Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: mitjans i manipulació
La contrainformación al servicio de la transformación social
13 jun 2004
Programa y Materiales para el debate sobre: El papel de la contrainformación en la batalla ideológica anticapitalista. Jornadas de análisis y reflexión de KAOSENLARED (3-4 de julio en Terrassa).
Primeras Jornadas de análisis y reflexión del colectivo de contrainformación kaosenlared. Terrassa, 3-4 Julio â04

PROGRAMA PROVISIONAL

Sábado, 3 de julio

10:00 h.

Recepción de los participantes entrega de materiales de discusión



10:30-13:30 h.



El papel de la contrainformación en la batalla ideológica anticapitalista


Intervendrán:

· Presentación del debate por el Kolectivo Editorial de Kaos en la Red (10')
· Rueda de intervenciones de la páginas de contrainformación del estado español y los movimientos sociales, políticos y sindicales locales (5-10' cada colectivo)
· Coloquio entre todos los asistentes.





16:00-18:00 h.



La línea editorial de las páginas de contrainformación


Intervendrán:

· Presentación del debate por el Kolectivo Editorial de Kaos en la Red (10')
· Rueda de intervenciones de la páginas de contrainformación del estado español y los movimientos sociales, políticos y sindicales locales (5-10' cada colectivo)
· Coloquio entre todos los asistentes.



(18:30-20:30 h.)



Gestión técnica de la web kaosenlared.net



Intervendrán:



· El Kolectivo Editorial de Kaos en la Red

· Las personas que quieran colaborar con kaosenlared



Domingo día 4 de julio

11:30-13:00 h.



Creación de la Asociación:Col·lectiu de contrainformaciò Kaos en la red



Intervendrán:


· El Kolectivo Editorial de Kaos en la Red

· Las personas que quieran colaborar con kaosenlared




Todos las actividades se realizarán en el centro cívico Montserrat Roig de Ca NâAnglada y en el local de kaosenlared.net. (De momento pendiente de autorización)



Recordaros a todos/as que las jornadas coinciden con la Fiesta Mayor de Terrassa, es decir que se trabajará y se disfrutará de los espacios alternativos de la ciudad. Ya se os informará del programa de fiestas.



Un buen material de base es el del debate que se está realizando en La Haine: "Los límites de la contrainformación y la comunicación de masas"

http://www.lahaine.org/b2/articulo.php?p=1805&more=1&c=1

--------------------------------------------------------------------------------
!!! LAS WEBS QUE HAN CONFIRMADO SU ASISTENCIA!!!!!

(1). Colectivos de contrainformación.

Alternativa Informativa de Terrassa (ANTA),
Contrastant,
Colectivo Gran Salto Adelante [ex UPA-Molotov]
Espaimarx.org

Pendientes confirmación

Rebelión,
La Haine (Red La Haine),
ZNet en Español,
Indymedia Barcelona,
Nodo50,
Contrainfos,
QSVT,
Liberinfo,
@-infos,
A las barricadas,
Barcelona Indymedia,
Euskal Herria Indymedia,
Galiza Indymedia,
Gara,
La Revista @ pangea,
Madrid Indymedia,
Rojo y Negro,
Sindominio,
El sud,


Cádiz Rebelde (no podrán venir pero están interesados en un encuentro estatal)

(2) Movimientos sociales, políticos y sindicales invitados de ámbito local:

CGT,
CNT,
Post Scriptum Ràdio,
Ràdio Kaos,
CUP,

Pendents de confirmnació
COBAS,
Can Pingàs,
Ateneu Candela (col·lectius),
Acció Autònoma,
Assemblea deâOkupes de Terrassa,
Dones del Sac,
Ràdio Barraka,

...

La contrainformación al servicio de la transformación social
Materiales para el debate sobre: El papel de la contrainformación en la batalla ideológica anticapitalista. Jornadas de análisis y reflexión del KEKR (3-4 de julio en Terrassa).




La contrainformación o información antagónica debe basarse en unos principios comunes mínimos, que todos debemos debatir y acordar de manera democrática en un sentido nuevo, es decir obviando lo que nos separa y profundizando lo que nos une.



Creemos que lo que nos une a todos y todas es la voluntad de informar a la gente común (lo que nosotros somos) desde la óptica de la izquierda anticapitalista plural, de la izquierda que ha aprendido de las fuentes del marxismo, el pensamiento libertario y de las nuevas concepciones político-filosóficas del siglo XX-XXI.


Esta forma de accionar debe, a nuestro entender, fortalecer el otro aspecto común y homogeneizador que es el de la profunda voluntad democrática, asamblearia y autogestionaria de los grupos que formamos a la contrainformación. Esta voluntad es la que nos permitirá desarrollar nuestras capacidades individuales dentro de un proyecto colectivo y no caer en el aislamiento autocomplaciente, ni en el dogmatismo limitativo. Aportar cada uno según sus capacidades, voluntad y visión del mundo se convertirá en la única manera de construir algo nuevo interesante para la mayoría: la gente común.


El problema fundamental que nos encontramos todos los grupos implicados en ejercer la libertad y la lucha anticapitalista en la red y fuera de ella es llegar a la gente común, a la gente que cada día âal igual que nosotrosâ debe luchar por sobrevivir en unas condiciones cada vez más adversas tanto en el centro del mundo capitalista avanzado como en los países de la periferia.


La forma de gobierno que hoy rige en el mundo contemporáneo no es democracia pues no garantiza el predominio del pueblo en el gobierno político en ninguno de los estados existentes. Su forma transmuta la participación de los ciudadanos libres a un mero ejercicio simbólico-temporal que sólo garantiza la conversión de los partidos políticos en meras agencias electorales y a las elecciones en un mercadillo del voto.


