Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina : guerra
¿Y reclaman derechos humanos a Cuba?
07 jun 2004
Article publicat a La Jiribilla
¿Y reclaman derechos humanos a Cuba?
autor: Pastor Valle-Garay/La Jiribilla | data: 07/06/2004
Washington ha sancionado 150 años de tortura militar
Toronto 7 de junio. Cada vez que George W. Bush, Presidente de los Estados Unidos, insiste en la honrosa tradición del ejército de su país, la historia le contradice rotundamente. Es obvio que Don Bush no aprendió historia en la escuela. Los medios de comunicación, por otra parte, constantemente ofrecen importantes episodios del comportamiento brutal de la soldadesca americana en tiempos de guerra. En estos casos ni la intentona de reclamar derechos humanos a Cuba ni el revisionismo histórico de la Casa Blanca pueden ajustar la realidad a conveniencia de su ocupante. Estos hechos condenan al ejército americano y a su Comandante en jefe por generaciones.

âEl mundo dejó de mirarâ? (Canadá, 2003) es uno de los documentales más impactantes del VII Festival de Cine Hispanoamericano de Toronto (Mayo 27-Junio 4, 2004).

Producido por el renombrado director canadiense Peter Raymont, âEl mundo dejó de mirarâ? actualiza -15 años después- la galardonada cinta âTodo el mundo está mirandoâ? (Canadá, 1988) conque Raymont documentó el papel de la prensa internacional durante la insurrección y triunfo de la revolución Sandinista.

En âEl mundo dejó de mirarâ? Raymont analiza la indiferencia de los medios internacionales de comunicación ante la miseria en que se encuentra sumida Nicaragua como resultado de la guerra de la Contra y de las atrocidades cometidas contra su población civil por los mercenarios entrenados, armados y financiados por Washington para derrocar al gobierno popular Sandinista en la década de los â80.

Lo más espeluzanante es el macabro paralelo entre las masacres acarreadas por los invasores en la Nicaragua en esos días y la ocurrida quince años después en Iraq.

En Makaradeeb, una aldea iraquí situada cerca de la frontera con Siria, los americanos bombardearon un casamiento pueblerino el pasado 18 de mayo. Acto seguido incendiaron la aldea de los convidados. El ataque genocida exterminó a 42 personas, todos miembros de la boda. Catorce de las víctimas eran niños. Once eran mujeres. Un reportero le señaló al General James Mattis, de la Primera División de los Infantes de Marina, que la televisión árabe había mostrado cadáveres de niños, víctimas de la masacre, siendo bajados a sus sepulturas. âNo he visto las fotos,â? respondió el General Mattis, âpero en toda guerra ocurren cosas malas. No tengo que disculparme por la conducta de mis hombres.â?

En el documental âEl mundo dejó de mirarâ? un segmento capta gráficamente el preciso instante en que una cuadrilla de la Contra acababa de asesinar a 18 campesinos y se disponía a exterminar al resto de los invitados a una boda en las montañas del norte de Nicaragua. Gilles Paquin, periodista francocanadiense y su equipo de televisión, interrumpió la masacre y filmó los cadáveres de las víctimas expuestos al sol. Arriesgando su seguridad personal Paquin le advirtió al comandante de asesinos, entrenados por el ejército americano, que suspendiera la matanza. Según Paquin, las sangrientas imágenes captadas por las cámaras serían contraproductivas para la Contra.

A regañadientas el líder Contra ordenó la retirada de sus hombres no sin antes informarle a Paquin que âen una emboscada se cometen errores. Los combatientes son muchachos jóvenes y no saben distinguir (entre Sandinistas y campesinos).â? Al igual que el General Mattis, su homólogo en Iraq, el Contra tampoco se disculpó por el macabro genocidio de inocentes. Hoy es Diputado en la Asamblea Nacional de Nicaragua (Congreso).

Los sucesos de Iraq duplican la saña que caracterizó las intervenciones militares de las tropas y mercenarios de los Estados Unidos en Nicaragua. Diametralmente opuesto a los huecos reclamos de Bush, el militarismo estadounidense jamás respetó derechos humanos. Burda e injustamente Bush se los reclaman a Cuba ignorando convenientemente su larga e institucionalizada historia de violaciones. Solamente en Nicaragua, la historia de crímenes americanos sobrepasa los 150 años.

