades medidas desde distintos sistemas de referencia. Supongamos que nuestro asiento está exactamente a veinticinco metros por delante del furgón de cola; ¿a qué distancia estamos de Plátanos? Es evidente que estamos veinticinco metros más lejos que el furgón. ¿Y a qué distancia está el furgón de Plátanos? Si el tren viaja a cuarenta kilómetros por hora y pasamos por Plátanos hace quince minutos, el furgón estará a diez kilómetros de Plátanos; y nosotros estaremos veinticinco metros más lejos, a diezmil veinticinco metros de Plátanos.

Supongamos ahora que nos levantamos del asiento y caminamos hacia la locomotora. Si caminamos a cinco kilómetros por hora, como el tren va a cuarenta, vamos a alejarnos de Plátanos a cuarenta y cinco kilómetros por hora. Si damos media vuelta y caminamos hacia el furgón, también estaremos alejándonos de Plátanos, pero a treinta y cinco kilómetros por hora.

Todo esto es bastante obvio. Está claro que tenemos que sumar nuestra velocidad a la del tren (o restarla si caminamos para atrás) para saber a qué velocidad nos movemos respecto de la estación. Si queremos saber a qué distancia estamos de la estación, sumamos la distancia que separa al furgón de cola de la estación a la que nos separa a nosotros del furgón. Estas operaciones son prácticamente intuitivas y se las conoce como transformaciones de Galileo.

Hace unos tres siglos, Isaac Newton inventó las leyes que describen el movimiento de los cuerpos (más adelante voy a aclarar por qué digo ``inventó'' y no ``descubrió''). Por ejemplo, si dejo caer una moneda desde una altura de un metro con veintidós centímetros, usando las leyes de Newton puedo predecir que chocará contra el suelo en medio segundo y a una velocidad de unos dieciocho kilómetros por hora. Si repito el experimento arriba del tren, viajando a cuarenta kilómetros por hora, sucederá exactamente lo mismo y la moneda también caerá delante de mis zapatillas. Durante el medio segundo que le lleva a la moneda caer, el tren (y mis pies) habrán recorrido algo más de once metros con once centímetros. Entonces, vista desde la estación, la moneda habrá caído siguiendo una trayectoria inclinada, ``acompañando'' al tren. En otras palabras, la moneda va a caer delante de mis zapatillas de igual forma independientemente de que el tren se mueva o no. En términos matemáticos, este hecho se expresa diciendo que las ecuaciones de Newton son invariantes ante las transformaciones de Galileo.

Cuando íbamos a la escuela nos decían ``grafique las siguientes curvas'' y teníamos que dibujar la representación gráfica de cada ecuación. Por ejemplo, la representación gráfica de ``y igual equis al cuadrado'' es una parábola, por lo que dicha ecuación se llama ``ecuación de la parábola''; la ecuación cuya gráfica es una línea recta se denomina ``ecuación de la recta'', etc.

Hay ecuaciones, algo más complicadas que las estudiadas en el colegio, cuyas soluciones son curvas ondulantes. Se las conoce como ``ecuación de la onda'' y son utilizadas por los físicos para describir algunos fenómenos de la naturaleza y para reventar a estudiantes incautos. Por ejemplo, si tiramos una moneda dentro de una palangana llena de agua se formarán ondas circulares alrededor del lugar donde caiga. El sonido, en cambio, son rápidas variaciones de la presión del aire. La forma en que se propagan estas variaciones se puede describir mediante una ecuación de ondas, por eso se habla de ``ondas sonoras'' aunque (al contrario de la superficie del agua del ejemplo de la palangana) en este caso no haya nada que ``ondule''.

Volvamos arriba del tren y supongamos que un policía balea a un sospechoso. Si queremos saber a qué velocidad van las balas respecto de tierra firme tenemos que usar la transformación de Galileo, es decir, a la velocidad con que las balas salen de la pistola le sumamos la velocidad del tren (suponiendo que el vigilante tiró para adelante). ¿Pero qué pasa si la locomotora hace sonar la bocina? El sonido se propaga siempre a la misma velocidad a través del aire, independientemente del movimiento de la locomotora. Podemos incluso utilizar esta propiedad para medir la velocidad del tren respecto del aire: si el tren va a cuarenta kilómetros por hora (suponiendo que no haya viento) desde nuestro punto de vista el aire va a soplar hacia atrás a esa velocidad. Entonces, cuando suena la bocina, para nosotros el sonido va a viajar para atrás a cuarenta kilómetros por hora más rápido que lo normal y para adelante a cuarenta kilómetros por hora más despacio, por lo que vamos a poder deducir que el tren avanza precisamente a esa velocidad. Notemos que el vigilante no podría llegar a esta conclusión ni aún disparando tiros para todos lados.