El ciudadano se ve sometido, sin capacidad de respuesta, a las formas económico sociales y culturales de dominación que la clase hegemónica determina. La fuerza mediática (medios de comunicación y de creación de conciencia ideologizada controlados por los poderes económicos) o la fuerza coercitiva (en los casos extremos de insubordinación al poder establecido), lo convierten en un ser aislado, limitadamente solidario e individualista que abandona la actividad social para recluirse en el ámbito de lo privado. Cuando lo privado es inexistente, pues el ser humano es un ser social que toma conciencia de ello durante su propia gestación como ser en el seno de una sociedad. Siendo su gestación como ser, no más que la aprehensión de su realidad a través de la vida social, vida que otros gobiernan, controlan y organizan en interés propio y no de toda la sociedad.


En este contexto el abandono del espacio publico (social) el grupo dominante (paladines de la libertad, pero de empresa, no de otro tipo) ocupan este espacio, no para defender el interés común de toda la sociedad, sino para la defensa de sus intereses. En este contexto de libertad restringida son los partidos políticos (clase gobernante) los que intentan representar a los ciudadanos como forma de garantizar la estabilidad social y reducir el conflicto de intereses al mínimo, pero sin entrar en el meollo de la cuestión que es la imposición de una minoría, que todo lo tiene, sobre una mayoría, que de todo carece. Mientras no tengamos garantizados el derecho al trabajo no jerarquizado, a la vivienda no segregada, a la educación libre, a la sanidad de calidad e igualitaria, a la libertad de expresión y al control democrático de los medios de comunicación públicos y privados, donde está la libertad, donde está la democracia de iguales.


Como dice la canción de Los Rabanes: âyo sabía que esto iba aparar muy malâ?, la participación en este circo disminuye, pero eso no importa, el sistema se siente fuerte, es capaz de cualquier cosa, miles de ciudadanos movilizados contra la última guerra no fuimos capaces de cambiar nada, la frustración sigue haciendo mella, su camino es inexorable. Los grandes poderes gobiernan a su antojo con unos u otros políticos en el poder, nada cambia, la especulación, la guerra, la eventualidad de los derechos sociales adquiridos, la violencia irracional sigue aumentando. El capitalismo se ha convertido definitivamente en la máxima expresión del desorden.


¿Qué hacer?


La respuesta no la tenemos nosotros, no somos dirigentes mesiánicos, lo único que sabemos es que hay que luchar por construir entre todos un nuevo orden el de la justicia y el de la libertad, nuevo orden que surgirá de este kaos que es el capitalismo en todas sus formas (laica o religiosa, democrática formal o dictadura, república o monarquía).


La construcción de este nuevo orden debe venir de la gente común sino no vendrá esa es nuestra fuerza saber que el futuro lo podemos construir todos y cada uno de nosotros, rompiendo el aislamiento el consumismo desaforado y organizándonos sin organización no hay futuro sin unidad no hay futuro sin la gente común organizada nada es posible.



Nosotros trabajamos en el terreno dela contrainformación pero toda nuestra acción debe estar orientada a ser útiles a las personas (no a las estructuras) que trabajan o trabajamos en otros ámbitos de la lucha de clases anticapitalista: los movimientos sociales, las organizaciones sindicales, los partidos políticos, las asociaciones culturales, etc.


Si ofrecemos información de experiencias a unos sobre otros, si trabajamos en el seno de estos movimientos, si colaboramos en la construcción de otros nuevos, más claramente anticapitalistas y profundamente democráticos las posibilidades se multiplican y nuestra labor de animar y empujar la lucha de clases será fructífera, no hoy ni mañana, pero si a medio largo plazo. Esto debe ir acompañado de la creación de espacios propios de socialización, de autoorganización y de intercambio donde se forme la nueva clase hegemónica, no sabemos cuando ni como pero si saben¡mos que solo la podremos formar todos si permanecemos unidos y con clara voluntad de triunfo.


Creemos que debemos decirlo con rotundidad, como de hecho lo esta diciendo mucha gente ya en este planeta, es necesario profundizar en el verdadero sentido de la lucha que no sólo se refiere a las condiciones políticas y económicas, sino también sociales y personales. Creemos que es imprescindible la creación a medio largo plazo de un Movimiento que aborde lo político, lo social, lo económico, lo cultural y lo psicológico. El movimiento de movimientos debe, a nuestro entender, afirmar el respeto y la valoración de la diversidad personal, cultural e ideológica y rechazar los sistemas uniformizantes y homogenizadores, así como también toda forma de discriminación. Consecuentemente, deberíamos trabajar para crear nosotros la gente común un sistema de valores antagónicos a los del gran capital.


Lógicamente se nos abrirá entonces un nuevo debate, que ya se está dando en otros lugares, el del poder. Podemos conformar el movimiento en una organización destinada ala toma del poder o en una organización detentadora de poder en si misma pero que no aspira a una sociedad basada en el poder. Las respuestas debemos construirla entre todos. Ahora lo que si es evidente es que sin organización no hay posibilidad de cambio en ningún sentido, la atomización solo beneficia al capital esa es su vieja táctica divide y vencerás!!