En 1855 soldados de fortuna gringos encabezados por William Walker se aprovecharon de disputas internas entre los tradicionales partidos políticos para invadir Nicaragua. Walker se apoderó de la nación y se autonombró presidente. Su gobierno se convirtió en un reinado de terror y sangre. Walker pretendía sentar bases para facilitarle una ruta transocéanica a travéz de ese país al magnate gringo Cornelius Vanderbilt. No lo logró.

Al cabo de un año, patriotas centroamericanos atacaron a Walker. Sintiéndose asediado, el usurpador gringo incendió Granada, una de las más antiguas reliquias coloniales de América, para escapar con vida. En las afueras de la ciudad dejó un rótulo que decía âAquí fue Granada.â? Un año después Walker intentó regresar, fue capturado en Honduras. Un pelotón de fusilamiento le ajustició en 1857.

No sería la última invasión americana de la nación. En 1912 el ejército gringo volvió a ocupar Nicaragua. Una táctica común de la fuerza de ocupación consistía en degollar a la oposición y violar mujeres nicaragüenses. Algunos, como el Teniente Remington de los Infantes de Marina de los Estados Unidos, posaban para las cámaras americanas sosteniendo como trofeos las cabezas de los degollados. (Véase fotografía de Remington con la cabeza de Silvio Herrera, de Matagalpa, publicada en los Estados Unidos en 1930).

En esa época también, la prensa estadounidense reportó que por primera vez en la historia mundial de conflictos armados, los Estados Unidos emplearon exitosamente aviones de correo para bombardear desde el aire la población de Somoto, al norte de Nicaragua. Más de 300 somoteños -desarmados e inocentes- perecieron en ese histórico bombardeo aéreo.

La sangrienta ocupación duró hasta 1933 cuando Augusto César Sandino, el General de Hombres Libres, derrotó a los Marinos americanos expúlsandoles del país. Antes de abandonar Nicaragua el ejército gringo nombró al General Anastasio Somoza García Director de la Guardia Nacional. Somoza invitó a Sandino al Palacio Presidencial para firmar un acuerdo de paz. Fue la última cena de Sandino. Inmediatamente después de cenar un pelotón de la Guardia lo escoltó a las afueras de la ciudad. Le fusilaron junto con su Estado Mayor. Los asesinos de Sandino cumplían órdenes de Somoza y del Ministro americano en Managua.

La traición somocista dio comienzo a la sangrienta dinastía que regiría brutalmente la nación hasta el triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Julio de 1979. Durante esos 46 años más de medio millón de nicaragüenses fueron asesinados por Somoza y sus dos hijos, el último -Anastasio Jr.- egresado de la Academia Militar de West Point.

En una ocasión, al reclamarle un congresista americano al Presidente Franklin Delano Roosevelt que no apoyara al criminal dictador, Roosevelt le respondió que si bien âSomoza era un hijo de puta, es NUESTRO hijo de puta.â? Fin del reclamo.

Clara prueba de que a los Estados Unidos jamás se le ocurrió darle mayor importancia a las violaciones o a los violadores de los derechos humanos de los nicaragüenses. La razón es obvia: la Casa Blanca nunca se tomó la molestia de inventar su curiosa interpretación de los derechos. Jamás le preocupó al presidente de turno. Dejaría los detalles a sus consejeros y voceros que reaccionarían ante seleccionados hechos sangrientos y presentarían la versión oficial a conveniencia de Washington.

Ni modo. Con raras excepciones cada Presidente de los Estados Unidos ha funcionado como un pelele de sus consejeros. Hijo de marioneta. Padre ventrílocuo. Al igual que el loro, no articula palabra a menos que los escribanos a sueldo se las prepare de antemano. Es más. El presidente no actúa hasta que el titiritero de turno le dé el consabido guiñón y les enseñe a escupir mecánicamente las cansadas sandeces de la Casa Blanca sobre el respeto a los derechos humanos mientras campantemente someten al âenemigoâ? a inconcebibles y diabólicas torturas. Luego las niegan. Pobres imitaciones de Pinocho hasta en su extraordinaria capacidad de mentir.

De ahí que los crímenes americanos se repitan a lo descocido. Bush, la más reciente versión del lobotomizado muñeco de palo, ejemplifica la insensata tradición. Según Don Bush los crímenes cometidos en Iraq y Guantánamo por la soldadesca bajo su mando son incidentes aislados, âindignos del noble establecimiento militarâ? estadounidense.