James Clerk Maxwell fue un físico que vivió durante el siglo XIX y que, trabajando con las ecuaciones matemáticas que describen los fenómenos eléctricos y magnéticos llegó una ``ecuación de ondas''. Predijo entonces, en forma totalmente teórica, la existencia de ``ondas electromagnéticas'' y sugirió que la luz podía ser un ejemplo de este tipo de ondas. Maxwell murió antes que se inventara la radio, pero hoy sabemos que tanto la luz, el calor, las microondas, las ondas de radio, de TV, radar, etc. son todas ondas electromagnéticas.

Si le pedimos a un físico que calcule la intensidad del campo electromagnético a diez kilómetros de una emisora de radio en un momento dado, va a tener que resolver una ecuación de ondas. Por eso hablamos de ondas electromagnéticas, aunque como en el caso del sonido, no haya nada que ``ondule''.

Ahora bien: el sonido son ``ondas de presión'' que se propagan por el aire, pero la luz y el calor llegan a nosotros desde el Sol y no hay aire entre la Tierra y el Sol. Se supuso, entonces, que tenía que existir un medio muy tenue que llenara todo el espacio, a través del cual se propagaban las ondas electromagnéticas. A este medio se lo llamó el éter luminífero, por eso en los primeros programas de radio los locutores hablaban de las ``ondas del éter''.

Recordemos el ejemplo de la locomotora: como sabemos a qué velocidad se propaga el sonido por el aire, midiendo la velocidad del sonido respecto de la locomotora podemos calcular la velocidad del tren. Siguiendo el mismo razonamiento, como sabemos a qué velocidad se propaga la luz a través del ``éter luminífero'', si medimos la velocidad de la luz respecto de la Tierra vamos a poder deducir a qué velocidad se mueve la Tierra a través del éter.

Michelson, en uno de los más célebres experimentos de la física, midió la velocidad de la luz respecto de la Tierra en distintas direcciones y obtuvo siempre el mismo resultado, como si la Tierra estuviera quieta respecto del éter.

Como la tierra gira alrededor del Sol a una velocidad de unos treinta kilómetros por segundo, deberíamos esperar que si repetimos el experimento seis meses después tendríamos que encontrar una diferencia de sesenta kilómetros por segundo, ya que la Tierra habrá dado media vuelta al Sol y estará moviéndose ``hacia atrás''.

Tengamos presente que nunca nadie midió ni detectó de ninguna forma al éter. Simplemente se creía en su existencia porque se pensaba que la luz necesitaba algún medio material para propagarse. Para explicar el resultado negativo del experimento de Michelson, algunos intentaron proponer que la Tierra ``arrastra'' un poco de éter mientras se mueve (como el aire adentro de un vagón de tren). En cambio, Einstein postuló que la luz se propaga a través del vacío y que su velocidad, medida desde cualquier sistema de referencia, es siempre la misma.

Naturalmente, esto era exactamente lo que sugería el resultado de la experiencia de Michelson, pero las ideas de Einstein iban contra el ``sentido común'':

Volvamos al tren y supongamos que la locomotora enciende la luz. Si medimos la velocidad con que sale la luz de la locomotora, vamos a encontrar que viaja aproximadamente a trescientos mil kilómetros por segundo. Si el tren viaja a cuarenta kilómetros por hora, sería lógico esperar que la velocidad de la luz medida desde la estación fuera cuarenta kilómetros por hora mayor. Pero lo que sucede en la naturaleza es precisamente lo que dice Einstein: el resultado de medir la velocidad de la luz desde el tren en movimiento o desde la estación es exactamente el mismo. No hay forma de convencer a la luz para que vaya más rápido.

Está claro entonces que no hay que usar las transformaciones de Galileo (sumar o restar velocidades y distancias) para pasar de un sistema de referencia a otro. Si la velocidad de la luz es la misma para cualquier sistema, tenemos que usar las transformaciones de Lorentz (son unas ecuaciones algo más complicadas que las de Galileo). Ahora bien: las ecuaciones de Maxwell (las ecuaciones de las ondas electromagnéticas) son invariantes ante las transformaciones de Lorentz. Hablando en criollo, esto quiere decir que el guarda puede iluminar con su linterna para todos lados, pero la luz se va a comportar de forma exactamente igual a como lo haría si el tren estuviera quieto ¡y eso es exactamente lo que pasa!