Nosotros la contrainformación debemos participar de este proceso animando, introduciendo los elementos de reflexión de los diversos colectivos y personas, y a la vez entrar con toda rotundidad en la batalla ideológica la que estamos librando ahora mismo, con este simple debate entre todos nosotros. La única forma de trasladar las opiniones de todos y de hacerlas circular, de debatirlas es participando en el seno de los movimientos sociales y en las diferentes organizaciones existentes o participando en las nuevas que aparezcan, haciendo ver a las misma âtare ardua, pero necesariaâ la importancia de la comunicación y la contrainformación para poder defendernos de las manipulaciones de los medios de comunicación del sistema y de sus fuerzas ideológicas y correctivas.



Hay 2 comentarios


--------------------------------------------------------------------------------
Manel Márquez Berrocal - kaosenlared.net - [03.12.03 - 20:37 [2004-06-12 11:40:53]
Primera reflexión: Contrainformación y medios de comunicació
Aportación (en castellano y català) al debate "Los límites de la contrainformación y la comunicación de masas".

Al abrir el buzón de casa y recoger lo que nos llega, la pregunta que nos hacemos (o nos hacen) y la respuesta que damos (o nos dan) casi siempre es la misma: â ¿Hay correspondencia? â No, sólo propaganda. Pocos dicen publicidad, pese a que para mucha gente son expresiones sinónimas, quizás somos conscientes, de que todo el que nos llega a casa es esto, propaganda. Desde la ofrecida por el gran almacén, el programa de un partido político, hasta la revista de lâAyuntamiento o el diario al que estamos subscritos, todo lo consideramos propaganda, ya que tenemos claro que nadie nos dará información de forma gratuita.

Pese a distinguir entre información y propaganda resulta un trabajo complicado y pesado, no tanto por el esfuerzo de análisis y reflexión intelectual, que también, sino porque requiere tiempo y, precisamente de lo que uno tiene la sensación es de que lo que no posee es justamente de tiempo, la sociedad histérica en la que vivimos nos impone a todos, queramos o no un ritmo frenético que acabamos interiorizando y asumiendo como la única forma de vivir. Las personas, pero de forma muchas veces intuitiva, pese a tener a su ante una realidad omnipresente, opresiva y compleja, entendemos perfectamente lo que se ajusta a la realidad de nuestra vida cotidiana y lo que es un mensaje elaborado, ajeno a la misma y difundido con un claro objetivo coercitivo o propagandístico. No hemos de ser pesimista todavía no hemos llegado al Mundo feliz de Huxley.

Las personas de la contrainformación (âvamos su vecinoâ?) decimos: informarse cuesta y no sólo dinero, que también, sino fundamentalmente un esfuerzo intelectual. Buscar fuentes de información fiables, contrastar estas con las demás âpara ver que intereses tienen cada uno de los emisores de información o los implicados en los conflictosâ y todos esto encajarlo dentro de un sistema global de comprensión general del mundo necesita tiempo y un esfuerzo teórico importante, que evidentemente mi vecina, por el momento, no hará.

Recuperando el libro de Michel Collon, Ojo cono los media (1996) podemos recordar que la información no escapa a las relaciones de fuerza (de clase diríamos nosotros) que pretende describir, porque aquel que lanza una información quiere conseguir un efecto (propaganda). Y nuestra prensa, lejos de ser independiente como afirma ser, está situada económicamente y políticamente al terreno de los ricos y los poderosos de este mundo. Así pues, cuando difunde una información, es lógico preguntarse: quién habla, a qué intereses sirve?

Los historiadores hemos elaborado métodos de "crítica histórica" que nos permiten evaluar la fiabilidad de los documentos y los testigos del pasado. Lo ideal seria leer un diario o escuchar las noticias con la misma mirada, la misma visión crítica de los historiadores. Por esto nosotros ante cualquier información, particularmente si proviene de un medio que se pretende neutro, creemos como Collon que hace falta plantearse cinco cuestiones fundamentales:
1. ¿Quiénes origina la información?
2. ¿Qué interés tiene en este asunto?
3. ¿Qué ideología influyo en quien habla?
4. ¿Nos comunica correctamente el punto de vista contrario, y si no lo hace, dónde podemos encontrarlo?
5. Nos indica qué son las causas profundas del problema?

En este tema, como en los demás, las prisas de la vida cotidiana, nos impide un análisis correcto, por eso para defendernos de las manipulaciones hace falta tiempos. Por esto no nos podemos tragar las informaciones sin analizarla. Los métodos de manipulación y desinformación son casi siempre los mismos: la mentira, lâomisión, la sobreinformació y la descontextualització, lâanalogía y la metáfora, el tono, el rumor, la palabra, los binomios antitéticos, los eufemismos, la generalización falsa...

Las preguntas que nos podemos hacer son: ¿Es realmente neutro y apolítico un medio que dice serlo? ¿Los testigos son directos? ¿Son independientes o se citan la una a la otra (en "cascada")?.

¿Las fuentes están identificadas las con precisión? ¿Son desinteresadas? ¿Y fiables? ¿Recurren a fuentes-camelo, como por ejemplo "los observadores" o "de fuente autorizada", que a menudo sólo sirven por ocultar la opinión particular del periodista o la de su fuente política? ¿Qué hay de los lugares, fechas y personas implicadas? ¿Se hace una esmerada distinción entre hechos reales y hechos sólo probables o posibles? ¿Se cede la palabra a los argumentos encontrados? ¿De qué manera? ¿Cuándo aparece una duda, refleja realmente una opinión diferente o sólo insiste en el argumento general del autor en cuestión? Si se presenta como un diálogo neutral entre dos tesis diferentes, ¿Es esta neutralidad real o aparente? ¿La prensa ataca una persona, un movimiento, un país? ¿Han dicho o hecho realmente lo que se les ha imputado? ¿Los expertos provienen todos del mismo bando? ¿Se indican sus vínculos o intereses? ¿Son consecuentes las deducciones, o están inspiradas en "a priori"? ¿Hay insinuaciones no probadas? ¿Se utilizan silogismos engañosos?

