Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Aplicados en Irak/ Los manuales de tortura del ejército de EEUU
08 jun 2004
Torturadores USA
El informe fue publicado por IAR-Noticias http://www.iarnoticias.com/, es muy extenso, con fotos, y se hace dificil copiarlo. esto es solo una parte que pude copiar.

LOS MANUALES DE TORTURA DEL EJERCITO DE EEUU

Documentos que atestan del empleo de la tortura en América latina han sido desclasificados en estos últimos años, y se constata simplemente que pretendidos «errores», «atropellos», «palizas», invocados aquí y allá por el Estado Mayor del Ejército de los EE.UU. para excusarse, no es más que una vil táctica, cuidadosamente estudiada, planeada y aplicada, a escondidas de miradas indiscretas de la prensa.

La tortura ha sido siempre una constante indisociable y constituye incluso uno de sus mejores pilares de su estrategía política y militar.

La aparición de movimientos revolucionarios de guerrilla a comienzos de los años sesenta, la intensidad creciente de la guerra en Vietnam y los primeros centros de resistencia marxista en América del Sur, exaltaron a los consejeros de John Kennedy a elaborar métodos de contra-insurrección.

Igualmente pensaron también como desarrollar un conjunto de medidas militares, políticas y económicas para vencer a los movimientos de liberación nacional en el Tercer Mundo.

Unidades especiales como las Boinas Verdes del Ejército de Tierra, los SEAL (que significa Sea-Air-Land Comandos) de la marina y una fuerza de operaciones especiales de la fuerza aérea fueron destacados en muchos países, como por ejemplo en Honduras, Indonesia, Tailandia o en las Filipinas, desbaratando los planes y la ilusión de independencia política y económica de muchos movimientos sociales o revolucionarios.

Es en el año 1963 que fue redactado el primer manual de conducta interrogatoria, llamado KURBARK Counterintelligence Interrogation. «KUBARK» fue el nombre de código que la CIA se había auto-atribuido para este proyecto. Se trataba de una guía detallada con los diferentes métodos a utilizar en prioridad para sacar información o hacer hablar eficazmente a «elementos de la resistencia».

El manual especificaba como comenzar para obtener rápidamente las calificaciones necesarias para llegar a ser un buen interrogador, explicando en detalle las técnicas coercitivas para llegar a este objetivo rápidamente.

Se encuentran muchas recomendaciones materiales del tipo siguiente: «la corriente eléctrica debe ser conocida con anterioridad por el utilizador, para que los transformadores eléctricos y otros aparatos de conversión estén disponibles si necesidad hay».

Se sugiere de mantener al prisionero parado y de privarlo de sueño, de sensaciones táctiles o visuales durante mucho tiempo, a fin de romperle su voluntad.

El manual explica que si se llega a obtener las condiciones «ideales», el interrogado desarrolla la impresión de inflingirse él mismo los malos tratos y que el empleo de dispositivos tales como una cuba llena de agua o un «pulmón artificial» son «aún más eficaces».

Claro está, que en las primeras páginas o introducción del manual, aconseja al torturador de tener cuidado para que no sea «considerado a error como alguien autorizado a tener recurso a técnicas coercitivas y de buscar un lugar discreción y secreto en donde poder realizar tales prácticas». (sic).

Extractos recopilados a partir de este manual, así que de otros manuales recuperados para su utilización por el espionaje militar a mitad de los años 60, conocidos bajo el nombre de «Proyecto X», fueron refundidos para la elaboración de una segunda «Biblia» del perfecto torturador e intitulado Human Resource Exploitation Training Manual – 1983 («Manual de Entrenamiento para la Explotación de Recursos Humanos»), los cuales fueron utilizados a gran escala en América del Sur de 1983 a 1987.

Este manual explica y detalla prácticas similares a aquellas que se han podido observar en la prisión de Abu Ghraib en Irak. La versión original estipula: «Hablaremos solamente de dos tipos de técnicas, coercitivas y no-coercitivas. Nosotros no queremos insistir en la utilización de técnicas coercitivas, nosotros queremos solamente hacerles tomar conocimiento».

Esta última parte era para que los torturadores empleando este manual no sean acusados por la justicia en caso de ser descubiertos con dichos documentos.

Posteriormente, el Senado de los EE.UU. realizó una investigación sobre las violaciones de los Derechos Humanos en Honduras por los escuadrones de la muerte en 1988 y el párrafo del manual de tortura fue modificado de la siguiente manera: «Si nosotros lamentamos la utilización de técnicas coercitivas, nosotros queremos informarle seriamente a fin que usted pueda evitar de hacer uso».

El manual prevee del mismo modo que «un recurso frecuente de la tortura degrada el nível moral de la organización que lo practica y corrompe a aquellos que dependen...»

Desde el año 1966, los famosos manuales gozaban de una enseñanza prioritaria en la Escuela de las Américas con sede en Panamá, dicho centro se mudó más tarde a Fort Benning (Estado de Georgia, en los EE.UU.).