En el colmo del cinismo, el Pinocho de la Casa Blanca se hace el desentendido en el departamento de memoria histórica. Inútilmente intenta darle vuelta al pastel acusando a Cuba precisamente del rosario de atrocidades cometidas por su âdisciplinadoâ? ejército de angelitos durante los últimos 150 años en el Caribe, en el resto de la América Latina y ahora en Afganistán e Iraq.

Señor Bush: ni su prepotencia ni su ignorancia cultivada ocultan la realidad de los crímenes de su nación contra una humanidad inocente e indefensa. Quizá, parafraseando el documental de Raymont, por un instante el mundo dejó de mirar pero la historia jamás perdona. Nicaragua no perdona. Cuba no perdona. Vietnam no perdona. Afganistan no perdona y definitivamente Iraq no perdona.
Mira també:
http://www.pcc.es
http://www.pcc.es

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Y reclaman derechos humanos a Cuba?
07 jun 2004
y los cubanos os perdonaran a vosotros?
Re: ¿Y reclaman derechos humanos a Cuba?
08 jun 2004
Los cubanos representan hoy junto a Venezuela lo poquito de dignidad que queda contra el Imperio fascista y asesino de Bush..."Pues vale"...eres un gilipollas !
Re: ¿Y reclaman derechos humanos a Cuba?
08 jun 2004
cuando insultas tu opinión pierde credibilidad (al de arriba)
Re: ¿Y reclaman derechos humanos a Cuba?
21 mai 2005
hi. i think that the nicaraguan history is very sad, and awfull. somoza was an institutional killer, and his sons too, indeed. we must, we have the duty, to show and demonstrate to all the people the diabolical sense of the dictatorships in latin america.
but, for historical develop and cultural fields, we can´t compare the rest of latin america with cuba.
cuba was an economical, cultural and intelectual focus since the XVIII century until the XX century. something paradoxical if we consider the geographic ubication between continental america and the antilles.
but, in fact, cuba proceeded of a different kind of evolution. one of the first potences in industrial support, telephonic and electric furnitures, a laboratory for the united sates, really, to prove the advertisements and consumers world of the 40, 50 and early 60 decades.
but, another paradox, cuba was, since the XVIII and mainly the XIX century, one of the most antiyankees countries, a process increased in XX century, until this days. however, is the most pro-american countries of all latin america.
is curious but is a fact.
by another hand. we can´t compare the dictatorships of america with the cuban system.
i don´t know the reason. but the government of "the revolution" -a big lie because a revolution is a process, not an institution like that revolution from the seventies-, know about the fear to the blood and the phisical violence. so, or in consequence, the essence of the repression in cuba is psychological and spiritual. if in the period of revolution the cuban people had seen any drip of blood, the reaction would be different, and the system know it.
all the country, between two forces: the u.s. and the cuban governments, suffers that pressions.
all the population see how is the death of theirs potencials. and thats governments have a kind of cynical business with the suffering of the people. the cuban stablishment maintain their power thanks to the stupid laws of the u.s. congress and presidents.
is like a promotion and feed of the regime. each restiction from u.s. increase the power of the cuban system.
and we think: how a system may control all their citizens and don´t give the possibilities to develope theirs professionals and humans rights of: own a normal life, live with spiritual and mental dignity, feel their works corresponded with their real possibilities.
cuba overpassed all the problems of physical agressions. but their government have a real business, very dark or sinestry, with the minds of all their people.
and the physical deaths is most simple: you may dissapear like in nicaragua, chile, irak, before brazil or argentina, germany or europe in the II world war, long time ago. but the spirit and the mind, when you kill them, are very difficult to localizate and perceive. that is the problem an the reason that latin america, and other countries, can´t see in the cuban problem.
feel with the life that questions, and you feel how all your existences dissapears in "the nothing" under the words of a warrior call fidel, who made an evil design of the cuban reality like pinocchio: to be believed as a liberty or freedom fields to the rests of the world.
is a matter to live in cuba like all the cuban people, and don´t repeat all the cliche of the latin american progressist ways, blinds to see that cuba don´t proceed in that way. because he cuban policy belongs at the rigth hands of the actual life: the appartheid and the gradual aniquilation of their human nature.

i´ll like if U maintain contact with me. I don´t belong to any group or party. i´m only write and made my art, and don´t interest to participate in any kind of organizations or partys.
Sindicat