¿Las palabras son precisas o huelgas? ¿Se emplean palabras "recargadas" con objeto de neutralizar la reflexión? Palabras con una carga positiva como "defensa", "moderado", "pragmático", "mundo libre", "cooperación"... O palabras con una carga negativa: "régimen", "terrorista", "extremista"... ¿Se utilizan términos complacientes por minimizar una acción escandalosa o una responsabilidad? ¿Cómo "daños colaterales" en vez de víctimas, "informadores generales" en vez de policía o otros medios oficiales, "reajustes" en cuentas de despidos... se usan el condicional o las comillas por poner en entredicho una afirmación? Se reservan o no a sólo una de las partes? se acentúa el aspecto sentimental por disminuir la facultad de razonamiento?

¿Las cifras son precisas? ¿Verificadas? ¿Se ilustran los aspectos esenciales? ¿Comparan las estadísticas realidades comparables? ¿Cambia de sentido un determinado gráfico si se modifica su presentación, por ejemplo espaciando de alguna forma las marcas o alargando el dibujo en un sentido u otro?

¿La historia del hecho se remonta a hasta los orígenes del fenómeno? ¿Se limita la cronología? ¿Qué aspectos se excluyen de la comprensión? ¿Se indican las causas sociales profundas de los acontecimiento, los intereses de las diferentes clases y estratos sociales?

En definitiva, verificar toda la información sobrepasa, evidentemente, las fuerzas de un individuo e incluso de un grupo. Un buen principio para un método de lectura crítica consiste a ser conscientes de que es mucho difícil saber qué ocurre si nos basamos en la información dada por los mass media dominantes.

Por último, hace falta decir que la función general de la prensa y también del estado es garantizar el funcionamiento general del sistema y para esto siempre se alían con el grupo social dominante (en nuestro caso con el capital, centro de poder real de nuestra formación económico y social capitalista).

De todas maneras no tenemos que caer en un pesimismo exagerado, pues en estos medios hay personas que se oponen a la jerarquía, a las corrupciones, a las presiones de los poderes, y que realmente quieren hacer su trabajo con honestidad. Reforzar a este periodistas y denunciar a los periodistas estrella, que no hacen el trabajo según su propio código deontológico, es decir no se trata de decir a nadie el que tiene que decir pero si que haga información y no propaganda. Las cartas al director del medio criticado o a los de la competencia, la intervención a las emisoras de radio y otros sistemas denuncia que les hagan perder credibilidad, y a la vez lectores y publicidad, puede ser un buen medio.

Además de tener presente que el acceso a los medios locales es más fácil por la proximidad humana y las posibilidades de hacerles llegar informaciones que quizás ellos mismos por su trabajo bajo presión ni se han planteado utilizar o simplemente no las conocen.

En resumen, esta es el trabajo que desde la contrainformación hacemos y el que queremos aportar a nuestra sociedad para poder construir una verdadera democracia económica y social, que nos aleje de una democracia formalmente representativa, sin control popular y desinformada (sólo sometida a la propaganda). No hacerlo es colaborar en que esta democracia, limitada (o nueva dictadura) que tenemos, se convierta, todavía más, en una democracia oligárquica que excluya a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de la toma de decisiones.

La salida del circulo puede y debe ser la creación de medios propios (radios libres, periódicos, página webs) pero mucho más importante que esto es crear organizaciones sociales antagónicas comprometidas con el cambio de rumbo de esta sociedad de explotación y miseria, pues no debemos olvidar que de lo que informamos es de la lucha de la gente común (nosotros mismo) y no de banalidades, ni de entelequias.

Las gentes de la contrainformación no debemos permanecer ajenas al compromiso social, el nuestro es la contrainformación, pero también lo es la participación directa en los movimientos sociales como uno más. Nuestra labor es animar (y animarnos) las luchas, agitar las conciencias y dejar claro que ellos (o nosotros y nosotras)debemos ser los creadores de la información, para que de esta manera se retroalimenten esta lucha por el conocimiento, la verdad (parcial pero verdadera, relativa pero útil en cada momento histórico) y el cambio social.

Convivir en la diferencia es la apuesta de kaosenlared.net, sin esa unidad no hay nada que hacer. Desde los inicios de Radio Kaos (1987) así trabajamos, fortaleciendo lo que nos une, obviando lo que nos separa. Y gracias a ello hemos ido aguantando estos diecisiete años de radio libre y estos dos de internet.

Creo que cada día somos más los y las que pensamos que esta forma de trabajar es la única que nos puede permitir ciertos avances, pero sin dejar jamás de entender que la actividad contrainformativa no es más que un elemento de la lucha de clases, y de la lucha anticapitalista.

Un abrazo a los que luchan!!!


--------------------------------------------------------------------------------

[català]
Primera reflexió: Contrainformació i medis de comunicació

En obrir la bústia de casa nostra i recollir el que ens arriba, la pregunta que ens fem (o ens fan) i la resposta que donem (o ens donen) gairebé sempre és la mateixa: â Hi ha correspondència? â No, només propaganda. Pocs diuen publicitat, malgrat per molta gent són expressions sinònimes, potser som conscients, de que tot el que ens arriba a casa és això, propaganda. Des de lâoferta del gran magatzem, el programa dâun partit polític fins la revista de lâAjuntament o el diari al que estem subscrits, tot ho considerem propaganda, car tenim clar que ningú no ens donarà informació de forma gratuïta.

