Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme
Anuncio del nuevo ministro de justicia irakí Malek Dohan Al Hassan
07 jun 2004
El anuncio lo hizo ayer el nuevo ministro de Justicia de ese país, Malek Dohan al Hassan, quien no descartó que esa norma pueda aplicarse contra el derrocado dictador Saddam Hussein.
"La pena de muerte sólo está suspendida en Irak, pero con el regreso de la soberanía nada obliga a mantener esta suspensión. Queremos restablecerla para casos muy precisos", aseguró Al Hassan.
El gobierno iraquí quiere restablecer la pena de muerte






Sería tras la entrega de la soberanía, el 30 de junio. Podrían ejecutar a Saddam.





--------------------------------------------------------------------------------
BAGDAD. AFP Y EFE.






Desde el mes que viene, la pena de muerte volverá a regir en Irak. El anuncio lo hizo ayer el nuevo ministro de Justicia de ese país, Malek Dohan al Hassan, quien no descartó que esa norma pueda aplicarse contra el derrocado dictador Saddam Hussein.

"La pena de muerte sólo está suspendida en Irak, pero con el regreso de la soberanía nada obliga a mantener esta suspensión. Queremos restablecerla para casos muy precisos", aseguró Al Hassan. Y aseguró que ese castigo será restablecido en su país después del 30 de junio, cuando EE.UU. entregue la soberanía a los iraquíes.

La pena capital quedó sin efecto en Irak por orden del ex jefe del Comando Central norteamericano (Centcom), el general Tommy Franks, en abril de 2003, luego de que Bagdad fuera tomada por la coalición.

"Muchas personas me preguntan si Saddam Hussein puede escapar a la pena de muerte. Para mí, la cuestión es muy sencilla: fue el jefe de las fuerzas armadas y desertó. Según sus propias leyes, ese crimen ya merece la pena de muerte", argumentó el ministro de Justicia, uno de los 31 miembros del nuevo gabinete, conformado la semana pasada.

La posibilidad de que Saddam sea condenado a la pena máxima se comenta desde que fue capturado, en diciembre, por soldados estadounidenses, en un pozo cerca de su ciudad natal, Tikrit. Entonces, el presidente de EE.UU., George Bush, aseguró que Saddam merecía la pena de muerte "por los crímenes que cometió contra su pueblo".

Al Hassan recordó que "en la época de Saddam eran pasibles de pena de muerte 120 delitos". Ahora se aplicará en casos especiales. El castigo máximo les corresponderá "por ejemplo, a responsables de asesinatos y a aquellos que dilapidaron las riquezas petroleras", señaló.

Mientras, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer de urgencia para avanzar en la negociación sobre el proyecto de resolución para el país del Golfo Pérsico, que podría ser adoptada en los próximos días. Esta versión final sentaría las bases del nuevo Irak, al definir cómo se comenzaría a entregar la soberanía al gobierno iraquí el 30 de junio, y en particular cómo se regirían las fuerzas ocupantes que permanezcan en el país, un tema que se convirtió en el principal punto de discusión en el Consejo.

El primer ministro iraquí, Iyad Alaui, manifestó que las fuerzas de la coalición deberían quedarse en el país hasta que los iraquíes puedan hacerse cargo de su propia seguridad, pero aclaró que las decisiones militares deberán tener el respaldo del nuevo gobierno una vez devuelta la soberanía.

En una entrevista con la cadena británica BBC, Alaui remarcó que la fuerza multinacional debe recibir un "mandato claro" de las Naciones Unidas, de doce meses de duración, al término de los cuales debería analizarse de nuevo la cuestión.

Miembros del Consejo —incluyendo China, Francia, Alemania y Rusia— exigían precisiones sobre el mantenimiento de las tropas de la coalición en Irak. Quieren saber hasta cuándo se quedarán y cuál será la capacidad de decisión del gobierno iraquí.

Washington, apoyado por Londres, presentó el viernes una tercera versión de su proyecto de resolución, que apunta a dar a los iraquíes cierto derecho de decisión sobre las actividades de las tropas extranjeras. El nuevo texto, más flexible que los anteriores, también prevé que el mandato de la fuerza multinacional termine en diciembre de 2005.

This work is in the public domain
Sindicat