Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal
Ronald Reagan, Adiós y ahí te pudras
09 jun 2004
Ronald Reagan ha muerto por fin a los 93 años. Como era de esperar, políticos de ambos partidos mayoritarios han regalado efusivos tributos a este hombre corrupto y vicioso, que se complacía en rebajar los salarios de los trabajadores, ver familias arrojadas a la calle, apoyar sádicos escuadrones de la muerte y bombardear otros países, si con ello beneficiaba a los intereses de la clase dominante estadounidense.
http://www.counterpunch.org/gaspar06062004.html
Adiós y ahí te pudrasRonald Reagan, 1911-2004

Entretanto, si puede servir de guía la historia reciente, los medios de comunicación adictos al poder evitarán aportarnos un retrato fiel de Reagan, como hombre y como presidente. El año pasado, en un asombroso acto de cobardía, la CBS canceló la emisión de un docudrama muy publicitado sobre Ron y Nancy, los Reagan, rindiéndose ante una campaña del Comité Nacional Republicano, de las emisoras de radio de derechas, de los servicios informativos de la Fox y de los sitios web conservadores. La película se mostró más tarde para una audiencia mucho menor, en la cadena de televisión por cable Showtime.

Los conservadores atacaron el film porque retrataba a Reagan como un homófono, y a Nancy como una esposa y madre dominante que llevaba las riendas entre bambalinas, y maltrataba a sus hijos. Parece que aún los enfureció más que James Brolin, el esposo de Barbra Streisand (un símbolo para los liberales), interpretase el papel de Reagan.

Aunque "The Reagans" era sin duda un monumental ejemplo de televisión basura de cuarta categoría, las importantes imprecisiones que contenía según los conservadores, no eran tales. Una de sus quejas era que la película mostraba a Reagan haciendo caso omiso de la crisis del SIDA porque la asociaba con el sexo homosexual, y diciéndole a su mujer que "ya que viven en pecado, morirán en pecado". Pero lo cierto es que Reagan rehusó hablar del SIDA públicamente durante seis años, dejó sin presupuesto las campañas federales que combatían la enfermedad y, según su biografía autorizada, declaró: "Quizá el Señor nos trajo esta plaga porque el sexo ilícito va en contra de los Diez Mandamientos." C. Everett Koop, el cirujano jefe de Reagan, reveló más tarde que "a causa de que la transmisión del SIDA fue en principio relacionada con la población homosexual y con los drogadictos que utilizan jeringuillas, los asesores del presidente concluyeron que esta gente tenía lo que se merecía."

En la película, Nancy abofetea a su hija Patti de cinco años. En la vida real, Patti escribió: "El primer recuerdo que tengo de mi madre pegándome es de cuando tenía ocho años. Fue en ascenso según me hacía mayor y se convirtió en algo que ocurría todas las semanas, y a veces diariamente."

En la película, Nancy insiste en que "¡el ketchup es una verdura! No es carne, ¿verdad? Entonces es vegetal." En la vida real, Reagan dio la orden al Departamento de Agricultura de que catalogasen el ketchup como verdura, en septiembre de 1981, en un intento de recortar 1.500 millones de dólares del programa federal de almuerzos escolares.

Los conservadores también criticaban la película por lo que no incluía: "¿Muestra que en su haber está la recuperación económica más larga y más fuerte que se ha dado después de la guerra?", preguntó el secretario de prensa de la Casa Blanca, Marlin Fitzwater.

Pero la política económica de Reagan fue un desastre para la clase trabajadora de EE.UU. Reagan presidió la nación durante la peor recesión desde los años 30, y el crecimiento económico en los 80 fue menor que el de los años 70, a pesar del estímulo de las políticas keynesianas militares, que crearon masivas balanzas de pago federales deficitarias y triplicaron la deuda federal. Al final de la década, los salarios reales estaban por los suelos, y la tasa de pobreza se había incrementado el 20 por ciento.

El verdadero problema de "The Reagans" no era que fuera demasiado crítico con la presidencia de Reagan, sino que era muy poco crítico. Según el New York Times, la película "lo pinta [a Reagan] como un político excepcionalmente dotado, y un hombre moral que permaneció fiel a sus creencias, a menudo en contra de las peticiones de sus asesores."

Reagan era muchas cosas, pero "dotado" no es una de ellas. "Pobrecito", comentó la primera ministra británica Margaret Thatcher, su mayor aliada internacional, "no hay nada entre sus dos orejas". Y en cuanto a lo de "hombre moral", la moralidad de Reagan incluía cargarse los sindicatos -comenzando por el despido de los controladores aéreos en huelga en 1981-, librar una guerra sin precedentes contra los desfavorecidos, oponerse a los derechos civiles y apoyar el apartheid en Sudáfrica. Reagan "el moral" entrenó y apoyó a terroristas, incluyendo a los contras nicaragüenses ("el equivalente a nuestros Padres Fundadores"), que asesinaron a unas 30.000 personas, y a los radicales islámicos en Afganistán que después acabarían formando el aparato de Al Qaeda.

Reagan también era un mentiroso. En noviembre de 1986 negó públicamente que su administración había estado vendiendo armas a Irán ilegalmente, y utilizando los beneficios para financiar a la contra. Una semana después fue obligado a retractarse de dicha declaración, pero negó que la venta fuera parte de un trato para liberar rehenes estadounidenses. El año siguiente, Reagan admitió que había habido un trato para intercambiar armas por rehenes, pero negó haber tenido constancia de ello.

En 1992 se demostró que también mentía en eso, cuando el antiguo secretario de Defensa Caspar Weinberger fue obligado a hacer públicas las notas de una reunión que tuvo lugar en enero de 1986, y que revelaban que el "presidente decidió aceptar la oferta israelí-iraní de liberar a nuestros cinco rehenes, a cambio de vender 4.000 TOWs [misiles estadounidenses] a Irán a través de Israel".

El hombre cuya administración encabezó la lucha de clases a beneficio de los más ricos, que escoró la política estadounidense hacia la derecha, y que reconstruyó el imperialismo de los Estados Unidos tras el desastre de Vietnam, ha muerto. Ahí se pudra.

Phil Gasper es profesor de Filosofía en la Universidad Notre Dame de Namur en California. Es miembro de la Unión Nacional de Escritores y colaborador habitual del Socialist Worker y del International Socialist Review. Puede contactarse con pgasper ARROBA ndnu.edu

CounterPunch
Artículo orgiinal: http://www.counterpunch.org/gaspar06062004.html
Traducción de Belén Martos
Mira també:
http://www.counterpunch.org/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Ronald Reagan, Adiós y ahí te pudras
09 jun 2004
http://www.nodo50.org/railesverdes21/leer.php?id=142
mas info en otra pag
09 jun 2004
http://www.nodo50.org/railesverdes21/leer.php?id=142
Re: Ronald Reagan, Adiós y ahí te pudras
09 jun 2004
Ahi mueran los fascistas...
polvus es et in polvo reverteris
10 jun 2004
i s'ha acabat.
Sindicat Terrassa