Malgrat distingir entre informació i propaganda resulta una feina complicada i feixuga, no tant per lâesforç dâanàlisi i reflexió intel·lectual que també, sinó perquè requereix temps i, precisament el que hom té la sensació és de que el que no posseeix és temps, la societat histèrica en la que vivim ens imposa a tots, vulguem o no un ritme frenètic que acabem interioritzant i assumint com la única forma de viure. Les persones però de forma moltes vegades intuïtiva, malgrat tenir al seu davant una realitat omnipresent, opressiva i complexa, entenem perfectament el que sâajusta a la realitat de la nostra vida quotidiana i el que es un missatge elaborat aliè a la mateixa i difós amb un clar objectiu coercitiu o propagandístic. No hem dâésser pessimista encara no hem arribat al Món feliç de Huxley.

Les persones de la contrainformació (âvamos su vecinoâ?) diem: informar-se costa i no només diners, que també, sinó fonamentalment un esforç intel·lectual. Cerca fonts dâinformació fiables, contrastar aquestes amb altres âper tal de veure que interessos tenen cadascun dels emissor dâinformació o els implicats en els conflictesâ i tots això encabir-ho dins dâun sistema global de comprensió general del món necessita temps i un esforç teòric important, que evidentment la meva veïna, de moment, no farà.

Recuperant el llibre de Michel Collon, Ojo con los media, 1996 podem recordar que la informació no escapa a les relacions de força (de classe diríem nosaltres) que pretén descriure, perquè aquell que llança una informació vol aconseguir un efecte (propaganda). I la nostra premsa, lluny de ser independent com afirma ser, està situada econòmicament i políticament al terreny dels rics i els poderosos d'aquest món. Així doncs, quan difon una informació, és lògic preguntar-se: qui parla, a quins interessos serveix?

Els historiadors hem elaborat mètodes de "crítica històrica" que ens permeten avaluar la fiabilitat dels documents i els testimonis del passat. L'ideal seria llegir un diari o escoltar les noticies amb la mateixa mirada, la mateixa visió crítica dels historiadors. Per això nosaltres davant de qualsevol informació, particularment si prové d'un mitjà que es pretén neutre, creiem com Collon que cal plantejar-se cinc qüestions fonamentals:1. Qui origina la informació? 2. Quin interès té en aquest assumpte? 3. Quina ideologia influeix en el qui parla? 4. Ens comunica correctament el punt de vista contrari, i si no ho fa, o­n podem trobar-lo? 5. Ens indica quines són les causes profundes del problema?

En aquest tema, com en altres, les preses de la vida quotidiana, ens impedeix una anàlisi correcta car per defensar-nos de les manipulacions cal temps. Per això no ens podem empassar les informacions sense analitzar-la. Els mètodes de manipulació i desinformació són gairebé sempre els mateixos: la mentida, lâomissió, la sobreinformació i la descontextualització, lâanalogia i la metàfora, el to, el rumor, la paraula, els binomis antitètics, els eufemismes, la generalització falsa...

Les preguntes que ens podem fer són. Ãs realment neutre i apolític un mitjà que diu ser-ho? Els testimonis són directes? Són independents o se citen l'una a l'altra (en "cascada")?.

Les fonts estan identificades les amb precisió? Són desinteressades? I fiables? Recorren a fonts-enganyifa, com ara "els observadors" o "de font autoritzada", que sovint només serveixen per ocultar l'opinió particular del periodista o la de la seva font política? Què hi ha dels llocs, dates i persones implicades? Es fa una acurada distinció entre fets reals i fets només probables o possibles? Se cedeix la paraula als arguments oposats? De quina manera? Quan apareix un dubte, reflecteix realment una opinió diferent o només insisteix en l'argument general de l'autor en qüestió? Si es presenta com un diàleg neutral entre dues tesis diferents, és aquesta neutralitat real o aparent? La premsa ataca una persona, un moviment, un país? Han dit o fet realment el que se'ls ha imputat? Els experts provenen tots del mateix bàndol? S'indiquen els seus vincles o interessos? Són conseqüents les deduccions, o estan inspirades en "a prioris"? Hi ha insinuacions no provades? S'utilitzen sil·logismes enganyosos?

Les paraules són precises o vagues? S'empren paraules "recarregades" a fi de neutralitzar la reflexió? Paraules amb una càrrega positiva com "defensa", "moderat", "pragmàtic", "món lliure", "cooperació"... O paraules amb una càrrega negativa: "règim", "terrorista", "extremista"... S'utilitzen termes complaents per minimitzar una acció escandalosa o una responsabilitat? Com "danys col·laterals" en comptes de víctimes, "informadors generals" en comptes de policia o latres mitjans oficials, "reajustaments" en comptes d'acomiadaments... S'usen el condicional o les cometes per posar en dubte una afirmació? Es reserven o no a només una de les parts? S'accentua l'aspecte sentimental per disminuir la facultat de raonament?

Les xifres són precises? Verificades? S'il·lustren els aspectes essencials? Comparen les estadístiques realitats comparables? Canvia de sentit un determinat gràfic si es modifica la seva presentació, per exemple espaiant d'alguna forma les marques o allargant el dibuix en un sentit o un altre?

La història del fet es remunta a fins als orígens del fenomen? Es limita la cronologia? Quins aspectes s'exclouen de la comprensió? S'indiquen les causes socials profundes dels esdeveniment, els interessos de les diferents classes i estrats socials?

En definitiva, verificar tota la informació sobrepassa, evidentment, les forces d'un individu i fins i tot d'un grup. Un bon principi per al mètode de lectura crítica consisteix a ser conscients que és molt difícil saber què ocorre si ens basem en la informació donada pels mass media dominants.

Per últim, cal dir que la funció general de la premsa i també de lâEstat es garantir el funcionament general del sistema i per això sempre sâalien amb el grup social dominant (en el nostre cas la formació econòmic i social capitalista. De tota manera no hem de caure en un pesimisme exagerat car en aquests mitjans hi ha persones que s'oposen a la jerarquia, a les corrupcions, a les pressions dels poders, i que realment volen fer la seva feina amb honestedat. Reforçar a aquest periodistes i denunciar als periodistes estrella, que no fan la feina segons el seu propi codi deontològic, és a dir no es tracta de dir a ningú el que ha de dir però si que faci informació i no propaganda. Les cartes al director del mitjà criticat o als de la competència, la intervenció a les emissores de ràdio i altres sistemes denuncia que els facin perdre credibilitat i alhora lectors i publicitat pot ser un bon mitjà.

A més amés de tenir present que lâaccés als mitjans locals es més fàcil per la proximitat humana i les possibilitats de fer-los arribar informacions que potser ells mateixos per la seva feina sota pressió ni sâhan plantejat utilitzar o simplement no les coneixen.

En resum, aquesta és la feina que des de la contrainformació fem i la que volem aportar a la nostra societat per tal de construir una veritable democràcia econòmica i social, que ens allunyi dâuna democràcia formalment representativa, sense control popular i desinformada (només sotmesa a la propaganda). No fer-ho és col·laborar en que aquesta democràcia, limitada que tenim, esdevingui encara més en una democràcia oligàrquica que exclogui a la majoria dels ciutadans i ciutadanes de la presa de decisions.

La sortida del cercle pot i deu ser la creació de mitjans propis (ràdios lliures, periòdics, pàgina webs) però molt més important que això és crear organitzacions socials antagòniques compromeses amb el canvi de rumb d'aquesta societat d'explotació i misèria, doncs no devem oblidar que del que informem és de la lluita de la gent comuna (nosaltres mateix) i no de banalitats, ni d'entelèquies.

Les persones de la contrainformación no devem romandre alienes al compromís social, el nostre és la contrainformación, però també és la participació directa en els moviments socials com un més. La nostra labor és animar (i animar-nos) les lluites, agitar les consciències i deixar clar que ells (o nosaltres i nosaltres) devem ser els creadors de la informació, perquè d'aquesta manera retroalimentrm aquesta lluita pel coneixement, la veritat (parcial però veritable, relativa però útil a cada moment històric) i el canvi social.

Conviure en la diferència és l'aposta de kaosenlred.net, sense aquesta unitat no hi ha res a fer. Des dels inicis de Ràdio Kaos (1987) així treballem, enfortint el que ens uneix, obviant el que ens separa. I gràcies a això hem anat aguantant aquests disset anys de ràdio lliure i aquests dos d'internet.

Crec que cada dia som més els i les que pensem que aquesta forma de treballar és l'única que ens pot permetre certs avanços, però sense deixar mai d'entendre que l'activitat contrainformativa no és més que un element de la lluita de classes, i de la lluita anticapitalista.

Una abraçada pels i per les que lluiten!!!

--------------------------------------------------------------------------------

Manel Márquez Berrocal - Kaosenlared.net [06.12.03 - 01:51] [2004-06-12 11:44:58]
Sobre unitat i cohesió en el sí de la contrainformació

Aportación (en català y castellano) al debate "Los límites de la contrainformación y la comunicación de masas".

La proposta de la contrainformació avança a tot arreu de forma descentralitzada, i creiem que es així com ha de fer-ho, però alhora, hem de treballar els elements comuns que tenim car quants més serem i més units treballem, millor ens anirà a tots i totes, és el que modestament pensem.

Nosaltres, sense tenir cap relació directe (ara si, cada cop més dâafecte cultural) amb Roberto Delgado estem dient coses semblants a les que diu ell (o a lâinrevés), i si és així, perquè no podem donar a aquest plantejaments/idees comunes un impuls a des dâòptiques ideològiques suposadament diferents. Estem farts de moltes coses, per nosaltres no hi ha difeència entre un lluitador/a per una societat sense classes, sense explotació dels éssers humans o del medi ambient o dâuns pobles sobre dâaltres sigui aquest llibertari, marxista...o el que sigui.

Nosaltres criem que en el nucli dur del pensament de tots nosaltres no hi ha cap diferència, només en les formes i això ho acceptem es més o respectem, és més o desitgem, perquè aquesta diversitat, aquest debat lliure entre iguals és el que ens farà reflexionar sobre coses que per uns i altres semblen molt consistents i pots ser no ho són tan.

Nosaltres diem de donar unitat i cohesió en el sentit ideològic profund, en el sentit de reforçar aquests plantejaments comuns que ens uneixen, creant una nova forma de lluita que sigui capaç dâintegrar als diferents en objectius comuns clars per tots i totes, sense forçar a cap grup o persona a sumar-se als plantejaments en els que no creu, però si en els que tots tenim en comú.

Si la majoria de companys i companyes, amics o amigues de la contrainfromació creiem que no tenim cap punt en comú, no passa res cadascun amb a la seva capelleta i dintre de uns anys tots sants!!!

Ara si poden donar veu (amb aquestes noves eines tecnològiques) als que no la tenen i participar, com uns altres qualsevol, que és que som la majoria (gent comuna), en la lluita contra aquesta societat dâexplotació creiem que hem de fer-ho. I la veritat amb això ja haurem avançat força.

Davant del poder hi ha dos possibilitats, prendreâl per destruir-lo i crear un nou contraordre que garantitzi la llibertat del éssers humans, lluita imprescindible, però difícil, car no hi ha manera de trobar plantejaments comuns. Almenys fins ara tots els intents han estat fracassats. Però hi ha una solució o pas intermedi, que és evitar que els que manen ho puguin fer amb tranquil·litat (mansuetud diríem) i amb consens. En definitiva una altra forma dâexercir el poder és no deixar que altres lâexerceixin.

Ãs el que històricament han fet sempre les forces petites de resistents, forces guerrilleres, pobles en armes, etc. Ãs clar això no garanteix el canvi social, ara el que si permet és que el sistema dâexplotació i de dominació no pugui exercir-se còmodament i en alguns casos paralitzar-lo, i permet alhora lâacumulació de força i lâexplotació de les contradiccions dâaquests situacions històriques concretes. El cas paradigmàtic és Iraq, ara per ara si lâobjectiu era poder dominar el país establir un govern titella i, robar el petroli, això no està essent possible, la resistència ho impedeix, igual passa per exemple a Colòmbia, el sistema no pot desenvolupar les seves potencialitats en aquests contexts polítics-militars. Ãs clar que no hi ha possibilita ara per ara de substituir el poder existent per un de veritablement popular, però el que tampoc pot fer lâenemic, el capital en ambdós casos, és exercir-lo amb llibertat i de forma absoluta (i alhora necessària per a poder autoreproduir-se).

Durant lâocupació del Balcans per les forces alemanyes durant la Segona Guerra Mundial aquestes mai van manar en res que no fossin les ciutats (i limitadament: voladura dâinfrastructures, execució dels caps dirigents de les forces dâocupació), ni les carreteres controlaren, manaven realment lâexercit del tercer Reich en aquesta zona dâEuropa?, no car no podia explotar-la, car no podia sotmetre-la, aquesta es una filosofia que en alguns contexts deixà en taules la lluita pel poder. La sortida, sinó hi ha triomf de les forces populars, és a dir en situacions de taules sempre és la mateixa: la negociació i és ven segur que per a les forces populars no és ni molt menys el pitjor escenari o sortida.

Al món occidental els governs, ens agradi o no, tenen un cert consens social al seu voltant i una oposició a les seves polítiques socials, econòmiques o culturals molt reduïda i força integrada. Per la qual cosa el seu domini sobre la població és gairebé, absolut, la contrainformació pot i deu jugar en aquestes societats occidentals el paper similar a la resistència, és a dir hem de dificultat al màxim lâexercici del poder en el terreny ideològic, no negaré que també en el material, però en les nostres societats la dominació, lâexplotació (evident per a molts) es recolza en lâacceptació ideològica dâaquesta (aquest és el millor sistema de vida, sinó ja sâencarreguen els grans mitjans de deformació de presentar-nos com estant de malament a dâaltres llocs del món abans dâanar a sopar) i fins no trencar aquesta acceptació altres vies són activitats ara per ara inabastables.

Unitat i cohesió en la diferencia esdevenen en aquest context una forma imprescindible de la resistència ideològica a lâexplotació i la misèria material i cultural, altres plantejament pensem amb tota humilitat ens porten a les catacumbes i dâaquí al cel!!!

Explicar les nostres lluites a dâaltres persones, desemmarcarà als poders fàctics i resistir el que ens vingui a sobre no serà poca cosa i companys sense unitat és molt més difícil batre o limitar el poder dâaquest enemic que tenim davant, que és una mica més que un tigre de paper, no perquè no ho sigui (militarment es fràgil), sinó perquè ideològicament és fort. Hi ha un nombre molt elevat de ciutadans/es que per acció u omissió lâaccepten i el defensen de forma aferrissada molt més que els mateixos poderosos.

En definitiva, ens cal ajustar al màxim les nostres sintonies, si el que volem és alguna cosa més que crear un nou mitjà dâesbarjo cultural integrat i acceptat pel sistema, lâaltre camí el de la confrontació ideològica profunda, alguns ja el coneixem, és dur però és el que hem triat aquesta serà la nostra trinxera!!! Cadascú que trií la seva!!




--------------------------------------------------------------------------------


[castellano]
Sobre unidad y cohesión en el sí de la contrainformación

La propuesta de la contrainformació avanza en todas partes de forma descentralizada, y creemos que es así como tiene que hacerlo, pero a la vez, tenemos que trabajar los elementos comunes que tenemos ya que cuántos más seamos y más unidos trabajamos, mejor nos irá a todos y todas, es lo que modestamente pensamos.

Nosotros, sin tener ninguna relación directa (ahora si, cada vez más de afecto cultural) con Roberto Delgado estamos diciendo cosas parecidas a las que dice él (o al revés), y si es así, porque no podemos dar a estos planteamientos/ideas comunes un impulso des de ópticas ideológicas supuestamente diferentes. Estamos hartos de muchas cosas, para nosotros no hay diferencia entre un luchador/a por una sociedad sin clases, sin explotación de los seres humanos o del medio ambiente o de unos pueblos sobre otros sea este libertario, marxista...o lo que sea.