Las ideas de Einstein (que al fin y al cabo no había hecho más que aceptar el resultado de la experiencia de Michelson tal cual era) revolucionaron profundamente la física. Si reconocemos que lo correcto es utilizar las transformaciones de Lorentz para relacionar distintos sistemas de referencia, el hecho de que la velocidad de la luz sea siempre la misma deja de ser un fenómeno incómodo. Pero las ecuaciones de Newton no son invariantes ante las transformaciones de Lorentz, lo que significa que la teoría de Newton ``está mal''.

Ahora puedo justificar por qué dije que Newton inventó sus leyes: si hubiera dicho descubrió habría dado la falsa impresión de que dichas leyes eran una propiedad de la naturaleza previamente existente que él sacó a la luz. Si hubiera sido así, no podría resultar luego que estas leyes estuvieran equivocadas. Por más que nos enseñen que las cosas se caen al suelo ``por la ley de gravedad'', el hecho es que esto ocurría de manera exactamente igual antes de que Newton naciera, y continuaron cayendo exactamente de la misma forma luego de que Einstein encontrara que las leyes de Newton eran ``incorrectas''.

Hace unos trescientos años, Newton elaboró una teoría que predice los movimientos de todos los planetas y satélites con asombrosa precisión, y el movimiento del planeta Mercurio con un error muy pequeño; se necesitan observaciones astronómicas muy precisas para detectar esa mínima diferencia (por eso puse entre comillas la palabra ``incorrectas''). Pero la teoría de la relatividad de Einstein es igualmente exacta para los movimientos de todos los planetas, y funciona también incluso para Mercurio. Por eso es mejor.

Otro punto en que la teoría de Einstein es contraria al sentido común es la dilatación del tiempo. Como vimos, cuando usábamos las transformaciones de Galileo para vincular medidas hechas respecto de distintos sistemas de referencia, teníamos que sumar o restar distancias y velocidades. Pero con las transformaciones de Lorentz no es tan sencillo, ya que también interviene el tiempo: El tiempo arriba del tren que se mueve transcurre más lentamente que en la estación.

Naturalmente la dilatación del tiempo es tan pequeña que es imperceptible en un viaje en tren. Pero supongamos que la velocidad de la luz, en vez de ser de trescientos mil kilómetros por segundo (más de mil millones de kilómetros por hora) fuera de sólo cincuenta kilómetros por hora. En ese caso, si tomamos el tren en La Plata a las dos de la tarde y nos bajamos luego de media hora de viaje (a cuarenta kilómetros por hora), vamos a encontrarnos con que todo el mundo nos dice que son las tres menos diez. Si inmediatamente tomamos el tren para volver nos va a llevar otra media hora llegar, pero en La Plata se habrán hecho ya las cuatro menos veinte. Esto no quiere decir que los relojes adelanten ni atrasen: nosotros, arriba del tren, no notaremos nada raro; sólo vamos a haber hecho un viaje de media hora de ida y media hora de vuelta. La gente que nos esperó en La Plata tampoco va a haber notado nada extraño, pero nos dirá que nuestro viaje duró cincuenta minutos de ida y cincuenta de vuelta. En el mundo real, como la luz viaja a más de mil millones de kilómetros por hora y no a cincuenta, aunque viajáramos en tren continuamente durante cincuenta años sólo nos ahorraríamos una millonésima de segundo.

Todos estos fenómenos parecen curiosidades teóricas, ya que no los percibimos en la vida cotidiana. No existen ni trenes, ni aviones, ni cohetes, ni ningún tipo de vehículo capaz de acercarse a la velocidad de la luz. Pero sí hay relojes extraordinariamente precisos: los relojes atómicos. En un experimento realizado en 1971 se embarcaron cuatro de estos relojes en aviones comerciales y se comprobó que el tiempo realmente transcurre como lo predice la teoría de la relatividad. La revista Scientific American dijo que esta era la verificación más barata de la teoría, ya que costó unos ocho mil dólares, de los cuales siete mil seiscientos se gastaron en los pasajes de avión.

A pesar de lo fantástico que resulta el fenómeno de dilatación del tiempo, la teoría de la relatividad ha resultado bastante ingrata para los autores de ciencia ficción, ya que prohíbe viajar más rápido que la luz. Esto plantea inconvenientes insalvables para las historias de viajes más allá del sistema solar.