Otra parte se fue a la Academia de Formación en Guerra Política que estaba instalada en Taiwan (China Nacionalista). Durante diez años, las técnicas de interrogación fueron enseñadas a los militares sudamericanos y asiáticos, los cuales llegaron a ser los encargados de efectuar este sucio trabajo de la contra-insurrección.

En 1976 este tipo de entrenamiento fue suspendido después que una comisión parlamentaria estadounidense se enteró de dichas prácticas.
El gobierno del presidente Carter confirmó en esa época su suspensión, pero la administración del presidente Reagan la volvió a poner en práctica, reactivando los cursos de tortura en la Escuela de las Américas.

En ese sentido reactivaron el manual de la edición de 1983 pero «maquillado» el cual será oficialmente aprobado, pero los torturadores en el terreno, prefirieron seguir utilizando la vieja versión de 1963, más explícita para sus gustos.

El equipo Reagan intentó de esta manera estar al día: confirmando su voluntad de combatir las guerrillas «castristas» en América Central y no dudó un sólo momento en declarar por intermedio de Alexander Haig, su Secretario de Estado, que el «terrorismo internacional», expresión utilizada por la administración Reagan para designar las insurrecciones y los levantamientos revolucionarios «va a remplazar los Derechos Humanos en nuestras preocupaciones» [3].

La traducción y la difusión masiva de esos manuales en América del Sur por las fuerzas militares en lucha y aplicando la doctrina estadounidense de contra-insurrección locales terminará también por preocupar al Pentágono a tal punto que en 1992 un informe secreto, intitulado Elementos inapropiados en los manuales de inteligencia en lengua castellana fue enviado a Dick Cheney (actual vice-presidente de los EEUU) pero que en esa época era Secretario a la Defensa del presidente George H. Bush (padre).

El informe señalaba la inquietud en cuanto a los «elementos criminales y dudosos que contenían esos manuales», y que de este hecho podían dañar la imágen de virtud que se proponía de dar el Southern Command, es decir de promover un respeto hacia los Derechos Humanos.

Interesado en los siete problemáticos manuales que circulaban y que los habían comprometidos en múltiples casos señalados de abusos, golpes, encarcelamientos abusivos, ejecuciones e inyecciones de serum llamados de la verdad, todo esto desde los años 60. La instrucción que dio Dick Cheney fue de ubicar, encontrar y de destruir todos estos ejemplares de los manuales disponibles, en el marco de una «operación conjunta de corrección», sobre todo en estos momentos que su programa de contre-insurrección puesto en práctica ya ha dado sus frutos y sometido gran parte de la América del Sur, eliminando muchos movimientos revolucionarios.

Todo esto correspondía a una inútil tentativa para disimular las pruebas de un plan nefasto, bien estudiado con anterioridad [4].
El peligro para ellos era que los manuales constituían de facto una prueba directa de sus fechorías y «podían dañar la imagen y credibilidad de los EE.UU. además de comprometerlos seriamente».
En un discurso sobre el estado de la Unión (EEUU) en el año 2003, el actual presidente estadounidense George W. Bush declaraba a propósito del régimen de Sadam Hussein : «descargas eléctricas, marcas calientes con hierros al rojo vivo, ácidos sobre la piel, mutilación con taladros eléctricos, ablación de la lengua y violaciones. Si esto no es maléfico, entonces esta palabra no tiene sentido...» [5]....
http://www.iarnoticias.com/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El departament de Justícia nord-americà va defensar l’ús de la tortura en un informe
08 jun 2004
El Departament de Justícia dels Estats Units va informar la Casa Blanca que la tortura de ‘terroristes’ d’Al-Qaida ‘pot estar justificada’ i que la legislació internacional contra la tortura no seria vàlida en els interrogatoris relacionats amb la ‘guerra contra el terror’ liderada pel president nord-americà George W. Bush. A més, un funcionari del govern dels EUA té dret a fer ús de la tortura contra qualsevol presoner si serveix ‘per impedir futurs atacs de la xarxa terrorista Al-Qaida als Estats Units’. De l’informe, elaborat l’agost del 2002, se’n fa avui ressò el diari The Washington Post. El document, de 56 pàgines, va ser enviat pels serveis jurídics del Departament de Justícia a un conseller de la Casa Blanca, Alberto González, en resposta a una consulta de l’Agència Central d'’Intel·ligència (CIA) sobre les pautes que s’han d'observar en els interrogatoris. L'informe està signat per Jay Baybee, assistent del fiscal general (ministre de Justícia als EUA), John Ashcroft. El text defensa l’ús de les tortures en els interrogatoris i afirma que ‘les necessitats d''autodefensa’ eliminarien ‘qualsevol responsabilitat criminal’ dels que portin a terme aquestes pràctiques.
----------
+ The Washington Post: Memo Offered Justification for Use of Torture.
Re: Aplicados en Irak/ Los manuales de tortura del ejército de EEUU
08 jun 2004
tret de vilaweb.com
Sindicat