Nosotros creemos que en el núcleo duro del pensamiento de todos nosotros no hay ninguna diferencia, sólo en las formas y esto lo aceptamos, es más lo respetamos, es más lo deseamos, porque esta diversidad, este debate libre entre iguales es el que nos hará reflexionar sobre cosas que para unos y otros parecen muy consistentes y puede ser no que no lo sean tanto.

Nosotros decimos que hay que dar unidad y cohesión en el sentido ideológico profundo, en el sentido de reforzar estos planteamientos comunes que nos unen, creando una nueva forma de lucha que sea capaz de integrar a los diferentes en objetivos comunes claros para todos y todas, sin forzar a ningún grupo o persona a sumarse a los planteamientos en los que no cree, pero si en los que todos tenemos en común.

Si la mayoría de compañeros y compañeras, amigos o amigas de la contrainformación creemos que no tenemos ningún punto en común, no pasa nada cada uno a su capillita y dentro de unos años todos santos!!!

Ahora si podemos dar voz (con estas nuevas herramientas tecnológicas) a los que no la tienen y participar, como otro cualquiera, que es lo que somos la mayoría (gente común), en la lucha contra esta sociedad de explotación y miseria, creemos que tenemos que hacerlo. Y la verdad con esto ya habremos adelantado mucho.

Delante del poder hay dos posibilidades, tomarlo para destruirlo y crear un nuevo contraorden que garantice la libertad de los seres humanos, lucha imprescindible, pero difícil, ya que no hay manera de encontrar planteamientos comunes. Al menos hasta ahora todos los intentos han fracasado. Pero hay una solución o paso intermedio, que es evitar que los que mandan lo puedan hacer con tranquilidad (*mansedumbre, diríamos) y con consenso. En definitiva otra forma de ejercer el poder es no dejar que otros lo ejerzan.

Es lo que históricamente han hecho siempre las fuerzas pequeñas de resistentes, fuerzas guerrilleras, pueblos en armas, etc. Claro está esto no garantiza el cambio social, ahora lo que si permite es que el sistema de explotación y de dominación no pueda ejercerse cómodamente y en algunos casos, como mínimo, paralizarlo, permitiendo a la vez la acumulación de fuerza y la explotación de las contradicciones de estas situaciones históricas concretas. El caso paradigmático es Irak, hoy por hoy si el objetivo era poder dominar el país, establecer un gobierno títere y, robar el petróleo, esto no está siendo posible, la resistencia lo impide, igual pasa por ejemplo en Colombia, el sistema no puede desarrollar sus potencialidades en estos contextos políticos-militares. Claro está que no hay posibilita hoy por hoy de sustituir el poder existente por un de verdaderamente popular, pero lo que tampoco puede hacer el enemigo, el capital en ambos casos, es ejercerlo con libertad y de forma absoluta (y a la vez necesaria para poder autoreproducirse).

Durante la ocupación de los Balcanes por las fuerzas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial estas nunca mandaron en nada que no fueran las ciudades (y limitadamente: voladura de infraestructuras, ejecución de los jefes de las fuerzas de ocupación), ni las carreteras controlaron, mandaba realmente el ejército del Tercer Reich en esta zona de Europa?, No pues no podía explotarla, pues no podía someterla, esta es una filosofía que en algunos contextos dejó en tablas la lucha por el poder. La salida, sino hay triunfo de las fuerzas populares, es decir en situaciones de tablas siempre es la misma: la negociación y es seguro que para las fuerzas populares no es ni mucho menos el peor escenario o salida.

En el mundo occidental los gobiernos, nos guste o no, gozan de un cierto consenso social y la oposición a sus políticas sociales, económicas o culturales es muy reducida e integrada. Por lo cual su dominio sobre la población es casi, absoluto, la contrainformación puede y debe jugar en estas sociedades occidentales el papel similar a la resistencia, es decir, tenemos que dificultad al máximo el ejercicio del poder en el terreno ideológico, no negaré que también en el material, pero en nuestras sociedades la dominación, la explotación (evidente para muchos) se apoya en la aceptación ideológica de esta (este es el mejor sistema de vida, sino ya se encargan los grandes medianos de deformación de presentarnos cómo están de mal el mundo antes de ir a cenar) y hasta no romper esta aceptación las demás vías son actividades hoy por hoy inalcanzables.

Unidad y cohesión en la diferencia se convierten en este contexto en una forma imprescindible de la resistencia ideológica a la explotación y la miseria material y cultural, otros planteamiento pensamos con toda humildad nos llevará a las catacumbas y de aquí al cielo!!!

Explicar nuestras luchas a otras personas, desenmascarar a los poderes fácticos y resistir lo que nos venga encima no será poca cosa, y compañeros sin unidad es mucho más difícil golpear o limitar el poder de este enemigo que tenemos delante, que es un poco más peligroso que un tigre de papel, no porque no lo sea (militarmente es frágil), sino porque ideológicamente es fuerte. Hay un número muy elevado de ciudadanos/as que por acción u omisión lo aceptan y lo defienden de forma encarnizada, mucho más que los mismos poderosos.

En definitiva, nos hace falta ajustar al máximo nuestras sintonías, si lo que queremos es algo más que crear un nueve media de recreo cultural integrado y aceptado por el sistema, el otro camino, el de la confrontación ideológica profunda, algunos ya lo conocemos, es duro pero es el que hemos escogido, esta será nuestra trinchera!!! Cada cual que escoja la suya!!
Mira també:
http://www.esfazil.com/kaos/noticia.php?id_noticia=3140

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La contrainformación al servicio de la transformación social
13 jun 2004
les diferències no s'obvien , es treballen.
Sindicat Terrassa