¿Qué es lo que ocurre en el mundo real cuando intentamos superar la velocidad de la luz? De nuevo, no tenemos forma de acelerar a un cuerpo a tal velocidad, pero sí existen poderosísimos aceleradores de partículas, llamados sincrotrones, que pueden acelerar las partículas que constituyen la materia.

Supongamos otra vez que la velocidad de la luz fuera de sólo cincuenta kilómetros por hora y que dispusiéramos de un ``tenistrón'' capaz de acelerar pelotas de tenis. Ponemos en marcha el aparato y al cabo de una hora nuestras pelotas van a cuarenta kilómetros por hora. Esperamos otra hora y van a cuarenta y cinco. Lo dejamos funcionando una semana entera y van a cuarenta y ocho. Las pelotas aumentan continuamente su velocidad: cada vez les costará más llegar a los cuarenta y nueve, cuarenta y nueve y medio, etc., pero nunca llegarán a los cincuenta. Sin embargo, si nos interponemos en el camino de una pelota que ha sido acelerada durante solamente una hora, apenas recibiremos un leve pelotazo, mientras que si tratamos de detener una que ha estado en el ``tenistrón'' durante un día, nos golpeará como si fuera de plomo macizo. Y si cometemos la osadía de ponernos delante de una pelota que ha sido acelerada durante varias semanas, será como si nos atropellara una locomotora, aunque las tres pelotas viajen casi a la misma velocidad. Las pelotas no irán más rápido, pero pegan cada vez más fuerte. Salvando las distancias, pasa lo mismo en los aceleradores de partículas de verdad: las partículas ganan cada vez más ``impulso'', pero nunca pueden alcanzar la velocidad de la luz.

En muchos cuentos de ciencia ficción el recurso salvador es decir que en el futuro se descubre un error en las teorías de Einstein, y que sí se puede sobrepasar la velocidad de la luz.

Como vimos, Einstein encontró que la teoría de Newton ``estaba mal'' y eso no significó que las cosas comenzaran a caerse para arriba. Incluso si decimos que la teoría de Newton es ``incorrecta'', da la impresión de que entonces la teoría de Einstein es la ``correcta''.

Mañana mismo o dentro de algunos años, un hipotético físico, por ejemplo Jacob Newtenstein, puede descubrir que la teoría de Einstein ``está mal'' en serio. Pero aunque eso pase, las cosas no van a empezar a caerse contra el techo, ni a moverse más rápido que la luz.

Einstein simplemente elaboró una descripción de la naturaleza más precisa que la de Newton, y es posible que alguien halle una aún mejor. Pero la naturaleza no va a modificar su comportamiento para satisfacer la teoría de algún físico: es el científico quien deberá exprimir sus sesos para que su teoría describa a la naturaleza mejor que todas las teorías anteriores.



© Pablo G. Ostrov
Re: María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
20 jun 2004
En vez de machacarte con la cinta corredora (los efectos son nulos dado el aspecto cada vez más "sharoniano" de tu volumen) deberías aplicarte en un método de "desintoxicación de tu adicción al sionismo"...no sé si aplicando alguna cinta (de video)a tu cerebro con imágenes de las torturas del Mossad,los asesinatos selectivos del Ejército Israelí,los niños palestinos a los que se usa como "escudos humanos"por soldados de Sharon, casas derribadas,olivos arrancados,masacres de Jenin,Rafah...etc.
Re: María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
20 jun 2004
bla ,bla , bla dicen los stalinistas y demás bestias pardas de la izquierda totalitaria para justificar su racismo y su sandez permennte que les hermana con el nazismo. Son los progre-nazis de hoy ... y también están con Teresa campos , parece ... juuuuuuuuassss
...
20 jun 2004
jaim, ja t'ho vaig dir, argumentes tan com Goebbels o Heiddegar, la qual cosa significa aixo i prou, que argumentes.

DISSOLUCIO DE LA BANDA RACISTA I GENOCIDA "ESTAT D'ISRAEL". SHARON AL TPI.
Re: María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
21 jun 2004
ladran , luego cabalgamos
Re: María Teresa Campos y el perro judío -Pilar Rahola
08 mar 2006
brillante como siempre el texto de pilar, realmente en un continente como europa que apesta de antizionismo, antisemitismo y tantas otras formas de racismo, hace falta gente con la lucidez intelectual que tiene esta mujer.
Que repugnante que es la iquierda liberal, marxista o la lacra nacional-indepe con su antisemitismo y su odio al estado de israel, asi como su comulgacion con la ideologia mas antiemancipatoria y retrogada del siglo 21: el fundamentalismo islamico
larga vida a israel!!
por el comunismo!!
shalom!!

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat